EL YO PLURALIZADO

Los autores que afirman la existencia de un Ego o Yo permanente e inmutable son equivocados sinceros, de muy buenas intenciones

Es urgente saber que dentro de nuestros cuerpos, lunares animales tenemos un yo pluralizado

Cada sensación, cada emoción, cada pensamiento, cada sentimiento, pasión, odio, violencia, celos, ira, codicia, lujuria, envidia, orgullo, pereza, gula, etc., están constituidos por pequeños yoes que de ninguna manera se hallan ligados entre sí ni coordinados de modo alguno

No existe, no hay un yo íntegro, unitotal, sino una multitud de mezquinos, gritones y pendencieros yoes que riñen entre sí, que pelean por la supremacía

A los monjes del monasterio del monte Athos les encanta hacerse conscientes de todos estos pequeños yoes, aprenderlos a manejar, pasarlos de un centro a otro, etc

Los monjes se arrodillan, y elevando sus brazos con los codos doblados dicen: "Ego", en voz alta y prolongando. el sonido, mientras a la vez procuran localizar el punto de su organismo donde resuena la palabra EGO (YO); el propósito de este ejercicio es sentir el Yo, pasarlo de un centro a otro a voluntad

Los yoes que tenemos metidos dentro de los cuerpos lunares son verdaderos demonios creados por nosotros mismos

Tal yo sigue automáticamente a tal otro yo y algunos aparecen acompañados de otros, pero no existe orden, en todo esto, no hay verdadera unidad en esto, sólo existen asociaciones accidentales, pequeños grupos que se asocian en forma inconsciente y subjetiva

Cada uno de estos pequeños Yoes sólo representa una ínfima parte de la totalidad de nuestras funciones, pero cree equivocadamente ser siempre el todo

Cuando el animal intelectual equivocadamente llamado hombre, dice yo, tiene la impresión de que habla de él en su totalidad, pero en realidad sólo es uno de los pequeños yoes de la legión el que habla

El yo que hoy está jurando fidelidad ante el ara de la Gnosis, cree ser el todo, el único, el hombre completo, pero es sólo uno de los tantos yoes de la legión; cuando dicho yo cae de su puesto de mando, otro yo que es enemigo de la Gnosis ocupa, el lugar, y entonces el sujeto que parecía muy entusiasmado por la Gnosis resulta entonces convertido en enemigo, atacando a nuestro movimiento, a nuestra doctrina, etc

El yo que hoy está jurando amor eterno a una mujer tiene la impresión de ser el único, el amo, el hombre completo, y dice: Yo te adoro, yo te amo, yo doy la vida por ti, etc., pero cuando ese yo enamorado es desplazado por otro yo de su puesto de mando, entonces vemos al sujeto retirándose de la mujer, enamorado de otra, etc

Todos estos pequeños yoes son verdaderos demonios que viven dentro de los cuerpos lunares

Todos estos pequeños yoes se fabrican en los cinco cilindros de la máquina; esos cinco cilindros son: pensamiento, emoción, movimiento, instinto, sexo

Ya en nuestro pasado mensaje de Navidad hablamos muy ampliamente de los cinco centros de la máquina orgánica

Es lamentable que, por falta de sabiduría, los seres humanos estén fabricando en los cinco cilindros de la máquina innumerables demonios, que se roban parte de nuestra conciencia y de nuestra vida

Es también muy cierto y fuera de toda duda que a veces se meten dentro de los cuerpos lunares algunos demonios o yoes ajenos, creados por otras personas; esos yoes ajenos se roban parte de nuestra conciencia, se acomodan en cualquiera de los cinco cilindros de la máquina y se convierten por tal motivo en parte de nuestro Ego (Yo)

Realmente el animal intelectual no tiene verdadera individualidad, no tiene un centro de gravedad permanente, ni verdadero sentido de responsabilidad moral

Lo único de valor, lo único importante que tenemos dentro de nuestros cuerpos lunares es el Buddhata, la sagrada esencia, el material psíquico que desgraciadamente es malgastado por las distintas entidades que en su conjunto constituyen el ego, el yo pluralizado

Muchas escuelas pseudo-ocultistas y pseudo-esotéricas dividen al yo en dos, aseguran enfáticamente que tenemos un yo superior, divino, inmortal, y creen que dicho yo superior o ego divino debe controlar y dominar totalmente al yo inferior

Esté concepto es totalmente falso, porque superior o inferior son dos secciones de una misma cosa

Al yo le encanta dividirse entre superior e inferior. Al yo le gusta pensar que una parte de sí mismo es divina, eterna, inmortal. Al yo le gusta que lo alaben, que le rindan culto, que lo pongan en los altares, que lo divinicen, etc

Realmente no existe tal yo superior, tal ego divino, lo único que tenemos dentro de los cuerpos lunares es la esencia y la legión del yo, eso es todo

Atman, el Ser, nada tiene que ver con ningún tipo de yo. El Ser es el Ser y está más allá de cualquier tipo de yo

Nuestro real Ser es impersonal, cósmico, inefable, terriblemente Divino

Desgraciadamente, el animal intelectual no puede encarnar a su real Ser (Atman-Buddhi-Manas), porque tiene únicamente cuerpos lunares, y estos últimos no resistirían el tremendo voltaje eléctrico de nuestro verdadero Ser, entonces moriríamos

Los demonios que habitan entre los cuerpos lunares no están presos dentro de dichos cuerpos animales, normalmente entran y salen, viajan a distintos lugares o ambulan subconscientes por las distintas regiones moleculares de la naturaleza

Después de la muerte el yo pluralizado continúa entre los cuerpos lunares, proyectándose desde ellos a cualquier lugar de la naturaleza

Los médiums del espiritismo o del espiritualismo prestan sus materias o vehículos físicos a esos yoes de los muertos. Tales yoes, aunque den pruebas de su identidad, aunque demuestren ser el verdadero muerto invocado, no son el real Ser del fallecido

El Karma de los médiums en sus vidas posteriores es la epilepsia. Todo sujeto epiléptico en su pasada vida fue médium espiritista o espiritualista

No todas las entidades que constituyen el ego (yo), retornan a este mundo para reincorporarse o renacer en un nuevo organismo. Algunas de esas entidades o pequeños yoes suelen separarse del grupo para ingresar a los mundos infiernos de la naturaleza o reino mineral sumergido, otras de esas entidades gozan reincorporándose en organismos del reino animal inferior, caballos, burros, perros, etc

Los Maestros de la Logia Blanca suelen ayudar a algunos muertos distinguidos que se han sacrificado por la humanidad

Cuando nosotros nos propusimos investigar a Pancho Villa, el gran héroe de la revolución mexicana, lo hallamos en los mundos infiernos obsesionado todavía con la idea de matar, amenazando con su pistola a todos los habitantes del sub-mundo

Sin embargo, este Pancho Villa del reino mineral sumergido no es todo. Lo mejor de Pancho Villa vive en el mundo molecular; ciertamente no ha alcanzado la liberación intermedia que permite a algunos desencarnados gozar de unas vacaciones en los distintos reinos moleculares y electrónicos de la naturaleza, pero permanece en el umbral, aguardando la oportunidad para entrar a una nueva matriz

Eso que se reincorpora a aquél que fue Pancho Villa, no será jamás el Pancho Villa de los mundos infiernos, el terrible asesino, sino lo mejor del General, aquellos valores que se sacrificaron por la humanidad, aquellos valores que dieron su sangre por la libertad de un pueblo oprimido

El desencarnado General, mejor dijéramos, los valores realmente útiles del General, retornarán, se reincorporarán, la gran Ley le pagará su sacrificio llevándolo hasta la primera magistratura de la nación

Hemos citado al General Pancho Villa a modo ilustrativo para nuestros lectores

Este hombre recibió especial ayuda debido al gran sacrificio por la humanidad

Sin embargo, existen en el mundo personas que no podrían recibir esta ayuda, porque si se les quitase todo lo que tienen de animal y criminal, no quedaría nada

Esa clase de bestias humanas deben entrar en las involuciones de los mundos de la naturaleza

Cierto iniciado sufría lo indecible porque en los mundos infiernos fracasaba en todas las pruebas de castidad, a pesar de que en el mundo físico había alcanzado la perfecta castidad. Aquel iniciado se mortificaba, clamaba y suplicaba pidiendo ayuda superior a su propia Madre Kundalini

Su Madre Divina le ayudó; ella, la serpiente ígnea de nuestros mágicos poderes, rogó por él, por su hijo, por el iniciado, y éste fue llamado a juicio ante los tribunales del Karma

Los terribles señores del Karma lo juzgaron y condenaron al abismo, a las tinieblas exteriores donde sólo se oye el llanto y el crujir de dientes

El iniciado, lleno de infinito terror, escuchó la espantosa sentencia, el verdugo cósmico levantó la espada y la dirigió amenazante contra el espantado hermano, pero sintió que algo se movía dentro de su interior y asombrado vio salir de sus cuerpos lunares a un yo fornicario, una entidad que había sido creada por él mismo en antiguas reencarnaciones; la perversa entidad fornicaria ingresó a las involuciones de los mundos infiernos y el iniciado se vio entonces libre de esas internas bestialidades que tanto le atormentaban

Realmente, el ego es una suma de entidades distintas, diferentes. No existe un yo permanente e inmutable, lo único que existe dentro de nuestros cuerpos lunares es el yo pluralizado (legión de diablos)

Publicado en El Collar del Budha

ImprimirCorreo electrónico

Capitulos Relacionados

Con un click en la publicidad apoyas este proyecto

La Biblioteca Gnóstica es un servicio gratuito
Tu donativo ayuda a mantenerlo activo

Realizalo de manera segura
a traves de PayPal