Capítulo 142

La ofrenda mística.

Y Jesús les dijo: "Traedme fuego y ramas de vid." Y se lo trajeron. Colocó la ofrenda y puso dos vasijas de vino, una a la derecha y la otra a la izquierda de la ofrenda. Las arregló delante de ellos y colocó una copa de agua delante de la vasija de vino de la derecha y colocó una copa de vino delante de la vasija de vino de la izquierda, y colocó hogazas de pan de acuerdo al número de discípulos en medio de las copas y puso una copa de agua detrás de las hogazas de pan."

La invocación.

Y Jesús se paró ante la ofrenda, colocando a sus discípulos detrás de él, todos vestidos con túnicas de lino y en sus manos la clave del nombre del Padre del Tesoro de Luz. Seguidamente hizo la invocación diciendo así: "Escúchad Oh! Padre, Padre de toda paternidad, Luz ilimitada: iao iouo iao aoi oia psinother theropsin opsither nepthomaoth nephiomaoth marachachtha marmarachtha ieana menaman amenei (del cielo) israi amén amén sasarsartou amén amén kourkiamin miai amén amén iai iai touap amén amén amén main mari marie marel amén amén amén.

"Escúchame Oh! Padre, Padre de toda paternidad, Os invoco a vosotros purificadores de pecados, a vosotros purificadores de iniquidades. Perdonad los pecados de las almas de estos discípulos que me han seguido y purificad sus iniquidades y hacedlos merecedores de ser considerados en el reino de mi Padre, el Padre del Tesoro de la Luz, porque ellos he han seguido y han guardado mis mandamientos."

"Así pues, Oh! Padre, Padre de toda paternidad, deja que los purificadores de pecados vengan a nosotros, de quienes sus nombres son estos: siphirepsnichieu zenei berimou sochabricher euthari na nai (ten misericordia de mí) dieisbalmerich meunipos chirie entair mounthiour smour peucher oouschous minionor isochobortha."

Escuchadme, os invoco, perdonad los pecados de estas almas y borrad sus iniquidades. Permitidles ser merecedores de ser considerados en el reino de mi Padre, el Padre del Tesoro de la Luz.

"Yo conozco tus supremos poderes y los invoco: auer bebro athroni e oureph e one souphen knitousochreoph mauonbi mneuor souoni chocheteoph choche eteoph memoch anemph."

Perdonad los pecados de estas almas, borrad las iniquidades que han cometido consciente o inconscientemente, las que hayan cometido en fornicación y en adulterio hasta ese día. Perdonadles y hacedles merecedores de ser considerados en el reino de mi Padre, para que sean merecedores de recibir esta ofrenda. Oh! Padre Santo."

"Oh! Padre mío, si me has escuchado y has perdonado los pecados de estas almas y has borrado sus iniquidades y los has hecho merecedores de ser considerados en tu reino, dame una señal en esta ofrenda."

Y la señal que Jesús imploró se realizó.

 

El rito es consumado.

Jesús dijo a sus discípulos: Regocijáos y alegráos porque vuestros pecados han sido perdonados y vuestras iniquidades borradas y habéis sido considerados en el reino de mi Padre."

Y cuando dijo esto los discípulos se regocijaron en gran gozo.

 

Instrucciones de cómo usar el rito posteriormente.

Jesús les dijo: "Esta es la forma y el sendero y éste es el misterio que vosotros emplearéis con los hombres que os tengan fe y en quienes no exista el engaño y escuchen vuestras palabras. Y sus pecados y sus iniquidades serán borradas hasta el día en que ejerzáis este misterio para ellos. Ocultad este misterio y no lo déis a todos los hombres, sino sólo a aquél que practique todas las cosas que os he enseñado en mis mandamientos."

"Este es pues el misterio del bautismo de aquéllos cuyos pecados son perdonados y cuyas iniquidades son borradas. Este es el bautismo de la primera ofrenda que muestra el sendero hacia la región de la Verdad y hacia la región de la Luz."

 

Publicado en La Pistis Sophia Develada

ImprimirCorreo electrónico

Capitulos Relacionados

Con un click en la publicidad apoyas este proyecto

La Biblioteca Gnóstica es un servicio gratuito
Tu donativo ayuda a mantenerlo activo

Realizalo de manera segura
a traves de PayPal