Capítulo 135

María respondió diciéndole al Salvador: "Mi Señor, ¿había penetrado en la luz alguna alma antes que vinieras a la región de los arcontes y antes que bajaras al mundo?"

 

Ninguna alma había penetrado en la luz antes de la llegada del Primer Misterio.

El Salvador respondió diciéndole a María: "Amén, amén os digo, antes de mi llegada al mundo ninguna alma había penetrado en la Luz. Y ahora que he llegado, he abierto las puertas de la Luz. Y ahora que he llegado, he abierto las puertas de la Luz y los caminos que conducen a la Luz. Por consiguiente, que reciba los misterios y penetre en la Luz aquél que los merezca."

María continuó diciendo: "Mi Señor, yo he escuchado que los profetas han penetrado en la Luz."

De los Profetas

El Salvador continuó diciéndole a María: "Amén, amén os digo: Ningún profeta ha penetrado en la Luz, sin embargo los arcontes de los aeones han discutido con ellos fuera de los aeones y les han entregado los misterios de éstos. Y cuando llegué a la región de los aeones, convertí a Elias enviándolo al cuerpo de Juan, el Bautista, y el resto también los convertí en cuerpos idóneos para que hallaran los misterios de la Luz y penetrarán y heredarán el Reino de la Luz."

 

De los Patriarcas

"A Abraham, a Isaac y a Jacobo por otro lado, les he perdonado todos sus pecados e iniquidades y les he otorgado los misterios de la Luz en los aeones y los he puesto en la región de Yabraaoth y de todos los arcontes que se han arrepentido. Y cuando yo vaya hacia las Alturas y esté a punto de partir hacia la Luz, me llevaré sus almas. Pero en verdad os digo María: Ellos no irán a la Luz antes que me lleve sus almas y las de sus hermanos."

 

De las almas justas desde Adán hasta Jesús.

"El resto de los patriarcas y de los justos desde los días de Adán hasta nuestros días, que estaban en los aeones y en todas las órdenes de los arcontes cuando llegué a la región de los aeones, los he transformado por medio de la Virgen de la Luz en cuerpos que serán perfectos - ésos que encuentren los misterios de la Luz, entrarán y heredarán el Reino de la Luz."

María respondió diciendo: "Bienaventurados somos entre todos los hombres por las cosas esplendorosas que nos ha revelado."

El Salvador respondió diciendo a María y a todos sus discípulos: "Aún revelaré a todos vosotros los esplendores de los cielos, desde los interiores de los interiores hasta los exteriores de los exteriores para que seáis perfectos en toda gnosis y en toda plenitud y en la altura de las alturas y en las profundidades de las profundidades."

 

Los discípulos saben firmemente que Jesús es el Gran Iniciador.

Y María continuó diciéndole al Salvador: "Mi Señor, hemos conocido en forma abierta, exacta y clara, que tú has traído las claves de los misterios del Reino de la Luz que eximen los pecados de las almas, las purifican y las transforman en luz sutil para conducirlas a la Luz."

POST DATA:

UNA PARTE DE LOS VOLUMENES DEL SALVADOR.

Publicado en La Pistis Sophia Develada

ImprimirCorreo electrónico

Capitulos Relacionados

Con un click en la publicidad apoyas este proyecto

La Biblioteca Gnóstica es un servicio gratuito
Tu donativo ayuda a mantenerlo activo

Realizalo de manera segura
a traves de PayPal