RELIGIÓN

Enseñado en buenos modales, confieso francamente y sin ambages, que fui educado de acuerdo con la religión oficial de mi pueblo.

Travesear con alguien, por el desván, en plena liturgia, siempre me pareció abominable...

Desde niño tuve el sentido de veneración y respeto. No quise jamás encogerme de hombros en pleno culto; nunca me agradó escabullirme de entre mis sagrados deberes, ni reírme, ni burlarme de las cosas santas.

Sin querer ahora enredarme entre espinas y zarzales, debo tan sólo decir que en tal secta mística ‑no importa cual sea su nombre ‑ encontré principios religiosos comunes en todas las religiones confesionales del mundo. Citarlos ahora, es conveniente para bien de la Gran Causa.

CIELOS

Los hallamos en toda religión confesional aunque con diversos nombres; empero, estos son siempre nueve, como dijera con tanto acierto el Dante Florentino, en su clásico poema de la Divina Comedia.

1.) Cielo de la LUNA (Mundo Astral).

2.) Cielo de MERCURIO (Mundo Mental).

3.) Cielo de VENUS (Mundo Causal).

4.) Cielo de SOL (Mundo BÚDHICO o INTUICIONAL).

5.) Cielo de MARTE (MUNDO ÁTMICO. Región de ATMAN).

6.) Cielo de JÚPITER (EL NIRVANA).

7.) Cielo de SATURNO (Mundo PARANIRVÁNICO).

8.) Cielo de URANO (Mundo MAHAPARANIRVÁNICO).

9.) Cielo de NEPTUNO (EL EMPÍREO).

Resulta palmario manifiesto que estos nueve cielos enhorabuena citados, están también dentro de nosotros mismos, aquí y ahora, y se penetran y compenetran mutuamente sin confundirse.

Obviamente estos nueve cielos se hallan ubicados en nueve dimensiones superiores; ostensiblemente se trata de nueve universos paralelos.

INFIERNOS

No está de más en este esotérico Mensaje de Navidad 1972‑1973, recordar con cierto énfasis muy singular a los diversos infiernos religiosos...

Evoquemos con solemnidad, hagamos memoria, de los múltiples infiernos prehistóricos e históricos.

Remembranza, reminiscencias, existe por doquiera sobre infiernos Chinos, Mahometanos, Budistas, Cristianos, etc., etc., etc...

Resulta incuestionable que todos esos variados infiernos sirven de símbolo para el mundo mineral sumergido...

Claramente, el Dante, discípulo maravilloso de Virgilio el Poeta de Mantua, descubre con asombro místico la íntima relación existente entre los nueve círculos Dantescos y los nueve cielos...

"EL BARDO THODOL", “LIBRO TIBETANO DE LOS ESPÍRITUS DEL OTRO MUNDO”, resalta magnífico ante nuestros ojos haciéndonos ver la cruda realidad de los "MUNDOS‑INFIERNOS", dentro del interior del organismo planetario en que vivimos.

Es indubitable que los Nueve Círculos Dantescos dentro del interior de la Tierra, se corresponden científicamente con las nueve INFRADIMENSIONES sumergidas bajo la región tridimensional de EUCLIDES.

Resulta palmario y claro, la existencia cósmica de los MUNDOS‑INFIERNOS, en cualquier mundo del espacio infinito.

Obviamente el reino mineral sumergido, no es ciertamente una excepción del planeta Tierra.

ANGELOLOGÍA

Todo el Cosmos es dirigido, vigilado y animado por series casi interminables de Jerarquías de Seres conscientes, teniendo cada uno de ellos una misión que cumplir, y quienes (ya se les llame por un nombre o por otro, Dhyan‑Chohans, Ángeles o Devas, etc.) son Mensajeros tan sólo en el sentido de ser agentes de las Leyes Kármicas y Cósmicas. Varían hasta el infinito en sus grados respectivos de conciencia y de inteligencia y todos ellos son hombres perfectos en el sentido más completo de la palabra.

Múltiples servicios angélicos caracterizan el Amor Divinal. Cada Elohim trabaja en su especialidad. Nosotros podemos y debemos apelar a la protección Angélica.

D I O S

Todas las religiones son perlas preciosas engarzadas en el hilo de oro de la Divinidad.

Es ostensible el amor que todas las místicas instituciones del mundo sienten por lo Divinal: Alá, Brahama, Tao, Zen, I.A.O., INRI, Dios, etc., etc., etc.

El Esoterismo Religioso no enseña ateísmo de ningún tipo, excepto en el sentido que encierra la palabra sánscrita NASTIKA: no admisión de ídolos, incluyendo a ese Dios antropomorfo de la gente ignorante (cosa absurda sería creer en un dictador celeste que sentado allá arriba en un trono de tiranía, lanzara rayos y centellas contra este triste hormiguero humano).

El Esoterismo admite un LOGOS o un "CREADOR" colectivo del universo, un DEMIURGO arquitecto.

Es incuestionable que tal DEMIURGO no es una Deidad personal como muchos equivocadamente suponen, sino sólo la colectividad de los DHYAN CHOHANS, Ángeles, Arcángeles y demás fuerzas. DIOS ES DIOSES.

Escrito está con caracteres de fuego en el libro resplandeciente de la vida, que Dios es el Ejército de la Voz, la Gran Palabra, El Verbo.

"En el principio era el Verbo, y el Verbo estaba con Dios, y el Verbo era Dios".

"Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho".

Es algo palmario y manifiesto, que cualquier hombre auténtico que logre realmente la perfección, ingresa por tal motivo en la corriente del sonido, en las milicias celestes constituidas por los Budhas de compasión, Ángeles, Espíritus Planetarios, Elohim, Rishi‑Prajapatis, etc., etc., etc.

Se nos ha dicho con gran énfasis que el LOGOS suena y eso es obvio. EL DEMIURGO, El Verbo, es unidad múltiple perfecta.

Quien adora a los Dioses, quien les rinde culto, puede capturar mejor la honda significación de las diversas facetas divinales del DEMIURGO arquitecto.

Cuando la humanidad se burló de los Dioses Santos, cayó herida de muerte en el grosero materialismo de esta edad de hierro.

LUCIFER

Podemos y hasta debemos eliminar radicalmente a todos los agregados psíquicos subjetivos, tenebrosos y perversos que llevamos dentro; empero, es incuestionable que jamás podríamos disolver en nosotros mismos, a la sombra del Logos íntimo.

Resulta a todas luces claro y evidente que LUCIFER es la antítesis del Demiurgo Creador, su sombra viviente proyectada en el fondo profundo del MICRO‑COSMOS‑HOMBRE.

LUCIFER es el Guardián de la Puerta y de las llaves del Santuario, para que no penetren en él sino los ungidos que poseen el secreto de Hermes.

Y ya que hemos escrito este tan aborrecible nombre para los oídos piadosos del vulgo, necesario sería consignar también que el LUCIFER esotérico de la Doctrina Arcaica es todo lo contrario de lo que los Teólogos, cual el famoso DES MOUSSEAUX y el Marqués de MIRVILLE; suponen equivocadamente, pues es la alegoría del bien, el símbolo del más alto sacrificio (CHRISTOS‑LUCIFER) de los Gnósticos y el Dios de la sabiduría bajo infinitos nombres.

Luz y sombra, misteriosa simbiosis del Logos Solar, unidad múltiple perfecta, INRI es LUCIFER.

DEMONIOS

Las diversas teogonías religiosas nos pintan como castigados a esos "LOGOI DIVINOS" que, reencarnados en humanos cuerpos, cometieran el error imperdonable de caer en la generación animal.

Esos genios tenebrosos son Ángeles caídos, demonios auténticos en el sentido más completo de la palabra.

Resulta absurdo aseverar que tales rebeldes hubiesen dado la mente al hombre; es obvio que esos ángeles caídos son verdaderos fracasos cósmicos.

Es muy oportuno en estos instantes recordar los nombres inhumanos de ANDRAMELEK, BELIAL, MOLOCH, BAEL, etc., cuyas horrendas abominaciones pueden ser estudiadas por cualquier adepto de la Logia Blanca, en los registros AKHÁSICOS de la Naturaleza.

Distíngase entre lo que es una caída esotérica y lo que es una bajada.

Evidentemente esos ÁNGELES REBELDES no bajaron, cayeron y eso es diferente.

EL LIMBO

Versados en la Historia Universal, bien sabemos en forma íntegra lo que es realmente el ORCO de los clásicos Griegos y latinos; el LIMBO de los esoteristas cristianos.

No está de más en este tratado, enfatizar la idea trascendental de que el LIMBO es ciertamente la antesala de los MUNDOS‑INFIERNOS...

Todas las cuevas conocidas y por conocer forman una basta e ininterrumpida red que abarca por entero al planeta Tierra, constituyendo el ORCUS de los clásicos ‑como ya dijimos en renglones arriba ‑ el LIMBO auténtico del esoterismo Gnóstico... el otro Mundo, en fin, donde vivimos después de muertos.

Corresponde al LIMBO aquella mística y terrible alegoría que dice: "Allí viven aquellos niños inocentes que murieron sin haber recibido las aguas del bautismo".

En Gnóstico esoterismo tales aguas son de tipo genesiaco y constituyen el ENS SEMINIS. (La entidad del semen como dijera Paracelso).

El Bautismo sacramental de los diversos cultos religiosos simboliza la SEXO‑YOGA, el Maithuna, la Magia Sexual. En la Médula y en el Semen se encuentra la clave de la salvación y todo lo que no sea por allí, por este camino, es ciertamente una pérdida inútil de tiempo.

Niños inocentes son aquellos santos que no trabajaron con las aguas espermáticas del primer instante. Gentes virtuosas que creyeron posible la AUTO‑REALIZACIÓN INTIMA DEL SER, sin cumplir con el compromiso del sacramento del bautismo; desconocieron la MAGIA‑SEXUAL o la rechazaron enfáticamente.

Sólo Mercurio, el Jefe y evocador de las almas, tomando el Caduceo de la Sabiduría en su diestra, puede evocar de nuevo a la vida a las infelices criaturas inocentes precipitadas en el ORCO.

Sólo él, el archimago y hierofante puede hacerlas renacer en ambientes propicios, para el trabajo fecundo y creador en la "Forja de los Cíclopes".

Así es como Mercurio, el Nuncio y el Lobo del Sol hace ingresar a las almas del LIMBO en las milicias celestes...

PURGATORIO

Definamos el Purgatorio así: Región molecular inferior; zona de tipo Sub‑Lunar; Astral sumergido (KAMA‑LOKA secundario).

En el mundo Purgatorial debemos freír las semillas del mal; aniquilar larvas infra‑humanas de todo tipo; purgarnos de toda corrupción; Purificarnos radicalmente.

El Dante Alighieri hablando sobre el purgatorio dice:

"Nos aproximamos hasta llegar al sitio que antes me había parecido ser una rotura, semejante a la brecha que divide un muro; y vi una puerta, a la cual se subía por tres gradas de diferentes colores, y un portero que aún no había proferido ninguna palabra".

"Y como yo abriese cada vez más los ojos, le vi sentado sobre la grada superior, con tan luminoso rostro, que no podía fijar en él la vista. Tenía en la mano una espada desnuda, que reflejaba sus rayos hacia nosotros de tal modo, que en vano intenté fijar en ella mis miradas".

"Decidme desde ahí: ¿Qué queréis? ‑empezó a decir ‑ ¿Dónde está el que os acompaña? Cuidad que vuestra llegada no sea funesta".

"Una dama del cielo, enterada de estas cosas ‑le respondió mi Maestro ‑, nos ha dicho hace poco: "Id allí; aquella es la puerta".

"Ella guía felizmente vuestros pasos ‑replicó el cortés portero‑ llegad, pues y subid nuestras gradas".

"Nos adelantamos; el primer escalón era de mármol blanco, tan bruñido, sólido y tenso, que me reflejé en él tal como soy; el segundo, más oscuro que el color turquí, era de una piedra calcinada y áspera, resquebrajada a lo largo y de través; el tercero, que gravita sobre los demás, me parecía de un pórfido tan rojo como la sangre que brota de las venas. Sobre este último tenía ambas plantas el Ángel de Dios, el cual estaba sentado en el umbral, que me pareció formado de diamante. Mi guía me condujo de buen grado por los tres escalones, diciendo: pide humildemente que se abra la cerradura".

"Me postré devotamente a los pies santos; le pedí por misericordia que abriese, pero antes me di tres golpes en el pecho. Con la punta de su espada me trazó siete veces en la frente la letra "P", y dijo: Procura lavar estas manchas cuando estés dentro".

"Enseguida sacó de debajo de sus vestiduras, que eran del color de la ceniza o de la tierra seca, dos llaves, una de las cuales era de oro y la otra de plata; primero con la blanca y luego con la amarilla, hizo en la puerta lo que yo deseaba".

"Cuando una de las llaves falsea, y no gira con regularidad por la cerradura ‑nos dijo‑, esta entrada no se abre. Una de ellas es más preciosa; pero la otra requiere más arte e inteligencia antes de abrir, porque es la que mueve el resorte".

"Pedro me las dio, previniéndome que más bien me equivocara en abrir la puerta, que en tenerla cerrada, siempre que los pecadores se prosternen a mis pies".

"Después empujó la puerta hacia el sagrado recinto, diciendo: Entrad; más debo advertiros que quien mira hacia atrás vuelve a salir".

"Entonces giraron en sus quicios los espigones de la sacra puerta, que son de metal, macizos y sonoros; y no produjo tanto fragor, ni se mostró tan resistente la de la roca Tarpeya, cuando fue arrojado de ésta el buen Metelo, por lo cual quedó vacía. Yo me volví atento al primer ruido, y me pareció oír voces que cantaban al son de dulces acordes: "TE DEUM LAUDAMOS".

"Tal impresión hizo en mí aquello que oía, como la que ordinariamente se recibe cuando se oye el canto acompañado del órgano, que tan pronto se re-perciben como dejan de percibirse las palabras". (Véase la divina Comedia del Dante).

LA MADRE DIVINA

María o mejor dijera RAM‑IO, es la misma ISIS, JUNO, DÉMETER, CERES, MAYA, La Divina Madre Cósmica, el poder serpentino que subyace en el fondo viviente de toda materia orgánica e inorgánica.

MARIA MAGDALENA

La Bella Magdalena es, fuera de toda duda, la misma Salambo, Matra, Ishtar, Astarté, Afrodita y Venus.

El aura solar de la Magdalena arrepentida, está constituida por todas las esposas sacerdotisas del mundo.

Bienaventurados los hombres que encuentren refugio en esa aura, porque de ellos será el reino de los cielos.

CRISTO

Entre los Persas, CRISTO es ORMUS, AHURA‑MAZDA, la antítesis de AHRIMAN. (SATÁN).

En la tierra sagrada de los Vedas, CRISTO es VISHNÚ, el segundo LOGOS, sublime emanación de BRAHAMA, el primer LOGOS.

EL JESÚS Indostánico es el Avatara KRISHNA. El Evangelio de este Maestro es similar al del Divino Rabí de Galilea.

Entre los Chinos antiguos FU‑HI es el Cristo Cósmico, quien compusiera el famoso I‑KING libro de las leyes y nombrara para bien de la humanidad ministros Dragones.

En el país asoleado de KEM, en la tierra de los Faraones, Cristo era de hecho OSIRIS y quien lo encarnaba pasaba por tal motivo a ser un OSIRIFICADO.

QUETZALCOATL es el CRISTO MEXICANO que ahora mora en la lejana Tule, el Dios Blanco.

INMACULADAS CONCEPCIONES

Es urgente comprender lo que son realmente las inmaculadas concepciones. Estas abundan en todos los cultos antiguos, FU‑HI, QUETZALCOATL, BUDHA y muchos otros son el resultado de inmaculadas concepciones.

El fuego sagrado hace fecundas a las aguas de la vida para que nazca el Maestro en nosotros.

Todo ángel es ciertamente hijo de la Divina Madre Kundalini; ella es realmente virgen antes del parto, en el parto y después del parto.

En nombre de la verdad solemnemente aseveramos lo siguiente: el esposo de Devi Kundalini, nuestra Madre Cósmica particular, es el TERCER LOGOS, el Espíritu Santo, SHIVA el primogénito de la creación; nuestra Monada íntima, individual o mejor dijéramos sobre‑individual.

Publicado en Las Tres Montañas

ImprimirCorreo electrónico

Capitulos Relacionados

Con un click en la publicidad apoyas este proyecto

La Biblioteca Gnóstica es un servicio gratuito
Tu donativo ayuda a mantenerlo activo

Realizalo de manera segura
a traves de PayPal