USO Y CREACIÓN DE MEDIOS DE TRABAJO

El Animal Intelectual llamado hombre, fabricó instrumentos de trabajo. Cuando se inventó la primera palanca se diferenció inmediatamente el animal racional del animal irracional.

En el terreno intelectual el silogismo viene a ser la palanca del pensamiento.

Los vestigios de medios de trabajo hallados entre las ruinas de muchas civilizaciones desaparecidas permiten darnos una idea sobre la clase de herramientas usadas por los trabajadores que nos precedieron en el curso de la historia.

Eso del “como se produce” es realmente importante porque es lo que distingue a las épocas en su aspecto económico, unas de otras.

Los medios de trabajo si bien indican con entera claridad el desarrollo técnico de cada época, es falso asegurar que por ellos podamos deducir con entera exactitud lógica el tipo de vínculos sociales de los trabajadores.

Pueblos subdesarrollados tuvieron muchas veces vínculos sociales aún no superados por nosotros.

Pueblos muy desarrollados y con maquinaria modernísima tuvieron, y no solamente tuvieron sino que todavía tienen, vínculos sociales indeseables.

El socialismo espiritual del México Azteca y del Perú incaico estableció vínculos sociales maravillosos entre los trabajadores a pesar de no tener estos pueblos, la clase de maquinaria moderna que nosotros tenemos.

Las relaciones sociales creadas por las religiones suelen ser mejores que aquellas que no han sido creadas por ninguna religión.

Cuando los hombres se hallan sabiamente vinculados por el trabajo, este se torna fecundo y creador.

Las fuerzas productivas son el resultado del tipo de vínculos sociales entre los trabajadores.

Si bien es cierto y muy cierto, que necesitamos mejorar cada vez más los medios de trabajo, también no es menos cierto, que debemos mejorar los vínculos sociales del trabajo.

El molino movido a brazo no engendró la sociedad de los señores feudales en el pasado histórico del mundo, existieron sociedades semejantes a la que conocemos como feudal.

La época feudal es tan sólo la repetición de épocas semejantes que nos precedieron en el curso de la historia.

La época feudal hubiera existido aun cuando no hubiera aparecido el molino de brazo.

El barco de vapor no creó a la sociedad capitalista industrial, ésta hubiera existido y de hecho siempre ha existido aun cuando no hubiera aparecido el barco de vapor.

Marx con su sofistería barata quiso resolver el problema económico del mundo sin haber resuelto su problema individual, pues ni siquiera se sabía ganar la vida; lo mantenía Engels.

Realmente Marx fue un utopista que quiso volverse célebre y lo logró se volvió tristemente célebre.

Las fuerzas productivas no se desarrollan con ninguna constante como cree Marx.

La única verdadera constante, es la velocidad de la luz, eso está demostrado.

Los vínculos sociales relacionados con el trabajo están sometidos a las leyes mecánicas de evolución y de la Involución.

La ley de la espiral condiciona la existencia, los distintos tipos de sociedad se repiten siempre de acuerdo con la ley de Recurrencia.

La ley de recurrencia se desarrolla en la línea espiral.

Todo vuelve a ocurrir en espiras ya más elevadas, ya más bajas.

De nada sirve tener instrumentos de trabajo muy perfectos, si los vínculos sociales son muy imperfectos.

Publicado en El Cristo Social

ImprimirCorreo electrónico

Capitulos Relacionados

Con un click en la publicidad apoyas este proyecto

La Biblioteca Gnóstica es un servicio gratuito
Tu donativo ayuda a mantenerlo activo

Realizalo de manera segura
a traves de PayPal