EL K-H

Tengo que declarar ante el veredicto solemne de la opinión pública que la meta fundamental de todo estudiante gnóstico es llegar a convertirse en un K‑H, en un Kosmos Hombre.

Todos los seres humanos vivimos en un Kosmos. La palabra Kosmos significa orden y esto es algo que no debemos olvidar jamás.

El Kosmos Hombre es un ser que tiene un orden perfecto en sus cinco centros, en su mente y en su esencia.

Para llegar a ser Kosmos Hombre, es necesario aprender a conocer cómo se manifiestan las Tres Fuerzas primarias del Universo -positiva, negativa y neutra-.

Mas en el camino que conduce al Kosmos Hombre, que es totalmente positivo, vemos que a toda fuerza positiva se le opone siempre una negativa.

A través de la auto‑observación debemos percibir el mecanismo de la fuerza opositora.

Cuando nos propongamos realizar una acción especial, ya sea la aniquilación del ego, el dominio del sexo, un trabajo especial o ejecutar un programa definido, debemos observar y calcular la fuerza de la resistencia; porque por naturaleza, el mundo y su mecánica, tiende a provocar la resistencia y tal resistencia es el doble.

Cuanto más gigantesca sea la empresa, más grande será la resistencia. Si aprendemos a calcular la resistencia, también podremos desarrollar la empresa con éxito. Ahí es donde está la capacidad del genio, del iluminado.

Publicado en La Revolución de la Dialectica

ImprimirCorreo electrónico

Capitulos Relacionados

Con un click en la publicidad apoyas este proyecto

La Biblioteca Gnóstica es un servicio gratuito
Tu donativo ayuda a mantenerlo activo

Realizalo de manera segura
a traves de PayPal