LOS PARES OPUESTOS DE LA FILOSOFÍA

Marxismo e ignorancia son lo mismo; Resulta chistoso lo que Marx dijo sobre metafísica. Marx habló sobre lo que desconoció, habló sin conocimiento de causa.

Aun cuando los fanáticos marxistas no lo crean, la metafísica estudia muy a fondo todo lo relacionado con el batallar de las antítesis y los pares opuestos de la filosofía.

La ignorancia de Carlos Marx en cuestiones de metafísica es tan grande que hasta llegó a creer que la metafísica ignora la ley de las antítesis.

Sin haber Marx estudiado metafísica se pronunció contra la metafísica; realmente Marx creyó que metafísica era sólo la incipiente jerga, sutil de tipo medieval.

El pobre Marx, el fracasado estudiante de derecho, jamás conoció la verdadera metafísica de los misterios egipcios, aztecas, griegos, fenicios, cristianos.

Marx jamás estuvo en el Indostán; nunca estudió la metafísica de escuelas tales como las de Raja Yoga, Gnana Yoga, Bakti Yoga, Kundalini Yoga, etc.

Marx no supo de nada de esas cosas: Marx no fue mas que un soñador, un idealista utópico, un fantaseador.

Aconsejamos a los secuaces de Marx que abandonen el fanatismo sectario, les recetamos para su salud mental en peligro una buena dosis de yoga Indostán, filosofía VEDANTA, BUDISMO ZEN, HERMETISMO, TEOSOFÍA, ROSACRUCISMO, etc.

Es lástima que tanta juventud se degenere con las teorías de un imbécil; es urgente estudiar, investigar, abandonar la pereza mental.

Jamás negaron los sabios de las grandes escuelas de misterios, las implícitas contradicciones internas de todo fenómeno de la naturaleza como equivocadamente lo supuso Marx.

Los sabios herméticos, Yoguis, rosacruces, etc., siempre enseñaron públicamente en sus libros, que todo fenómeno tiene su lado positivo y negativo, su pasado y su futuro, su lado de caducidad y su lado de desarrollo.

Siempre ha existido lucha entre lo viejo y lo nuevo, entre lo que agoniza y lo que nace; y de esta lucha nacen muchas transformaciones que la historia y la ciencia investigan.

No está de por demás, agregar que de la lucha entre lo que muere y lo que nace, no siempre resulta lo mejor como lo suponen los fanáticos del dogma de la evolución.

Existen transformaciones de tipo evolutivo y de tipo involutivo. La historia ha demostrado que en muchas ocasiones la barbarie amamantada por la civilización, ha crecido, se ha desarrollado y por último se ha tragado todo lo que el hombre edificó a través de millones de años de evolución y progreso.

La lucha entre tendencias contrapuestas no siempre produce desarrollo, a veces produce también verdaderas catástrofes.

La lucha entre capital y trabajo produjo el monstruo del comunismo, y esto es una catástrofe.

La dialéctica marxista produce carnicerías como la de Hungría, y estados dictatoriales como el de la Unión Soviética.

Todo extremismo político es dañoso; tan absurda resulta la burguesía como la dictadura del proletariado; nosotros los Socialistas Cristianos seguimos el camino intermedio.

Queremos la democracia, amamos la democracia. Queremos una república cristiana del trabajo, una república donde haya libertad de palabra, libertad de cultos, libertad de trabajar, etc.

Necesitamos garantías sociales para los trabajadores de músculo y del intelecto. Necesitamos una república donde no exista el temor, donde reine la paz.

Consideramos a Carlos Marx como un reaccionario, conservador, retardatario.

Estamos plenamente convencidos de que la filosofía positivista es totalmente antidemocrática conservadora y espantosamente reaccionaria.

La nueva era es distinta al pasado. Carlos Marx pertenece al pasado.

El capitalismo pertenece también al pasado.

Ha llegado la hora de comprender que el capitalismo y el comunismo están ya totalmente anticuados.

Hemos entrado en la era atómica y ahora todo es diferente.

Publicado en El Cristo Social

ImprimirCorreo electrónico

Capitulos Relacionados

Con un click en la publicidad apoyas este proyecto

La Biblioteca Gnóstica es un servicio gratuito
Tu donativo ayuda a mantenerlo activo

Realizalo de manera segura
a traves de PayPal