TEOSOFÍA

Sin ufanarme en modo alguno con tan delicadas y múltiples inquietudes de tipo filosófico y metafísico, confieso francamente y con toda sinceridad que aún no había llegado a las dieciséis primaveras de mi actual existencia, cuando ya me hallaba enfrascado en muchas materias de enjundioso contenido.

Con ansias infinitas me propuse analizar detalladamente los problemas del espíritu a la luz de la ciencia moderna.

Muy interesantes me parecieron por aquella época los experimentos científicos del físico Inglés William Crookes, descubridor insigne de la materia en estado radiante y del Talio, ilustre miembro de la Real Sociedad Británica.

Sensacionales me parecieron las famosas materializaciones del espectro de KATIE‑KING en pleno laboratorio, tema planteado por Crookes en su "Medida de la fuerza psíquica".

Excelentes, excepcionales, maravillosos, me parecieron muchos temas sagrados de la antigüedad tales como: La Serpiente del Paraíso, La Burra de Balaam, Las Palabras de la Esfinge, las voces misteriosas de las Estatuas de Mennon al romper el día, el terrible MENE‑TECEL‑PHARES del festín de Baltasar; el Serafín de Teherán, Padre de Abraham; los Oráculos de Delfos; los Betilos o Piedras Parlantes del Destino, los Menhires Oscilantes y Mágicos de los Druidas; las voces enigmáticas de todos los sangrientos sacrificios necromantes, origen auténtico de toda la tragedia clásica, cuyas revelaciones indiscretas en Prometeo, las Caforas y las Euménides, costaron la vida al Iniciado Esquilo; las palabras de Tiresias, el adivino evocado por Ulises en la Odisea, al borde del hoyo repleto con la sangre del cordero negro propiciatorio; las voces secretas que Alarico oía mandándole destruir a roma pecadora, y las que la doncella de Orleáns oía también para que exterminase a los ingleses, etc., etc., etc.

Enseñado en buenos modales y sin ensayarme en la oratoria para recitar en público, a los diecisiete años de edad dictaba conferencias en la Sociedad Teosófica.

El Diploma Teosofista lo recibí de manos de Jinarajadasa, ilustre presidente de aquella augusta Sociedad, que en buena hora conociese personalmente.

Seguro de mi mismo en mi carácter estaba entonces muy bien informado sobre los extraños y misteriosos golpes de Rochester, los clásicos fenómenos psíquicos de la granja de los Eddy, donde nació la misma Sociedad Teosófica; había evocadores de las Pitonisas de los antiguos tiempos, sabía de casas encantadas y de apariciones Post‑Mortem y conocía a fondo todos los fenómenos telepáticos.

Incuestionablemente, con tantos datos metafísicos en mi pobre mente acumulados, me había convertido en un erudito muy exigente.

Sin embargo, quise muy sinceramente formar el corazón con el buen criterio Teosofista y por ello me engolosiné con las obras que hallé en la rica biblioteca.

Venero inagotable de Sabiduría Divinal, descubrí con asombro místico en las obradas páginas de la Doctrina Secreta, obra extraordinaria de la Venerable Gran Maestra Helena Petrovna Blavatsky, la sublime mártir del Siglo XIX.

Veamos ahora las siguientes notas, por cierto muy interesantes:

"1885. En su Diary, el Coronel Olcott anota en el día 9 de Enero"."H.P.B., ha recibido del Maestro M., el plan para su Doctrina Secreta". "Es excelente, Oakley y yo intentamos hacerlo la noche pasada, pero este es mucho mejor".

"La conspiración del matrimonio Coulomb obligó a H.P.B., a dejar Adyar y viajar a Europa en Marzo. H.P.B., llevó consigo el preciso manuscrito. Cuando me preparaba para subir al barco, Subba Row me recomendó escribiera LA DOCTRINA SECRETA y le fuera mandado semanalmente lo escrito. Yo le prometí y lo haré... ya que él va a agregar notas y comentarios y después la Sociedad Teosófica la publicará".

"Fue en ese año cuando el Maestro K.H., escribió: Cuando la Doctrina Secreta esté lista, será una triple producción de M., Upasika y mía".

Es evidente que tales notas nos invitan a la meditación. Empero, es ostensible que la V.M., interpretó las enseñanzas adaptándolas a la época.

Agotados los teóricos estudios de tipo Teosóficos, practiqué con intensidad RAYA-YOGA, BHAKTI, JNANA‑Yoga, Karma‑Yoga, etc., etc., etc.

Múltiples beneficios psíquicos obtuve con las Yogas prácticas preconizadas por esa venerada institución.

Como quiera que la meritísima Maestra H.P.B., consideró siempre a la HATHA‑YOGA como algo demasiado inferior, me es dable manifestar que jamás me interesé por tal rama de la YOGA Indostán.

Mucho más tarde en el tiempo, fui invitado a una gran asamblea de la Venerable Gran Logia Blanca, donde en plena Ágora se calificó a la HATHA‑YOGA como auténtica MAGIA NEGRA.

Publicado en Las Tres Montañas

ImprimirCorreo electrónico

Capitulos Relacionados

Con un click en la publicidad apoyas este proyecto

La Biblioteca Gnóstica es un servicio gratuito
Tu donativo ayuda a mantenerlo activo

Realizalo de manera segura
a traves de PayPal