LA VOCACIÓN

A excepción de las personas totalmente inválidas, todo ser humano tiene que servir para algo en la vida, lo difícil es saber para qué sirve cada individuo.

Si hay algo verdaderamente importante en éste mundo, es conocernos a sí mismos, raro es aquel que se conoce a sí mismo y aun cuando parezca increíble, es difícil encontrar en la vida a alguna persona que tenga desarrollado el sentido vocacional.

Cuando alguien está plenamente convencido del papel que tiene que representar en la existencia, hace entonces de su vocación un apostolado, una religión, y se convierte de hecho y por derecho propio en un apóstol de la humanidad.

Quien conoce su vocación o quien la llega a descubrir por sí mismo, pasa por un cambio tremendo, ya no busca el éxito, poco le interesa el dinero, la fama, la gratitud, su placer está entonces en la dicha que le proporciona el haber respondido a un llamado íntimo, profundo, ignoto de su propia esencia interior.

Lo más interesante de todo esto es que el sentido VOCACIONAL nada tiene que ver con el YO, pues aunque parezca extraño el YO aborrece a nuestra propia vocación porque el YO solamente apetece jugosas entradas monetarias, posición, fama, etc.

El sentido de la VOCACIÓN, es algo que pertenece a nuestra propia ESENCIA INTERIOR; es algo muy de adentro, muy profundo, muy intimo.

El sentido vocacional lleva al hombre a acometer con verdadero denuedo y desinterés verdadero las más tremendas empresas a costa de toda clase de sufrimientos y calvarios. Es por lo tanto apenas normal que el YO aborrezca la verdadera vocación.

El sentido de la VOCACIÓN nos conduce de hecho por la senda del heroísmo legítimo, aún cuando tengamos que soportar estoicamente toda clase de infamias, traiciones y calumnias.

El día que un hombre pueda decir la verdad: "YO SE QUIEN SOY Y CUAL ES MI VERDADERA VOCACIÓN", desde ese instante comenzará a vivir con verdadera rectitud y amor. Un hombre así vive en su obra y su obra en él.

Realmente sólo son muy pocos los hombres que pueden hablar así, con verdadera sinceridad de corazón. Quienes así hablan son los selectos aquellos que tienen en grado superlativo el sentido de la VOCACIÓN.

Hallar nuestra verdadera VOCACIÓN ES FUERA DE TODA DUDA, el problema social más grave, el problema que se encuentra en la base misma de todos los problemas de la sociedad.

Encontrar o descubrir nuestra verdadera vocación individual, equivale de hecho a descubrir un tesoro muy precioso.

Cuando un ciudadano encuentra con toda certidumbre y fuera de toda duda su verdadero y legítimo oficio, se hace por éste sólo hecho INSUSTITUIBLE.

Cuando nuestra vocación corresponde totalmente y en forma absoluta al puesto que estamos ocupando en la vida, ejercemos entonces nuestro trabajo como un verdadero apostolado, sin codicia alguna y sin deseo de poder.

Entonces el trabajo en vez de producirnos codicia, aburrimiento o deseos de cambiar de oficio, nos trae dicha verdadera, profunda, íntima aun cuando tengamos que soportar pacientemente dolorosos vía crucis.

En la práctica hemos podido verificar que cuando el puesto no corresponde a la VOCACIÓN del individuo, entonces sólo piensa éste en función del MAS.

El mecanismo del YO es el MAS. Más dinero, más fama, más proyectos, etc. etc. etc. y como es apenas natural el sujeto suele tornarse hipócrita, explotador, cruel, despiadado, intransigente, etc.

Si estudiamos la burocracia detenidamente podemos comprobar que rara vez en la vida el puesto corresponde a la vocación individual.

Si estudiamos en forma minuciosa los distintos gremios del proletariado, podemos evidenciar que en muy raras ocasiones el oficio corresponde a la VOCACIÓN individual.

Cuando observamos cuidadosamente a las clases privilegiadas, ya sean éstas del este o del oeste del mundo, podemos evidenciar la falta total del sentido VOCACIONAL. Los llamados "NIÑOS BIEN" ahora asaltan a mano armada, violan a indefensas mujeres, etc. para matar el aburrimiento. No habiendo encontrado su puesto en la vida, andan desorientados y se convierten en REBELDES SIN CAUSA como para "variar un poco".

Es espantoso el estado Caótico de la humanidad por estos tiempos de crisis mundial.

Nadie está contento con su trabajo porque el puesto no corresponde a la vocación, llueven solicitudes de empleo porque nadie tiene ganas de morirse de hambre, pero las solicitudes no corresponden a la VOCACIÓN de aquellos que solicitan.

Muchos chóferes deberían ser médicos o ingenieros. Muchos abogados deberían ser ministros y muchos ministros deberían ser sastres. Muchos limpiadores de calzado deberían ser ministros y muchos ministros deberían ser limpiadores de calzado, etc. etc.

Las gentes están en puestos que no les corresponden, que nada tienen que ver con su verdadera VOCACIÓN individual, debido a esto la máquina social funciona pésimamente. Esto es semejante a un motor que estuviese estructurado con piezas que no le corresponden y el resultado tiene que ser inevitablemente el desastre, el fracaso, el absurdo.

En la práctica hemos podido comprobar hasta la saciedad que cuando alguien no tiene disposición VOCACIONAL para ser guía, instructor religioso, líder político o director de alguna asociación espiritualista, científica, literaria, filantrópica, etc. entonces sólo piensa en función del MAS y se dedica a hacer proyectos y más proyectos con secretos propósitos inconfesables.

Es obvio que cuando el puesto no corresponde a la VOCACIÓN individual el resultado es la explotación.

Por estos tiempos terriblemente materialistas en que vivimos, el puesto de maestro está siendo arbitrariamente ocupado por muchos mercaderes que ni remotamente tienen VOCACIÓN para el Magisterio. El resultado de semejante infamia es la explotación, crueldad y falta de verdadero amor.

Muchos sujetos ejercen el magisterio exclusivamente con el propósito de conseguir dinero para pagar sus estudios en la Facultad de Medicina, Derecho o Ingeniería o simplemente porque no encuentran nada mas que hacer. Las víctimas de semejante fraude intelectual son los alumnos y alumnas.

El verdadero maestro vocacional hoy en día es muy difícil encontrarlo y es la mayor dicha que pueden llegar a tener los alumnos y alumnas de escuelas, colegios y universidades.

La VOCACIÓN del maestro está sabiamente traducida por aquella pieza de prosa conmovedora de GABRIELA MISTRAL titulada la «ORACIÓN DE LA MAESTRA». Dice la maestra de provincia dirigiéndose a lo DIVINAL, al MAESTRO SECRETO:

"Dame el amor único de mi escuela: qué ni la quemadura de la belleza sea capaz de robarle mi ternura de todos los instantes. Maestro, hazme perdurable el fervor y pasajero el desencanto. Arranca de mí este impuro deseo de mal entendida justicia que aún me turba, la mezquina insinuación de protesta que sube de mí cuando me hieren, no me duela la incomprensión ni me entristezca el olvido de las que enseñé".

"Dame el ser más madre que las madres, para poder amar y defender como ellas lo que NO es carne de mis carnes. Dame alcance a hacer de una de mis niñas mi verso perfecto y a dejarle en ella clavado mi más penetrante melodía, para cuando mis labios no canten más".

"Muéstrame posible tu Evangelio en mi tiempo, para que no renuncie a la batalla de cada día y de cada hora por él".

¿Quién puede medir la influencia psíquica maravillosa de un maestro así inspirado con tanta ternura, por el sentido de su VOCACIÓN?

El individuo da con su vocación por una de estas tres vías: primera: El AUTO-DESCUBRIMIENTO de una capacidad especial. Segunda: la visión de una necesidad urgente. Tercera: la muy rara dirección de los padres y maestros que descubrieron la VOCACIÓN del alumno o alumna mediante la observación de sus aptitudes.

Muchos individuos han descubierto su VOCACIÓN en determinado momento crítico de su vida, frente a una situación seria que reclamaba inmediato remedio.

GHANDI era un abogado cualquiera, cuando con motivo de un atentado contra los derechos de los Hindúes en el África del SUR hizo cancelar su pasaje de regreso a la India y se quedó a defender la causa de sus compatriotas. Una necesidad momentánea le encaminó hacia la VOCACIÓN de toda su vida.

Los grandes benefactores de la humanidad, han encontrado su VOCACIÓN ante una crisis situacional, que reclamaba inmediato remedio. Recordemos a OLIVERIO CROMWELL, el padre de las libertades inglesas; Benito Juárez, el forjador del nuevo México; José de San Martín y Simón Bolívar, padres de la independencia Suramericana, etc., etc.

JESÚS el CRISTO, BUDHA, MAHOMA, HERMES, ZOROASTRO, CONFUCIO, FUHI, etc., fueron hombres que en determinado momento de la historia supieron comprender su verdadera VOCACIÓN y se sintieron llamados por la voz interior que emana del INTIMO.

La EDUCACIÓN FUNDAMENTAL está llamada a descubrir por diversos métodos, la capacidad latente de los estudiantes. Los métodos que la pedagogía extemporánea está utilizando por estos tiempos para descubrir la VOCACIÓN de los alumnos y alumnas, son fuera de toda duda crueles, absurdos y despiadados.

Los cuestionarios VOCACIONALES han sido elaborados por mercaderes que arbitrariamente ocupan el puesto de maestros.

En algunos países antes de entrar a preparatorias y VOCACIONALES, se somete a los alumnos a las crueldades psicológicas más horribles. Se les hacen preguntas sobre matemáticas, civismo, biología, etc.

Lo más cruel de estos métodos son los famosos TEST psicológicos, índice Y.Q, íntimamente relacionados con la prontitud mental.

Según sea el tipo de respuesta, según se califiquen, el estudiante es entonces embotellado en uno de los tres bachilleratos. Primero: Físico Matemáticos. Segundo: Ciencias Biológicas. Tercero: Ciencias Sociales.

De los Físico Matemáticos salen Ingenieros, Arquitectos, Astrónomos, Aviadores, etc.

De las Ciencias Biológicas salen Farmaceutas, Enfermeras, Biólogos, Médicos, etc.

De las ciencias Sociales salen Abogados, Literatos, Doctores en Filosofía y Letras, directores de Empresas, etc.

El plan de estudio en cada país es diferente y es claro que no en todos los países existen tres bachilleratos distintos. En muchos países sólo existe un bachillerato y terminado éste el alumno pasa la Universidad.

En algunas naciones no se examina la capacidad VOCACIONAL del estudiante y éste ingresa a la facultad con el deseo de tener una profesión para ganarse la vida, aún cuando ésta no coincida con sus tendencias innatas, con su sentido VOCACIONAL.

Hay países donde se examina la capacidad VOCACIONAL de los estudiantes y hay naciones donde no se les examina. Absurdo es no saber orientar VOCACIONALMENTE a los estudiantes, no examinar sus capacidades y tendencias innatas. Estúpidos son los cuestionarios VOCACIONALES y toda esa jerga de preguntas, TEST PSICOLÓGICOS, índice Y.Q., etc.

Esos métodos de examen VOCACIONAL no sirven porque la mente tiene sus momentos de crisis y si el examen se verifica en un momento de esos, el resultado es el fracaso y desorientación del estudiante.

Los maestros han podido verificar que la mente de los alumnos tiene, como el mar, sus altas y bajas mareas, sus plus y su minus. Existe un Bio-Ritmo en las glándulas masculinas y femeninas. También existe un Bio-Ritmo para la mente.

En determinadas épocas las glándulas masculinas se encuentran en PLUS y las femeninas en MINUS o viceversa. La mente tiene también su PLUS y su MINUS.

Quien quiera conocer la ciencia del BIO RITMO le indicamos se estudie la famosa obra titulada BIO RITMO escrita por el eminente sabio GNÓSTICO ROSA-CRUZ, Doctor Amoldo Krumm Heller, Médico coronel del Ejército Mexicano y Profesor de Medicina de la Facultad de Berlín.

Nosotros afirmamos enfáticamente que una crisis emocional o un estado de nerviosismo psíquico ante la difícil situación de un examen puede llevar a un estudiante al fracaso durante el examen pre-vocacional.

Nosotros afirmamos que un abuso cualquiera del centro del movimiento producido tal vez por el deporte, por una excesiva caminata, o por un trabajo físico arduo, etc. puede originar crisis INTELECTUAL aún cuando la mente se halle en PLUS y conducir al estudiante al fracaso durante un examen pre-vocacional.

Nosotros afirmamos que una crisis cualquiera relacionada con el centro instintivo, tal vez en combinación con el placer sexual, o con el centro emocional, etc., puede llevar al estudiante al fracaso durante un examen pre-vocacional.

Nosotros afirmamos que una-crisis sexual cualquiera, un síncope de sexualidad reprimida, un abuso sexual, etc., puede ejercer su influencia desastrosa sobre la mente llevándola al fracaso durante un examen pre-vocacional.

La educación fundamental enseña que los gérmenes vocacionales se hallan depositados, no solamente en el centro intelectual sino también en cada uno de los otros cuatro centros de la Psico-fisiología de la máquina orgánica.

Es urgente tener en cuenta los cinco centros psíquicos llamados Intelecto, Emoción, Movimiento, Instinto y Sexo. Es absurdo pensar que el intelecto es el único centro de Cognición. Si se examina exclusivamente el centro intelectual con el propósito de descubrir las actitudes vocacionales de determinado sujeto, además de cometerse una grave injusticia que resulta de hecho muy perjudicial para el individuo y para la sociedad, se incurre en un error porque los gérmenes de la vocación no sólo se hallan contenidos en el centro intelectual sino también, además, en cada uno de los otros cuatro centros Psico-fisiológicos del individuo.

El único camino obvio que existe para descubrir la verdadera vocación de los alumnos y alumnas es el AMOR VERDADERO.

Si padres de familia y maestros se asocian en mutuo acuerdo para investigar en el hogar y en la escuela, para observar detalladamente todos los actos de los alumnos y alumnas, podría descubrir las tendencias innatas de cada alumno y alumna.

Ese es el único camino obvio que permitirá a padres de familia y maestros descubrir el sentido vocacional de los alumnos y alumnas.

Esto exige AMOR verdadero de padres y maestros y es obvio que si no existe verdadero amor de los padres y madres de familia y auténticos maestros vocacionales capaces de sacrificarse de verdad por sus discípulos y discípulas, tal empresa resulta entonces impracticable.

Si los gobiernos quieren de verdad salvar a la sociedad, necesitan expulsar a los mercaderes del templo con el látigo de la voluntad.

Debe iniciarse una nueva época cultural difundiendo por doquiera la doctrina de la EDUCACIÓN FUNDAMENTAL.

Los estudiantes deben defender sus derechos valerosamente y exigir a los gobiernos verdaderos maestros vocacionales. Afortunadamente existe el arma formidable de las huelgas y los estudiantes tienen esa arma.

En algunos países ya existen dentro de las escuelas, colegios y universidades, ciertos maestros orientadores que realmente no son vocacionales, el puesto que ocupan no coincide con sus tendencias innatas. Estos maestros no pueden orientar a los demás porque ni a sí mismos pudieron orientarse.

Se necesita con urgencia verdaderos maestros vocacionales capaces de orientar inteligentemente a los alumnos y alumnas.

Es necesario saber que debido a la pluralidad del YO, el ser humano representa automáticamente diversos papeles en el teatro de la vida. Los muchachos y muchachas tienen un papel para la escuela, otro para la calle y otro para el hogar.

Si se quiere descubrir la VOCACIÓN de un joven o de una joven hay que observarlos en la escuela, en el hogar y aún en la calle.

Este trabajo de observación sólo pueden realizarlo los padres y maestros verdaderos en íntima asociación.

Entre la pedagogía anticuada existe también el sistema de observar calificaciones para deducir vocaciones. El alumno que se distinguió en civismo con las mas altas calificaciones es entonces clasificado como un posible abogado y el que se distinguió en biología se le define como un médico en potencia, y el que en matemáticas, como un posible ingeniero, etc.

Este sistema absurdo para deducir VOCACIONES es demasiado empírico porque la mente tiene sus altas y sus bajas no sólo en la forma total ya conocida sino también en ciertos estados particulares especiales.

Muchos escritores que en la escuela fueron pésimos estudiantes de gramática descollaron en la vida como verdaderos maestros del lenguaje. Muchos ingenieros notables tuvieron siempre en la escuela las peores calificaciones en Matemáticas y multitud de médicos fueron en la escuela reprobados en biología y ciencias naturales.

Es lamentable que muchos padres de familia en vez de estudiar las aptitudes de sus hijos sólo vean en ellos la continuación de su querido ÉGO, YO psicológico, MI MISMO.

Muchos padres abogados quieren que sus hijos continúen en el bufete y muchos dueños de negocios quieren que sus hijos continúen manejando sus intereses egoístas sin interesarles en lo más mínimo el sentido vocacional de ellos.

El YO quiere siempre subir, trepar al tope de la escalera, hacerse sentir y cuando sus ambiciones fracasan entonces quieren lograr por medio de sus hijos lo que por sí mismo no pudieron alcanzar. Estos padres ambiciosos meten a sus muchachos y muchachas en carreras y puestos que nada tienen que ver con el sentido VOCACIONAL de éstos.

Publicado en Educación Fundamental

ImprimirCorreo electrónico

Capitulos Relacionados

Con un click en la publicidad apoyas este proyecto

La Biblioteca Gnóstica es un servicio gratuito
Tu donativo ayuda a mantenerlo activo

Realizalo de manera segura
a traves de PayPal