PRÓLOGO

Nos, los Maestros de la Blanca Hermandad; Nos, los Miembros auto-conscientes de la Muralla Guardiana, invitamos a todos los Hermanos del Orbe a la acción y a la meditación profunda de esta Obra.

Nos, con los poderes que nos ha conferido el Padre de todas las Paternidades y la Jerarquía Supra-consciente del Mundo Invisible de los Paramartasatyas, invitamos a todos los Movimientos de Regeneración que hay en el mundo actual, en este instante, en este contexto histórico, a la reflexión serena de esta Obra y a la acción por medio de su práctica.

El Maestro de esta Obra está en proceso de auto-perfección con todas las pruebas que esto implica en los Mundos Internos, frente a la Jerarquía.

Esta Obra tiene como basamento a las Escuelas Antiguas de Misterios y al trabajo íntimo del Maestro por su experiencia que ha vertido en todas sus Obras, principalmente: «El Matrimonio Perfecto», «Mensajes de Navidad», «Psicología Revolucionaria», «La Gran Rebelión», «El Misterio del Áureo Florecer», «Las Tres Montañas» y ésta, su Obra psicológica: «La Revolución de la Dialéctica», así como sus demás Obras, principalmente «El Pistis Sophia Develado».

Reflexionad profunda y serenamente esta Obra en libertad de todo prejuicio o preconcepto. Tratad de vivirla según vuestra acción del Ser, vuestra iluminación particular, vuestra intuición íntima y según el Rasgo Psicológico Característico Particular. Observad los cambios dinámicos de vuestro propio Ser al ir desapareciendo los defectos y egos particulares por medio de la Fuerza Divina de nuestra Madre Celeste, fundamento de toda Perfección.

Sin acción, sin práctica de todos estos parámetros psicológicos, de nada servirá leer este libro. Para poder saber hay primero que hacer.

Tomad vuestra espada en una mano y la balanza en la otra y equilibrad el estudio y la práctica de cada parámetro. La espada es vuestra propia médula espinal y la balanza es la energía sexual del Tercer Logos. El fiel de la balanza es la voluntad soberana que lleva a la acción.

Acción, meditación, reflexión, paciencia, prudencia, humildad y sabiduría, son las virtudes que pondremos en vuestras conciencias del Ser para que podáis llegar a la Autorrealización Íntima. Para bien de todas las naciones y para bien de la Creación, por Voluntad del Padre de toda Paternidad. El Padre Eterno, el Amor Absoluto de todos los Amores, El Creador, la Divina Fuente cristalina y pura de todo lo que existe y es en los mundos visibles e invisibles.

Ahora, bebed en sus aguas puras y cristalinas para que llevéis a la práctica sus preceptos y vuestro Real Ser se acerque a los Templos de Misterios del mundo invisible. Así sea.

Los Maestros del Templo de la Fraternidad Blanca.

REFLEXIÓN

Nuestra posición es absolutamente independiente. La Revolución de la Dialéctica no tiene más armas que la Inteligencia ni más sistemas que el de la Sabiduría.

La nueva cultura será sintética y con las bases de la Revolución de la Dialéctica. Esta obra es eminentemente práctica, esencialmente ética y profundamente dialéctica, filosófica y científica.

Si se ríen del libro, si nos critican, si nos insultan, ¿qué importa a la ciencia y qué a nosotros?. Puesto que el que ríe de lo que desconoce, está en camino de ser idiota.

Aquí va este tratado al campo de batalla como un león terrible, para desenmascarar a los traidores y desconcertar a los tiranos ante el veredicto solemne de la conciencia pública.

LA REVOLUCIÓN DE LA DIALÉCTICA

El monoteísmo siempre conduce al antropomorfismo -idolatría-, originando, por reacción, el ateísmo materialista; por ello preferimos el politeísmo.

No nos asusta hablar sobre los principios inteligentes de los fenómenos mecánicos de la naturaleza, aunque nos califiquen de paganos.

Somos partidarios de un politeísmo moderno fundamentado en la Psicotrónica.

Las doctrinas monoteístas conducen, en última síntesis, a la idolatría. Es preferible hablar de los principios inteligentes que no conducen, jamás, al materialismo.

El abuso del politeísmo conduce a su vez, por reacción, al monoteísmo.

El monoteísmo moderno surgió del abuso del politeísmo.

En la Era de Acuario, en esta nueva etapa de la Revolución de la Dialéctica, el politeísmo debe ser esbozado psicológicamente en forma trascendental, y además debe ser planteado inteligentemente.

Hay que hacer un planteamiento muy sabio con un politeísmo monista, vital e integral. El politeísmo monista es la síntesis del politeísmo y del monoteísmo. La variedad es la unidad.

En la Revolución de la Dialéctica, los términos bien y mal no se emplean, como tampoco los de evolución e involución, Dios o Religión.

En estos tiempos caducos y degenerados se hacen necesarias la Revolución de la Dialéctica, la Auto‑dialéctica y una Nueva Educación.

En la Era de la Revolución de la Dialéctica, el arte de razonar debe ser manejado directamente por el Ser, para que sea metódico y justo. Un arte de razonar objetivo dará el cambio pedagógico e integral.

Todas las acciones de nuestra vida deben ser el resultado de una ecuación y de una fórmula exacta, para que puedan surgir las posibilidades de la mente y los funcionalismos del entendimiento.

La Revolución de la Dialéctica tiene la clave precisa para crear una mente emancipada, para formar mentes libres de condicionamientos, libres del concepto de la opción, uni-totales.

La Revolución de la Dialéctica no son normas dictatoriales de la mente.

La Revolución de la Dialéctica no busca atropellar la libertad intelectual.

La Revolución de la Dialéctica quiere enseñar cómo se debe pensar.

La Revolución de la Dialéctica no quiere enjaular o encarcelar al pensamiento.

La Revolución de la Dialéctica quiere la integración de todos los valores del ser humano.

LA ENSEÑANZA

Sólo la vida intensamente vivida da una sabiduría perdurable; pero la mente, que es la que nos hace cometer los errores, nos impide llegar al anfiteatro de la Ciencia Cósmica. Los errores de la mente son esos Yoes o defectos psicológicos que carga en su interior el animal intelectual falsamente llamado hombre.

Los defectos psicológicos se encuentran en los 49 niveles del subconsciente.

Los Yoes o Egos de los 49 niveles subconscientes no los podemos reconocer y encontrarlos, pues cada uno de ellos tiene partes en nuestros diferentes cuerpos. Para ello, debemos apelar a una fuerza superior a la mente para que los desintegre con su fuego serpentino, siendo ésta nuestra Divina Madre Kundalini.

Solamente la Madre Kundalini de los misterios indostaníes conoce los 49 niveles del subconsciente.

Los defectos psicológicos estudiados no forman parte de nuestro Ser. Después de haber estudiado el defecto psicológico a través de la meditación, se le suplica durante la superdinámica-sexual a Ram-Io (la Madre Kundalini) para que lo desintegre con la fuerza sexual.

Por medio del intelecto y la reflexión no podemos llegar a ver un defecto en la mente, allí quedan todos estancados, puesto que desconocemos los otros siete cuerpos de la mente en donde el ego tiene su guarida.

La mente, el intelecto, la razón, todas las formas más subjetivas con que trabaja el ser humano, jamás pueden llegar a los profundos niveles del subconsciente donde el Ego desarrolla continuamente sus películas que adormecen nuestra conciencia. Solamente la Kundalini, con su fuego sexual, puede llegar a esos 49 niveles para desintegrar definitivamente eso que nos causa dolor, eso que nos tiene en miseria, eso que lastimosamente aman las personas, eso que la Psicología materialista ha querido endiosar, eso que se llama Ego y que la Revolución de la Dialéctica quiere destruir para siempre para lograr la Revolución Integral.

Publicado en La Revolución de la Dialectica

ImprimirCorreo electrónico

Capitulos Relacionados

Con un click en la publicidad apoyas este proyecto

La Biblioteca Gnóstica es un servicio gratuito
Tu donativo ayuda a mantenerlo activo

Realizalo de manera segura
a traves de PayPal