LA RAZÓN OBJETIVA DEL HOMBRE SOLAR

 La Razón Objetiva del Hombre Solar Habla para vosotros, desde esta Sede Patriarcal, Samael Aun Weor. Queridos hermanos gnósticos: vamos hoy a tratar sobre el Hombre y la Razón.

La mayor parte de los seres humanos que pueblan actualmente la faz de la Tierra, solamente poseen el Racionalismo Subjetivo, todavía no han desarrollado en sí mismos la Razón Objetiva.

Es bueno que ustedes entiendan, que LA RAZÓN SUBJETIVA TIENE POR FUNDAMENTO LOS DATOS SENSORIALES. Elabora sus conceptos de contenido con los datos proporcionados por los sentidos.

Es urgente que ustedes entiendan que LA RAZÓN OBJETIVA TIENE POR FUNDAMENTO LOS DATOS DE LA CONCIENCIA.

La Razón Subjetiva resulta demasiado pobre, se halla completamente atrapada por los cinco sentidos. Los conceptos de contenido elaborados mediante las percepciones sensoriales externas resultan demasiado pobres, nada puede saber el Racionalismo Subjetivo sobre lo real, sobre la vida, sobre la muerte, sobre eso que es la Verdad.

Si los conceptos de contenido únicamente pueden ser elaborados por los datos proporcionados por los sentidos externos, incuestionablemente tendrá siempre un círculo dentro del cual se moverá, este círculo vicioso es el Mundo Tridimensional de Euclides.

¿Cómo podría la Razón Subjetiva saber algo sobre lo Real, sobre algo que no pertenezca a los sentidos sensoriales externos? ¿En qué forma podría conocer lo Real? ¿Qué puede saber la Razón Subjetiva sobre los Misterios de la Vida y de la Muerte, sobre el Alma, sobre el Ser?

Ya Don Emmanuel Kant, el filósofo de Königsberg, demostró claramente que la Razón Subjetiva nada puede saber sobre Dios y sobre la Verdad, y es obvio; si su racionalismo se fundamenta en los datos aportados por los sentidos, incuestionablemente, tiene que moverse dentro de la órbita de los sentidos, jamás podría salirse de esa órbita.

Si alguien quiere saber algo más, si alguien intenta saber qué es la Verdad, si alguien quiere conocer los Misterios de la Vida y de la Muerte, eso que está más allá de la Región Tridimensional de Euclides, es claro que tendrá que desarrollar en su constitución psíquica interior la Razón Objetiva.

Así pues, conviene que reflexionen claramente los que escuchen este cassette. QUIENES NO POSEEN LA RAZÓN OBJETIVA, SON EXCLUSIVAMENTE MÁQUINAS automáticas encargadas de asimilar, transformar y retransmitir a las capas interiores de la Tierra, las energías planetarias; empero, QUIENES YA POSEEN LA RAZÓN OBJETIVA, se escapan a esta Ley, se convierten de hecho en INDIVIDUOS SAGRADOS.

La Razón Objetiva basa sus funcionalismos en los datos que la Esencia proporciona... Es bueno saber, que en la Esencia están las partículas de dolor de nuestro Padre que está en secreto; si esas partículas son usadas sabiamente, podemos, mediante ellas, despertar Conciencia.

En la Esencia está la Religión, la Sabiduría, el Buddha y en general, todos los datos que necesitamos para orientarnos en el Camino de la Revolución de la Conciencia.

Cuando la Razón Objetiva se ha desarrollado, esos datos pueden, entonces, ser plenamente comprendidos por la Humana Personalidad. Quienes no han desarrollado la Razón Objetiva, en sí mismo, tampoco son capaces de comprender los datos depositados en la Esencia.

Así pues, es conveniente saber que la Razón Objetiva se alimenta, ciertamente, con los datos de la Esencia y con los intuitos que vienen de los Mundos Superiores.

En tiempos antiguos, los Lemures tuvieron desarrollada la Razón Objetiva. Muchas gentes en la Atlántida también poseyeron tal tipo de razón. Los hombres de la época Polar y los Hiperbóreos, obviamente, poseyeron la Razón Objetiva. Es lamentable que por esta negra edad del Kali-Yuga, sean muy pocos los que tengan desarrollada en su naturaleza interior la Razón Objetiva.

El Racionalismo Subjetivo está de moda, es lo que predomina por estos tiempos. El Racionalismo Subjetivo forma las Personalidades Kalkianas; entiéndase por “PERSONALIDADES KALKIANAS” esas Personalidades pseudo-esotéricas, pseudo-ocultistas, estos pseudo-científicos de la época moderna con toda clase de sabihondeces y tonterías. Nunca había habido tantas tinieblas como en esta época del Kali-Yuga.

Los pocos que han desarrollado la Razón Objetiva, de hecho tienen acceso a la CIENCIA PURA. Distíngase entre el Pseudo-cientifismo de esta época del Kali-Yuga y la Ciencia Pura. Las Personalidades Kalkianas, los sabihondos de la Torre de Babel, los genios del Racionalismo Subjetivo, jamás tendrían acceso a la Ciencia Pura.

Como ejemplo de lo que es la Ciencia Pura en plena oposición con el Pseudo-cientifismo ultramoderno, vemos lo siguiente: Los científicos de la “Torre de Babel” lanzan al espacio sus COHETES (artefactos pésimos), impulsados por combustible líquido y haciendo proezas de circo, logran al fin, los llamados “astronautas” desembarcar en la Luna. He ahí el producto del Racionalismo meramente Subjetivista.

Un ejemplo de Ciencia Pura: tenemos nosotros las NAVES INTERPLANETARIAS impulsadas por Energía Solar, no se necesita en esas naves el combustible líquido, viajan a velocidades más rápidas que la de la luz, de galaxia en galaxia, tampoco se necesitan allí aventuras de cirqueros como las de los famosos astronautas (rusos y gringos), ni nada por el estilo, esto pertenece, como ya dije, a la Ciencia Pura y a la Razón Objetiva.

Mirando esto, pues, en plena confrontación lógica, vemos (del lado del Racionalismo Subjetivo) a los cohetes de cirqueros, y del lado de la Ciencia Pura y de la Razón Objetiva, encontramos nosotros las naves de los Extraterrestres. Cuando uno habla de naves de los Extraterrestres que viajan de galaxia en galaxia, muchos escépticos sonríen incrédulos. Sin embargo, ya un célebre doctor de la Nasa fue llevado en una de esas naves y escribió un libro que está en circulación. Lo que estamos diciendo tiene, pues, plena confirmación oficial...

Los hombres del Racionalismo Subjetivo pretenden inventar sueros para alargarse la vida, pero jamás han logrado inmortalizar a nadie. Hombres tan famosos como Eisenhower, Stalin y muchos otros, murieron rodeados por grandes científicos, por grandes médicos; esos son los milagros del Racionalismo Subjetivo.

En cambio, por oposición, los hombres de la Ciencia Pura, los Grandes Alquimistas de la Edad Media y de todos los tiempos, mediante su famosa Piedra Filosofal (tan mal comprendida, tan incomprendida por las gentes ultramodernas), han logrado y logran siempre el famoso “Elixir de Larga Vida”, con el cual pueden vivir, realmente, durante millones de años...

Estamos afirmando algo que hará sonreír naturalmente a las gentes del Racionalismo Subjetivo.

Ellos, tales gentes, jamás podrían aceptar tales afirmaciones, nunca podrían darles cabida en su cerebro, por el hecho mismo de estar embotelladas dentro del círculo vicioso de los razonamientos subjetivistas. Para poder darle entrada a estas clases de ideas en el cerebro, se necesita haber salido, de verdad, de dentro de la botella esa de los razonamientos meramente subjetivos.

Así pues, por simple Confrontación Lógica del Ser, vemos nosotros a los DOS TIPOS DE RAZONAMIENTO: SUBJETIVO Y OBJETIVO, en franca oposición.

También, es claro, que existe la Lógica meramente formal referente al Racionalismo Subjetivista, y la Lógica Superior, esta última ha sido debidamente codificada por Ouspensky, en su famoso libro titulado “Tertium Organum, el Tercer Canon del Pensamiento”. La Lógica Superior jamás podría ser aceptada por los secuaces del Racionalismo Subjetivo, empero se fundamenta en los mismos datos de la Conciencia.

Cuando nosotros analizamos todos estos aspectos de la Mente, por simple deducción lógica tenemos que aceptar los diversos Niveles del Ser, habrán gentes que entenderán estas ideas y habrán gentes que nunca las han entendido y jamás las entenderán.

Es claro, en el camino de la existencia hay de todo, no podríamos nunca negar que hay SIETE NIVELES DEL SER, que hay Siete Clases de Gentes, Siete Clases de Hombres, usando la palabra “Hombre” en los cuatro primeros casos en forma meramente convencional y como para no herir susceptibilidades.

Así como existen los Centros INTELECTUAL, EMOCIONAL, MOTOR, INSTINTIVO Y SEXUAL así también existen distintas clases de hombres, algunos tendrán su centro de gravedad en el Instinto, otros lo habrán fijado en el Cerebro Motor, o Centro Motor, otros en el Emocional, y algunos más en la Mente, etc., etc., etc.

No hay duda de que el sujeto meramente INSTINTIVO, se mueve en una forma podríamos decir, cuasi-unidimensional que va de lo agradable a lo desagradable y eso es todo. Esa clase de gentes obviamente no gustan de nada que los pueda dañar su comodidad, sólo anhelan sus placeres agradables.

El Segundo Nivel lo podemos encontrar en personas completamente EMOCIONALES, dichas personas se desenvuelven claramente en el mundo de las Emociones Inferiores, no entienden de razonamientos, su vida es Sentimental.

La Tercera Clase de gentes, pertenecen al Nivel meramente INTELECTIVO o Intelectual, son gentes cuyo centro de gravedad está en el cerebro, en el intelecto, poseen la Razón Subjetiva, no han desarrollado la Razón Objetiva, difícilmente podrían romper el círculo vicioso del intelecto, quieren someter todas las cosas del Universo a silogismos, esilogismos, o prosilogismos, a métodos deductivos e inductivos, a procesos analíticos fundamentados exclusivamente en lo místico-sensorial, jamás entenderían algo que se saliese del círculo del conceptualismo subjetivo.

Como quiera que sus razonamientos se basan en los datos proporcionados por los cinco sentidos (que son ver, oír, tocar, palpar, gustar, oler), obviamente, exigen que toda información que a ellos llegue tenga por fundamento los sentidos externos; cuando alguna información llega al centro intelectivo desprovista de los datos sensoriales externos, sencillamente es rechazada por el hecho mismo de que no es comprendida, si tiene fijadas sus actividades en el centro de gravedad del Intelecto, no es posible que pueda entender cosas que no pertenecen al Intelecto.

Un Cuarto Nivel de hombre es diferente. En el Cuarto Nivel de hombre encontramos nosotros el perfecto DESARROLLO Y EQUILIBRIO armónico de todos los centros. En el Cuarto Nivel hallamos perfecta armonía y concordancia rítmica en el funcionalismo de los Cinco Centros de la Máquina.

Para llegar al Cuarto Nivel hay que desarrollar íntegramente todos los centros. Nadie podría desarrollar los Cinco Centros de la Máquina si rechazara todas aquellas actividades que en el mundo existen.

Es claro que todo lo que hay en el mundo sirve para el desarrollo de cada una de las partes de los centros. No está de más saber que cada uno de los Centros de la Máquina poseen diversas partes. El Centro Sexual trabaja armónicamente y se desarrolla armoniosamente mediante la transmutación de la Energía Creadora.

El Centro Instintivo no necesita pasar por ningún régimen educativo, bien puede él educarnos, pues es quien nos mantiene vivos, quien regula todas las actividades del organismo y las dirige sabiamente, cuando nosotros queremos enseñarle al Centro Instintivo nos exponemos a perder la vida o a enfermarnos.

No está de más recordar que no funcionaría jamás el corazón, ni el hígado, ni los riñones, si no poseyéramos en nuestra Naturaleza el Centro Instintivo.

El Centro Motor o del Movimiento se educa mediante hábitos armoniosos, revisando detenidamente toda nuestra conducta habitual, eliminando determinados hábitos, tomando otros, eliminando los que no nos convienen, seleccionando, aprendiendo nuevos hábitos que sí nos convienen, practicando determinados ejercicios o sencillamente deportes sanos, caminatas al aire libre.

También se desarrolla aprendiendo actividades relacionadas con el trabajo manual, ya sea en la mecánica, el manejo de automóviles, de bicicleta, o simplemente montar a caballo, o el nadar, etc., etc.

El Centro Emocional puede desarrollarse en su forma superlativa mediante el cultivo de las artes. No está de más aprender a tocar algún instrumento, escuchar a Beethoven, a Mozart, a Listz, apreciar la belleza estética, saber pintar, etc.

El Centro Intelectual puede desarrollarse mediante el estudio de la botánica, de la astrología, de la medicina, sencillamente estudiando el esoterismo, etc., etc., etc.

Indubitablemente, nadie podría, por ejemplo, llegar a ser “Hombre Número Tres” sin haber pasado por los niveles intermedios.

Si alguien se encuentra en el nivel meramente instintivo y desea convertirse en hombre más elevado, salir del estado meramente instintivo, o sea el “Número 1”, convertirse en el Hombre Emocional (que es el Nivel 2), tendría que darse cuenta de que su vida instintiva absorbe totalmente las actividades de su existencia, de que solamente vive de acuerdo con los instintos animales, podrá comprender todo eso y desarrollar luego inteligentemente en su naturaleza el aspecto emocional.

Así pues, el primer Hombre, es el Número 1, el Instintivo; el segundo, el Emocional; el tercero, es el Intelectual. Quien quiera fijar su centro de gravedad en el intelecto, pues tendrá que estudiar, analizar, comprender, y una vez que hemos desarrollado estos centros debemos equilibrarnos armoniosamente.

Cuando uno analiza detenidamente los Cinco Centros de la Máquina, puede darse cuenta de que la “TORRE DE BABEL” está FORMADA POR LOS HOMBRES Número 1, 2 y 3 . Es en esa “torre” donde existe la confusión de lenguas, donde nadie entiende a nadie, donde se procesan todas las guerras, donde se forman todos los conflictos de la humana especie.

Obsérvese cuidadosamente las actividades de la raza humana, obsérvese las guerras y los problemas de toda índole, es lógico, en la “Torre de Babel” se han fraguado todos los problemas de la humanidad.

Más allá de esa torre están los Hombres del CUARTO NIVEL; las gentes que tienen ya LOS CINCO CENTROS DE LA MÁQUINA EN TOTAL EQUILIBRIO; las gentes que ya no tienen fijado su centro de gravedad en el Intelecto exclusivamente, o en la parte puramente Mecánica Emocional, o exclusivamente en la cuestión del Instinto.

Los Hombres del Cuarto Nivel buscan, quieren saber algo más, anhelan, necesitan inquirir, indagar, aspiran a conocer el significado de la vida; presienten que la vida debe tener alguna significación, que todo esto tiene que tener algún sentido, y en su deseo pues de querer saber, no se contentan con los conceptos meramente intelectivos, no les satisfacen; esos son los que están buscando por aquí, por allá y acullá. Los Hombres del Cuarto Nivel son pues la esperanza del mañana.

Existen también las gentes del Quinto Nivel, son pocas pero existen. LOS HOMBRES DEL QUINTO NIVEL, son los que se han dado el lujo de fabricar para su uso personal, un CUERPO ASTRAL.

Indubitablemente, la fabricación de un Cuerpo Astral es un lujo que muy pocos pueden darse.

No es urgente para el vivir poseer un Cuerpo Astral. El cuerpo físico como quiera que está dotado de un fondo vital orgánico, es claro que posee, en sí mismo, todos los principios que se necesitan para existir.

El Cuerpo Astral es diferente, uno sabe que tiene un Cuerpo Astral cuando puede usarlo, como las manos, como los pies; cuando puede viajar con ese vehículo fuera del Cuerpo Físico, cuando puede transportarse a cualquier lugar remoto de la Tierra o del infinito con él mismo.

Para fabricar el Cuerpo Astral se necesita forzosamente transmutar el Exiojejarí, es decir, el Esperma Sagrado, en Energía Creadora; obviamente, tal energía, en sí misma, es el famoso Hidrógeno Sexual Si-12.

Cuando cristaliza dicho hidrógeno en nuestras células y en el interior de nuestro organismo, viene a tomar la figura maravillosa y extraordinaria del Cuerpo Astral.

No está de más afirmar en forma enfática, de que ese Vehículo Sideral, también tiene su sangre y sus funciones. El Hambledzoin del Ser, o sea, la sangre misma del Cuerpo Astral; las partículas del Hambledzoin, están contenidas en la sangre del Cuerpo Físico.

El Hambledzoin del Ser es elaborado con la vibraciones magnéticas que vienen de los planetas del Sistema Solar; tales vibraciones magnéticas son asimiladas en nosotros por la respiración y a través de los poros, sufren en nuestro interior distintas combinaciones hasta que por último se convierten en el famoso Hambledzoin del Ser, en la sangre misma del Cuerpo Astral, esa sangre que circula por las venas de dicho Vehículo Sideral, pero como ya dije, hay que primero fabricar el Cuerpo Astral.

Muchos Pseudo-ocultistas y Pseudo-esoteristas creen que tienen tal vehículo y están equivocados; aquel que haya llegado al perfecto despertar de la Conciencia, podrá evidenciar por sí mismo que la mayoría de la humanidad aún no poseen ese vehículo, que son muy raros los que realmente lo tienen.

Para hablar en un lenguaje asequible a quienes me escuchen, podré decirles que aquéllos que aún no poseen ese cuerpo, fuera del cuerpo físico parecen fantasmas, mas quienes poseen el Vehículo Sideral, fuera del cuerpo físico se les ve revestidos de una Personalidad definida.

Así pues, es maravilloso fabricarse un Cuerpo Astral. Los Hombres de Quinto Nivel obviamente han tenido que luchar muchísimo para poder crearse ese vehículo; sólo, repito, mediante la transmutación del Esperma Sagrado es posible crear dicho vehículo.

El Cuerpo Astral en sí mismo es un organismo precioso regulado por 24 Leyes Cósmicas. Quien se ha dado el lujo de crearse el Vehículo Sideral, necesita alimentarlo; sólo es posible alimentar ese vehículo mediante la transmutación del Hidrógeno-48. Todas las impresiones sensoriales externas si son debidamente transmutadas por nosotros, se convierten en Hidrógeno-24 que sirve para alimentar al Cuerpo Astral.

Las impresiones sensoriales externas son Hidrógeno-48 y esto ya lo hemos explicado antes. Uno puede transmutar el Hidrógeno-48 en 24; cuando uno aprende a controlar las reacciones meramente mecánicas, está transmutando el 48 en 24.

Aprender a recibir con agrado las manifestaciones desagradables de nuestros semejantes, he ahí una clave para transmutar el Hidrógeno 48 en 24; vencer a las tentaciones provenientes del mundo sensorial, del Mundo Físico, he ahí un sistema para convertir al Hidrógeno-48 en 24, jamás reaccionar violentamente ante los impactos provenientes del mundo exterior, así también convertimos al Hidrógeno-48 en 24, etc., etc., etc.

Más allá de las gentes de Quinto Nivel, están los Hombres del Sexto Nivel. Entiéndase por HOMBRES DE SEXTO NIVEL, aquéllos que han desarrollado en sí mismos la Razón Objetiva, aquéllos que poseen un CUERPO MENTAL individual.

El error de muchos pseudo-esoteristas y pseudo-ocultistas, consiste precisamente en creer que todo el mundo posee un Cuerpo Mental.

Quien haya despertado de verdad completamente en los Mundos Superiores de Conciencia Cósmica, podrá evidenciar por sí mismo y en forma directa, mediante su propio Sentido Espacial, el crudo realismo de que las gentes no poseen un Cuerpo Mental. Realmente, sólo Hombres del Sexto Nivel poseen dicho cuerpo.

El Cuerpo Mental, el Cuerpo de la Razón Objetiva, es algo maravilloso. Las gentes no tienen una sola Mente, sino “muchas mentes”. Como quiera que cada uno de los defectos psicológicos que cargamos en nuestro interior está personificado por un Yo, obviamente poseemos muchos Yoes, y cada uno de estos tiene su propio criterio, su propia manera de sentir y su propia manera de obrar.

Cada uno de los Yoes que en nuestro interior habita es como una persona distinta, por eso hemos dicho claramente que dentro de cada persona distinta hay muchas personas.

Ahora entenderán ustedes el porqué afirmamos en forma enfática que el humanoide es una mera máquina, que los seres humanoides son máquinas.

Lo que ahora también entenderemos es porqué hay tantas contradicciones en cada persona; una es la persona que jura amor eterno y otra es la persona que dice que nada tiene que ver con ese juramento, uno es el Yo que le jura lealtad a la gnosis y otro el que no tiene ningún interés por la gnosis, y todas esas personas, todos esos Yoes, poseen cada uno su propia Mente.

Así pues, dentro de cada persona hay tantas “mentes” cuantos Yoes existen.

Pero Mente Individual solamente la poseen aquéllos que se han fabricado el Cuerpo Mental. Dicho cuerpo se elabora, se viene a cristalizar, a tomar forma mediante la transmutación del Esperma Sagrado.

Quien ha pasado a ser persona Número 6, obviamente ha tenido que fabricarse el Cuerpo Mental. Ese vehículo se alimenta con el Hidrógeno Número 12.

Quien aprende a transmutar las impresiones del Mundo Físico, que son el Hidrógeno-48, obviamente elabora el Hidrógeno-24 con el que alimenta el Cuerpo Astral; el excedente de dicho Hidrógeno se convierte en Hidrógeno-12, con el que se alimenta el Mental.

Quien posee un Cuerpo Mental puede usarlo para viajar con él de planeta en planeta. Quien posee un Cuerpo Mental individual, posee también la Razón Objetiva.

Mucho más allá del Hombre Número Seis, está el HOMBRE NÚMERO 7, EL HOMBRE CAUSAL, el Hombre que se ha fabricado el Cuerpo de la voluntad Consciente o CUERPO CAUSAL, el Hombre Auténtico.

Ahora comprenderán muchos esoteristas porqué afirmamos en forma enfática que el Mundo Causal es el Templo de la Gran Logia Blanca, eso es lógico, esa es la Región del Hombre Verdadero, tiene que ser por antonomasia también el Templo de la Fraternidad Oculta.

Los Maestros de la Gran Logia Blanca tienen su centro de gravedad establecido firmemente en el Mundo Causal y de allí se proyectan hacia el Mental o hacia el Astral o hacia el Físico, mas su centro específico de gravedad está establecido en el Mundo de las Causas Naturales.

El Hombre pues del Séptimo Nivel, es el Hombre Causal, el Hombre verdadero, el Hombre real, el Hombre auténtico.

Para fabricarse un Cuerpo Causal hay que transmutar el esperma sagrado, sólo así es posible mediante las manipulaciones con el Hidrógeno Sexual Si-12 crear dicho vehículo. Obviamente tal cuerpo se alimenta con el Hidrógeno 6. Es claro que el excedente del Hidrógeno-12, que sirvió para alimentar al Mental, se convierte en 6, con el cual se alimenta el Causal.

En el Mundo de las Causas Naturales encontramos pues a los Hombres auténticos, a los Hombres reales, a los Hombres de Espíritu, ellos trabajan en esas regiones ayudando a la humanidad, desde allí se proyectan hacia los diversos mundos para asistir a los que sufren y para laborar en favor de la Gran Causa.

El Hombre Causal tiene en sí mismo encarnado sus PRINCIPIOS ANÍMICOS Y ESPIRITUALES. Así pues, el Hombre Número 7 es el Hombre auténtico, el Hombre que ha cristalizado Alma, que posee Espíritu y que tiene los Cuerpos Existenciales Superiores del Ser, el Hombre que verdaderamente puede llegar a fusionarse con lo Divinal.

Dicen las tradiciones Náhuatl, que “los Dioses hicieron a los Hombres de madera y que después los fusionaron con lo Divinal”; también afirman en forma enfática esos viejos Códices Mexicanos, que “no todos los Hombres logran fusionarse con la Divinidad”...

Es pues urgente entender que para ser Hombre Verdadero hay que haberse creado los Cuerpos Existenciales Superiores del Ser...

Mas en realidad eso no es todo, aquéllos que no se fusionen con su propio Logoi Íntimo, con su propia Divinidad interior, fracasarán, tendrán que involucionar en los Mundos Sumergidos hasta la Muerte Segunda, para recomenzar una nueva jornada evolutiva.

Así pues que no basta crear “Hombres”, es necesario que estos SE INTEGREN EN LO DIVINAL y eso es muy importante...

Cuando un Hombre no se fusiona con la Divinidad, se convierte en Hanasmussen con doble centro de gravedad, y estos Hanasmussen tienen que entrar en las involuciones sumergidas inevitablemente.

Existen cuatro clases de Hanasmussen, a saber: Primera, la de aquéllos que SOLAMENTE POSEEN CUERPO FÍSICO, son gentes dedicadas al mal, el Ego en ellas elabora cierta sustancia que los hace Hanasmussen, por lo común son Hechiceros y gentes de la Magia Negra. Afortunadamente esta clase de Hanasmussen no son inmortales; como quiera que no poseen los Cuerpos Existenciales Superiores del Ser, después de la muerte se pierde, en ellos, lo que haya de Hanasmussen.

Quienes no han creado siquiera un Cuerpo Astral, después de la muerte no son más que un montón de diablos, un montón de Yoes que funcionan por aquí y por allá, funciona libremente, se mueven en todas direcciones, no tienen una verdadera realidad, son personas que no han logrado la Inmortalidad. Cuando retornan esos Egos, se forma una nueva Personalidad para existir.

Quienes POSEEN UN CUERPO ASTRAL, son distintos; sin embargo, a pesar de haber logrado la Inmortalidad, se dedican a la Magia Negra, así se desvían, se convierten también en Hanasmussen, de segunda clase.

Esta clase de Hanasmussen si en nuevas existencias no eliminan lo que de Hanasmussen tienen, ciertas sustancias tenebrosas, un algo fatal, entonces tendrán que retornar en organismos animales e involucionar con cuerpos de animales, hasta que eliminen lo que tienen de Hanasmussen.

La Tercera Clase de Hanasmussen está formada por aquéllos que crearon TODOS LOS CUERPOS SUPERIORES EXISTENCIALES DEL SER, por Hombres Verdaderos, en el sentido más completo de la palabra, pero que no disolvieron el Ego y que se marcharon por la Senda de las Tinieblas; tales Hanasmussen si no eliminan ese algo fatal del Hanasmussen, tendrán que involucionar entre de las entrañas de la Tierra, dentro de los Mundos Infiernos hasta la Muerte Segunda.

Por último existe una Cuarta Clase de Hanasmussen, está formada por aquéllos que alcanzaron los ESTADOS DE ÁNGELES, ARCÁNGELES, PRINCIPADOS, POTESTADES, VIRTUDES, TRONOS, QUERUBINES, ETC., ETC., SERAFINES y mucho más; si no eliminan lo que de Hanasmussen tienen, ese hálito fatal formado por la Magia Negra o por la hechicería, tendrán que involucionar también entre las entrañas de la Tierra hasta la Muerte Segunda. He ahí los Ángeles, Arcángeles, Principados, etc., etc., negros, de los que nos habla el Dante en la “Divina Comedia”. Ejemplos concretos de esta última clase de Hanasmussen, los tenemos en los siguientes personajes: Andrameleck, Moloch, Nahemar, Lilith, etc.; tales criaturas llegaron a estados angélicos superiores. Moloch, por ejemplo, fue un Trono y ahora es un habitante de los Mundo Infiernos, es un Hanasmussen en el sentido más completo de la palabra, pertenecen a la Cuarta Clase de Hanasmussen.

Así pues, que un HANASMUSSEN no es más que un FRACASO DE LA MADRE CÓSMICA, un aborto de la Madre Divina. Quienes están fabricando los Cuerpos Existenciales Superiores del Ser, si no quieren convertirse en Hanasmussen tendrán que luchar mucho contra sí mismos, eliminar los “elementos inhumanos” que cargan en su interior, es decir, desintegrar el Yo de la psicología, reducir a polvareda cósmica todos esos elementos que constituyen el Ego, el “mí mismo”, el “sí mismo”, sólo así podrán salvarse del peligro de convertirse en Hanasmussen con DOBLE CENTRO DE GRAVEDAD.

Hasta aquí pues, la plática de hoy, si hay alguna pregunta que ustedes quieran hacerla, bien pueden hacerla en este cassette con entera libertad, que será respondida...

Bueno, como no escucho preguntas, me despido: ¡Que la Paz sea con vosotros queridos hermanos gnósticos que escuchen este cassette! ¡Paz Inverencial! Samael Aun Weor. La Razón Objetiva del Hombre Solar

Publicado en El Quinto Evangelio

ImprimirCorreo electrónico

Capitulos Relacionados

Con un click en la publicidad apoyas este proyecto

La Biblioteca Gnóstica es un servicio gratuito
Tu donativo ayuda a mantenerlo activo

Realizalo de manera segura
a traves de PayPal