EL NIVEL DEL SER

Nadie puede negar que existen distintos niveles de conocimiento, que el saber puede lograr niveles mas o menos elevados en diferentes hombres, tanto que los hombres fundamentan todo su supuesto poder y fortaleza en sus manuales de urbanidad, bachilleratos, títulos universitarios, etc.; pero esta comprensión no la aplican al Ser, ignoran que el Ser también puede situarse a niveles muy diferentes, y no solo lo ignoran, sino que ignoran que lo ignoran.

Dos hombres pueden diferir en su nivel de Ser mucho más que en su Nivel de conocimientos. La gente admite que un hombre pueda poseer un conocimientos vasto, que pueda ser por ejemplo un sabio eminente que hace progresar la ciencia, y que al mismo tiempo pueda ser egoísta, discutidor, mezquino, vanidoso, lujurioso, etc.; Sin embargo, ese es su verdadero Ser.

Lo que importa realmente es el modo de Ser de cada persona; la masa es la suma de los individuos, lo que es el individuo es la masa. No es posible la transformación de las masas, de los pueblos, si el individuo, si cada persona, no transforma su Ser. La única forma de cambiar radicalmente todas nuestras miserias, desgracias e infortunios es cambiando radicalmente el Nivel del Ser.

El Nivel del Ser es como escalones de una escalera que se extiende de abajo hacia arriba, verticalmente y con muchísimos escalones: el Nivel del Ser del borracho es diferente al del abstemio y el de la prostituta muy distinto al de la doncella.

Ningún titulo, grado o ascenso en el mundo físico exterior origina un paso a un escalón superior en los Niveles del Ser; para ascender en la escalera maravillosa de los Niveles de Ser, debemos cambiar radicalmente eliminando el narcisismo psicológico de considerarnos mejor que todo el mundo y que nadie nos ha sabido apreciar; debemos dejar de sufrir por lo que nos hicieron, por las amarguras que nos causaron, compadeciéndonos a nosotros mismos, sintiendo piedad de nosotros mismos, amándonos a sí mismo.

En el trabajo esotérico gnóstico, sólo es posible el crecimiento del alma mediante el perdón a los demás; el sentimiento de que a uno le deben, el dolor por los males que otros le causaron, nos impide cambiar nuestro Nivel de Ser.

Publicado en A los mil llegamos pero a los dos mil no

ImprimirCorreo electrónico

Con un click en la publicidad apoyas este proyecto

La Biblioteca Gnóstica es un servicio gratuito
Tu donativo ayuda a mantenerlo activo

Realizalo de manera segura
a traves de PayPal