LA MAGNIFICENCIA DEL CRISTO Y LA MISERIA DEL EGO

 La Magnificación del Cristo y la Miseria del Ego Ha llegado, pues, el instante preciso en que todos nos hemos encontrado aquí, en este bosque, para un intercambio mutuo de impresiones. Realmente, somos una gran familia llamada a transformar el mundo. Antes que todo, conviene que cada uno de nosotros se preocupe por transformarse a sí mismo. Si nosotros a sí mismos nos transformáramos, transformaríamos al mundo; y como quiera que ese es nuestro anhelo necesitamos trabajar sobre sí mismos...

[El Maestro se sube a algún lugar para continuar hablando].

¡Aquí les quedo un poquito más alto!... Estamos, como ustedes ven, en un lugar muy hermoso, rodeado de árboles muy preciosos, hay un Monasterio antiguo aquí, que está ante la vista de cada uno de nosotros...

Incuestionablemente, la parte mística es lo fundamental; EL CRISTO ÍNTIMO ES LO QUE CUENTA...

Este Monasterio, estos árboles, tienen cierto sabor crístico delicioso que nos invita a la Transformación Espiritual...

Mucho se ha hablado sobre el Cristo Histórico; mucho se ha hablado sobre Jesús de Nazareth como Gran Mensajero, pero ha llegado el momento de pensar en el Cristo Íntimo: Cristo es una realidad de instante en instante, de momento en momento; el Cristo Íntimo es lo que cuenta, él puede transformarnos totalmente, él adviene a nosotros cuando el Ego ha muerto. Debemos trabajar intensivamente sobre nosotros mismos disolviendo los elementos indeseables que en nuestro interior cargamos, así vendrá el Cristo a nosotros...

Hermanos, el momento ha llegado en que la humanidad aprenda a comprender mejor el ESOTERISMO CRÍSTICO SOLAR; el instante ha llegado en que nosotros busquemos al Cristo dentro de nosotros mismos, aquí y ahora.

El nos da Poder sobre todo lo que es, sobre todo lo que ha sido, sobre todo lo que será. Quien encarne al Cristo adquiere Poder sobre el Fuego, sobre el Aire, sobre las Aguas, sobre la Tierra. Quiero demostrarles ahora a ustedes, prácticamente, EL PODER DEL CRISTO; y se lo voy a demostrar disolviendo una pequeña nubecilla que hay allí. ¿La ven ustedes, esa chica de ahí? La voy a desintegrar en 4 minutos. Siéntense por favor...

Ahí esta ante la vista, desintegrándose, ¡véanla!... Ahí se las desintegré para que vean ustedes el Poder del Cristo Íntimo, él actúa sobre toda la Naturaleza. Pero voy a desintegrarles una más grandecita. Esta que está al lado derecho. ¿La ven?... ¡Ahí se las desintegré! ¿Están satisfechos?...

D. Sí, Maestro...

M. Así pues, el Cristo encarnado en un hombre tiene poder sobre la Naturaleza entera, sobre el Cosmos, sobre el Fuego, sobre el Aire, sobre las Aguas, sobre todo lo que es, sobre todo lo que ha sido, sobre todo lo que será. A mí me gusta hablarles a ustedes con hechos...

Así pues, mis caros hermanos, les invito a seguir el CAMINO DEL CRISTO INTERIOR; a pensar en Cristo, no como un personaje histórico, sino como en una Fuerza Íntima. El Cristo es el Logos; y el Logos existe en todo lo que es, en todo lo que ha sido y en todo lo que será. Es una fuerza como la Electricidad, como el Magnetismo, como la Fuerza de la Gravedad, etc... Esa Fuerza extraordinaria se expresa a través de cualquier hombre que este debidamente preparado.

Nosotros lo que necesitamos es DISOLVER NUESTROS DEFECTOS psicológicos, acabar con nuestros errores, reducir a cenizas el Ego para que el Cristo venga a nosotros ¡El Cristo Íntimo! Ese que a podido ahora desintegrar, en presencia de ustedes, dos nubes. Hasta aquí mis palabras, hermanos. Continuaremos nuestra excursión. ¡Paz Inverencial!

D. ¡Paz Inverencial! [...]

M. Ahora, todos los hermanos, debidamente concentrados, cantaremos nuestro poderoso mantram AUM.

AAAAAAAAOOOOOOOOMMMMMMMM. [Repiten]...

TAT. [Repiten así: TAAAAAAAAT].

SAT. [Repiten así: SAAAAAAAT].

Bueno, tengo que decirles que están muy mal cantados. Así no es. Voy a cantarlos yo primero, solo, para que luego aprendan. De manera que parece que los hermanos cantan estos mantrams en forma equivocada, por allá en sus respectivos lugares donde trabajan esotéricamente. Voy a cantarlos yo primero:

AAAAAAAAOOOOOOOOMMMMMMMM

TAT, SAT, TANNNNNN, PAAANNN, PAAZ

Así es. Repítanlo, pues. [Lo repiten].

Estos mantrams hay que saberlos cantar, siempre correctamente, para que produzcan y surjan su efecto... La Magnificación del Cristo y la Miseria del Ego ...a derecha sobre la izquierda, se bajan las manos y ya está ahí, claro, el signo del microcosmos...

Vuelvan a formarse... Ah, bueno, ahora se van a sentar en el suelo, porque voy a darles una plática:

Bien, hermanos, aquí, todos reunidos, debemos platicar profundamente; debemos de examinar todos nuestros puntos de vista, en relación, precisamente, con lo que nos interesa...

Ante todo tenemos que inquirir, indagar, buscar; pero, ¿qué es lo que nosotros buscamos? ¿Qué es lo que queremos? ¿Qué es lo que deseamos? Estamos aquí por algo y para algo. Entonces, ¿para qué estamos aquí?

Obviamente tenemos algunas inquietudes y esto es algo que ustedes sienten; debemos pues saber cómo resolver estas inquietudes, en qué forma trabajar, y eso es lo importante.

Todos sentimos que hay algo; algo que la humanidad desconoce. Todos sentimos que hay Fuerzas, maravillas de la Creación que la gente ni remotamente sospecha. Buscamos algo, pero, ¿qué es lo que estamos buscando? ¿Qué es lo que anhelamos?

Si fuéramos felices no estaríamos buscando nada, ¿verdad? Pero no somos felices, por eso buscamos; sentimos una inquietud, o una serie de inquietudes íntimas; sabemos que hay algo más, que este mundo doloroso, pues, no es todo. ¡Eso lo sabemos! Y nosotros buscamos ése algo más... Ha llegado la hora, hermanos, de las grandes reflexiones...

Hemos leído libros muy hermosos. ¿Quién no ha oído hablar alguna vez de “Las Mil y Una Noches”? Hemos leído los cuatro Evangelios: Los milagros que hacía el GRAN KABIR JESÚS, apaciguando las tempestades, calmando los vientos, etc... A las gentes les parece imposible. Pero ya les demostré a ustedes que no es imposible desintegrar una nube (en presencia de ustedes desintegre, hoy, dos nubes). También podemos calmar una tempestad, o desatar un huracán si queremos. To-dos esos Poderes existen en realidad, en estado latente en cada uno de nosotros, en cada uno de ustedes, y se pueden desarrollar. De manera pues, que lo de “Las Mil y Una Noches” no es una fantasía como se supone. No es una fantasía los milagros del Gran Maestro Jesús de Nazareth, ni es una fantasía tampoco los milagros de los Apóstoles...

Pero, hay algo que buscar. ¿Qué es lo que estamos buscando? ¿Qué es lo que queremos? Todos anhelamos. ¿Qué es lo que estamos anhelando? ¿Por qué si anhelamos, si de verdad sentimos lo que estamos sintiendo, vivimos en este estado tan doloroso en el que nos encontramos?, ¿por qué? ¿Por qué sufrimos? Son enigmas que tenemos que resolver...

Hermanos, los invito pues a la reflexión... ¿Qué es lo que nos impide a nosotros estar en comunicación con las criaturas invisibles de la Naturaleza? ¿Qué es eso que nos impide a nosotros entrar en la Dimensión Desconocida? Si otros pudieron hacerlo, ¿por qué nosotros no podemos? Dicen que hay Santos que levitaban, ¿por qué no podemos hacerlos nosotros?...

Dicen que el discípulo de Gautama (el BUDDHA Sakyamuni), ANANDA, en presencia de todos los de la congregación atravesó una roca de lado ha lado, sin recibir daño alguno, ¿qué pasa con nosotros? ¿Por qué no podemos hacerlo?... Las gentes modernas se ríen de todas esas cosas, las consideran meras fantasías, tonterías sin la menor importancia, etc.

Se creen muy sabios los ultramodernos, mas nada saben sobre los Misterios de la Vida y de la Muerte. Eisenhower murió rodeado de doctores; Stalin, en Rusia, murió rodeado de los mejores cirujanos de la época; y todos se mueren. Entonces, ¿dónde está la ciencia de los sabihondos? ¿Por

qué no han logrado alargar la vida más allá de lo normal? ¿Por qué tiene uno que envejecerse como todos y morir? Muchos pseudo-sapientes, eruditos en gran manera, se mueren como todos, entonces, ¿en qué quedó la ciencia de estos científicos modernos? ¿Por qué tantas teorías, sino son capaces de defender la vida humana que es lo que más vale? ¿Para qué queremos su ciencia? Si tenemos que morirnos como se mueren todos, entonces, ¿donde está la ciencia de los sabios?...

Yo les invito a ustedes a que reflexionemos un poco, a que nos apartemos un “tantito” de todo ese podridero de teorías que tenemos en la ciudad, para que reflexionemos: Entiendo que la Naturaleza está dentro del hombre; entendemos que el hombre está dentro de la Naturaleza. Pero afirmarlo por afirmarlo, sencillamente porque tenemos que afirmarlo, sencillamente porque tenemos que decir algo, tampoco nos llena.

NECESITAMOS EXPERIMENTAR. ¡Sí, experimentar!, eso es lo que necesitamos. Pero hay algo que nos impide experimentar ¿Cuál es ése algo? Los Psicólogos nos hablan del Yo psicológico, del Yo de la psicología experimental, etc, pero nosotros vamos adelante con una Psicología mas profunda, con una Psicología Revolucionaria, rebelde. Sabemos, en verdad, que dentro de nosotros hay ingentes Poderes, pero necesitamos que estos Poderes se expresen a través de nosotros y no se logra, ¿qué sucede? Es indispensable, la hora ha llegado en que descubramos la causa de nuestro dolor...

El Yo psicológico es una realidad que nadie puede negar. Todo tenemos un Yo, y sabemos que lo tenemos. Cuando golpeamos a una puerta y alguien nos pregunta: “¿Quién es?” Respondemos: “Yo”... Así pues, nadie puede negar al Yo psicológico. Pero, este Yo psicológico, ¿qué es? ¿Habría alguna forma de fotografiarlo? ¿Una pantalla de radar capaz de registrarlo? ¿Alguna placa muy sensible que pudiera, en verdad, grabarlo?...

No hay duda de que en un porvenir existirán las posibilidades más extraordinarias, cual la de poder fotografiar al Yo de la psicología, no está lejos eso. Ya se han logrado fotografiar las Ondas Mentales, ya se ha podido fotografiar el FONDO VITAL ORGÁNICO (se le denomina “Cuerpo Bioplástico”. Bien sabemos que es el cuerpo vital del Esoterismo Crístico). No es pues extraño que en un futuro se puedan fotografiar los distintos elementos que constituyen el Yo; de eso no debemos nosotros sorprendernos.

Así, hermanos, les invito a reflexionar: Cuando el Yo no existía, lo único que existía dentro de nosotros era eso que se llama la “Conciencia”, la “Esencia”, lo que tenemos de Alma. Entonces la vida era hermosa, bella; no existía ni lo mío ni lo tuyo, y todo era de todos, y cada cual podía coger del árbol del vecino, sin temor alguno. Esa era la EDAD DE ORO, la Edad de los Titanes, la edad en que los ríos de agua pura de vida manaban leche y miel...

El cuerpo humano en aquella edad parecía una caja de resonancia que registraba todas las ondas de la Naturaleza y del Cosmos: Los ojos no se habían atrofiado como ahora, cualquier ser humano podía percibir la mitad de un HOLTAPAMNAS. ¿Qué se entiende por un Holtapamnas? La mitad de las tonalidades del color. Un Holtapamnas tiene exactamente cinco millones y medio de tonalidades del color. Desgraciadamente, cuando el Yo nació en nosotros, debido a las diversas equivocaciones cometidas se atrofió el sentido de la vista, se fue degenerando cada vez más. Y hoy, apenas si percibimos las siete Tonalidades del color, los siete Colores básicos del prisma solar. La vista está degenerada...

Todavía, en la época de la antigua Babilonia la vista no se había degenerado tanto. La Escuela de Pintores de Babilonia podía registrar millares de tonalidades del color. Lo mismo ha sucedido con las otras FACULTADES: Cuando el Yo fue desarrollándose en cada uno de nosotros, la Conciencia se fue enfrascando, se fue embotellando, se fue quedando atrapada por el tal Yo, y las capacidades para poder oír, tocar y palpar, también se fueron degenerando...

En la LEMURIA cualquier ser humano podía usar, articular, 51 VOCALES. ¡Oiganlo bien!: 51 vocales y 300 CONSONANTES. Mas con el desarrollo del Yo dentro de nosotros mismos, la capacidad hablativa se fue degenerando, y hoy, apenas si logramos articular las vocales y consonantes de nuestro alfabeto...

El olfato, todavía en Babilonia estaba muy desarrollado; existió una escuela que se dedicó, exclusivamente, al estudio del olfato. El Rey... La Magnificación del Cristo y la Miseria del Ego ...de aquella época cerró esa escuela, debido a que los discípulos de la misma descubrieron, pues, los malos manejos del gobierno. Eso no le convenía, naturalmente, al Rey, y por eso cerró la escuela. Todos los negocios turbios eran registrados por el olfato de los discípulos de esa escuela...

En otros tiempos conocí yo en el Pacífico las Islas Malabares, siete Islas maravillosas... Me asombraba siempre al pasar por allí, ver a los habitantes de tales islas. Eran gigantes de hasta tres metros de estatura; los huesos eran elásticos; la oreja era doble, pues un tabique que estaba en medio les daba doble oído; tenían dos lenguas, y podían hablar con dos personas diferentes, con dos interlocutores en distinto idioma a la vez...

Manejaban serpientes... Recuerdo que cada vez que por allí pasaban los buques, los veía manejando culebras, curaban con serpientes. Bien sabemos nosotros que la cascabel cura el cáncer. Eso está ya demostrado, aunque los hombres de ciencia oficial lo rechacen.

Aquellos habitantes de las Malabares, ¿qué se hicieron aquellas gentes? Desaparecieron. De la noche a la mañana, nada se supo sobre las Malabares, absolutamente nada...

Los Esoteristas sabemos muy bien lo que sucedió. Lo que voy a decirles no lo aceptarían los intonsos científicos de esta época, los dechados de sabiduría, los pseudo-sapientes ultramodernos que se lo saben todo y no saben nada. Pero la cruda realidad fue, que los habitantes de las Malabares fueron debidamente seleccionados por el Rey del Mundo, por MELQUISEDEC, Rey de Salem. (“Ni padre, ni madre, ni linaje alguno conocido”, hablando en el sentido terrenal, como dice Pablo de Tarso. Porque el Padre del Divino MELQUISEDEC es una realidad y su Madre Divina otra).

Pero hablemos de MELQUISEDEC como Hombre. Él seleccionó pues a aquellas gentes y se las llevó para su Reino subterráneo, para AGARTHI. (Hay un Reino subterráneo aunque muchos lo negasen. Las entradas a tal reino las conocen más de medio millón de personas en el Asia). Allí vive MELQUISEDEC, Rey de Salem, y es precisamente él, MELQUISEDEC, el Genio de la Tierra. Bien sabemos nosotros que el Gran Kabir Jesús, dio testimonio de MELQUISEDEC...

Sí hermanos, reflexionemos un poco: Claro, esos seres no habían desarrollado el Ego, y por eso podían hacer prodigios y maravillas. Fueron seleccionados...

El Ego es un conjunto de elementos indeseables que viven en nuestro interior. Si son reales las amibas, si son reales las lombrices en el estómago, los microbios en todo el cuerpo, ¿por qué no van a ser reales los diversos elementos inhumanos que constituyen el Ego? ¡Claro que son reales!

Entre esos elementos indeseables ESTÁ EMBOTELLADA LA CONCIENCIA, la Esencia, la parte Anímica de nosotros. Debido a eso, desgraciadamente, los seres humanos han perdido el Poder sobre la Naturaleza; ya no son capaces de entrar en la Tierra Prometida, en los Campos de Olisis, en el Edén donde los ríos de agua pura de vida manan leche y miel...

SI DESTRUIMOS EL EGO NACE LA LUZ, quedamos iluminados, despertamos; empezamos a ejercer poderes sobre el Fuego, sobre el Aire, sobre las Aguas, sobre la Tierra. Necesitamos que el Ego sea disuelto, desintegrado; todos lo llevamos adentro y hay que destruirlo. Si no actuamos en esa forma, no TENDREMOS EL PODER para manejar los Poderes del Fuego, del Aire, de las Aguas y de la Tierra; pero si nosotros destruimos el Ego, si lo desintegramos, si lo reducimos a cenizas, obviamente vendrán para nosotros los Poderes y la Luz y la Sabiduría y el Amor auténtico, pero hay que acabar con el Ego, desintegrarlo, hay que reducirlo a cenizas, a polvo de la tierra, a polvo cósmico...

Ira, codicia, lujuria, envidia, orgullo, pereza, gula, son los siete elementos más destructivos que cargamos dentro y constituyen el Ego. Dicen que Jesús de Nazareth sacó del cuerpo de la Magdalena siete Demonios. Pues ésos son los siete Pecados Capitales, que si los multiplicamos por otros siete, y otros tantos siete, y más, y más, tendremos Legión. Cada uno de nosotros en su interior carga Legión, en el Evangelio al poseso se le llama “Legión”:

“¿Cuál es tu nombre?”

“Le dijo: Legión”.

Cada uno de nosotros es Legión, pero Legión de Demonios. Desgraciadamente, en esas condiciones nuestra Conciencia está embotellada entre la Legión, metida dentro de cada Demonio. Por eso somos incapaces, por eso no tenemos la auténtica Iluminación, por eso ya no podemos manejar los Elementos de la Naturaleza, etc. Pero si destruimos la Legión, si dejamos de ser Legión (como nos llama el Evangelio), entonces quedará en nosotros, otra vez, la Conciencia libre, sin manchas, pura, limpia, recta.

Así pues, hermanos, ha llegado la hora de comprender la necesidad de DISOLVER EL EGO, de reducirlo a cenizas, de convertirlo en polvo de la Tierra, en polvo cósmico. Todo ser humano tiene por lo común un 3% de Conciencia Despierta y un 97% de Conciencia Dormida, cuando eliminamos determinados elementos indeseables, que en nuestro interior cargamos (sea ira, sea codicia, sea lujuria, sea envidia, sea orgullo, pereza o gula, etc), aumenta el porcentaje de Conciencia, porque la Esencia enfrascada entre tales elementos indeseables se emancipa, y así podemos llegar a tener un 4% de Conciencia Despierta y un 5 y un 10%, etc.. Quien llegue a tener un 50% gozará de una Gran Iluminación. Pero para llegar a quedar completamente iluminados y resplandecientes, se necesita por lo menos un 100% de Conciencia Despierta. Ahora van viendo los hermanos que es necesario despertar.

Ustedes están dormidos; desen cuenta que están dormidos. Ustedes no están despiertos; el mundo no es como ustedes lo están viendo, ustedes lo están viendo en sueños; ustedes no han visto el mundo todavía, lo están viendo a través de su fantasía, a través de su sueño, pero ustedes no conocen el mundo, no lo han visto; viven en él y creen que lo conocen, pero no es como ustedes creen que es. Es diferente y tiene siete DIMENSIONES BÁSICAS, fundamentales, pero ustedes no las conocen.

Ustedes necesitan salir del Estado Hipnótico en que se encuentran; cuando ustedes salgan de ese estado, VERÁN EL MUNDO COMO ES: Verán el aire de diversos colores; en vez de estos árboles físicos, verán ustedes a los Elementales gigantescos de los árboles; la tierra la verán muy distinta, verán que es un organismo vivo, y ustedes están agarrados a la epidermis de ese organismo, de ese animal viviente que llaman “Tierra”. Lo verán muy diferente. Hasta ahora no lo han visto, ustedes no conocen el planeta Tierra.

Y los pseudo-cientifistas (esos sabihondos ultramodernos del Anticristo) mucho menos. Nada saben de nada. Los científicos del Anticristo no solamente ignoran, sino además, ignoran que ignoran. Creen que saben mucho, cuando en verdad nada saben. Y no solamente no saben, sino además, no saben que no saben...

¡DESPIERTEN HERMANOS! Salgan de su letargo en que se encuentran. ¡Despierten! Mas, el despertar, solamente es posible eliminando los elementos indeseables que en su interior cargan. La parte práctica de todo esto es fundamental. Si yo no les hablara a ustedes ahora de la parte práctica, de cómo desintegrar esos elementos indeseables para conseguir el Despertar y ver el mundo tal como es, pues aquí habría perdido el tiempo, nada les habría dicho. Pero yo les invito a ustedes a la Autoobservación Psicológica; les invito a entrar en el terreno de una Psicología Experimental, revolucionaria, rebelde, a salir en el estado de coma en que se encuentran...

Muy fácil aceptan los dormidos que tienen un cuerpo de carne y hueso, porque lo pueden tocar físicamente, pero cuesta trabajo que acepten una Psicología, porque esa sí que no la pueden ver, ni tocar. Cuando alguien acepta, en verdad, que tiene una Psicología, comienza a observarse a sí mismo. Y cuando alguien comienza a observarse a sí mismo, pues, obviamente, se convierte en una persona distinta, en una persona diferente, en alguien que tiene inquietudes íntimas, en alguien que quiere cambiar, en alguien que quiere despertar.

Es en el terreno de la vida práctica donde nosotros debemos AUTODESCUBRIRNOS, en relación con las gentes en nuestra propia casa, en relación con nuestros amigos. En el café, en el restaurante, en la fábrica, si estamos alertas y vigilantes como el vigía en época de guerra, podremos ver nuestros defectos, es obvio que los errores escondidos afloran entonces espontáneamente y entonces los vemos. Defecto descubierto, debe ser COMPRENDIDO profundamente, en todos los Niveles de la Mente, defecto descubierto debe ser debidamente ELIMINADO.

Eliminar, eso es lo fundamental: Eliminar. No podríamos eliminar sin haber comprendido. Uno puede eliminar un error cuando sabe que lo tiene y cuando lo ha entendido, de lo contrario, ¿cómo lo elimina? Pensemos en eso mis estimables hermanos: Eliminación. Mas, ¿cómo eliminar? Todos los pueblos rindieron culto a Tonantzin, a María, Maya, Isis, Adonia, Rea, Cibeles, etc. Los pueblos antiguos de Anáhuac fueron serpentinos, en un ciento por ciento. Bien sabemos que ese eterno femenino, Dios-Madre, como se le dice en esoterismo crístico, está simbolizado por la cobra sagrada de los antiguos misterios, la serpiente ígnea de nuestros mágicos poderes, que los indostanes llamaban siempre Kundalini.

Si uno ha comprendido que tiene tal o cual defecto de tipo psicológico, y que ese defecto es un obstáculo para llegar a la sabiduría, pues debe concentrarse en esa cobra sagrada de los antiguos misterios llamada por los orientales Kundalini; suplicarle de verdad, en forma enfática, como suplicaban en los antiguos misterios los discípulos de Isis a su bendita Madre, que desintegre el defecto que nosotros hemos comprendido íntegramente en todos los niveles de la mente. Pueden estar ustedes seguros que Devi-Kundalini Shakti nos ayudará a condición de una conducta recta.

Por ese camino iremos desintegrando, reduciendo a cenizas, convirtiendo en polvareda cósmica nuestros defectos psicológicos. La mente por sí sola jamás podría alterar fundamentalmente ningún defecto de tipo psicológico. La mente puede rotular los defectos con distintos nombres, pasarlos de un departamento del entendimiento a otro, esconderlos de sí misma y de los demás, justificarles o condenarles, mas no alterarlos radicalmente.

Necesitamos de un poder que sea superior a la mente. Afortunadamente ese poder existe en cada uno de nosotros, quiero referirme en forma enfática a Devi-Kundalini Shakti. Sólo con ese poder trascendental podemos en verdad nosotros eliminar los diversos elementos dentro de los cuales está embotellada la Conciencia. Si desintegramos tales elementos viene el despertar; se adquiere el poder sobre el fuego, sobre el aire, sobre las aguas, sobre la tierra, sobre la naturaleza entera, sobre el cosmos...

Creo que los hermanos van comprendiendo la necesidad de desintegrar sus errores, desembotellar la Conciencia, hacerla libre. Nadie puede saber lo que es la verdadera libertad, en tanto la Conciencia esté metida entre la mazmorra inmunda del Yo psicológico. Nadie podrá saber qué cosa es la Felicidad, en tanto la Conciencia continúe enfrascada entre la mazmorras inmunda del Yo. Nadie podría saber, realmente, qué es la VERDAD, en tanto no la experimente. Y nadie puede llegar a experimentar la Verdad, mientras la Conciencia esté metida entre el mí mismo, entre el Yo mismo, entre mi Persona, entre lo que Yo soy, entre lo que es cada uno de ustedes. La Verdad no es cuestión de teorías, ni de conceptos, ni de suposiciones, la Verdad hay que verla, tocarla, palparla, hay que experimentarla, como cuando uno mete el dedo en el fuego y se quema...

Una opinión, por muy respetable que sea, no es la Verdad; una idea sobre la Verdad no quiere decir que sea la Verdad; un concepto, por sabio que sea, sobre la Verdad, tampoco es la Verdad; la Verdad es lo desconocido de instante en instante, de momento en momento; la Verdad hay que experimentarla y solamente puede ser experimentada en ausencia del Yo. Es necesario volver polvo al Yo para que la Verdad quede en nosotros.

Jesús el Cristo dijo: “Conoced la verdad y ella os hará libres”. Es necesario que la Verdad sea conocida, y no puede conocerse sino se experimenta; y no se puede experimentar sino en ausencia del Yo. Necesitamos, pues, desintegrar al Yo, volverlo polvo, para que quede en nosotros la Verdad. Entonces estaremos llenos de plenitud, habrá felicidad en nuestros corazones, dicha sin límites; veremos el mundo como es y no como aparentemente es; escucharemos las más sublimes sinfonías del Cosmos inefable; gozaremos de una Bienaventuranza sin límites; estaremos en estado de Beatitud perfecta; toda lágrima desaparecerá de nosotros, ya no habrá más dolor. En tanto continúe el Yo vivo tendremos que sufrir: Las raíces del dolor las cargamos dentro de nosotros mismos, no fuera; está en los distintos defectos que en nuestro interior cargamos.

El mundo es muy distinto... Ha llegado la hora de “morir” para ver el mundo como es. Así, mis queridos hermanos, les invito a la disolución del Yo, del mí mismo, del sí mismo. Sólo así podrán ustedes gozar de la Felicidad auténtica...

Bien, mis caros hermanos, ahora voy a limitarme a escuchar preguntas y después impartiremos, con ayuda del Espíritu Santo, el Don de Sanidades. A ver hermano.

Discípulo. Nosotros, en realidad, llevamos al Cristo o tenemos que encarnarlo?

Maestro. El Cristo Íntimo HAY QUE ENCARNARLO. Él es como la Electricidad, como la Fuerza de Gravedad, está instalado en cada átomo del Cosmos, subyace en el fondo profundo de todo lo que es, de todo lo que ha sido, de todo lo que será; no es un individuo humano o Divino, él está más allá de la Personalidad, y del Yo, él es lo que es, lo que siempre ha sido y lo que siempre será. Es la vida que palpita en cada átomo, como palpita en cada sol. ¡Hay que encarnarlo! Al que sabe, la palabra da poder, nadie la pronunció, nadie la pronunciará sino solamente aquél que lo tiene en

carnado. Hay que encarnar al Verbo. Escrito está: “En el principio era el Verbo, y el Verbo estaba con Dios, y el Verbo era Dios, y por él todas las cosas fueron hechas, y sin él nada de lo que es hecho hubiera sido hecho”... Hay que encarnarlo. Se encarna siguiendo la Senda la Cristificación, disolviendo los elementos indeseables que en nuestro interior cargamos, transmutando la Libido Sexual citada por San Agustín, trabajando en la Forja de los Cíclopes... ¿Alguna otra pregunta?

D. La Magnificación del Cristo y la Miseria del Ego

M. SONÁMBULOS SON TODOS los seres que pueblan la faz de la Tierra. Sonámbulos son todos esos millones de seres humanos que van y vienen por la calles de la ciudad. Sonámbulo es el gerente que atiende en su gerencia, y el mísero peón que trabaja en su tierra. Sonámbulos sois todos estos humanoides intelectuales, así pues hermano no te preocupes por eso del sonambulismo, que “si por allá llueve por aquí no escampa”.

D. Maestro, ¿cómo uno puede valorar que está trabajando adecuadamente en la disolución del Yo?

M. El sentido de la Autoobservación Psicológica deberá desarrollarse poco a poco; se desarrolla con el uso. En principio, tú podrás descubrir mediante la mera asociación intelectual que tienes tal o cual defecto psicológico, y te dedicarás a trabajar para desintegrarlo. Pero, más tarde, en el tiempo, a medida que te vayas Autoobservando, el sentido de la Autoobservación Psicológica se irá desarrollando, y por último, llegará el día en que podrás ver perfectamente a tus defectos o Yoes que personifican defectos. Podrás verlos, y podrás ver el trabajo que estas realizando. Pero TIENE QUE DESARROLLARSE PRIMERO EL SENTIDO DE LA AUTOOBSERVACIÓN PSICOLÓGICA. Y se desarrolla con el uso, usándolo. Porque escrito está que “sentido que no se usa se atrofia”. Hay que usarlo, sacarlo de su estado de atrofiamiento mediante la Autoobservación constante. ¡He dicho!

D. ¿En qué tiempo, trabajando intensivamente, en qué tiempo se puede “morir”?

M. EL TIEMPO NO TIENE REALIDAD, es algo meramente subjetivo... ¿Qué horas son?

D. Las 2 y 25...

M. ¿Tú podrías ponerme las horas esas aquí para examinarlas, a ver de qué elementos químicos están hechas?

Pues, ¿quién invento eso? Eso no tiene ninguna realidad, ES UN CONCEPTO SUBJETIVO, nada más; algo que esta hecho para mecanismos de reloj. EL TIEMPO NO EXISTE. Sólo existe un instante Eterno, un Eterno ahora.

Nace el Sol y se oculta, y entre el nacer y el ocultar ponemos nuestras queridas horas: Una fantasía nuestra, porque entre el nacer y el ocultar no hay horas, todos esos procesos se realizan de instante en instante, de momento en momento.

Así pues, el concepto esfuerzo cuenta, pero más que el concepto esfuerzo, LO ÚNICO QUE CUENTA en esto, SON LOS TREMENDOS SUPERESFUERZOS ÍNTIMOS que hay que realizar en nosotros mismos y dentro de nosotros mismos, aquí y ahora.

Y esto no es cuestión de mero intelectualismo. Para disolver los Yoes, los defectos, para aniquilar al mí mismo, al Ego, se necesita pasar por tremendas Crisis Emocionales durante el trabajo. No olviden ustedes que “si el agua no hierve a cien grados, no se cocina lo que hay que cocinar, y no se desintegra lo que hay que desintegrar”, así también, si no pasamos por tremendas crisis emocionales, pues, no se desintegra el Ego; ni cristaliza en nosotros lo que tiene que cristalizar.

Conforme nosotros vayamos desintegrando el Ego, va cristalizando en nosotros eso que se llama “Alma”. Mas, ¿qué cosa es el Alma?: Poderes, Atributos, Virtudes, Fuerzas especiales... Y al fin llegará el día, en que desintegrando lo que hay que desintegrar, cocinando lo que hay que cocinar, CRISTALIZARÁ EN NOSOTROS TODA EL ALMA, y entonces seremos Alma, y nuestro mismo cuerpo será entonces Alma. Necesitamos cristalizar en nosotros eso que se llama “Alma”. ¿Me han entendido?

D. Sí, Maestro...

M. ¿Alguna otra pregunta?

D. Sí, Maestro, quería preguntarle... La Magnificación del Cristo y la Miseria del Ego ...es decir, no se pueden trabajar con todos los defectos al mismo tiempo, entonces, quisiera que me dijera, ¿cómo podemos hacer para ir eliminando cada uno, o si podemos trabajar con todos?

M. Pues, todo depende de que nos pongamos bien “aguzados”. Porque en el terreno de la vida práctica es donde vamos a vernos nosotros de cuerpo entero, tal como somos. Supongamos que tenemos nosotros, pues, una novia, y que vamos por la calle. Y que encontramos a la tal novia conversando muy quedito, muy quedito, con otro “cuate”. ¿Qué sentiremos? Sentiremos celos ¿verdad?

D. Celos...

M. ¿Y si nos llegamos a enojar?

D. Ira, también...

M. Bueno... Y si nos sentimos con mucho dolor, ¿qué ha habido?

D. Sentimiento, resentimiento...

M. Pues, el amor propio ha sido herido... El Yo del amor propio ha sido herido... De manera que hay en este ejemplo tres: Yo de los celos, Yo de la Ira, Yo del amor propio, ¿qué hacer? Pues al volver a casa tenemos que ENTRAR EN MEDITACIÓN; RECONSTRUIR LA ESCENA con la Imaginación Creadora y después tratar de COMPRENDER al Demonio de los celos, que fue el fundamental; al de la ira y al del amor propio. COMPRENDIDOS ESOS TRES (a cada uno lo vamos comprendiendo por separado, pero ya comprendidos) PROCEDEMOS A LA ELIMINACIÓN.

Comprenderemos primero el de los celos. Mediante el análisis llegaremos a la conclusión de que los celos son absurdos. Luego, CONCENTRADOS EN DEVI KUNDALINI PEDIREMOS LA DESINTEGRACIÓN de los mismos.

Nos concentraremos en la ira y veremos que la ira es locura; que la ira es una forma de la locura, que es bestial. Nos concentraremos en Devi Kundalini y le pediremos la desintegración de tal Demonio.

Comprenderemos el del amor propio, el de la autoimportancia, y le rogaremos entonces a Devi Kundalini desintegre tal elemento psicológico del amor propio. Porque el amor propio es absurdo... Así pues, ya comprendidos cada uno de esos tres elementos, pues vamos a desintegrarlos.

En cada escena de la vida práctica entran en juego varios Yoes, y a ésos, de cualquier escena, hay que volverlos polvo... Esa es mi respuesta...

D. Para concentrarnos en nuestra Divina Madre, ¿qué mantram hay para poderla plasmarla... La Magnificación del Cristo y la Miseria del Ego ?

M. ¿Tú para qué quieres plasmarla?

D. Para saberme dirigir a ella...

M. Dime, cuando tú platicabas con tu “jefecita”, en la niñez, ¿tú necesitabas de alguna técnica especial?

D. No...

M. Tú tenías hambre y le pedías a tu mami la leche, y ella te daba el pecho (simplemente chillabas, y eso es todo). Pues, ASÍ MISMO CON NUESTRA MISMA MADRE CÓSMICA, igual: Como hace el niño que llora cuando tiene hambre. Comienza a llorar “eehh, eeehh”. Ya sabe la “jefecita” y le pone el pecho, lo alimenta. Así tenemos que hacer nosotros con nuestra Divina Madre Kundalini, eso es todo. Ser naturales, ser espontáneos, platicar con ella, chillarle, rogarle, y nuestra “jefecita, al fin al cabo, ella tiene que saber que va hacer por nosotros... A ver hermano...

D. La Magnificación del Cristo y la Miseria del Ego

M. Bueno, bueno, bueno... “No me mezcles la gimnasia con la magnesia”. Has de saber que esto es diferente, hermano. La cuestión del Karma es una cosa y ésta otra cosa que dices es diferente, es de la Magia Sexual, SON DOS DEPARTAMENTOS DIFERENTES...

Ahora, hablemos de Karma, ya que eso es lo que tú quieres que hablemos. Si estas pasando por ejemplo, por tal o cual sufrimiento, ¿qué se hace? Hay que CONCENTRARSE EN ANUBIS (el Gran Regente de la Ley), PEDIRLE, por lo menos, que te dé UNA OPORTUNIDAD para pagar tú TRABAJANDO POR LA HUMANIDAD; negocia con él a través de la Meditación profunda, y labora en alguna forma por el bien de nuestros semejantes. Por ejemplo: Con las cadenas podemos servir mucho al pueblo; esparciendo los conocimientos, llevándolos a todas partes, trayendo a otros al Camino Esotérico, y claro, así tenemos oportunidad para cancelar deudas viejas, eso es obvio.

De manera que Karma es una cosa, y otra cosa es ya el trabajo en la Transmutación, es diferente, ¿no? El Karma pertenece al DEPARTAMENTO DE LA LEY y la Transmutación pertenece al LABORATORIO ALQUIMISTA. Son dos Ministerios diferentes.

El Laboratorio del Alquimista es el Laboratorio de la Naturaleza, y el Laboratorio de la Naturaleza está dentro de nosotros mismos, aquí y ahora. Está constituido por todos esos utensilios que se simbolizan, claramente, en los viejos textos de Alquimia.

¡Hay que estudiar Alquimia! Estúdiate a Sendivogius, estúdiate a Nicolás Flamel, a Raimundo Lulio, a... La Magnificación del Cristo y la Miseria del Ego ...estúdiate a Fulcanelli (es formidable), verás que por medio de la Alquimia puedes transformarte... A ver, hermana...

D. ¿Podría, por favor, explicar sobre los Yoes Buenos?

M. ¡Ahhh! Son hasta simpáticos. Pero en verdad te digo, que por muy buenos que sean NO SABEN HACER EL BIEN: Hacen el bien cuando no se debe hacer. Eso es lo grave. Viene, por ejemplo, un “marihuanero” por ahí, a pedirnos una limosna y se la damos, ¿por qué? Porque el Yo Bueno se la dio; viene un Borracho a pedirnos pues, una limosnita, y se la damos para que continúe tomando “pulque” en la cantina, o su tequila, o lo que más le guste, ¿no? Así pues, eso hacen los Yoes Buenos: Hacen el bien cuando no se debe hacer.

Recordemos algo muy importante: Bueno, es aquello que está en su lugar; malo, es aquello que está fuera de lugar. El agua en el lavamanos es buena; el agua fuera del lavamanos, invadiendo la sala, entrando en las recámaras, es mala. El fuego, por ejemplo, es magnífico en la cocina, pero fuera de la cocina, quemando las cortinas de la sala, es malo. Así pues, bueno es lo que está en su lugar; malo lo que está fuera de lugar...

Resulta que los Yoes Buenos hacen el bien cuando no se debe hacer, ¿por qué? Porque ellos son subjetivos en un ciento por ciento. Nosotros NECESITAMOS DESINTEGRAR LOS YOES BUENOS Y necesitamos desintegrar LOS YOES MALOS. Un buen industrial, alguien que tiene una fábrica muy especial de..., bueno de pantalones, me decía claramente el otro día:

“Bueno, Maestro, si yo desintegro el Yo que hace pantalones, que es un Yo Útil, que es un Yo Bueno, entonces mi fábrica se acabará (que en paz descanse y se acabó la fábrica)”. Le dije:

“¡No se acaba! Porque el Ser tiene muchas partes Autónomas y Conscientes, y hay una parte consciente de tí mismo, una parte de propio Ser, que puede, perfectamente, reemplazar a ese Yo Bueno, o útil, y ése hará los pantalones mucho mejor. Total: La fábrica no se acaba, continua”... A ver hermana...  La Magnificación del Cristo y la Miseria del Ego ...Estamos meditando a diario sobre él y no logramos nada. Y siempre se nos manifiestan... La Magnificación del Cristo y la Miseria del Ego

M. Bueno, está sí que “es harina de otro costal”, ¿sabes? Sucede que hay Yoes tan fuertes, tan fuertes, que no los desintegras tú ni con una bomba atómica. En esos casos, no queda más remedio que apelar al Rayo de Kundalini en plena Forja de los Cíclopes, es decir, esa es la... La Magnificación del Cristo y la Miseria del Ego ...que SOLA MENTE SE DESINTEGRA DURANTE LA CÓPULA QUÍMICA, cuando se trabaja en la Novena Esfera, mediante la Electricidad Sexual Trascendente. Sólo así, con la ayuda de la Madre Divina, podrá desintegrarse ese tipo de Yoes...

D. La Magnificación del Cristo y la Miseria del Ego ...Si se ha hecho esa práctica... La Magnificación del Cristo y la Miseria del Ego ...y se le ha pedido en oración a la Madre Divina... La Magnificación del Cristo y la Miseria del Ego

M. TE FALTA MÁS COMPRENSIÓN, y hay cierto tipos de YOES QUE NO SE DESINTEGRAN DE LA NOCHE A LA MAÑANA. Hay Yoes que duran hasta años para desintegrarse, ¡que son tan fuertes!, que se tardan años enteros para poderlos desintegrar... Es que “éstas no son enchiladas” ¿sabes?

D. Para trabajar con un defecto hay que enfrentarse a él. Pero, en el caso de la lujuria... La Magnificación del Cristo y la Miseria del Ego

M. El Yo de la lujuria..., o LOS YOES DE LA LUJURIA SON MÚLTIPLES. Cada escena tiene un Yo de lujuria diferente: Si tú, por ejemplo, te quedas mirando una muchacha, como mirar... Es decir, le ves que tiene muy bonitas pantorrillas y tal, y tú sientes lujuria, pues ese es un Yo que tienes que desintegrarlo, reducirlo a cenizas, a polvo de la tierra, a polvo cósmico. Pero si otro día resulta que pasa otra muchacha, y ya no son las pantorrillas lo que te llama la atención, sino que lleva muy bonito pecho y tal, pues entonces, ese es otro Yo que tienes que desintegrarlo; y si otro día te sientes por allá, pintando paisajes en el Astral, ¿no? Y si hay interés por una dama, allá, en quién sabe qué lujoso apartamento, ¿no? Entonces ese es otro Yo. Entonces cada uno tienes que estudiarlo por aparte. ¿Me has entendido?

D. Sí, Maestro. Por cierto, que el otro día me llamó la atención a mí un “chango” (como decimos nosotros por aquí, o mono o mico como dicen por allá en otros países), que en Acapulco se quedaba mirando a toda muchacha así... La Magnificación del Cristo y la Miseria del Ego ...Y les miraba muy especialmente las pantorrillas, ¿no? Claro, era un chango muy enamorado. Afortunadamente lo tenían amarrado con una cuerda. No hay duda de que ese pobre chango (el pobre mono, o gorila, o lo que sea) fue humanoide degenerado; por eso tiene la costumbre degenerada. Claro, aunque parezca increíble, esas criaturas tienen Yoes muy fuertes...

Yo conocí un chimpancé allá en Chapultepec. Lo tenían encerrado en una jaula. Se ofendía terriblemente cuando le decían: “Chango feo”. Entonces se agitaba, gritaba, saltaba y le daba a uno aunque sea con los plátanos que estaba comiendo, ¿no? Se los tiraba a uno. Todo toleraba menos que le dijeran “chango feo”... Bueno... ¿Tienes alguna pregunta hermano?

D. Sí, Maestro, se habla que para eliminar los defectos es necesario trabajar con la “Fragua”. ¿Tendrá algo que ver la Edad?

M. ¿La edad?

D. Sí, si es muy joven o muy viejo...

M. Bueno, un viejito de 90 años ya no puede ni mascar el agua ¿sabes? No vas a aguardar tú que llegues a los 90 para trabajar en la Fragua Encendida de Vulcano. Estás joven y... La Magnificación del Cristo y la Miseria del Ego

D. No, pero ¿cuánto joven? Digamos, 15 ó 16, ó 21, ¿cuántos se necesita? ¿Tendrá que ser... La Magnificación del Cristo y la Miseria del Ego

M. Mira, voy a decirte una cosa: De acuerdo con las Leyes de la Naturaleza y del Cosmos, solamente se puede empezar a tener contacto sexual DESDE LOS 21 AÑOS en adelante: El germen que entra al vientre materno para su desarrollo y gestación, por el hecho de nacer, de venir al mundo convertido en una criatura viviente, no ha terminado su desarrollo; continúa sus procesos de desarrollo a través de los 7, de los 14 y hasta los 21 años. De manera que tener relación sexual antes de los 21 años es una monstruosidad, es un delito.

En otros tiempos se respetaban estas reglas, estas leyes; pero ya la humanidad está degenerada totalmente... La Magnificación del Cristo y la Miseria del Ego

Publicado en El Quinto Evangelio

ImprimirCorreo electrónico

Capitulos Relacionados

Con un click en la publicidad apoyas este proyecto

La Biblioteca Gnóstica es un servicio gratuito
Tu donativo ayuda a mantenerlo activo

Realizalo de manera segura
a traves de PayPal