LA DISCIPLINA

Los maestros de escuelas, colegios y universidades le dan muchísima importancia a la disciplina y nosotros debemos estudiarla en este capítulo detenidamente.

Todos los que hemos pasado por escuelas, colegios, universidades, etc. Sabemos muy bien lo que son las disciplinas, reglas, férulas, regaños, etc., etc., etc.

Disciplina es eso que se llama CULTIVO DE LA RESISTENCIA. A los maestros de escuela les encanta cultivar la RESISTENCIA.

Se nos enseña a resistir, a erigir algo contra alguna otra cosa. Se nos enseña a resistir las tentaciones de la carne y nos azotamos y hacemos penitencia para resistir.

Se nos enseña a RESISTIR las tentaciones que trae la pereza, tentaciones de no estudiar, no ir a la escuela, jugar, reír, burlamos de los maestros, violar los reglamentos, etc. etc. etc.

Los maestros y maestras tienen el concepto equivocado de que mediante la disciplina podemos comprender la necesidad de respetar el orden de la escuela, la necesidad de estudiar, guardar compostura ante los maestros, portamos bien con los condiscípulos, etc. etc. etc.

Existe entre las gentes el concepto equivocado de que cuanto más resistimos, cuanto más rechazamos, nos hacemos más y más comprensivos, libres, plenos, victoriosos.

No quieren darse cuenta las gentes que cuanto más luchamos contra algo, cuanto más lo resistimos, cuanto más lo rechazamos, menor es la COMPRENSIÓN.

Si luchamos contra el vicio de la bebida, ésta desaparecerá por un tiempo, pero como no la hemos COMPRENDIDO a fondo en todos los NIVELES DE LA MENTE, ésta retomará después cuando descuidemos la guardia y beberemos de una vez para todo el año.

Si rechazamos el vicio de la fornicación, por un tiempo seremos muy castos en apariencia (aún cuando en otros NIVELES DE LA MENTE continuemos siendo espantosos SÁTIROS como lo pueden demostrar los sueños ERÓTICOS y la poluciones nocturnas), y después volveremos con más fuerza a nuestras antiguas andanzas de FORNICARIOS IRREDENTOS, debido al hecho concreto de no haber comprendido a fondo lo que es la FORNICACIÓN.

Muchos son los que rechazan la CODICIA, los que luchan contra ella, los que se disciplinan contra ella siguiendo determinadas NORMAS de conducta, pero como no han comprendido de verdad todo el proceso de la CODICIA, resultan en el fondo CODICIANDO no ser CODICIOSOS.

Muchos son los que se disciplinan contra la IRA, los que aprenden a resistirla, pero ésta continúa existiendo en otros niveles de la mente subconsciente, aún cuando en apariencia haya desaparecido de nuestro carácter y al menor descuido de la guardia, el subconsciente nos traiciona y entonces tronamos y relampagueamos llenos de ira, cuándo menos lo esperábamos y tal vez por algún motivo que no tiene la MENOR IMPORTANCIA.

Muchos son los que se disciplinan contra los celos y al fin creen firmemente que ya los extinguieron pero como no los comprendieron es claro que estos aparecen nuevamente en escena precisamente cuando ya los creíamos bien muertos.

Sólo con plena ausencia de disciplinas, sólo en libertad auténtica, surge en la mente, la llamarada ardiente de la COMPRENSIÓN.

La LIBERTAD CREADORA no puede existir jamás en un ARMAZÓN. Necesitamos libertad para COMPRENDER nuestros defectos PSICOLÓGICOS en forma ÍNTEGRA.

Necesitamos con URGENCIA derribar muros y romper grilletes de acero, para ser libres.

Tenemos que experimentar por sí mismos todo aquello que nuestros Maestros en la Escuela y nuestros Padres nos han dicho que es bueno y útil. No basta aprender de memoria e imitar. Necesitamos comprender.

Todo el esfuerzo de los Maestros y Maestras debe dirigirse a la conciencia de los alumnos. Deben esforzarse porque ellos entren en el camino de la COMPRENSIÓN.

No es suficiente decirle a los alumnos que deben ser esto o aquello, es necesario que los alumnos aprendan a ser libres para que puedan por sí mismos examinar, estudiar, analizar todos los valores, todas las cosas que la gente ha dicho que son beneficiosas, útiles, nobles y no meramente aceptarlas e imitarlas.

Las gentes no quieren descubrir por sí mismas, tienen mentes cerradas, estúpidas, mentes que no quieren indagar, mentes mecanicistas que jamás indagan y que sólo IMITAN.

Es necesario, es urgente, es indispensable que los alumnos y alumnas desde su más tierna edad hasta el momento de abandonar las AULAS gocen de verdadera libertad para descubrir por sí mismos, para inquirir, para comprender y que no estén limitados por los muros abyectos de las prohibiciones, regaños y disciplinas.

Si a los alumnos se les dice lo que deben y lo que no deben hacer y no se les permite COMPRENDER y experimentar, ¿DONDE entonces está su inteligencia? ¿CUÁL es la oportunidad que se le ha dado a la inteligencia?

¿De qué sirve entonces pasar exámenes, vestir muy bien, tener muchos amigos si no somos inteligentes?

La inteligencia sólo viene a nosotros cuando estamos verdaderamente libres para investigar por sí mismos, para comprender, para analizar sin el temor al regaño y sin la férula de las Disciplinas.

Los estudiantes miedosos, asustados, sometidos a terribles disciplinas jamás podrán SABER. Jamás podrán ser inteligentes.

Hoy en día a los Padres de familia y a los Maestros, lo único que les interesa es que los alumnos y alumnas hagan una carrera, que se vuelvan médicos, abogados, ingenieros, empleadas de oficina, es decir, autómatas vivientes y que luego se casen y se conviertan además en MAQUINAS DE HACER BEBES y eso es todo.

Cuando los muchachos o muchachas quieren hacer algo nuevo, algo distinto, cuando sienten la necesidad de salirse de ese armazón, prejuicios, hábitos anticuados, disciplinas, tradiciones de familia o nación, etc., entonces los padres de familia aprietan más los grilletes de la prisión y dicen al muchacho o a la muchacha: ¡No hagáis eso! no estamos dispuestos a apoyarte en eso, esas cosas son locuras, etc., etc., etc. TOTAL el muchacho o la muchacha está formalmente preso dentro de la cárcel de las disciplinas, tradiciones, costumbres anticuadas, ideas decrépitas, etc.

La EDUCACIÓN FUNDAMENTAL enseña a conciliar el ORDEN con la LIBERTAD.

EL ORDEN sin LIBERTAD es TIRANÍA. La LIBERTAD sin ORDEN es ANARQUÍA.

LIBERTAD Y ORDEN sabiamente combinados constituyen la BASE de la EDUCACIÓN FUNDAMENTAL.

Los ALUMNOS deben gozar de perfecta libertad para averiguar por sí mismos, para INQUIRIR para DESCUBRIR lo que realmente, lo que de cierto son en SÍ MISMOS y aquello que pueden hacer en la vida.

Los alumnos y alumnas, los soldados y policías y en general todas aquellas personas que tengan que vivir sometidos a rigurosas disciplinas, suelen tornarse crueles, insensibles al dolor humano, despiadados.

La DISCIPLINA destruye la SENSIBILIDAD humana y esto está ya totalmente demostrado por la OBSERVACIÓN y la EXPERIENCIA.

Debido a tantas disciplinas y reglamentos, las gentes de esta época han perdido totalmente la SENSIBILIDAD y se han tornado crueles y despiadadas.

Para ser verdaderamente libres se necesita ser muy sensibles y humanistas...

En las escuelas, colegios y universidades, se les enseña a los estudiantes a poner ATENCIÓN en las clases y los alumnos y alumnas ponen atención para evitarse el regaño, el jalón de orejas, el golpe con la férula o con la regla, etc. etc. etc. Mas desgraciadamente no se les enseña a COMPRENDER REALMENTE lo que es la ATENCIÓN CONSCIENTE.

Por disciplina el estudiante pone atención y gasta energía creadora muchas veces en forma inútil.

La energía creadora es el tipo más sutil de fuerza fabricado por la MAQUINA ORGÁNICA.

Nosotros comemos y bebemos y todos los procesos de la digestión son en el fondo procesos de sutilización en que las materias groseras se convierten en materias y fuerzas útiles.

La energía creadora es: el tipo de MATERIA y de FUERZA mas sutil elaborado por el organismo.

Si sabemos poner ATENCIÓN CONSCIENTE podemos ahorrar energía creadora. Desafortunadamente los maestros y maestras no le enseñan a sus discípulos lo que es la ATENCIÓN CONSCIENTE.

Doquiera dirijamos la ATENCIÓN gastamos ENERGÍA CREADORA. Podemos ahorrar esa energía si dividimos la atención, si no nos identificamos con las cosas, con las personas, con las ideas.

Cuando nosotros nos identificamos con las personas, con las cosas, con las ideas, nos olvidamos de sí mismos y entonces perdemos la ENERGÍA creadora en la forma mas lastimosa.

ES URGENTE saber que necesitamos ahorrar la ENERGÍA CREADORA para despertar CONCIENCIA y que la ENERGÍA CREADORA es el POTENCIAL VIVIENTE, el VEHÍCULO de la CONCIENCIA, el instrumento para DESPERTAR CONCIENCIA.

Cuando aprendemos a NO olvidarnos de SÍ MISMOS, cuando aprendemos a dividir la ATENCIÓN entre SUJETO; OBJETO y LUGAR, ahorramos ENERGÍA CREADORA para despertar CONCIENCIA.

ES necesario aprender a manejar la ATENCIÓN para despertar conciencia pero los alumnos y alumnas nada saben sobre esto porque sus MAESTROS y MAESTRAS no se lo han enseñado.

CUANDO aprendemos a utilizar la ATENCIÓN conscientemente, la disciplina entonces sale sobrando.

EL estudiante o la estudiante atento a sus clases, a sus lecciones, al orden, NO necesita de disciplina de ninguna especie.

Es URGENTE que los MAESTROS comprendan la necesidad de conciliar inteligentemente la LIBERTAD y el ORDEN y esto es posible mediante la ATENCIÓN CONSCIENTE.

La ATENCIÓN CONSCIENTE excluye eso que se llama IDENTIFICACIÓN. Cuando nos IDENTIFICAMOS con las personas, con las cosas, con las ideas, vienen la FASCINACIÓN y esta última produce SUEÑO en la CONCIENCIA.

Hay que saber poner ATENCIÓN sin IDENTIFICACIÓN. CUANDO ponemos atención en algo o en alguien y nos olvidamos de sí mismos, el resultado es la FASCINACIÓN y el SUEÑO de la CONCIENCIA.

Observad cuidadosamente a un CINEASTA. Se encuentra dormido, todo lo ignora, se ignora a sí mismo, está hueco, parece un sonámbulo, sueña con la película que está viendo, con el héroe de la película.

Los ALUMNOS y alumnas deben poner atención en las clases sin olvidarse de Sí mismos para no caer en el SUEÑO ESPANTOSO de la CONCIENCIA.

El alumno debe verse a sí mismo en escena cuando está presentando un examen o cuando está ante el tablero o pizarrón por orden del maestro, o cuando se halla estudiando o descansando o jugando con sus condiscípulos.

La ATENCIÓN DIVIDIDA en TRES PARTES: SUJETO, OBJETO, LUGAR, es de hecho ATENCIÓN CONSCIENTE.

Cuando no cometemos el ERROR de IDENTIFICARNOS con las personas, las cosas, las ideas, etc. ahorramos ENERGÍA CREADORA y precipitamos en nosotros el despertar de la CONCIENCIA.

Quien quiera despertar CONCIENCIA en los MUNDOS SUPERIORES, debe empezar por DESPERTAR aquí y ahora.

Cuando el ESTUDIANTE comete el error de IDENTIFICARSE con las personas, las cosas, las ideas, cuando comete el error de olvidarse a sí mismo, entonces cae en la fascinación y el sueño.

La disciplina no enseña a los estudiantes a poner ATENCIÓN CONSCIENTE. La disciplina es una verdadera prisión para la mente.

Los alumnos y alumnas deben aprender a manejar la ATENCIÓN CONSCIENTE desde los mismos bancos de la escuela para que más tarde en la vida práctica, fuera de la escuela, no cometan el error de olvidarse a sí mismos.

El hombre que se olvida de sí mismo ante un insultador, se identifica con él, se fascina, cae en el sueño de la inconsciencia y entonces hiere o mata y va a la cárcel inevitablemente.

Aquel que no se deja FASCINAR con el insultador, aquel que no se identifica con él, aquel que no se olvida de sí mismo, aquel que sabe poner ATENCIÓN CONSCIENTE, sería incapaz de darle valor a las palabras del insultador, o de herirle o matarle.

Todos los errores que el ser humano comete en la vida se deben a que se olvida de sí mismo, se identifica, se fascina y cae en el sueño.

Mejor sería para la juventud, para todos los estudiantes, que se les enseñase el DESPERTAR de la CONCIENCIA en vez de esclavizarles con tantas absurdas disciplinas.

Publicado en Educación Fundamental

ImprimirCorreo electrónico

Capitulos Relacionados

Con un click en la publicidad apoyas este proyecto

La Biblioteca Gnóstica es un servicio gratuito
Tu donativo ayuda a mantenerlo activo

Realizalo de manera segura
a traves de PayPal