EL MONTE DE LOS OLIVOS

El ascenso maravilloso de la Quinta Serpiente de Luz hacia adentro y hacia arriba por el Canal Medular Espinal del Cuerpo Causal, me dio de hecho franco acceso a los Misterios Iniciáticos del Quinto Grado de la Sabiduría Venusta.

Si escribiese detalladamente todo aquello que entonces aprendiera en las treinta y tres cámaras santas del Mundo Causal, es obvio que llenaría un inmenso volumen.

Como Hombre Causal, sentado con mucha humildad crucé mis brazos sobre el pecho para asistir a la Ceremonia final...

Desafortunadamente, yo tenía la pésima costumbre de cruzar los brazos en forma tal que el izquierdo quedaba sobre el derecho...

"Así no debéis cruzar los brazos" ‑me dijo un Adepto del templo ‑ y luego añadió: "El derecho debe ir sobre el izquierdo". Yo obedecí sus indicaciones.

¿Habéis visto sarcófagos egipcios? Los brazos de los difuntos cruzados sobre el pecho ilustran estas afirmaciones.

Cualquier cráneo entre dos canillas o huesos de muerto, como señal de peligro, dice lo mismo.

Hacer la Voluntad del Padre, así en los cielos como en la Tierra, morir en el Señor, es el hondo significado de tal símbolo...

El Gran KABIR Jesús, en el Monte Oliveti, oró así:

"Padre mío, si es posible pasa de mí

 este Cáliz, mas no se haga mi Voluntad

 sino la tuya".

"Y estando en agonía, oraba más intensamente: y fue su sudor como grandes gotas de sangre que caían hasta la tierra".

"Y como se levantó de la oración, y vino a sus discípulos, hallólos durmiendo de tristeza". (Con la CONCIENCIA dormida).

"Y les dijo: ¿Por qué dormís? (¿Por qué tenéis la CONCIENCIA dormida?). Levantáos, y orad que no entréis en tentación". (Porque los dormidos es claro que caen en tentación).

En verdad, en verdad os digo que vuestra Conciencia debe permanecer siempre alerta y vigilante como el vigía en época de guerra.

Escrito está: "Antes que el Gallo (El Verbo) cante (o se encarne en nosotros), me negarás tres veces".Cuando el Hierofante "PATAR" o PEDRO se olvidó de sí mismo, negó al Cristo Intimo tres veces.

PEDRO, PETRA O PIEDRA, era el propio Hierofante o el intérprete en Fenicio, y de aquí la famosa frase evangélica: "Tú eres PEDRO y sobre esta PIEDRA edificaré mi Iglesia" (Nuestro Templo Interior).

Bunsen, en su "Lugar del Egipto en al Historia Universal" (Vol. 5 Pág. 90), comenta a su vez la inscripción encontrada en el sarcófago de una gran Reina de la Oncena Dinastía (2.250 años antes de J.C.) y que sólo es trascripción del Libro de los Muertos (4.500 antes de J.C.), interpretando jeroglíficos de PETER, PATAR, REVELACIÓN, INICIACIÓN, etc., etc., etc.

En modo alguno se equivocaron jamás los viejos ALQUIMISTAS medievales, cuando descubrieron la "Pétera Iniciática" en nuestros órganos sexuales...

Incuestionablemente, "derramar el Vaso de Hermes", prostituir la Piedra de la Verdad, equivale a negar al Cristo...

Del TODO‑INCOGNOSCIBLE o CERO RADICAL, emana, al comenzar una manifestación o universo, la Monada Pitagórica, el Verbo, el Archi‑Mago o Hierofante, el UNO‑ÚNICO; el AUNAD‑AD Budhista, el AIN‑SUPH, EN SOPH o PNEUMA‑EIKON CALDEO, el RUACH ELOHIM o Divino Espíritu del Señor flotando sobre las aguas Genesíacas, el existente por sí mismo, ANUPADAKA, o Manú‑Swayambu‑Narayana, ario.

Esta, la Monada particular de cada uno de nosotros, se transforma en la Dúada más excelsa, nuestra Divina Madre KUNDALINI particular, individual...

EL y ELLA constituyen realmente el "PADRE‑MADRE Gnóstico", el ZERU‑ANA Parsi, el PROTOGONOS DUAL o ADÁN‑KADMON, el THEOS‑CHAOS de la Teogonía de Hesíodo, el UR‑ANAS o Fuego y Agua Caldeo, el OSIRIS‑ISIS Egipcio, el JAH‑HOVAH JEHOVAH o IOD‑HEVE Semita, etc., etc., etc.

ROMA, a la inversa, es AMOR. El Sacramento de la Iglesia del AMOR o ROMA, es el SAHAJA MAITHUNA. (MAGIA SEXUAL).

Debemos aprender a cumplir con este Santo Sacramento, vibrando a tono con la Divina pareja.

El debe convertirse en la viva expresión del IOD Hebraico; ELLA debe ser la viva manifestación de HEVE.

EL ADAM‑KADMON Kabalista, el RHA‑SEPHIRA o eterno MASCULINO‑FEMENINO, conciliándose en perfecta armonía arriba y abajo, en lo infinitamente grande y en lo infinitamente pequeño, constituyen la nota culminante del "MONTE OLIVETI".

Publicado en Las Tres Montañas

ImprimirCorreo electrónico

Capitulos Relacionados

Con un click en la publicidad apoyas este proyecto

La Biblioteca Gnóstica es un servicio gratuito
Tu donativo ayuda a mantenerlo activo

Realizalo de manera segura
a traves de PayPal