DESCRIPCIÓN DE LA ESTELA "6"

UN DEVA DE LA NATURALEZA

En la visión de la armonía de todas las cosas, descubrimos con asombro místico la parte espiritual de la naturaleza, en otros términos, encontramos a los famosos Malachim o reyes angélicos.

Los contactos directos con los elementales deben realizarse siempre por intermedio de los reyes angélicos de los elementos, en la esfera maravillosa del mundo causal.

La tierra, el fuego, el aire, el agua, tiene cada uno su dios especial.

Incuestionablemente, los gnomos o pigmeos que moran bajo la tierra tienen su jerarquía. El genio particular de los gnomos es GOB, un deiduso muy especial conocido en la alta magia. El reino específico de los gnomos está al norte de la Tierra. Se les manda con la espada.

El reino específico de las ondinas está al occidente. Se les evoca con la copa de libaciones. La concentración se puede hacer en TLÁLOC O NICKSA.

El reino de las salamandras del fuego está al sur. Se les manda con el tridente mágico. La concentración se puede hacer en MICHAEL, rey del sol y del rayo. SAMAEL, rey de los volcanes. ANAEL, príncipe de la luz astral.

El reino de las criaturas que pueblan los aires está al oriente. A los silfos se les manda con la pluma de águila o con los Pentáculos santos. Esto lo saben los magos. La concentración se puede hacer en PARVATI y SABTABIEL.

Para servirse completamente de los elementales de la naturaleza, es preciso eliminar el ego animal. Nunca una persona ligera y caprichosa gobernará a los silfos del aire. Jamás un sujeto blando, frío y voluble, será amo absoluto de la ondinas y nereidas del agua. La ira irrita a las salamandras del fuego. La concupiscencia grosera convierte, de hecho, en juguete de los gnomos o pigmeos del reino mineral a quienes quieran servirse de ellos.

Cuando el mago ha muerto en sí mismo, es decir, que ha eliminado hasta la sombra misma del recuerdo de sus defectos, la naturaleza entera le servirá, le obedecerá. Paseará durante la tempestad sin que la lluvia toque su cabeza. El viento no desarreglará un solo pliegue de su traje. Cruzará el fuego sin quemarse. Caminará sobre las aguas tormentosas del océano sin hundirse. Podrá ver con entera claridad todas las riquezas que se esconden en el seno de la Tierra.

Recordad las palabras del Gran Kabir Jesús: "Los milagros que yo he hecho, los podréis hacer vosotros y aún más'.

El mundo de las causas naturales o voluntad consciente es el mundo de los Malachim o reyes angélicos de la naturaleza, que constituyen por sí mismos los legítimos principios espirituales de los elementos. Esos seres o dioses inefables, terriblemente divinos, son hombres perfectos en el sentido más completo de la palabra. Tales seres están más allá del bien y del mal (para mayor información y práctica ver el libro LA DOCTRINA SECRETA DE ANAHUAC, del mismo Autor)

La estela 6 representa, precisamente, a un Deva, a un rey angélico. Nos habla de una cultura extraordinaria, esotérica, que existió en Copan. La cultura maya es única en su especie.

La mitra, bastante destruida. Podemos apreciar tres rayas horizontales que nos indican las tres fuerzas superiores. Se ve la corona de la victoria, el triunfo de las energías ascendentes.

Cinturón, muy bien hecho, con adorno completo indicando a Hod y Jesod.

Esta estela representa aun deiduso, una criatura elemental de la naturaleza, un Deva.

El mandil masónico, muy bien labrado.

Publicado en Los Misterios Mayas

ImprimirCorreo electrónico

Capitulos Relacionados

Con un click en la publicidad apoyas este proyecto

La Biblioteca Gnóstica es un servicio gratuito
Tu donativo ayuda a mantenerlo activo

Realizalo de manera segura
a traves de PayPal