LA LIBRE INICIATIVA

Millones de estudiantes de todos los países del mundo entero van diariamente a la Escuela y a la Universidad en forma inconsciente, automática, subjetiva, sin saber por qué, ni para qué.

Los estudiantes son obligados a estudiar Matemáticas, Física, Química, Geografía, etc.

La mente de los estudiantes está recibiendo información diaria pero jamás en la vida se detienen un momento a pensar el por qué de esa información, el objetivo de esa información.

¿Por qué nos llenamos de esa información? ¿Para qué nos llenamos de esa información?

Los estudiantes viven realmente una vida mecanicista y sólo saben que tienen que recibir información intelectual y conservarla almacenada en la memoria infiel, eso es todo.

A los estudiantes no se les ocurre pensar jamás sobre lo que realmente es esta educación, van a la escuela, al colegio o a la universidad porque sus padres los mandan y eso es todo.

Ni a los estudiantes, ni a las maestros o maestras se les ocurre alguna vez preguntarse a sí mismos: ¿Por qué estoy aquí? ¿A qué he venido aquí? ¿Cuál es realmente el verdadero motivo secreto que me trae aquí?

Maestros, maestras, estudiantes varones y estudiantes de sexo femenino, viven con la conciencia dormida, actúan como verdaderos autómatas, van a la escuela, al colegio y a la universidad en forma inconsciente, subjetiva, sin saber realmente nada del por qué, o del para qué.

Es necesario dejar de ser autómatas, despertar conciencia, descubrir por sí mismos qué es esta lucha tan terrible por pasar exámenes, por estudiar, por vivir en determinado lugar para estudiar diariamente y pasar el año y sufrir sustos, angustias, preocupaciones, practicar deportes, pelearse con los compañeros de escuela, etc., etc., etc.

Los maestros y maestras deben volverse más conscientes a fin de cooperar desde la escuela, el colegio o la universidad ayudando a los estudiantes a despertar conciencia.

Es lamentable ver a tantos AUTÓMATAS sentados en los bancos de las escuelas, colegios y universidades, recibiendo información que deben conservar en la memoria sin saber por qué ni para qué.

Los muchachos sólo se preocupan por pasar año; se les ha dicho que deben prepararse para ganarse la vida, para conseguir empleo, etc. Y ellos estudian formándose mil fantasías en la mente con respecto al futuro, sin conocer realmente el presente, sin saber el verdadero motivo por el cual deben estudiar física, química, biología, aritmética, geografía, etc.

Las niñas modernas estudian para tener la preparación que les permita conseguirse un buen marido, o para ganarse la vida y estar debidamente preparadas para el caso de que el marido les abandone, ó de que se queden viudas o solteronas.

Puras fantasías en la mente porque realmente ellas no saben cuál ha de ser su porvenir ni a que edad han de morir.

La vida en la escuela está muy vaga, muy incoherente, muy subjetiva, al niño se le hace aprender a veces ciertas materias que en la vida práctica no sirven para nada.

Hoy en día lo importante en la escuela es pasar año y eso es todo.

En otros tiempos había por lo menos algo más de ética en esto de pasar año. Ahora no hay tal ÉTICA. Los padres de familia pueden sobornar en mucho secreto al maestro o a la maestra y el muchacho o la muchacha aún cuando sea un PÉSIMO ESTUDIANTE, pasará año INEVITABLEMENTE.

Las muchachas de la escuela suelen hacerle la barba al maestro con el propósito de PASAR AÑO y el resultado suele ser maravilloso, aún cuando no hayan comprendido ni "J" de lo que enseña el maestro, de todas maneras salen bien en los EXÁMENES y pasan el año.

Hay muchachos y muchachas muy listos para pasar año. Esto es cuestión de astucia en muchos casos.

Un muchacho que pasa victorioso cierto examen (algún estúpido examen) no significa que tenga conciencia objetiva verdadera, sobre aquella materia en la cual fue examinado.

El estudiante repite como loro, cotorro o papagayo y en forma mecánica aquella materia que estudió y en la cual fue examinado.

Eso no es estar AUTO-CONSCIENTE de aquella materia, eso es memorizar y repetir como loros o cotorros lo que hemos aprendido y eso es todo.

Pasar exámenes, pasar año, no significa SER MUY INTELIGENTE. En la vida práctica hemos conocido personas muy inteligentes que en la escuela jamás salieron bien en los exámenes.

Nosotros hemos conocido magníficos escritores y grandes matemáticos que en la escuela fueron pésimos estudiantes y que jamás pasaron bien los exámenes en gramática y matemáticas.

Sabemos del caso de un estudiante pésimo en ANATOMÍA y que sólo después de mucho sufrir pudo salir bien en los exámenes de ANATOMÍA. Hoy en día dicho estudiante es autor de una gran obra sobre ANATOMÍA.

Pasar año no significa necesariamente ser muy inteligente. Hay personas que jamás han pasado un año y que son muy inteligentes.

Hay algo más importante que pasar año, hay algo más importante que estudiar ciertas materias y es precisamente tener plena conciencia OBJETIVA clara y luminosa sobre aquellas materias que se estudian.

Los maestros y maestras deben esforzarse para ayudar a los estudiantes a despertar conciencia; todo el esfuerzo de los maestros y maestras debe dirigirse a la conciencia de los estudiantes. Es URGENTE que los estudiantes se hagan plenamente AUTO-CONSCIENTES de aquellas materias que estudian.

Aprender de memoria, aprender como loros, es sencillamente ESTÚPIDO en el sentido mas completo de la palabra.

Los estudiantes se ven obligados a estudiar difíciles materias y a almacenarlas en su memoria para "PASAR AÑO" y después en la vida práctica dichas materias no sólo resultan inútiles sino que también se olvidan porque la memoria es infiel.

Los muchachos estudian con el propósito de conseguir, empleo y ganarse la vida y más tarde si tienen suerte de conseguir el tal empleo, si se hacen profesionales, médicos, abogados, etc., lo único que consiguen es repetir la misma historia de siempre, se casan, sufren, tienen hijos y mueren sin haber despertado conciencia, mueren sin haber tenido conciencia de su propia vida. Eso es todo.

Las muchachas se casan, forman sus hogares, tienen hijos, se pelean con los vecinos, con el marido, con los hijos, se divorcian y se vuelven a casar, enviudan, se vuelven viejas, etc. y al fin mueren después de haber vivido DORMIDAS, INCONSCIENTES, repitiendo como siempre el mismo DRAMA DOLOROSO de la existencia.

NO quieren los MAESTROS y MAESTRAS de escuela darse cuenta cabal de que todos los seres humanos tienen la conciencia dormida. Es urgente que los maestros de escuela también despierten para que puedan despertar a los estudiantes.

De nada sirve llenarnos la cabeza de teorías y más teorías y de citar al Dante, a Homero; a Virgilio, etc., si tenemos la conciencia dormida, si no tenemos conciencia objetiva, clara y perfecta sobre nosotros mismos, sobre las materias que estudiamos, sobre la vida práctica.

¿De qué sirve la educación si no nos hacemos creadores, conscientes, inteligentes de verdad?

La educación verdadera no consiste en saber leer y escribir. Cualquier mentecato, cualquier tonto puede saber leer y escribir.

Necesitamos ser INTELIGENTES y la INTELIGENCIA sólo despierta en nosotros cuando despierta la CONCIENCIA.

La humanidad tiene un noventa y siete por ciento de SUBCONCIENCIA y tres por ciento de CONCIENCIA.

Necesitamos despertar la CONCIENCIA, necesitamos convertir al SUBCONSCIENTE en CONSCIENTE. Necesitamos tener un ciento por ciento de conciencia.

El ser humano no sólo sueña cuando su cuerpo físico duerme, sino que también sueña cuando su cuerpo físico no duerme, cuando está en estado de vigilia.

Es necesario dejar de soñar, es necesario despertar conciencia y ese proceso del despertar debe comenzar desde el hogar y desde la escuela.

El esfuerzo de los maestros debe dirigirse a la CONCIENCIA de los estudiantes y no únicamente a la memoria.

Los estudiantes deben aprender a pensar por sí mismos y no únicamente a repetir como loros o cotorros las teorías ajenas.

Los maestros deben luchar por acabarle el miedo a los estudiantes.

Los maestros deben permitirles a los estudiante, la libertad de disentir y criticar sanamente y en forma constructiva todas las teorías que estudian.

Es absurdo obligarles a aceptar en forma DOGMÁTICA todas las teorías que se enseñan en la escuela, el colegio o la universidad.

Es necesario que los estudiantes abandonen el miedo para que aprendan a pensar por sí mismos. Es urgente que los estudiantes abandonen el miedo para que puedan analizar las teorías que estudian.

El miedo es una de las barreras para la inteligencia. El estudiante con miedo NO se atreve a disentir y acepta como artículo de FE CIEGA, todo lo que digan los distintos autores.

De nada sirve que los maestros hablen de intrepidez si ellos mismos tienen miedo. Los maestros deben estar libres del temor. Los maestros que temen a la crítica, al qué dirán, etc., NO pueden ser verdaderamente inteligentes.

El verdadero objetivo de la educación debe ser acabar con el miedo y despertar conciencia.

¿De qué sirve pasar exámenes si continuamos miedosos e inconscientes?

Los maestros tienen el deber de ayudar a los estudiantes desde los bancos de la escuela para que sean útiles en la vida, pero mientras exista el miedo nadie puede ser útil en la vida.

La persona llena de temor no se atreve a disentir de la opinión ajena.

La persona llena de temor no puede tener libre iniciativa.

Es función de todo maestro, evidentemente, la de ayudar a todos y cada uno de los alumnos de su escuela a estar completamente libres del miedo, a fin de que puedan actuar en forma espontánea sin necesidad de que se les diga, de que se les mande.

Es urgente que los estudiantes dejen el miedo para que puedan tener libre iniciativa espontánea y creadora.

Cuando los estudiantes por iniciativa propia, libre y espontánea puedan analizar y criticar libremente aquellas teorías que estudian, dejarán entonces de ser meros entes mecánicos, subjetivos y estúpidos.

Es urgente que exista la libre iniciativa para que surja la inteligencia creadora en los alumnos y alumnas.

Es necesario darle libertad de EXPRESIÓN CREADORA espontánea y sin condicionamiento de ninguna especie, a todos los alumnos y alumnas a fin de que puedan hacerse conscientes de aquello que estudian.

El libre poder creativo sólo puede manifestarse cuando no tenemos miedo a la crítica, al que dirán, a la férula del maestro, a las reglas, etc. etc. etc.

La mente humana está degenerada por el miedo y el dogmatismo y se hace URGENTE regenerarla mediante la libre iniciativa espontánea y libre de miedo.

Necesitamos hacernos conscientes de nuestra, propia vida y ese proceso del despertar debe comenzar desde los mismos bancos de la escuela.

De poco nos habrá servido la escuela si salimos de ella inconscientes y dormidos.

La abolición del miedo y la libre iniciativa dará origen a la acción espontánea y pura.

Por libre iniciativa los alumnos y alumnas deberían tener derecho en todas las escuelas a discutir en asamblea todas las teorías que están estudiando.

Sólo así mediante la liberación del temor y la libertad de discutir, analizar, MEDITAR, y criticar sanamente lo que estemos estudiando, podemos hacernos conscientes de esas materias y no meramente loros o cotorros que repiten lo que acumulan en la memoria.

Publicado en Educación Fundamental

ImprimirCorreo electrónico

Capitulos Relacionados

Con un click en la publicidad apoyas este proyecto

La Biblioteca Gnóstica es un servicio gratuito
Tu donativo ayuda a mantenerlo activo

Realizalo de manera segura
a traves de PayPal