LA ANCIANIDAD

El problema de la ancianidad no se puede resolver jamás aisladamente. Si de verdad se quiere resolver el problema de la ancianidad es necesario comprender a fondo la raíz del problema.

El SEGURO SOCIAL puede resolver el problema de la ANCIANIDAD, pero el SEGURO necesita pasar por una TRANSFORMACIÓN por que así como está, NO ES SEGURO.

Si se quiere TRANSFORMAR el SEGURO, si se quiere que el SEGURO pueda resolver todos los problemas de jubilaciones, Pensiones, etc. Incluyendo el problema VITAL de la ANCIANIDAD, debe COMPRENDERSE la necesidad imperiosa de un real presupuesto para el SEGURO.

EL SEGURO necesita COPARTICIPAR del tributo fiscalista que el Estado obtiene de la producción y el consumo.

Cada INDIVIDUO de la Sociedad debe tener derecho al seguro desde el día en que nace.

Debe existir COPARTICIPACIÓN DE LOS IMPUESTOS Y TRIBUTOS FISCALES, ENTRE EL ESTADO Y EL INDIVIDUO.

Los dineros para JUBILACIONES, PENSIONES, etc., incluyendo el seguro para los ANCIANOS, debe salir de la producción en su estado primario y del consumo al repartirse al pueblo.

Así cuanto más se consume mas se ahorra dado que el Individuo tendrá derecho a COPARTICIPAR de los impuestos.

A mayor grado de consumo, mayor grado de producción, a mayor grado de consumo y producción mayor girado de Impuestos, mas ahorro Nacional. Del ahorro Nacional saldrá todo el Dinero necesario para el Seguro de los Ancianos. (Véase capitulo 53)

Todo ANCIANO debe tener casa propia y una pensión para vivir, es CRIMINOSO encerrar a los pobres ancianos en horribles ASILOS que parecen pocilgas para cerdos.

Todo ANCIANO ha vivido y por ello ha consumido y ha producido, los impuestos a la producción y al consumo constituyen un abono para la ancianidad.

Todo anciano por el hecho de haber vivido y trabajado es claro que ha producido y consumido.

Todo anciano debe tener derecho a una PENSIÓN y a una casa para vivir decentemente.

No es una limosna lo que se le da al anciano, el anciano tiene derecho a reclamar sus derechos.

Los asilos para ANCIANOS parecen mas bien CÁRCELES INMUNDAS donde se encierra a los Infelices.

El anciano debe tener derecho al seguro social pero el seguro para que sea seguro y pueda resolver el problema de la ANCIANIDAD debe pasar por una TRANSFORMACIÓN porque así como está NO SIRVE.

Mientras existan por la calle Infelices ANCIANOS vendiendo loterías, cacharros, periódicos, o mendigando de puerta en puerta, existirá un terreno fértil y maravilloso para que en él germine la flor ABOMINABLE DEL MARXISMO-LENINISMO.

Es una vergüenza para la SOCIEDAD que así misma se precia de civilizada, permitir que los ancianos trabajen o mendiguen ciegos y viejos por las calles para no perecer de hambre.

HOY en día el SEGURO SOCIAL no está sirviendo para nada, solo mediante una transformación verdadera podrá el SEGURO resolver este difícil problema de la ANCIANIDAD.

EL SISTEMA DÉ AHORRAR GASTANDO (VÉASE CAPITULO 53) permite mediante los Impuestos a la producción y al consumo, el ahorro individual y nacional con el cual cada individuo tendrá derecho al seguro por ancianidad.

Es estúpido querer resolver el problema de la ancianidad en forma aislada.

Se necesita estudiar todo el engranaje económico y transformar el SEGURO a fin de que realmente pueda ser SEGURO.

LOS ANCIANOS necesitan PAN, ABRIGO, REFUGIO, MEDICINAS Y MÉDICOS, SANAS DIVERSIONES, ETC.

Hoy por hoy todavía la DEMOCRACIA NO EXISTE y no existirá mientras no se haya resuelto el PROBLEMA DE LA ANCIANIDAD.

Necesitamos CREAR LA DEMOCRACIA LEGITIMA porque la democracia actual no es DEMOCRACIA.

Publicado en La Transformación Social de la Humanidad

ImprimirCorreo electrónico

Capitulos Relacionados

Con un click en la publicidad apoyas este proyecto

La Biblioteca Gnóstica es un servicio gratuito
Tu donativo ayuda a mantenerlo activo

Realizalo de manera segura
a traves de PayPal