LA AUTO‑IMAGEN

Esto de identificarse, imaginarse y valorarse a sí mismo correctamente, no debe confundirse con la doctrina maravillosa de la no-identificación.

En vez de retener en nuestra mente una cultura caduca y degenerada, necesitamos reeducarnos a nosotros mismos.

Necesitamos tener un concepto exacto sobre nosotros mismos. Cada cual tiene un concepto falso sobre sí mismo.

Resulta impostergable reencontrarnos a nosotros mismos, auto‑conocernos, reeducarnos y revalorizarnos correctamente.

La mente embotellada dentro del ego, desconoce los auténticos valores del Ser. ¿Cómo podría la mente reconocer lo que jamás ha conocido?.

La libertad mental sólo es posible liberando la mente.

Los falsos conceptos de auto‑identidad embotellan la mente. Lo exterior es tan solo la reflexión de lo interior.

La imagen de un hombre da origen a su imagen exterior. El exterior es el espejo donde se refleja el interior. Cualquier persona es el resultado de sus propios procesos mentales.

El hombre debe auto‑explorar su propia mente si desea identificarse, valorarse y auto‑imaginarse correctamente.

Los pensamientos humanos son negativos y perjudiciales en un 99 %.

Publicado en La Revolución de la Dialectica

ImprimirCorreo electrónico

Capitulos Relacionados

Con un click en la publicidad apoyas este proyecto

La Biblioteca Gnóstica es un servicio gratuito
Tu donativo ayuda a mantenerlo activo

Realizalo de manera segura
a traves de PayPal