Capítulo 108

María interroga a Jesús.

Aconteció cuando Jesús concluyó de decir estas palabras a sus discípulos que María veneró los pies de Jesús besándolos y dijo: "Mi Señor, suponiendo que un hermano digno y admirable a quien hayamos preparado con todos los misterios de la Luz, y éste tenga un hermano o pariente y en general cualquier hombre ya sea pecador o no lo sea y tal hombre ha desencarnado y el corazón del hermano bueno se aflije y llora por él porque está juzgado y castigado, ¿qué podemos hacer mi Señor, para sacarlos de los castigos y de los rigurosos juicios?.

Y El Salvador contestó diciéndole a María: "Con relación a esto ya os lo he dicho en otro tiempo, sin embargo prestad atención que puedo decirlo nuevamente para que seáis perfeccionados en todos los misterios y os conozcan como "Los perfectos en toda plenitud."

 

Cómo las almas de los que han desencarnado pueden ser auxiliadas por los de la tierra.

"Así pues, todos los hombres que sean pecadores o no pecadores, no sólo sí deseáis que sean sacados de los juicios y castigos violentos sino que sean apartados hacia un cuerpo justo que pueda encontrar los misterios de la Divinidad para que progrese y herede el Reino de la Luz, practicad entonces el tercer misterio del Inefable y decid: Llevad el alma de éste o aqul hombre del que pensemos con nuestro corazón, fuera de los castigos de los arcontes regidores y conducidlo de inmediato ante la Virgen de la Luz, y en cada mes que la Virgen lo selle con un sello más alto, y en cada mes que la Virgen de Luz lo vierta a un cuerpo justo y digno para que progrese en las alturas y herede el Reino de la Luz."

"Y si vosotros decís esto, amén os digo: Todo el que sirve en las órdenes de los juicios de los arcontes o regidores, acelera la entrega de esa alma de uno a otro hasta que la conducen ante la Virgen de Luz. Y la Virgen de Luz lo sella con el signo del Reino del Inefable y lo entrega a sus receptores para que lo viertan en un cuerpo justo a fin de que encuentre los misterios de la Luz para que sea digno y prosiga hacia la altura y herede el Reino de la Luz. He aquí lo que me habéis preguntado."

 

Publicado en La Pistis Sophia Develada

ImprimirCorreo electrónico

Capitulos Relacionados

Con un click en la publicidad apoyas este proyecto

La Biblioteca Gnóstica es un servicio gratuito
Tu donativo ayuda a mantenerlo activo

Realizalo de manera segura
a traves de PayPal