LA REINA DE LOS JINAS

La lanza en ristre, al pecho el fuerte escudo, sobre el arzón el cuerpo amenazante, al héroe amaga el bárbaro sañudo, fijos los ojos, lívido el semblante; sereno el rostro, en ademán forzado, blande el caballero el hierro centelleante, y envueltos entre el polvo que levantan, la tierra en torno al embestirse espantan.

En confusa revuelta la batalla, pelea el caballero por su Dama, todos los hijos de Satán ardiendo en ira se encarnizan, vuela en pedazos la rota malla, crudos golpes los cuerpos martirizan; no hay ceder, no hay calmar, inmoble valla, cruzados hierros mil continuo erizan; hiérense, a herirse tornan y desprecian la muerte hirviendo en cólera y arrecian.

La eterna Dama, el ALMA-ESPÍRITU (BUDDHI), exige siempre de su caballero todo género de inauditos prodigios de valor y sacrificio.

Ella, la Divina Esposa Perfecta, es Ginebra, la Reina de los JINAS, aquella que a Lanzarote escanciaba el vino.

Delicioso vino de la espiritualidad trascendente, en las copas Iniciáticas de SUKRA y de MANTI...

Copas que no son, en suma, sino el Santo Grial en su significación de Cáliz de la suprema bebida o néctar Iniciático de los Dioses Santos.

Afortunadamente el perro Cerbero (el instinto sexual), guía la traílla que ayuda al caballero en su descomunal aventura.

Hércules cogió a Cerbero, el perro de tres cabezas, y, a pesar de sus ladridos le sacó fuera del Tártaro, atado por el collar...

Antro horrible donde aúlla Cerbero, prodigio de terror, que con sus ladridos, sus tres enormes cabezas chatas y su cuello rodeado de serpientes, llena de espanto a todos los difuntos...

Cerbero, "Perro Guía"; agradecido conduce por la senda del filo de la navaja al caballero que es capaz de sacarle de las torturas del infierno.

Cerbero hundido entre los infiernos atómicos del hombre, emancipado se convierte en el mejor guía del Iniciado.

Perro maravilloso (Libido sexual), jalando la cadena orienta al Adepto que busca a su Bienamada...

¡Dichoso el caballero que después de la dura brega celebre sus esponsales con la Reina de los JINAS!...

Escrito está con letras de oro en el libro de la vida, que dentro del BUDDHI cual vaso de cristal puro y transparente, arde milagrosa la llama de PRAJNA (El Ser).

Preciosa DAMA-ESPÍRITU, eternal esposa adorable, mujer ideal; Buddhico encanto del amor.

Aceptadme en graciosa honra como siervo y esclavo que de vos soy. Sé amada mía que no soy digno de ti...

Mas, noble Dama Divinal, no oso pediros sino que permitáis mi rendido servicio. Que en todo cuanto en mí esté os serviré como fiel vasallo.

¡Ved... Rendido a vos, con todo mi afán y celo, así me entrego a vuestro albedrío por entero!...

Bien saben los Divinos y los humanos que el Señor de Perfección (El ATMAN Teosófico), tiene dos almas, tú y yo... (El Buddhi y el Manas superior o causal)...

No ignoran los pocos sabios que en el mundo han sido, que tú eres mi adorada y que yo soy tu adorador...

¿Es la luz del día la que me ilumina o es el recuerdo de tu presencia? Por doquiera que dirijo mi vista el mundo me parece lleno de tu imagen. En el rayo de sol que vacila en el agua y que juguetea entre las hojas, no veo más que la semejanza de tus ojos...

¿En qué consiste este cambio que ha alterado mi ser y que ha hecho variar el aspecto del Universo?

No voy a buscar remedio alguno a tus pruebas. A todas cuantas me impongas me someto. Tu súbdito soy... y tú mi reina. Lo proclamo en voz alta y de ello me glorío. En verdad que morir por ti ha de ser la dicha mayor.

Una noche de indiscutibles delicias tuve la dicha de encontrar a mi Bienamada en el paraje secreto de una montaña.

Por el sendero solitario avanzaba lentamente la carroza de mi prometida...

Dice la leyenda de los siglos que la Marquesa de Beaupré se paseaba en un coche de singular belleza, pues estaba hecho de porcelana pura; Pero la carroza triunfal de mi WALKIRIA adorable, parecíase más bien a aquel coche que en los tiempos del "rococó" usara la mujer del Duque de Clermont: carruaje espléndido con tronco de seis caballos, los cuales llevaban herraduras de plata y las ruedas de aquél, llantas del mismo metal.

"Prendiste mi corazón, hermana, esposa mía";

"Has apresado mi corazón con uno de tus ojos".

"Con una gargantilla de tu cuello".

"¡Cuán hermosos son tus amores, hermana, esposa mía!".

"¡Cuán mejores que el vino tus amores!".

"¡Y el olor de tus ungüentos que todas las especies aromáticas!".

"Como panal de miel destilan tus labios, Oh esposa".

"Miel y leche hay debajo de tu lengua; y el olor de los vestidos como el olor del

Líbano".

"Huerto cerrado eres, hermana mía, esposa mía; fuente cerrada, fuente sellada".

"Tus renuevos son paraíso de granados, con frutos suaves, de flores de alhaña y nardos".

"Nardo y azafrán, caña aromática y canela, con todos los árboles del incienso; mirra y áloes, con todas las principales especies aromáticas".

"Fuente de huertos, pozo de aguas vivas, que corren del Líbano".

(Véase «el Cantar de los Cantares»: Biblia, antiguo Testamento).

La carroza triunfal de mi adorada se detiene ante un alcázar de pórfido luciente, de la riqueza y esplendor de oriente, los muros y artesones abrillanta...

El espléndido vehículo se estaciona ante las puertas de bronce refulgente que con tanta majestad espantan...

Pronto se ve allí cercado el carruaje por amable coro; distinguidos caballeros, príncipes y nobles; hermosas damas y delicados niños...

Alguien da una señal y yo obedezco; avanzo hacia la carroza del amor; veo a través de los cristales de la dicha a mi WALKIRIA...

"¡Cuán hermosos son tus pies en las sandalias, Oh hija de príncipe! Los contornos de tus muslos son como joyas, obra de mano de excelente maestro".

"Tu ombligo como una taza redonda que no le falta bebida. Tu vientre como un montón de trigo cercado de lirios".

"Tus dos pechos, como gemelos de gacela. Tu cuello, como torre de marfil; tus ojos, como los estanques de Hesbón junto a la puerta de Bat-rabin".

"Tu nariz, como la torre del Líbano, que mira hacia Damasco. Tu cabeza encima de ti, como el Carmelo; y el cabello de tu cabeza como la púrpura del Rey suspendida en los corredores".

(Véase el Cantar de los Cantares: Biblia, Antiguo Testamento).

Vestida ella con el vestido nupcial, el traje de bodas del alma, ha llegado mi prometida en su resplandeciente coche para los esponsales.

Desposarme ante el Ara Santa con mi Alma Gemela, el BUDDHI Teosófico. ¡Qué dicha Dios mío!... empero se me dijo que debía aguardar todavía un poco...

La viril suministradora de la fuerza de lo alto, me aplazaba y yo sufría con paciencia infinita...

Hube entonces de sumergirme profundamente en los sacros misterios de Mina, las pavorosas tinieblas de un amor que es de la muerte hermano gemelo...

Trabajé intensivamente en la SUPEROBSCURIDAD del silencio y el secreto augusto de los sabios...

Tuve que aguardar por un tiempo y tiempos y la mitad... empero yo suspiraba por Ginebra, la Reina de los Jinas...

Cierta noche... las estrellas resplandeciendo en el espacio ovni-abarcante, parecían tener un nuevo aspecto...

Lejos del mundanal bullicio me encontraba en Samadhi; la puerta de mi recámara permanecía herméticamente cerrada...

Entonces pude celebrar las Bodas Alkímicas; ella entró en mí y yo me perdí en ella...

En esos instantes de bienaventuranza brilló intensivamente el Sol de la media noche, el Logos Solar...

Me sentí transformado en forma íntegra. La Iglesia de LAODICEA, el famoso chacra SAHASRARA, el LOTO DE LOS MIL PÉTALOS, la corona de los Santos resplandeciendo en la Glándula Pineal, me trajo legítima felicidad... (PARAM ANANDA).

En esos momentos de beatitud suprema me convertí realmente en un auténtico y legítimo "BRAHMA-VID VARISHTA".

Los mil Yogas Nadis del SAHASRARA me conferían de hecho poder sobre ciertas fuerzas de la naturaleza...

BUDDHI, mi GINEBRA, además de llevar el SHIVA-SHAKTI-TATTVA al máximum de actividad vibratoria, había puesto el PADMA coronario en cierto estado de intensificadas funciones místicas...

Entonces me vi convertido en el Mensajero de la Nueva Era Acuaria, enseñándole a la humanidad una doctrina tan nueva y tan revolucionaria... (Y sin embargo, tan antigua).

Cuando abrí la puerta de mi recámara, el Ojo de Diamante (la Pineal), me permitió ver innumerables enemigos. Es obvio que la difusión de la Gnosis en su forma revolucionaria aumentará cada vez más el número de mis adversarios.

No está de más decir que después de este gran evento cósmico, hubo de realizarse la ceremonia nupcial en el templo... Mucha gente asistió a este gran festival del amor...

Publicado en El Parsifal Develado

ImprimirCorreo electrónico

Capitulos Relacionados

Con un click en la publicidad apoyas este proyecto

La Biblioteca Gnóstica es un servicio gratuito
Tu donativo ayuda a mantenerlo activo

Realizalo de manera segura
a traves de PayPal