PRANAYAMA CRÍSTICO EGIPCIO

Prana es el gran aliento. Prana es el Cristo Cósmico. Prana es la vida que palpita en cada átomo, como palpita en cada sol.

El fuego arde por Prana: el agua fluye por Prana; el viento sopla por Prana; el sol existe por Prana; la vida que tenemos es Prana. Nada podría existir en el universo sin Prana. No podría nacer el insecto más insignificante, ni brotar la más tímida florecilla sin el Prana.

Prana existe en el alimento que comemos, en el aire que respiramos; en el agua que tomamos, en todo.

Cuando la energía seminal es sublimada y transformada totalmente, provee el sistema nervioso de riquísimo Prana, el cual queda depositado en el cerebro como vino de luz, como energía Crística maravillosa.

Existe una estrecha conexión entre la mente, el Prana y el Semen. Controlando la energía seminal con la fuerza de la voluntad, habremos logrado todo porque la mente y el Prana, quedarán entonces bajo nuestro control.

Aquellos que derraman el semen no podrán jamás en la vida controlar la mente ni el Prana. Esos son los Fracasados.

Quien logre el control sexual, logrará también el control de su mente, y el control del Prana. Esa clase de hombres alcanzan la liberación. Esa clase de hombres logran el Elixir de Larga Vida.

Todos los inmortales que viven con el Cristo Yogui de la India (el divino Babaji), conservan sus cuerpos físicos a través de millares de años sin que la muerte pueda contra ellos. Esos hermanos después de lograr la suprema castidad, consiguieron el control del Prana y de la Mente.

Prana es energía Universal, es Vida, es Luz, es Alegría.

El principal objetivo de la práctica del Pranayama es lograr la unión de los átomos Solares y Lunares del sistema seminal para despertar el Kundalini.

PRACTICA ESOTÉRICA

PRIMERO. Siéntese el devoto, en una silla con el rostro hacia el Oriente.

SEGUNDO. Haga mucha Oración, rogándole a la Divina Madre que le despierte el Kundalini.

TERCERO. El pecho, cuello y cabeza deberán estar en línea vertical. No se debe doblar el cuerpo a los lados, ni hacia adelante o hacia atrás. Las palmas de las manos deben descansar sobre las piernas en forma muy natural.

CUARTO. La mente del devoto debe estar dirigida hacia adentro, hacia la Divina Madre, amándola y adorándola.

QUINTO. Cierre los ojos para que las cosas del mundo físico no lo distraigan.

SEXTO. Tape la fosa nasal derecha con el dedo pulgar vocalizando mentalmente el mantram Ton, a tiempo que respira, o inhala muy lentamente el aire por la fosa izquierda.

SÉPTIMO. Clausure ahora la fosa nasal Izquierda con el dedo índice. Retenga el aliento. Envié el Prana a la Iglesia de Éfeso situada en el coxis para despertar el Kundalini, y pronuncie mentalmente el mantram Sa...

OCTAVO. Exhale ahora lentamente por la fosa nasal derecha vocalizando mentalmente el mantram Han...

NOVENO. Clausure ahora la fosa nasal izquierda con el dedo índice.

DÉCIMO. Inhale la vida, el Prana, por la fosa nasal derecha vocalizando mentalmente el mantram Ton. Retenga ahora el aliento vocalizando el mantram Ra. Clausure las dos fosas nasales con los dedos índice y pulgar. Envíe el Prana al centro magnético del coxis para despertar el Kundalini.

ONCE. Exhale muy lentamente por la fosa nasal izquierda vocalizando mentalmente la sílaba mántrica Han.

DOCE. Esto constituye un Pranayama completo.

TRECE. Seis Pranayamas seguidos deben realizarse al amanecer y al anochecer.

CATORCE. El devoto se levantará de su silla y arrodillará en tierra.

QUINCE. Colocará ahora las palmas de la mano en el suelo tocándose entre sí los dedos pulgares.

DIECISÉIS. Inclinado hacía adelante, postrado en tierra, lleno de suprema veneración, con la cabeza hacia Oriente, apoyará su frente sobre el dorso de las manos, al estilo Egipcio.

DIECISIETE. Vocalizará ahora el devoto con su laringe creadora el poderoso mantram Ra de los Egipcios. Ese mantram se vocaliza alargando el sonido de las dos letras que componen el mantram Ra, así: Rrrrrrrrrrraaaaaaaaaaaa. Vocalícese siete veces consecutivas.

Estos son los diecisiete puntos del Pranayama Egipcio. El mantram Ra, tiene el poder de hacer vibrar el Kundalini y los chacras para despertarlos.

Los Mantrams del Pranayama son Ton Sa HamTon Ra Ham.

Con el Pranayama se despierta el Kundalini. Con el Pranayama se disipan las tenebrosas regiones de las tinieblas y la inercia. Con el Pranayama disipamos la pereza y la torpeza.

El Prana se relaciona con la mente. La mente es el vehículo de la voluntad. La voluntad debe obedecer a la Gran Alma del mundo.

Todos los vehículos internos deben ser controlados con el Pranayama. Prana es la vida.

La fosa nasal derecha es solar. La fosa nasal izquierda es lunar. Los dos testigos se relacionan con las fosas nasales. Las vesículas seminales están unidas a los dos testigos, mediante un par de cordones nerviosos. En última síntesis podemos asegurar que los dos testigos del Apocalipsis nacen en las vesículas seminales. Las dos vesículas seminales son los dos océanos de la vida. Cuéntase que Moisés encontró a su Maestro en la confluencia de los dos océanos.

Nosotros hemos enseñado en este capítulo un Pranayama Egipcio para los devotos del mundo Occidental.

Aquellos que quieran despertar el Kundalini deben perseverar diariamente y durante toda su vida en el Pranayama.

La habitación destinada a la práctica del Pranayama no debe ser húmeda, ni tampoco mal ventilada, o sucia. Debe ser una habitación limpia, pura, aseada. También se debe practicar el Pranayama en el campo, en la montaña, a orillas del mar, etc., etc.

Con el Pranayama transmutamos la energía sexual en energía Crística. Con el Pranayama despertamos el Kundalini y abrimos los chacras totalmente.

El Pranayama es un sistema de transmutación sexual para solteros.

Publicado en El Libro Amarillo

ImprimirCorreo electrónico

Capitulos Relacionados

Con un click en la publicidad apoyas este proyecto

La Biblioteca Gnóstica es un servicio gratuito
Tu donativo ayuda a mantenerlo activo

Realizalo de manera segura
a traves de PayPal