EL CORSARIO

Para ciertas personas demasiado superficiales, la teoría de la reencarnación es un motivo de risa; para otras muy religiosas, puede significar un Tabú o pecado; para los SEUDO‑OCULTISTAS, esta es una creencia muy firme; para los bribones del intelecto esto es una utopía descabellada; empero, para los hombres que recordamos nuestras existencias anteriores, la reencarnación es un hecho.

En nombre de la verdad debo aseverar solemnemente que yo nací recordando todas mis pasadas reencarnaciones y jurar esto no es un delito. Soy un hombre de conciencia despierta.

Obviamente debemos hacer una franca diferenciación entre REENCARNACIÓN y RETORNO (dos leyes muy distintas), empero, este no es el objetivo del presente capítulo. Después de este preámbulo vamos a los hechos, al grano.

Antaño, cuando los mares del mundo estaban infestados de buques piratas, hube de pasar por una tremenda amargura.

Entonces el BODHISATTVA del Ángel "DIOBULO CARTOBU", estaba reencarnado.

No está de más afirmar, con cierto énfasis, que aquel Ser poseía cuerpo femenino de espléndida belleza. Es ostensible que yo era su padre.

Desafortunadamente y en malhadada hora, la cruel piratería que no respetaba vidas ni honras; después de asolar el poblado europeo donde muchos ciudadanos morábamos en paz, secuestró a las hermosas del lugar, entre las cuales, es claro, que estaba mi hija, doncella inocente de los tiempos idos.

A pesar del terror de tantos aldeanos, yo conseguí valientemente ‑y poniendo en peligro mi propia vida‑, enfrentarme al alevoso capitán de la corsaria nave.

¡Saque Ud. a mi hija de entre ese infierno donde la ha metido y le prometo que yo sacaré su alma de entre el infierno donde ya está metido! Tales fueron mis dolorosas exclamaciones.

El terrible corsario, mirándome fieramente, se apiadó de mi insignificante persona y con imperativa voz me ordenó aguardara un momento.

Yo vi con ansiedad infinita al filibustero tornando a su nave negra; entiendo que supo burlar astutamente a sus despiadados lobos de mar; lo cierto es que momentos después me devolvía a mi hija.

¡Válgame Dios y Santa María! ¿Pero quién iba a pensar que después de varios siglos habría de re‑encontrar al EGO de ese terrible corsario, re‑incorporado en un nuevo organismo humano?.

Así es la ley del eterno retorno de todos los seres y las cosas; y todo se repite de acuerdo con otra ley que se llama recurrencia.

Una noche de grandes inquietudes espirituales le reencontré gozoso entre el selecto grupo de aspirantes a Rosa‑Cruces.

Aquel viejo corsario parlaba también el idioma inglés y hasta me manifestó haber viajado mucho, pues fue marino de una empresa naviera norteamericana.

Aquella amistad resultó, sin embargo, "un fuego fatuo", una "llamarada de petate", pues, bien pronto hube de verificar plenamente que tal hombre, a pesar de sus místicos anhelos, continuaba, en sus trasfondos más íntimos, como antiguo corsario vestido a la moderna.

Aquel caballero de marras se entusiasmaba mucho relatándome sus "experiencias astrales", pues es incuestionable que sabía desdoblarse a voluntad.

Cualquier día de esos tantos concertamos una cita metafísica trascendental, en el S.S.S., de Berlín, Alemania.

Esta fue para mí una experiencia relativamente nueva, pues ciertamente hasta entonces no se me había ocurrido todavía realizar el experimento de la proyección voluntaria del EIDOLÓN; empero, sabía que podía hacerlo y por ello me atreví a aceptar tal cita.

Con entera claridad recuerdo aquellos momentos solemnes en que me convirtiera en espía de mi propio sueño...

En acecho místico aguardaba el instante de transición existente entre vigilia y sueño; quería aprovechar ese momento de maravillas para escaparme del cuerpo físico.

El estado de licitud y las primeras imágenes ensoñativas, fueron suficientes como para entender en forma íntegra, que el ansiado momento había llegado...

Delicadamente me levanté del lecho y caminando muy quedito salí de mi casa sintiéndome poseído de cierta voluptuosidad espiritual, exquisita, deliciosa...

Es incuestionable que al levantarme de la cama en instantes de estar dormitando, se produjo el desdoblamiento astral, la separación muy natural del EIDOLÓN...

Con ese brillo muy singular del cuerpo astral, me alejé de todos aquellos contornos, anhelando llegar al templo de Berlín...

Ostensiblemente hube de viajar deliciosamente sobre las procelosas aguas del Océano Atlántico...

Flotando serenamente en la radiante atmósfera astral de este mundo, llegué a las tierras de la vieja Europa y de inmediato me dirigí a la capital de Francia...

Anduve silente como un fantasma por todas esas viejas calles que otrora sirvieran de escenario a la Revolución Francesa...

De pronto, algo insólito sucede; una onda telepática ha llegado a mi plexo solar y siento el imperativo categórico de entrar en una preciosa morada...

En modo alguno, jamás me pesaría haber traspasado el riquísimo umbral de tan noble mansión, pues allí tuve la inmensa dicha de hallar a un amigo de mis pasadas reencarnaciones...

Dichoso flotaba aquel compañero, sumergido en el ambiente fluídico astral, fuera del cuerpo denso que yacía dormido entre el perfumado lecho de caoba...

En el tálamo nupcial dormía también el cuerpo físico delicioso de su bienamada; el alma sideral de esta última, fuera de su receptáculo mortal, compartía el gozo mirífico de su esposo y flotaba...

Y vi dos tiernos infantes de espléndida belleza, jugando felices entre el encanto mágico de aquella morada...

A mi antiguo amigo saludé y también a su Eva inefable, más los niños se espantaron con mi inusitada presencia.

Parecióme mejor salir por ahí, por esas calles de París y mi amigo no rechazó la idea; platicando juntos, nos alejamos de la mansión de las delicias...

Caminamos despacito, despacito, por todas esas calles y avenidas que van desde el centro hasta la periferia...

En las afueras de aquella gran urbe, le propuse ‑a quemarropa, como se dice por ahí ‑ visitáramos juntos el templo esotérico de Berlín, Alemania; el iniciado aquel declinó muy amablemente la invitación objetando que tenía esposa e hijos y que por ello sólo quería concentrar su atención en los problemas económicos de la vida...

Con gran pesar me alejé de aquel hombre despierto, lamentando que pospusiese su trabajo esotérico...

Suspendiéndome en la luz astral de las maravillas y prodigios, pasé por encima de unos vetustos murallones antiquísimos...

Dichoso viajé a lo largo del tortuoso camino que en forma serpentina se desenvolvía aquí, allá y acullá...

Embriagado de éxtasis llegué hasta el templo de las paredes transparente; la entrada a aquel lugar santo era ciertamente muy singular...

Vi una especie de parque dominguero, lleno todo con plantas bellísimas y flores exquisitas que exhalaban un hálito de muerte...

En el fondo extraordinario de aquel jardín encantador, resplandecía solemne el templo de los esplendores...

Las enrejadas puertas de hierro que daban acceso al precioso parque del santuario, a veces se abrían para que alguien entrase, a veces se cerraban...

Todo aquel conjunto delicado y maravilloso, resaltaba iluminado con la inmaculada luz del espíritu universal de vida...

Ante el Sancto Sanctorum hallé dichoso a muchos nobles aspirantes de diversas nacionalidades, pueblos y lenguas...

Místicas almas que durante aquellas horas en que el cuerpo físico duerme, movidas por la fuerza del anhelo, habíanse escapado de la densa forma mortal para venir hasta el SANCTA...

Sublimes platicaban todos esos devotos sobre temas inefables; hablaban de la ley del KARMA, discurrían sobre asuntos cósmicos extraordinarios... emanaban de sí mismos el perfume de la amistad y la fragancia de la sinceridad.

En estado de bienandanza anduve aquí, allá y acullá, buscando el atrevido filibustero que osado me pusiera tan tremenda cita...

En muchos grupos irrumpí preguntando por el consabido caballero de marras, nadie más supo darme respuesta alguna...

Comprendí entonces que aquel antiguo pirata no había cumplido la palabra empeñada; ignoraba los motivos, me sentía defraudado...

Silente resolví acercarme hasta la gloriosa puerta del templo de la sabiduría; quise penetrar dentro del lugar santo, más el guardián me cerró la puerta diciéndome: "Todavía no es hora, retírate...

Sereno, y comprendiéndolo todo, me senté gozoso en la simbólica piedra, muy cerca del portal del misterio...

En esos instantes de plenitud me auto‑observé en forma íntegra: Ciertamente yo no soy un sujeto de psiquis subjetiva; nací con la conciencia despierta y tengo acceso al conocimiento objetivo...

¡Cuán bello me pareció el cuerpo astral! (Resultado espléndido de antiquísimas transmutaciones de la libido).

Recordé a mi cuerpo físico que ahora yacía dormido en la remota lejanía del mundo occidental, en un pueblo de América...

Auto‑observándome cometí el error de confrontar a los vehículos astral y físico; por tales comparaciones perdí el éxtasis y regresé instantáneamente al interior de mi densa envoltura material...

Momentos después me levantaba del lecho; había logrado un desdoblamiento astral maravilloso...

Cuando severamente pregunté al viejo filibustero sobre el motivo por el cual no fue capaz de cumplir con su palabra, no supo darme una respuesta satisfactoria.

Treinta y cinco años transcurrieron desde aquella época en que ese viejo lobo de mar y yo, concertáramos tan misteriosa cita...

Allende el tiempo y la distancia, aquel extraño personaje era ya tan sólo un recuerdo escrito entre las empolvadas páginas de mis viejos cronicones...

Empero, confieso, sin ambages, que después de tantos años hube de ser sorprendido con algo insólito...

Una noche de primavera, hallándome ausente de la densa forma perecedera, vi al Señor SHIVA, (EL ESPÍRITU SANTO), mi Sacra Monada SÚPER‑INDIVIDUAL, con la semblanza inefable del "ANCIANO DE LOS DÍAS"...

Amonestaba el Señor con gran severidad al viejo corsario de los mares; es incuestionable que el cuerpo físico de este último, a esas horas de la noche yacía dormido entre el lecho...

Anhelante quise intervenir como tercero en discordia. El viejo de los siglos en forma categórica me ordenó quietud y silencio...

Antaño el Pirata aquel me había devuelto a mi hija, la había sacado del infierno donde él mismo la había metido...

Ahora mi Real Ser ‑SAMAEL‑ bregaba por libertarle, por emanciparle, por sacarle de los MUNDOS INFIERNOS...

Publicado en Las Tres Montañas

ImprimirCorreo electrónico

Capitulos Relacionados

Con un click en la publicidad apoyas este proyecto

La Biblioteca Gnóstica es un servicio gratuito
Tu donativo ayuda a mantenerlo activo

Realizalo de manera segura
a traves de PayPal