EL PELIGRO DE LAS EFIGIES MENTALES

 El Peligro de las Efigies Mentales ... Miércoles, pues me doy cuenta que no todos los hermanos lograron aprehender (capturar plenamente), aquella cátedra relacionada con los agregados psíquicos y las Representaciones... En nombre de la verdad, hemos de decir, que el Mundo de la Mente es el depósito de todas las formas mentales pasadas, presentes y futuras. EL MUNDO DE LA MENTE NATURAL, o UNIVERSAL, debe ser, pues, estudiado a fondo, profundamente, si es que queremos nosotros entender algo sobre el Ego y las Representaciones. A muchos hermanos no se les ha podido ocurrir, claramente, cómo es la diferencia existente entre Ego y Representaciones...

Hemos dicho, en forma enfática, que los agregados psíquicos (todos en conjunto), constituyen eso que se llama “EGO”. Cada agregado psíquico es la vivísima personificación de algún defecto de tipo psicológico.

Hemos dicho también, que dentro de cada agregado existe cierto porcentaje de Conciencia Íntima. Hemos aclarado, que DESINTEGRANDO esos agregados, LIBERAMOS LA CONCIENCIA. Hemos dado las técnicas a seguir...

Mas, en nuestra pasada cátedra, añadimos a esto de los agregados, algo distinto: me refiero en forma clara, precisa, a la cuestión aquella de las Representaciones. ¿QUÉ DIFERENCIA HABRÍA, por ejemplo, entre AGREGADOS y REPRESENTACIONES? Eso es lo que vamos a estudiar en la cátedra de hoy...

Dentro del terreno meramente practicista de la vida, una persona es una persona (un objeto de los sentidos), y la Representación Mental o Imagen Mental que tengamos sobre la persona, es otra cosa (es algo SIMILAR A LA DIFERENCIA que existe ENTRE UNA PERSONA y su FOTOGRAFÍA). La persona es la persona, y su foto es su foto. Su foto es su Representación, lo que la representa.

Hay FOTOS MENTALES también. Y una cosa es realmente una persona, y otra cosa es una Foto Mental que sobre la persona tengamos. La Foto Mental viene a ser la REPRESENTACIÓN DE LA PERSONA.

Los agregados psíquicos constituyen el EGO, pero las Representaciones... El Peligro de las Efigies Mentales ...perciben los objetos de los sentidos en el Mundo de los Sentidos. Así también, es verdad que existen las Representaciones de la Mente. En los Mundos Esotéricos (los Mundos Internos, en el Mundo de la Mente), a tales Representaciones, la Fraternidad Universal Blanca LAS DENOMINA “EFIGIES”; de ellas hay millares...

Voy a citar un caso concreto de FORMACIÓN DE EFIGIES o Representaciones:

Hace muchísimos años, tenía la mala costumbre (todavía) de ir al cine (hace unos 20 años atrás). Un día cualquiera, asistí a una película con un sabor más bien lujurioso, aparecía allí una pareja, etc., etc...

Vi aquella película y la eché al olvido, no pensé más en ella, en la tal película, mas en el Mundo de la Mente la cosa cambió: En esa región me hallé (en Cuerpo Mental), dentro de un elegante salón. Estaba sentado ante una mesa; junto a mí, también había una dama muy elegante. Pero esa era la misma que había visto en la película: sus mismas facciones, su mismo modo de caminar, de hablar, etc., etc.

Obviamente, me encontraba ante una Representación de la Mente; una Representación de aquella figura de la pantalla, que había quedado depositada en mi Cuerpo Mental. Tuve un encuentro, dijéramos, de tipo amoroso, con aquella “dama mental”, que no era sino una Representación... El Peligro de las Efigies Mentales

Obviamente, había un error gravísimo: Yo había creado esa Representación, esa Efigie. De pronto me vi obligado a descender al Mundo Astral. Me hallé, luego, en un Gran Templo, ante un Gran Maestro y un grupo de Maestros.

Recuerdo todavía (aunque eso sucedió hace 20 años), que aquel Adepto me dio una nota escrita con su puño y letra; la leí, decía: “Retírese usted inmediatamente del Templo, pero con INRI”. Es decir, conservando el Fuego Sagrado, puesto que no había habido propiamente fornicación ni nada por el estilo, pero sí, cierto aspecto erótico; eso es todo.

Bastante compungido de corazón, comprendí mi error. Me dirigí hacia la puerta de entrada de aquel Gran Templo; mas antes de salir, resolví hincarme en un reclinatorio que había allí, cerca de la puerta...

Pedía perdón. De pronto, avanza nuevamente el que me había traído la nota (era nada menos que el mismísimo Guardián del Templo), y me dice:

 “¡Señor, se le ha ordenado a usted que se retire; obedezca!”.

“Bueno, es que yo deseo platicar con el Venerable”.

– “¡Ahora no se puede señor, eso podría ser más tarde! En este momento él está ocupado en examinar algunas Efigies”. (Entre paréntesis, les digo a ustedes: Representaciones). No me quedó más remedio que retirarme de aquel Templo y directamente me vine (muy compungido de corazón), a mi cuerpo físico.

Ya entre el vehículo denso, me concentré en el Cristo pidiendo perdón; (reconocí el error de haber ido a aquella película; comprendí que había fabricado con la Mente una Efigie), y rogué al Misericordioso me repitiera la prueba.

Fui escuchado porque tuve verdadera compunción de corazón; y a la noche siguiente (en Cuerpo Mental), fui llevado al mismo lugar: A la misma mesa, a las mismas sillas delante de la mesa, y ante la misma “dama” (que no era más que una Representación de tipo Mental).

Cuando iba a empezar ya, el mismo “flirteo” de la noche anterior, me acordé de mi propósito de enmienda, y desenvaine, de una vez, mi ESPADA FLAMÍGERA, y la atravesé (atravesé a esa “dama mental” con la Espada). Luego la desintegré, porque era una forma mental. La LLAMA DE LA ESPADA ME PERMITIÓ PULVERIZARLA, que se redujera cenizas, prontamente.

Concluida esa labor, descendí nuevamente al Mundo Astral. Penetré dentro mi Cuerpo Astral; ya en posesión de ese “vehículo”, me hallé dentro de un Gran Templo (el mismo de la noche anterior).

Se me recibió entonces con alegría, fiesta, se me felicitó, y posteriormente, mi Buddha Interior o Buddha Íntimo, me instruyó profundamente: Me llevó en Cuerpo Mental a LOS SALONES DE CINE (para mostrarme lo que son tales salones), entonces vi que ESTAN todos LLENOS DE LARVAS, DE REPRESENTACIONES, creadas por los mismos asistentes a las películas; formas mentales depositadas en esos ANTROS DE MAGIA NEGRA.

Me instruyó el Buddha Interior sobre todos los peligros que implicaba la ida al cine, me dijo: “Que en vez de estar yendo a ver cine, debía de ponerme a repasar mis vidas anteriores” (y hasta me hizo repasar algunas páginas). Luego tomó una Espada y la partió así, y me dijo:

– “En esto puedes quedar tú: Perder tu Espada, si sigues asistiendo a esos “Antros de Magia Negra”.

– “Le dije: Señor, no volveré a esos antros”. Y jamás volví.

Así pues que pasaron muchos años sin volver jamás; confieso, sin embargo (porque no puedo ser falso conmigo mismo), que una vez dieron una película sobre el fin del mundo (película de Michell de Nostradamus). Bueno, dije, esto no me parece malo, se trata de Nostradamus, sobre los tiempos del fin; y fui...

Se trataba de Nostradamus y de sus “Centurias” (no sé si ustedes conozcan algo sobre el particular); la encontré muy sana...

Pero, tampoco se me reprendió en esta vez porque la película que fui a ver era de Nostradamus, sobre las “Centurias” (escritas por Nostradamus) y sus profecías. No me atrevido a volver, pues, van y de pronto me “jalan” las orejas, por estarme “metiéndome en camisas de once varas”.

De manera pues, que a películas de esas a “Go-Go”, o esas de mucho erotismo, mucha lujuria, y todas esas cosas, yo jamás volví a eso; tuve una excepción fue la de Nostradamus; eso es todo.

De todas maneras, reconozco que es peligroso entrar en esos antros, porque hay multitud de larvas que no son más que formas mentales, Representaciones, de personas, de bandidos, de ladrones, etc., es decir, de todo aquello que los espectadores han visto en la pantalla...

Así que, en nombre de la verdad, les digo a ustedes, que UNA COSA SON LOS AGREGADOS PSÍQUICOS, Y OTRA LAS REPRESENTACIONES.

Los difuntos, por lo común, pierden mucho tiempo en el DEVACHÁN. Yo no les puedo negar a ustedes que el Devachán no sea un lugar de Felicidad, de Dicha y de Paz. Pero, desgraciadamente, las figuras que hacen agradable y placentera la vida (en el Devachán) a los difuntos, son efímeras, son meras Representaciones vivientes de sus familiares, de sus parientes, de sus amigos que dejaron en la Tierra.

En una palabra, las formas del Devachán, esas Representaciones o Efigies vivientes, resultan de naturaleza ilusoria; por eso digo que pierden mucho tiempo en el Devachán.

Pero, son felices, por otra parte, dichosos; se sienten acompañados de los seres queridos que dejaron en la Tierra. No se dan cuenta, ni remotamente, que eso que los llena de felicidad, no son sino meras Efigies Mentales; si se dieran cuenta, pues, aquel Devachán perdería, todo interés, para los difuntos...

En la Mente de cada uno de nosotros viven muchas Representaciones de nuestros amigos, de nuestros familiares, de nuestros parientes, de nuestros allegados, etc.

Es claro, si alguien nos dice algo contra un amigo, o contra un familiar, y nosotros cambiamos el buen concepto que tenemos con respecto a este último, aquella figura se altera, esa EFIGIE MENTAL, dijéramos, es ALTERADA, y al alterarse toma las características nuevas que le hemos dado: de violencia, de robo, de mala fe, de ira, etc., y estas nos atacan violentamente, convirtiéndose en un OBSTÁCULO PARA NUESTRO TRABAJO ESOTÉRICO.

En estos instantes me acuerdo de David Neel (parecería nombre masculino), pero no: Se trata de una dama inglesa que estuvo del Tíbet). Ella se propuso crear, de verdad, una Representación viviente, a voluntad, una Efigie Mental; y le dio (a tal figura), la forma de un monje tibetano. Pero, hasta consiguió la cristalización y materialización de aquel monje.

Es obvio, que cuando tocaban a su puerta en vez de salir ella a abrir, salía el monje (era visto físicamente), pues tal era el poder con que lo había materializado.

Después de cierto tiempo, aquella figura, aquella Representación (intencionalmente creada por la David Neel), fue asumiendo características peligrosas: ya no obedecía, hacía lo que le daba la gana, comenzaba a atacar a todo el mundo (aún a ella misma, etc.), y es claro, la dama se espantó.

Entonces... El Peligro de las Efigies Mentales ...en un Monasterio, entre todos, se dedicaron a desintegrar tal Efigie. Estaba tan fuertemente materializada, que aún siendo ellos verdaderos expertos en el Mundo de la Mente, gastaron como seis meses de trabajo continuo para poderla desintegrar. ¡Esa es una materialización (pero completa) de una Efigie Mental!

Les decía a ustedes en la pasada plática, que NO DEBEMOS ABRIR NUESTRA MENTE A LAS REPRESENTACIONES NEGATIVAS porque esto era perjudicial; que solamente deberíamos ABRIR LAS PUERTAS A LAS IMPRESIONES POSITIVAS.

Si nosotros abrimos las puertas a las Impresiones Negativas (a la chismografía de alguien, que viene a hablar contra alguien que cargamos aquí en la Mente), el resultado será fatal.

La Efigie o Representación Mental que cargamos nosotros sobre esa persona, contra la cual se viene hablar, puede ser alterada, precisamente, por las Emociones Negativas, provenientes de Impresiones Negativas, también.

Tal figura, entonces, asume características tenebrosas, se vuelve contra nosotros y nos ataca violentamente; eso es claro, cargamos multitud de Representaciones, y naturalmente, que cualquiera de ellas que se llega a alterar, se convierte en un enemigo interior más, de los ya existentes.

Es conveniente hermanos que reflexionemos en esto; que aprendamos a vivir inteligentemente. Sólo así marcharemos por la vía que ha de conducirnos hasta la Liberación Final.

Es necesario cuidar la Mente. La Blavatsky ha dicho: “La Mente que es esclava de los sentidos, hace al Alma tan inválida como el bote que el viento extravía sobre las aguas”.

Nosotros necesitamos CONTROLAR LOS SENTIDOS Y LA MENTE. Muchos “pájaros mentales”, o pensamientos, se meten en la jaula del entendimiento y nos perjudican (me refiero a Representaciones Negativas). Ahora comprenderán ustedes mejor lo que estoy diciendo: de que hay que controlar los Sentidos y la Mente.

Van ustedes por la calle, y de pronto encuentran ustedes, en una esquina, a una revista pornográfica. Se ponen a mirarla con algo de obscenidad, y el resultado es la creación de una nueva Representación Mental.

Esa nueva Representación es un “pájaro de mal agüero” que se mete en la jaula de la Mente, para causar daño y fortificar las Emociones Negativas y la lujuria. Los sentidos, por ello, deben ser controlados. Desgraciadamente, la gente no se acuerda de controlar los Sentidos y la Mente, y eso es gravísimo.

En vez de leer revistas pornográficas, que a nada conducen sino a la creación de nuevas Efigies Mentales, vale la pena ESTUDIAR LOS LIBROS DE LA SABIDURÍA, las Sagradas Escrituras, etc.

No hay duda de que el verdadero Saber Iniciático se convierte en Fuego, y por ende, en Poder.

En esta cuestión de Sapiencias, que se relaciona tanto con la Mente, creo entender, mis queridos hermanos, que existe una antítesis: Me refiero a la cultura esa de tipo intelectualoide, con que lo alimentan a uno durante la edad preparatoria. Ciertamente, esa cultura que le dan a uno desde el Kinder, en las Escuelas Primarias, en la Secundaria, en la “Prepa”, en la Universidad, viene a causarnos espantoso daño.

YO CALIFICARÍA, TAL CULTURA, DE MAGIA NEGRA de la peor clase. Porque ese tipo de cultura (y me dispensan aquí los hermanos universitarios, como XX, y en fin, los hermanos que tienen muchas letras en la cabeza, me refiero a todos, hasta a mí mismo, que reconozco que también pasé por esas tan cacareadas escuelas de educación primaria y secundaria, y todo eso), ya NO GUARDA ninguna RELACIÓN CON LAS DISTINTAS PARTES DEL SER, antes bien, se relaciona, claro está, fatalmente, con los Cinco Cilindros de la Máquina y los FAL-SE-A. El Peligro de las Efigies Mentales

El Centro Intelectual es el que peores daños recibe, luego el Centro Emocional, Motor, Instintivo, Sexual.

De manera que quedando falseados esos Cinco Cilindros de la Máquina Humana, debido al tipo de “alimentación” que reciben durante la edad preparatoria, ya no detectan las Ondas del Cosmos y del Universo, se cierran para las Divinas Armonías del Espacio Infinito y atrapan a la Esencia, en forma exorbitada.

De todo esto resultan los “bribones del intelecto”, que actualmente tienen al mundo en desgracia. El Peligro de las Efigies Mentales Ellos gobiernan todos los paises de la Tierra en esta Negra Edad del Kali Yuga. Ya sabemos nosotros el estado tan desastroso en que se encuentra actualmente la humanidad...

Yo les confieso a ustedes, sinceramente, que yo fui un pésimo estudiante, y no me pesa... Me pusieron cantidad de “ceros”... Les juro que estoy contentísimo por todos los ceros que me pusieron de calificación. De no ser por todos esos “ceros”, estas hora LOS CINCO CILINDROS de mi máquina orgánica ESTARÍAN BIEN FUNDIDOS, bien quemados...

Pero me parecían áridos todo esos estudios de las escuelitas de Primaria y de Secundaria, de “Prepa”, etc; bostezaba tremendamente durante las clases. La última fue cuando el señor profesor de Gramática, me agarró por los cabellos y me puso de patitas en la calle. ¡Gracias a Dios, bendito sea Dios! De no ser esto, ¿cómo sería mi vida actualmente, con los Cinco Cilindros de la Máquina quemados?

Por allá, en Guadalajara, me ponían el título de Doctor. Sé que ellos lo hacían con muy buenas intenciones, pero, palabra de honor, que no me agradaba. Me siento feliz así como estoy.

Mis queridos hermanos, la Verdadera Sabiduría, es LA SABIDURÍA OCULTA, que como les dije, ésta sí SE CONVIERTE EN FUEGO. En Fuego Real, Fuego Verdadero, que arde, Universal

Yo quiero que ustedes entiendan que el Fuego, realmente, es un elemento desconocido para los intelectuales. Es un elemento que nadie conoce su origen.

Nosotros frotamos un cerillo, pues, y se produce Fuego. Cualquiera nos diría que es el producto de la combustión; no hay tal: Antes de que la tal combustión existiera, existía el Fuego dentro del brazo, para que pudiera moverse el mismo; eso es obvio. Y después de la combustión en sí del fuego... El Peligro de las Efigies Mentales

Yo diría más bien que con el roce del cerillo, o del fósforo ese, la substancia que contienen al fuego en estado latente, es destruido, entonces, al destruir el envoltorio dentro del cual está el Fuego en estado latente, la llama sale a la superficie.

A nosotros lo que nos interesa, realmente, no es el Fuego Físico, sino la SIGNATURA ASTRAL DEL FUEGO, es decir: el Fuego del Fuego, la Llama de la Llama. Tal Poder Ígneo o Crístico, o tal Poder, dijéramos, el Logos mismo, el LOGOS SOLAR; eso es lo que nos interesa.

Sabemos que el Verdadero Conocimiento se convierte en Fuego Solar; mas una cosa es el Fuego aquí, en el Mundo Físico, y otra es el Fuego durante la Inmanifestación, o en el Mundo de las Causas Naturales, o en el Caos.

Allí nos encontramos, directamente, con los SEÑORES DE LA LLAMA (que son Verdadero Fuego). Allí encontramos ese Poder que se halla latente en el Caos, ese PODER CREADOR ELÉCTRICO que induce toda vida en el Universo.

Eso es lo que vemos en las Esferas Superiores de la Creación Cósmica; EL FUEGO LATENTE ES UNA MARAVILLA... El Peligro de las Efigies Mentales ...a esos Soplos Ígneos de la Constelación de Leo, criaturas vivientes imposibles de describir con palabras; vivas representaciones de la Corona Sephirótica (de la Kábala hebraica) son KETHER, CHOKMAH y BINAH, cada uno de ellos...

Hay DOCE ÓRDENES DE ADEPTOS en este Cosmos, relacionadas con los doce SIGNOS ZODIACALES. No cabe duda alguna de que aquella ORDEN DE LOS LEONES DEL FUEGO, o LEONES DE LA VIDA (de la Constelación de Leo), es la más exaltada. ¡Así está escrito, y así es!

Por todas estas y otras cosas, verán ustedes, la necesidad del estudio de esta Sapiencia Cósmica Universal, el estudio de la Gnosis, porque sólo este conocimiento (debido a que está relacionado con las distintas partes del Ser), puede convertirse en Fuego, en Fuego Viviente y Filosofal...

Mucho se ha hablado de los Buddhas, y no hay duda que hay BUDDHAS DE CONTEMPLACIÓN y BUDDHAS DE LA MANIFESTACIÓN, pero esas son criaturas que dominaron a la Mente, que destruyeron el Ego, que no dieron en sus corazones entrada a las Emociones Negativas, que no se dieron el mal gusto de crearse Efigies Mentales en su propia Mente, ni en mentes ajenas.

Recordemos a Tson-ka-pac. Es el mismo Buddha Gautama Sakyamuni reencarnado en el Tíbet... UNA COSA ES EL BUDDHA MANIFIESTO (por ejemplo, Gautama Sakyamuni), Y OTRA COSA ES EL BUDDHA DEL BUDDHA: AMITABA (su verdadero Prototipo Divinal).

Amitaba es el Buddha de Contemplación y Gautama, dijéramos, el Buddha Terrenal, o BODHISATTVA. No podemos negar que a través de ese Gautama se expresara, brillantemente, Amitaba. No podemos negar también, que más tarde, Amitaba enviara a Gautama (su Bodhisattva, o Buddha Terrenal), a una nueva Reencarnificación directamente. Entonces se expresó como Tson-ka-pac...

ESTOS BUDDHAS DE CONTEMPLACIÓN, SON AMOS DE LA MENTE; criaturas que se liberaron de la Mente, Señores del Fuego. Es claro, todos esos Buddhas adoran el GRAN BUDDHA y le rinden culto, es decir, al Logos.

Miradas las cosas desde estos ángulos, desde estos puntos de vista, vamos comprendiendo cada vez más LA NECESIDAD DE CONTROLAR LOS SENTIDOS, SUBYUGAR LA MENTE, libertarnos de la Mente, de aprender a vivir sabiamente, si es que queremos, en verdad, llegarnos a CONVERTIR EN BUDDHAS DE CONTEMPLACIÓN; eso es obvio.

Los tiempos van pasando, mis queridos hermanos, y a medida que pasan, nosotros debemos sentir la necesidad de la Liberación Final; de lo contrario, no sería posible tal “liberación”...

En nombre de la verdad, hemos de decir: que en tanto nosotros solo seamos esclavos del Ego y de las Representaciones de la Mente, la Liberación Final continuará siendo, algo más que imposible...

¿Por qué los desencarnados pierden tiempo? Repito: Por las Representaciones. Estas les acompañan en el Devachán; y aunque gocen de una aparente Felicidad, obviamente, están perdiendo el tiempo, miserablemente.

La humanidad pierde mucho tiempo con las Representaciones; la Humanidad pierde mucho tiempo con el Ego; todo eso, verdaderamente, es más amargo que la hiel.

Ha llegado el momento de entender, que la Luz Increada es lo fundamental. EL DESEO HACIA LA LUZ, SE CONVIERTE EN LUZ INCREADA. Esta Luz Increada, surge de entre las Tinieblas Profundas del NO SER. Todos nosotros debemos anhelar la Luz, desearla, y trabajar con el propósito de nacer, un día, realmente, en la Luz Increada.

Actualmente, hay muchos Bodhisattvas en el mundo: Sucede, que en las épocas pasadas de nuestro planeta Tierra (durante las Edades de Oro, Plata y Cobre), MUCHOS ENTRARON EN LOS MISTERIOS, SE HICIERON ADEPTOS, o en otros términos, se convirtieron en Buddhas; pero cuando vino la Edad del Kali Yuga, EL EGO TOMO UNA FUERZA TERRIBLE, en todos esos antiguos Iniciados. Y tomó fuerza, porque ellos no supieron vivir, y sucumbieron ante las tentaciones, sino, no habría resurgido el Ego en ellos.

Hoy andan pues, por la faz de la Tierra muchos BODHISATTVAS CAÍDOS. Si cuidaran más la Mente y desintegraran el Ego, si se propusieran a no crear más Efigies, se pondrían de pie, resurgirían victoriosos...

¿Qué es un BODHISATTVA? Sencillamente ES UN GÉRMEN, UNA SEMILLA, o en otros términos, una “semilla” con un Organismo Etérico, Microcósmico, que puede desarrollar, en sí mismo, a un Ser Celestial. (Es claro, si el Bodhisattva trabaja sobre sí mismo, mas si no lo hace, tal “semilla” no se desarrolla, y se pierde la oportunidad).

Seres Gloriosos que vivieron en las civilizaciones de Egipto, de Babilonia, de la India, de Persia, etc., etc., se hallan latentes ahora en esas “semillas”, que en algunos sujetos, se encuentra almacenada dentro de sus mismas GLÁNDULAS ENDOCRINAS SEXUALES. Si tal “semilla”, con un Organismo Etérico, consiguiera su pleno desarrollo, esos Seres quedarían en plena posesión de su cuerpo (nuevamente), y sería una bendición para la humanidad.

Mas desgraciadamente EL PEOR ENEMIGO que tienen todos esos Hermanos Caídos, todos esos Adeptos destronados, ES LA MENTE. Por eso he insistido tanto, en la pasada cátedra (y en esta misma), sobre la necesidad de NO ABRIR LAS PUERTAS de nuestra Mente A LAS IMPRESIONES NEGATIVAS, que PUEDEN ALTERAR ALGUNAS REPRESENTACIONES, que nos OBSTACULIZARÍAN EL AVANCE, hacia adentro y hacia arriba.

Por ese motivo, he insistido también demasiado, en la necesidad de DESINTEGRAR EL QUERIDO EGO. ¡Es que EL EGO Y EL SER SON IN-COM-PA-TI-BLES!; eso es obvio.

Bueno, mis queridos hermanos, por hoy, hasta aquí nuestra cátedra; espero que reflexionen, muy sinceramente; y creo que ahora sí, con esta explicación, han podido ustedes entender la cuestión esa de las Efigies Mentales o Representaciones, depositadas en el Mundo de la Mente.

Antes de terminar esta Cátedra de Tercera Cámara, doy libertad de palabra, a fin de que los que no hayan entendido, pregunten, y pueden hacerlo (como les dije), con confianza...

Discípulo. Maestro hay una pregunta: ¿Las Efigies retornan cuando el Ego regresa a una nueva matriz, o se desintegran como la Personalidad?

Maestro. Las Efigies pueden conservarse por algún tiempo, hasta que se van debilitando poco a poco. A VECES RETORNAN (no todas las veces retornan), y se van debilitando poco a poco. Cuando uno pierde el interés en tal o cual Efigie o Representación, ésta ya no pueden alimentarse y se va disolviendo. ¿Alguna otra pregunta?

D. Yo no entiendo eso de las “ESFINGES”, Maestro...

M. Yo no estoy hablando de “Esfinges”, sino de “E-FI-GIES”.

D. Maestro, uno se hace Imágenes y Representaciones Buenas y Malas, ¿verdad Maestro? Esas Representaciones Buenas ¿forman también Efigies?

M. Claro está: las hay; hay Representaciones o Efigies que pueden ser Positivas o Negativas, pero NO SON SINO MERAS FORMAS MENTALES. Cuando uno aprende a vivir de instante en instante, la posibilidad de crear tales formas termina, concluye; pero si uno vive únicamente en el tiempo, las Efigies terminan creando también, continuamente, en el tiempo.

D. ¿Dichas Efigies (Maestro), las Positivas también habría que eliminarlas?

M. Tanto unas como otras no son sino figuras fugaces, vanas, “mayávicas”, que no tienen ninguna verdadera realidad, y por lo tanto ES MEJOR DESINTEGRARLAS.

D. Entonces, definitivamente, ¿las Efigies Negativas son las que más nos están perjudicando?

M. Obviamente así es, son las que más daño nos hacen. Pero, podría suceder que una efigie positiva, supongamos sobre un buen amigo, fuera alterada por haberle “dado oídos”, por ejemplo, a un chisme sobre el mismo; entonces, ya alterada esta Efigie, nos ataca violentamente, por que ella asume la nueva forma que nosotros le damos, y claro, se convierte en un ENEMIGO INTERIOR QUE NOS ATACA Y NOS PUEDE CAUSAR HASTA DAÑO.

D. Maestro, he entendido que la diferencia entre una Efigie, una Representación y el Ego, es que el Ego tiene embotellada una porción de Esencia Íntima y la Representación no. ¿Es correcto?

M. Es correcto, EN LA REPRESENTACIÓN NO HAY NINGUNA ESENCIA EMBOTELLADA. EN EL EGO SÍ hay Esencia embotellada...

D. Venerable Maestro, cuando la Efigie es consecuencia de un Ego, por ejemplo: la vanidad de creerse un “Buen Gnóstico”, ¿es una Representación que puede, consecuentemente, embotellar una parte de la Esencia?

M. Bueno, eso ya cambia la cosa. Si uno tiene la vanidad de creerse un “Buen Gnóstico, eso ya se debe es al YO DE LA VANIDAD. Allí no hay ninguna Efigie, allí no hay ninguna Representación. Sucede que, sencillamente, se siente uno “la mamá de los pollitos”, o “el papá de Tarzán”; eso es todo.

D. El método para eliminar el Yo psicológico (más o menos), lo vamos asimilando día a día, a través de la práctica, Maestro; pero, ¿se necesita otro método para eliminar las Efigies?

M. Pues, “Similian Similius Curantur”; o aquella otra cosa que dice: “Tal como es arriba es abajo”. Por medio de la Potencia Flamígera de las Armas de Vulcano, podemos nosotros desintegrar un Ego que es tan pesado.

Porque hay Egos de 96 Leyes, unos hay de 48, de 24, y hasta de 12. También hay Egos de 96 por 1, por 2, por 3, por 4, por 5, por 6, por 7, por 8, por 9 (multiplicados), y sin embargo, LOS DESINTEGRAMOS MEDIANTE EL TRABAJO, CON LA TÉCNICA DE LA FORJA DE LOS CÍCLOPES, EN LA FRAGUA ENCENDIDA DE VULCANO, ¡Cuánto más una representación! Para desintegrar una Representación no se necesita tanto esfuerzo: un poquito de atención y un sólo trabajo que haga uno en la “Forja”.

D. ¿Basta con la Comprensión misma?

M. ¡Eso es todo! Yo no necesité sino de UN SÓLO TRABAJO CON LA “FLAMÍGERA” para desintegrar aquella Efigie, que tuviera su prototipo en una sala de cine.

D. ¿Qué hacemos con aquellas Efigies que tenemos desde la infancia? Que tienen uno años de tenerla, y de pronto, vienen a la memoria de uno, y se recuerdan lo “más de bien”; vuelve uno y ve esas cosas que vio hace diez años....

M. Bueno, parece que tú estás confundiendo las CINTAS TELEOOGINOORAS con la Representación...

D. No, yo digo, una Representación que uno se haya hecho hace muchos años... Vio por ejemplo, una película (cuando estaba pequeña) y esa Imagen se quedó grabada en uno...

M. ¡Ah, bueno! Si es así, entonces ya sabes: EL PROCEDIMIENTO es el mismo, ES EL MISMO QUE SE UTILIZA PARA DESTRUIR EL EGO. No se necesita tanto trabajo para poder desintegrar una Representación; se vuelve polvo en segundos...

D. Venerable Maestro, ¿a consecuencia de qué, el hombre, forma las Representaciones? ¿A consecuencia de sus agregados psíquicos? ¿Tiene ello algo que ver con el estado en que se encuentra nuestra Mente, o que no tengamos una Mente creada? ¿O como consecuencia quizás del Órgano Kundartiguador? ¿A qué se debe que creemos las Representaciones?

M. Bueno, pues, A LOS SENTIDOS. Porque es claro, que en las formas penetran a través de los sentidos y llegan a la Mente, y ahí quedan depositadas en forma de Representaciones.

Un Buddha, por ejemplo, es una criatura que no tiene Representaciones, por eso es Buddha, porque no carga Representaciones en la Mente, ni Positivas ni Negativas. Por eso es un Buddha, está Íntegro, Unitotal, Iluminado; ha, dijéramos, desarrollado, en sí mismo, la Luz Increada, la ha Autorrealizado en sí mismo.

D. Venerable Maestro, usted ha dicho que hay Representaciones Positivas y Negativas. Pregunto: Por ejemplo, si uno sabe de una persona que está enferma, y la visualiza uno que está ya sana, completamente sana, ¿nos forza esto a crear Efigies y en que forma nos influye?

M. Bueno, esa Representación que se utiliza para que esa persona se cure, es una Representación Positiva; pero, después de haberla utilizado para que esa persona se cure, HAY QUE DESINTEGRARLA, de lo contrario queda ahí molestando en la Mente.

D. Venerable Maestro, ¿tiene algo que ver las Representaciones con la imaginación Mecánica?

M. Cuando la Representaciones surgen mecánicamente, es obvio, están relacionadas con la Imaginación Mecánica; pero, cuando surgen en forma intencional (como en el caso citado aquí, por la hermana), indudablemente que, entonces, se trata de la Imaginación Consciente; que ha tomado parte para dar forma a la Representación.

D. Hemos hablado, Venerable Maestro, de las Representaciones que nos podemos hacer de las demás personas; pero, realmente, ¿nosotros también podemos crear Representaciones de nosotros mismos?

M. Uno puede crear cuantas Representaciones quiera. David Neel creó la Representación de un monje tibetano. Seis meses gastó después para poderlo desintegrar, pues ya estaba peligroso. Así pues, UNO CON SU MENTE PUEDE HACER LO QUE QUIERA.

D. Venerable Maestro, ¿me podría dar una ejemplo de una representación que pudiéramos nosotros crear nosotros mismos?

M. Bueno, si tú te imaginas que tú eres, pues, un Superhombre (dijéramos), pues claro que si te figuras que eres un Superhombre ya, lleno de poder, de majestad, haces una Representación de ti mismo, Positiva (o llena de orgullo o lo que tu quieras). Pero también se pueden crear Representaciones Negativas. UNO PUEDE CREAR CON SU MENTE, REPRESENTACIONES POSITIVAS O NEGATIVAS. ¡Eso es claro!

D. Maestro, ¿los Incubos y los Súbcubos son una variedad de Efigies?

M. Bueno, se dice que tales Incubos y Súbcubos son una variedad de Efigies. Son Representaciones; eso es claro. Pero yo iría más lejos, reflexionando aquí con ustedes esta noche...

He estudiado a fondo los “Elementales” de Frantz Hartmann. El asegura que SI UNA PERSONA, por ejemplo, GASTA SU ESPERMA SAGRADO, MEDIANTE LA MASTURBACIÓN , de las respectivas imágenes eróticas, lujuriosas, CREA, SI ES HOMBRE una Representación Femenina, o sea, UN SUBCUBO (hembra), pero, si es UNA MUJER la que hace lo mismo, CREA UN INCUBO (que es de naturaleza macho); Que son transparentes como el cristal, se ha dicho. Causan gran daño porque SE SIGUEN ALIMENTANDO DEL CUERPO VITAL DE SUS PROGENITORES.

Se dice: “¡Representaciones!” Pero, vamos a analizar estas cosas a fondo ¿serán o no serán Representaciones? Yo pienso, sencillamente, que esos TALES INCUBOS Y SUBCUBOS (ya analizando la cuestión y saliéndonos del texto de Frantz Hartmann), son agregados psíquicos creados a voluntad por el vicio de su progenitor.

De manera que PODRÍAMOS DENOMINARLOS: “AGREGADOS INCUBOS” y “AGREGADOS SUBCUBOS” en la Psiquis Humana (eso es todo), puesto que roban parte de la Conciencia de su progenitor, o de sus progenitores. De manera que no son meras Representaciones... A ver hermana

D. Venerable Maestro, entonces, ¿los Incubos y los Súbcubos necesitan una forma especial de destrucción, una técnica especial?... El Peligro de las Efigies Mentales

M. Pues he venido reflexionando ahora, y veo la necesidad de desintegrarlos, LO MISMO QUE SE DESINTEGRA CUALQUIER OTRO AGREGADO...

D. ¿Son agregados?

M. ¡Creados por los que tienen tal vicio!

D. ¿Entonces, nos ayudaría a esto, una limpieza?

M. ¡Ahí no valen limpiezas! ¡Ahí LO ÚNICO QUE VALE ES LA LANZA, Y UN TRABAJO FIRME CON LA DIVINA MADRE KUNDALINI EN LA FORJA DE LOS CÍCLOPES! ¡Ahí no valen limpiezas! Los agregados psíquicos no se eliminan con limpiezas. ¿Alguna otra pregunta? A ver la hermana.

D. Venerable Maestro, yo tenía entendido que los Incubos y Súbcubos, con un poco de “flor de azufre” puesto en la planta de los pies se desintegraban.

M. Pues hasta aquí, ASÍ LO CREÍA YO. Y ahora me arrepiento de haber creído así; ahora me estoy dando cuenta que esos son agregados psíquicos inhumanos, QUE HAY QUE VOLVER POLVO, como cualquier otro agregado como el del egoísmo, como el odio, la violencia, etc., etc., etc.

¡Esa es la cruda realidad de los hechos! Y que me perdone Don Francisco Hartmann, pues, por haberle contradicho a su texto: “Los Elementales”. Hemos cambiado de pensar en eso; la experiencia nos está indicando lo correcto.

D. Venerable Maestro, en su libro “Las Tres Montañas”, nos habla de que siempre que el individuo o el hombre, tenga la Mente, aunque haya acabado con el Ego (de la Psicología), puede volver a caer. Eso es algo que no hemos comprendido; por eso hacemos la pregunta.

M. Pues, eso no se te haga raro. Es obvio que si un Buddha ha desintegrado su Ego, pero, ese Buddha, por ejemplo, cae en el vicio de la fornicación, del adulterio, SI DERRAMA EL VASO DE HERMES, sencillamente, surge en él, nuevamente, EL EGO; RESUCITA. Pero no es un “Ego nuevo”, es “viejo”; y resucita de entre sus propias cenizas, cual el Ave Fénix de la mitología.

D. Si, pero la pregunta es: ¿Ya estando muerto en sí, por qué cae de nuevo; Venerable? Si ya el Buddha ha muerto en sí mismo, ¿por qué cae de nuevo en la fornicación?

M. ¡PORQUE TIENE DERECHO! Puede hacer de su vida lo que él quiera: Si se le antoja caer cae; si se le ocurre bajar, pues, baja (eso es cosas de él); pues, tenemos plena libertad para todo: Hay libertad para trabajar, libertad para vivir, libertad para sufrir y para llorar, y para todo, y para todo hay libertad en la vida...

Toda esa Hueste de los Elohim Creadores, ¿acaso no se cayeron en la Lemuria? ¡O nos caímos!... El Peligro de las Efigies Mentales ...(Porque yo también en la Lemuria me fui para abajo). ¿Y por qué lo hicimos? Bueno, yo lo hice porque otros lo hicieron; bueno es una respuesta muy tonta, de verdad, entre en la “bola”...  El Peligro de las Efigies Mentales ...NOS FUIMOS ABAJO TODOS LOS ANTIGUOS PITRIS DE LA TIERRA-LUNA; hasta el viejo Neptuno, pues, también se cayó. ¿Qué después nos levantamos? ¿Qué tuvimos que llorar mucho, chillar, para poder levantarnos? ¡Eso es verdad! Pero en aquella época nos fuimos abajo...

Me viene a la memoria, en estos momentos, algo muy interesante: Un día cualquiera, estando a la orilla del mar, se me ocurrió investigar algo sobre el sexo en la Lemuria. Pedí, a mi Padre que está en secreto, que me diera permiso de hacer la investigación, en Lemuria, y se me concedió el permiso.

Penetré en lo que se llama los “Archivos Akashicos” de la Naturaleza. Ya entre esos “Archivos Akashicos”, no me fue difícil invocar, por ejemplo, a un grupo de amigos que había conocido en la Lemuria. “Que vengan aquí, dije, El Peligro de las Efigies Mentales aquella familia de Lemures”.

Tal familia se presentó (un grupo de gigantes); sus cuerpos eran tan altos que no cabría su tamaño aquí en este salón (saldría su cabeza por el techo y algo más). Estaban vestidos al estilo lemúrico, ataviados con sus túnicas de aquella época y sus mantos y sus extraños sombreros metálicos, etc., etc.

Dichos gigantes, a una orden mía se sentaron; le pregunté a uno de ellos o a todos:

“¿Cuál es el jefe aquí de todos?”. Uno de ellos, el jefe de la familia, dijo:

“Soy yo”.

– “Muy bien, me va a contestar usted cómo se reproducían en la Lemuria, en su época, ¿derramaban o no derramaban el Vaso de Hermes Trismegisto?”. Respuesta:

            “Sí, lo derramábamos”.

            “¡Pero eso es un delito, señores, es un tabú o pecado!”.

– “Lo hacíamos con mucho respeto. Y únicamente teníamos relación sexual cuando queríamos engendrar un hijo, y más nada; y con profunda reverencia”...

– “Pero, ustedes actuaban mal, porque derramaban el Vaso de Hermes. Ustedes son de la Séptima Subraza Lemúrica, y por lo tanto, ustedes ya estaban caídos, manchados. Pero, los antepasados de ustedes, los de la Tercera Subraza Lemur, se reproducían por el PODER DE KRIYA SHAKTI, y voy a demostrárselo a ustedes”.

Hice otra gran invocación. Invoqué, entonces, a otro amigo de la Tercera Subraza Lemur; y llegó un Venerable Anciano Lemur, de unos cuatro metros de estatura (un gigante completo), pero así es. Traía sobre su cabeza, no solamente un manto, sino una multitud de sombreros de distintas nacionalidades. Le dije:

– “¿Por qué trae usted esos sombreros en su cabeza? ¿Esos son Formas Mentales! ¡Usted viene dormido, se ve que usted está caído! ¡Disuelva esas Formas Mentales! ¿No le da pena a usted cargar eso?”.

Se concentró unos instantes y las disolvió instantáneamente, en milésimas de segundo.

Le observé los ojos y tenía un estado un poquito comático, lo que indica que actualmente tiene cuerpo en algún lugar del planeta Tierra (pero está caído en estos tiempos. En aquella época no estaba caído). Le digo:

– “Bueno, ¿cómo se reproducía la gente en su época, durante la Tercera Subraza Lemúrica? Cuando la gente no había salido del Edén ¿en qué forma se reproducían?”. Respuesta:

– “Nosotros no derramábamos el Vaso de Hermes jamás. La reproducción era por Kriyashakti; y la cópula la efectuábamos, exclusivamente, dentro de los Templos”.

            ¿“Está usted dispuesto a dar testimonio de eso?”.

            “Sí, estoy dispuesto”.

– “Ya ven ustedes mis amigos, les dije, los dos actos sexuales: el del caído y el del que no está caído”.

– “Entendemos”...

Salimos de aquel salón. Vimos un gran edificio con cinco pisos, representando a las Cinco Razas que han existido en el mundo, o sea, la Raza Polar, la Raza Hiperbórea, la Raza Lemúrica, la Raza Atlante y la Raza Aria, Al observar la Quinta Raza, vi que era la más degenerada de todas.

Los caídos de la Lemuria, o sea, aquellos Dhyanis caídos, o Elohim caídos, o Bodhisattvas caídos, Angeles caídos, de la Séptima Subraza, que estaban entonces degenerados, sin embargo su degeneración no llegó sino hasta el punto (nada más) de que solamente consentían tener la relación sexual, o cometían el error de derramar el Esperma Sagrado, pero eso, exclusivamente lo hacían, cuando querían engendrar un hijo (y ya se les consideraba degenerados, por tal motivo, ya estaban degenerados). Los Atlantes, en Séptima Subraza estuvieron... El Peligro de las Efigies Mentales

Y existen DOS FORMAS DE REPRODUCCIÓN: la una es LA BESTIAL, o ANIMAL, derramando el Vaso de Hermes; y la otra forma de reproducción es LA SUPERIOR, aquella en que el Vaso de Hermes no es derramado, entonces nacen hijos selectos, criaturas con posibilidades de muy buen Desarrollo Espiritual.

Está pues, claro, que las posibilidades de caer, existen siempre durante la Manifestación Cósmica. Sólo en el Absoluto, tales posibilidades, han dejado de existir. Mas el sexo, en sí mismo, jamás es negativo (claro, en sí mismo), todo depende del uso que se haga de él.

En la Mitología Griega se nos habla, claramente, de una Trimurti Divina: CAOS, GEA y EROS, siendo Eros el Espíritu Santo. De manera que el EROS ES EL TERCER LOGOS, LA FUERZA ERÓTICA. Por lo tanto ésta, en sí misma, no es negativa; antes bien, se necesita para el Autodesarrollo Interior Profundo. Es irreemplazable. Eros, en sí mismo, es Divinal, pues es el Tercer Logos, es el Espíritu Santo.

LO MALO NO ES precisamente EROS, SINO LA LUJURIA, y esa está en la Mente. Por eso se ha dicho claro: “La Mente que es esclava de los sentidos hace al Alma tan inválida como el bote que el viento extravía sobre las aguas”.

Los pensamientos morbosos engendran nuevos agregados psíquicos; las Efigies morbosas, indubitablemente, nos estimulan, una y otra vez, a la satisfacción de la concupiscencia; ¡y eso es todo! ¿Alguna otra pregunta hermanos?

D. El Peligro de las Efigies Mentales

M. Sucede en la misma forma en que la Personalidad Humana podría convivir con las cosas y las personas, o una fotografía y su respectivo dueño. Así pues, una Efigie Mental es una especie de Fotografía Viviente, de algo, o de alguien, y está depositada en la Mente; ¡eso es todo! A ver hermano.

D. Maestro, hemos entendido, perfectamente, la idea de las Efigies o Representaciones Mentales. Estas dejan de existir en el mismo momento en que se vean las cosas en sí. Cuando no hay Representaciones de algo o de alguien, es porque vivimos de instante en instante. Al ver las cosas en sí, pues, ya no se hace una Representación, porque estamos despiertos...

M. He ahí, pues, la importancia de aprender a VIVIR DE ACUERDO CON LA FILOSOFÍA DE LA MOMENTANEIDAD: siempre de momento en momento, de instante en instante. Así no creamos Efigies; ¡es lo mejor!

D. ¿Pero, entonces el trabajo?... Ahí está la pregunta, Maestro, uno tiene que estar despierto de instante en instante para que no se creen Imágenes, o Representaciones de las cosas...

A nosotros se nos hace eso casi imposible (vivir de instante en instante), ya sea por los mismos agregados, ya sea por las mismas Imágenes que ya tenemos construidas. Indudablemente, el trabajo es mucho más arduo, ahora que sabemos esto de las imágenes; ahora hay que ir eliminando el Ego y eliminando Efigies. ¡Es casi imposible, Maestro!

M. ¡MAS NO ES TAN IMPOSIBLE! Si uno aprende a vivir de acuerdo con la Filosofía de la Momentaneidad: siempre de momento en momento. ¡No crea eso; no lo crea! ¡Eso no es imposible!; basta un poquito de entrenamiento; ¡y eso es todo!

D. Venerable Maestro, una pregunta: la Esencia, fuera del cuerpo, de los afectos, de los deseos, vería este mundo en una forma muy diferente (lo vería tal como es). Pero, ya la Esencia dentro de este cuerpo físico, ¿no vería las cosas a través de Representaciones, ya en forma más complicada, en una forma más condicionada?

M. No, las vería dentro del crudo realismo. Porque si uno, por ejemplo, mediante el Samadhi consigue vivir en ese Mundo de Atman, en esa Región de Luz, en la que se expresa Atman con todo su poder, descubre que allí todo es matemático; ve la Naturaleza tal cual es... El Peligro de las Efigies Mentales ...que es exactamente como es y no de otra forma. Porque una cosa es la foto de una cosa y otra cosa es la cosa en sí.

Una cosa es ver un cuadro de la naturaleza, tal como es, y otra cosa es ver la fotografía de ese cuadro de la Naturaleza. En este caso, la fotografía es la Representación de ese cuadro de la Naturaleza

D. O sea, que una persona que haya muerto en sí misma, aunque tenga este vehículo físico, a través de él (que es la ventana en que se asoma a este Mundo Físico), ¿va a ver las cosas tal como son?

M. ¡Tal cual son! Pero, hay que distinguir entre las cosas y las “COSAS EN SI”. Esto lo asentó ya, muy bien, don Emmanuel Kant, el filósofo de Königsberg, en la “Crítica de la Razón Pura”.

D. Venerable Maestro ¿Al no transformar nosotros las Impresiones, formamos nuevos agregados psíquicos, y al vivir de acuerdo con la Filosofía de la Momentaneidad no dejamos que penetren en nuestra Mente, Representaciones?

M. Cuando uno vive de acuerdo con la Filosofía de la Momentaneidad, es claro que no fabrica Representaciones, porque vive de instante en instante; ¡eso es obvio!

De manera que disolver los agregados psíquicos es mejor, para aprender a vivir de instante en instante. Conforme uno vaya eliminando los agregados psíquicos, va aprendiendo a vivir de momento en momento.

Téngase en cuenta que los agregados psíquicos son tiempo; el Yo es tiempo, es un libro de muchos tomos. Pero si nosotros desintegramos al Yo, desintegraremos al tiempo. Y es obvio, que aprenderemos a vivir de instante en instante.

Así pues, aprender a vivir se va realizando poco a poco, a medida que uno va eliminando los agregados psíquicos, es decir, a medida en que va eliminando al tiempo; a medida que va eliminando el Ego.

Se nos ha dicho que JEROPAS es el peor tirano, y es verdad; Jeropas es el tiempo, y el tiempo en nosotros es el Ego; disuelto el Ego ha sido destruido Jeropas, entonces el tiempo ya no existe, aprendemos a vivir así, de segundo en segundo.

D. Maestro, ¿recomendaría una Representación para eliminar el Ego?

M. Pues eso resulta, dijéramos, un contrasentido del sentido común. Sería tanto como poner en marcha un automóvil poniéndole los frenos, obviamente, no funcionaría el automóvil.

Usar una Representación para disolver el Ego es como... No funciona, en términos concretos: NO FUN-CIO-NA porque para disolver el Ego no sirve ninguna Representación; Para disolver el Ego lo único que sirve es el trabajo fecundo en la Forja de los Cíclopes.

D. Maestro, para ver las cosas en sí mismas, lo vamos logrando en la medida que vamos muriendo (así lo hemos escuchado, de su persona).

Para ver el Ego en sí mismo, no una Representación del Ego, no un Ego inexistente, imaginario, no, sino tal y cual es el Ego, necesitamos verlo, verlo en sí mismo, o sea, verlo en un momento de momentaneidad; verlo (con ese sentido superior, con esa Emoción Superior), con la Imaginación Superior que nos permite vivenciarlo.

Es la única forma de que ese Ego en verdad muera, porque la práctica de la Muerte del Yo se hace estéril, en el mismo momento en que nosotros no vemos el Ego tal cual es, sino que estamos haciendo una Representación del Ego.

M. Bueno, esto ya es, sencillamente, dijéramos, un juego de la Mente, porque en realidad de verdad, NO PODRÍAMOS nosotros VER AL EGO, en sí mismo, SI NO SE HA DESARROLLADO EL SENTIDO DE LA AUTOOBSERVACIÓN PSICOLÓGICA. Sólo desarrollando tal sentido es posible ver al Ego.

Ver al Ego como Representación sería caer en un círculo vicioso, una forma de autoengaño.

Lo que nos interesa es disolver eso que estamos sintiendo, eso que está pensando en nosotros en un momento dado, eso que en un momento está ofendiendo a otro, eso que en un momento está sintiendo lujuria, eso que en nuestras carnes nos está quemando en un instante de lascivia, eso es lo que hay que desintegrar. NECESITAMOS SER PRÁC-TI-COS.

No se trata de formarnos Representaciones del Ego sino de Autoobservarnos psicológicamente en sí mismos y desintegrarlo.

D. Venerable Maestro, tocando lo del Sentido de la Autoobservación ¿esto tiene alguna relación directa con los Centros Superiores de la máquina orgánica?

M. Bueno, obviamente, los Centros Superiores de la Máquina Humana en sí ya ESTÁN FALSEADOS, precisamente, por la educación recibida. De manera que estos Centros de la Máquina Humana TENDREMOS QUE DEPURARLOS, y por eso es tan difícil, precisamente, el trabajo de la Autorrealización Íntima del Ser.

HAY DOS COSAS que nos están perjudicando, QUE IMPIDEN LA AUTORREALIZACIÓN de alguien. Quiero referirme, precisamente, a LA FALSA EDUCACIÓN recibida (como ya les dije) durante la edad preparatoria, y a LA HERENCIA.

Nuestro padre terrenal, nuestra madre terrenal, tenían determinados hábitos, determinadas costumbres (equivocadas, o no equivocadas, pero las tenían). Ellos, a su vez, las tenían, porque la herencia la cargaban los genes, la habían heredado de nuestros abuelos. Nuestros abuelos tenían las mismas costumbres porque las habían heredado de nuestros bisabuelos, y así sucesivamente.

De manera que en la Herencia que llevamos en los genes, existe la tendencia a repetir determinados errores de nuestros antepasados; y están tan arraigados en nosotros que ni siquiera nos damos cuenta de ellos. De manera que eso y la pésima educación negativa (recibida durante la edad preparatoria), son óbice para la Autoliberación del Ser.

D. Venerable Maestro, nosotros, los que queremos trabajar para morir en sí mismos, quisiéramos saber: ¿si las Efigies Mentales son, exclusivamente mentales, o también hay Efigies de tipo Emocional (originadas por una crisis emocional), o si hay Efigies Instintivas, hay Efigies Sexuales, o si exclusivamente son mentales?

M. TODAS LAS EFIGIES SON MENTALES, porque al ser (al cabo), pues, del Mundo de la Mente, la Mente es la Mente y el Ser es el Ser.

El mismo Mundo Astral no es más que Mente condensada, y el Mundo Físico no es más que Mente condensada. De manera que debemos de pensar en que las Efigies son Mentales; ¡eso es obvio!

D. Maestro, uno no solamente debe observar los momentos en que manifiestan el Yo, sino también esas manifestaciones negativas del pensamiento. Cuando escuchamos a alguien (por ejemplo a usted, Maestro), y en nosotros, en ese momento, pasa un pensamiento negativo, ¿en ese momento uno qué hace, escucha al Maestro (o como se está observando) o comprende la manifestación negativa que tiene, qué hace?

M. Pues, SI SE ESTÁ TENIENDO PLENA ATENCIÓN, no tienen por qué venir estas Representaciones Negativas; mas si no se tiene la plena atención, cuando está escuchando, pues, surgen en la Mente otras cosas: Pensamientos negativos, inquietudes, recuerdos.

Si uno está plenamente concentrado en forma natural, espontánea, NO HAY POSIBILIDAD DE QUE SURJAN esa clase de pensamientos, de los cuales tú me estas hablando...

D. Bueno, ¿pero si surgen? Lo que uno no sabe...

M. Pues, si surgen, es porque no estás con la atención puesta, completamente. Entonces hay que PONER MAS ATENCIÓN. ¿Alguna otra pregunta?

D. ¿Cómo puede uno saber, si al trabajar con la Imaginación, no está uno formando Efigies o Imágenes Positivas. ¿Cómo hace para saber que no está formando Efigies Mentales?

M. Pues EL DORMIDO, DORMIDO ESTÁ, ¿qué va a saber? ¡Despierta y después sabrás! ¡Esa es la cruda realidad de los hechos! Un dormido está dormido, ¿qué va a saber? ¡HAY QUE DESPERTAR!... A ver hermano.

D. Venerable Maestro, hablando de las Impresiones y relacionándolo con “refinar el Mandamiento de Roma”, cuando una persona está practicando la Alquimia, o Transmutación, y se identifica con el sentir, como el producto de ese programa que tienen los cuerpos, el magnetismo, ¿estas Impresiones cristalizan en los Yoes?

M. Pues sí, pueden cristalizar las Impresiones Negativas en forma de Yoes. Así pues que dentro de nosotros hay mucho que explorar, y eso es importante saberlo.

Pues si ustedes pudieran, por un momento, desembotellar la Esencia podrían ver entonces, que esas Doce Ordenes que existen en el Universo (en las cuales está la Orden de Leo, del León), no tienen Ego ni cargan formas mentales, o Efigies en su interior. Son criaturas que viven de instante en instante, y nunca tienen el mal gusto de crear Efigies Mentales. Reflexionen en todo eso...

Bueno, hermanos, creo que la plática, por ahora, hasta aquí está bien. El Peligro de las Efigies Mentales

Publicado en El Quinto Evangelio

ImprimirCorreo electrónico

Capitulos Relacionados

Con un click en la publicidad apoyas este proyecto

La Biblioteca Gnóstica es un servicio gratuito
Tu donativo ayuda a mantenerlo activo

Realizalo de manera segura
a traves de PayPal