LEO

24 de Julio al 22 de Agosto

Querido discípulo:

leo trumbHoy hemos entrado en la Constelación de Leo. Es Leo el Corazón del Zodíaco, y el Trono del Sol.

Leo es la Morada de los hijos de la llama, a quienes la Biblia llama "Tronos".

Leo es la casa de los Cuatro Kumaras.

Leo es la casa del Sol, y gobierna nuestro Corazón.

Así como el Sol es el corazón del Sistema Solar, así también el Corazón humano es el Sol de nuestro organismo.

Las Fuerzas, que en forma de un triángulo, descienden, y las que suben de la Tierra, se encuentran en el Corazón, y se mezclan y se redimen, formando el Sello de Salomón. El Corazón es la Sagrada Cámara de la Bendita Diosa Madre del mundo. Hasta allí llega la princesa inefable del Kundalini, "Hadit", la Serpiente Alada del desierto.

La Cruz de la Iniciación se nos entrega en el Templo Corazón.

El Kundalini es el laboratorio donde trabaja el Corazón.

Los Fuegos del Corazón sirven de control a los Fuegos Espinales. Kundalini sube según los méritos del Corazón. El Kundalini evoluciona y progresa dentro del Aura del Logos Solar.

El Corazón es el órgano más sensible de nuestro organismo. Dentro de las finas membranas del Corazón se registran hasta los movimientos sísmicos más lejanos del mundo.

El Corazón es el Sagrado Templo del Maestro Interno. El Maestro Interno nos habla en forma de Corazonadas. Si el hombre obedeciera a esas Corazonadas, viviría sin problemas. El hombre se revela contra la Voz del Maestro Interno, y se crea problemas.

Dentro de nosotros hay dos hombres que viven en eterna lucha: el uno contra el otro.

En nosotros hay un Hombre Celestial y un Hombre Animal.

El Hombre Animal quiere resolver todas las cosas por su cuenta, y actuar como mejor le parece.

El Hombre Celestial habla en forma de Corazonadas; su voz es la Voz del Silencio; y sus actos siempre son rectos; y crean Felicidad.

El Hombre Animal es la Mente, que reside en la cabeza con sus Siete Portales.

El Hombre Celeste es el Maestro Interno.

El Maestro ordena y la Mente no le obedece; ella quiere resolver todas las cosas por su cuenta y actuar como mejor le parece, sin tener en cuenta para nada las órdenes del Maestro Interno. Como consecuencia de esto, surge necesariamente el dolor y la amargura, que son el resultado de la acción errada y del esfuerzo inútil.

Dichosos los que sólo se mueven con la Voz del Silencio; a ellos nunca les faltará el pan, abrigo y refugio; vivirán sin problemas y tendrán bienaventuranza.

Cochero, dominad bien el potro cerrero de la Mente, para que no lance vuestro carro al Abismo.

El Maestro Interno es el Señor del corazón, el Maestro Interno es el Intimo. El Maestro interno está mas allá de la voluntad y mucho mas allá de la Conciencia.

El Maestro interno es el Divino testigo, sentado en el trono del Templo corazón.

La Esencia Interna del Maestro es Felicidad Absoluta y Omnisciencia ilimitada.

El Maestro Interno es "simple". Todo lo demás es compuesto.

La Naturaleza Eterna vive cambiando, pero el Maestro Interno es inmutable, y por esa causa el Maestro puede librarse de la Naturaleza.

La Naturaleza arroja sus sombras sobre el Maestro, pero el Maestro Interno está más allá de todas las sombras.

Cuando el Alma se fusiona con el Maestro Interno, entonces se libera de la Naturaleza y entra en la Suprema Felicidad de la Existencia Absoluta. Ese estado de Felicidad se llama Nirvana.

Al Nirvana se llega a través de millones de nacimientos y de muertes, pero también se llega por medio de un camino más corto, y ese camino es el de la "Iniciación".

El Iniciado llega al Nirvana en una sola vida, si así lo quiere.

"Angosta es la puerta, y estrecho el camino que conduce a la luz, y muy pocos son los que lo hallan".

Existen Siete Santuarios Iniciáticos en el Mundo Astral, y si el discípulo quiere progresar en esta senda, tiene que buscar un Maestro.

"Cuando el discípulo está preparado, el Maestro aparece".

"Cuidaos de los falsos profetas". No aceptéis Maestros externos del Físico. Aprended a salir en Cuerpo Astral y cuando ya estéis prácticos en el astral, escoged a un auténtico Maestro de Misterios Mayores de la Blanca Hermandad, y consagradle a él la más absoluta devoción y el más profundo respeto.

En el Mundo Físico, deberéis andar con mucho cuidado, pues hay muchos Falsos Profetas. No aceptéis órdenes externas de nadie; únicamente debéis obedecer las órdenes que "nosotros" os demos en el Mundo Astral.

Hay en el Mundo Físico muchos Iniciados de Misterios Menores, buenos y sinceros, mas como todavía no se han fusionado con su Maestro Interno, son también "Muertos Vivientes", y en consecuencia, tienen graves y gravísimos errores, que pueden extraviar al estudiante y hasta hacerle caer en el Abismo.

Cuando nosotros queremos hacernos reconocer en el Mundo Físico de algún estudiante, primero le daremos "señales" y pruebas en el Mundo Astral, pero "cuidado": vivid alertas y vigilantes como el vigía en épocas de guerra porque en estos tiempos el Anticristo hace señales y prodigios engañosos.

"Sed sencillos como la paloma, y maliciosos como la sierpe".

"Sed mansos y humildes, pero cuando de la Verdad se trate, sed Fuertes en Pensamiento, Palabra y Obra".

Cuanto más alto estéis, más terrible será una caída.

Cuidaos, pues, de caer, porque el discípulo que se deja caer, tiene luego que luchar mucho para recuperar lo perdido.

Estas reglas son muy sencillas, pero de terrible importancia.

Yo he conocido a muchos Iniciados de Misterios Menores, que conocieron y aceptaron a los Falsos Profetas del Mundo Físico, y entonces cayeron en el terrible Abismo.

Yo enseño al estudiante a viajar en Cuerpo Astral, para que no se deje engañar. El estudiante que se deja engañar, es porque no sabe salir en Cuerpo Astral.

Todo aquel que trate de ridiculizar nuestros Templos Sagrados y nuestras Sagradas Iniciaciones, es todavía un "Muerto Viviente" no le escuchéis, es peligroso.

Hay gentes que piensan que se puede llegar al Nirvana sin pasar por ninguna Iniciación; dichas gentes son "Muertos Vivientes", ellas siguen el Sendero Espiral de la vida y sólo a través de millones de vidas y de muertes, ciertamente llegarán al Nirvana. Pero también hay otros "Muertos Vivientes" que quieren fusionarse rápidamente con su Intimo, y sin embargo, tratan de mofarse de nuestras Sagradas Iniciaciones. Esta clase de Muertos Vivientes, son los más peligrosos porque pisaron la Senda, y están "mofándose" de la Senda. "Estos son los insultadores" de Víctor Hugo. Estos son los profanadores del Templo.

Querer fusionarse rápidamente con el Intimo sin haber pasado por las Nueve Iniciaciones de Misterios Menores, es tanto como querer doctorarse en Medicina, sin haber cursado todos los años reglamentarios de la universidad o como querer ser general, sin haber pasado por todos los grados militares.

Todas las Iniciaciones se reciben en los Templos del Mundo Astral, pero la escuela es la misma Vida.

Durante el signo de Leo debemos actuar sobre el Corazón, por medio de la Meditación. La Meditación Interna reviste tres fases: 1º. CONCENTRACIÓN PERFECTA. 2º. MEDITACIÓN PERFECTA. 3º. SAMADHI PERFECTO.

Hay que concentrar la Mente en el Maestro Interno. Hay que Meditar en la majestad del Maestro Interno. Hay que hablar con el Maestro Interno, hasta oír su voz y conversar con él cosas inefables... Esto se llama "Shamadi". La Concentración es una técnica. La Maestra H.P.B. en la «Voz del Silencio» página 17, dice textualmente lo siguiente: "Antes que el alma pueda oír, la imagen (el hombre) deberá ser tan sorda a los rugidos como a los murmullos, a los bramidos del elefante como al argentino zumbar de la luciérnaga dorada". "Antes que el alma pueda comprender y recordar, debe estar unida al hablante silencio, lo mismo que la forma que ha de tomar la arcilla, está primero unida a la mente del alfarero". "Porque entonces el alma oirá y recordará". "Y entonces al Oído Interno hablará la Voz Del Silencio".

Así, pues, durante este signo de Leo debemos practicar con especialidad la Meditación Interna. Yo aconsejo a mis discípulos que practiquen la Meditación Interior en aquellos instantes en que se sienten más predispuestos al sueño. Debéis dominar totalmente el potro cerrero de la Mente. Debéis controlar toda posible reacción de la Mente ante las cosas y sonidos del Mundo Físico.

El Maestro Interno no es la Mente. El Maestro Interno no es la emoción, el Maestro Interno no es la voluntad; el Maestro Interno no es la conciencia, ni siquiera la inteligencia.

El Maestro Interno es el Divino Testigo; el Maestro Interno es el Ser. El Maestro Interno es el Intimo, por ello sumidos en profunda Meditación interna decid: NO ESTO, NO ESTO, NO ESTO. "YO SOY ÉL", "YO SOY ÉL", "YO SOY ÉL".

Sed exigente con vuestro Maestro Interno, él debe enseñaros las cosas más inefables. Si vuestra Concentración es intensa, entonces os adentraréis en las maravillas del Cosmos y aprenderéis cosas imposibles de describir con palabras.

Durante este signo de Leo, vocalizad diariamente la vocal "O" para despertar el Chakra del Corazón. Entre el Sol y Mercurio, existe un Planeta Secreto de donde emana la vida de todo lo que palpita en el Mundo Físico.

Las Jerarquías Azules del Sol son la fuente de toda vida. Los nativos de Leo son enérgicos y bondadosos al mismo tiempo, son magnánimos, místicos y autoritarios. Tienen tendencia a la ira, y deben luchar mucho para dominar ese defecto. Leo, siendo el trono del Sol, anuncia fortuna y posición elevada. El significado oculto de Leo es la Intuición. El metal de ese signo es el Oro y la piedra, el Diamante.

Los nativos de Leo son autoritarios y sólo quieren mandar.

Leo trae algunos viajes. Moralmente sufren mucho los nativos de Leo.

Fraternalmente, el Maestro de vuestra clase: AUN WEOR.

Publicado en Curso Zodiacal

ImprimirCorreo electrónico

Con un click en la publicidad apoyas este proyecto

La Biblioteca Gnóstica es un servicio gratuito
Tu donativo ayuda a mantenerlo activo

Realizalo de manera segura
a traves de PayPal