LA NIÑEZ DESAMPARADA

Hemos vistos en noches largas de invierno, a muchos niños hambrientos y desnudos, vagar por las calles de las grandes ciudades, buscando angustiados un refugio donde pasar la noche. Los hemos visto abrigados con papeles sucios en las afueras de las lujosas metrópolis. Todavía llegan a nuestros oídos aquellas palabras inocentes de estos infelices: “HERMANITO... TAPÉMONOS BIEN PORQUE NOS HACE DAÑO LA LUNA”. Pobrecitos... pobrecitos... pobrecitos...

Para ellos no existen los flameantes cochecitos que tanto alegran a los niños bien, para ellos no hay jugueticos, ni fiestas navideñas, para ellos no existe una palabra piadosa que diga ¡hijito mío! Cuando estos pobres niños de la calle llegan a una lujosa mansión solicitando un pan, ladran los elegantes perros mejor cuidados que ellos, y el ama de casa les arrojan a la puerta diciendo: “VAGABUNDOS, A TRABAJAR, ¡NO MOLESTEN!, Si ustedes siguen molestando llamaré a la policía para que se los lleven”.

A veces los grandes señores les arrojan una moneda, o las damas elegantes que orgullosas transitan por las calles les dan un pan o un dulce sintiéndose después inmensamente satisfechas de su gran caridad.

Hemos visto a estos pobrecitos niños de la calle huyendo desesperados del gendarme que los persigue para llevarlos a la cárcel o en el mejor de los casos a un asilo de huérfanos semejante a una cárcel de la peor calidad. No existe compasión para los infelices niños que huérfanos ambulan hambrientos y desnudos por la calle. Para ellos no hay lujosos colegios, ni bellos vestidos.

Realmente la crueldad que cada ser humano lleva dentro, se expresa fuera como falta de legítima caridad para los desamparados. El individuo es cruel y malvado, y así es la sociedad que el mismo ha creado. ¿Cuándo será el día en que grupos de damas y caballeros verdaderamente caritativos se asocien para brindar a estos niños pobres, elegantes y bellos hogares infantiles? ¿Hermosos colegios? ¿Y resplandecientes comedores? ¿Cuándo? ¿Cuándo? ¿Cuándo?.

Sólo cuando cada individuo se haga consciente de su propia crueldad, sólo cuando comprendamos que somos EGOÍSTAS Y CRUELES. Necesitamos no justificar la crueldad. Necesitamos no condenar la crueldad. Si justificamos la crueldad entonces la reforzamos. Si condenamos la crueldad entonces ésta desaparece de la superficie mental y se sumerge dentro de las profundidades de la mente asumiendo nuevas características y formas de expresión. Es indispensable comprender profundamente la crueldad en todos los niveles de la Conciencia. Sólo así desaparecerá la crueldad, sólo así nacerá en nosotros en forma clara y espontánea algo nuevo: ese algo es la verdadera caridad consciente.

Es indispensable que grupos de personas verdaderamente caritativas se asocien para trabajar por la niñez desamparada y afligida. Sólo así es posible brindar a estos pobres niños pan, abrigo y refugio. Sólo así es posible abrir lujosos colegios para estos niños desamparados. Estos bellos niños son también seres humanos. Ellos no son menos que nadie, son tan humanos como los niños ricos, son tan bellos como los hermosísimos niños elegantes. Tienen los mismos derechos de los ricos y la sociedad debe reconocerles sus derechos. La crueldad para con estos niños no admite justificación.

Los devotos de todas las religiones, los hermanos de todas las escuelas, ordenes, logias y sociedades ocultas pueden tomar la iniciativa y asociarse para resolver este problema de la infancia desamparada.

Ha llegado la hora de practicar la caridad enseñada por los maestros y sacerdotes de todos los tiempos. Las palabras que se dijeron entre el arrullo de las palomas bajo los sagrados pórticos de todos los templos, deben ahora convertirse en realidad concreta.

La caridad consciente es el bálsamo milagroso que puede consolar nuestro adolorido corazón.

Cuán doloroso es ver a los niños pobres y sucios, miserables y descalzos andando por las lujosas calles de las metrópolis. Los miembros de todas las religiones, los devotos de todas las sectas, los obreros de todas las fábricas, la gente de todas las industrias, deben asociarse y trabajar por estos infelices.

Publicado en El Cristo Social

ImprimirCorreo electrónico

Capitulos Relacionados

Con un click en la publicidad apoyas este proyecto

La Biblioteca Gnóstica es un servicio gratuito
Tu donativo ayuda a mantenerlo activo

Realizalo de manera segura
a traves de PayPal