CLAVE PARA INVOCAR EL CUERPO DESDE LEJOS

Aquellos que saben salir en cuerpo astral, pueden invocar el cuerpo desde lejos. Esto se hace con ayuda del Intimo. Se ora así: "Tú que eres yo mismo, Tú que eres mi real Ser, Te suplico, traedme mi cuerpo". Entonces el Intimo le traerá el cuerpo en estado de Jinas al discípulo. Por lejos que se halle el astral del discípulo allá le llegará el cuerpo del discípulo. Nuestro cuerpo vendrá humilde ante nosotros, y vendrá vestido con sus paños menores o ropas de dormir, vendrá vestido con las mismas ropas con que lo dejamos en el lecho.

Resultan emocionantes estos momentos cuando nos encontramos cara a cara, frente a frente a nuestro cuerpo físico. En estos momentos estamos en cuerpo astral, entonces debemos ordenarle al cuerpo físico así: "Cuerpo mío saltad sobre mi cabeza, penetrad en mi, por la glándula pineal". Entonces el cuerpo físico obedecerá y penetrará por la glándula pineal. Esta glándula está situada en la parte superior del cerebro. Así concurrirá nuestro cuerpo al llamado.

Entonces podremos funcionar con el cuerpo físico por remotos lugares. En estado de Jinas podremos visitar los templos de misterios para aprender la doctrina a los pies del maestro. Si queréis ayuda especial, entonces cuando estéis fuera del cuerpo físico invocad así:

ORACIÓN: "Creo en Dios, creo en Cristo y creo en Samael. Samael traedme mi cuerpo; Samael traedme mi cuerpo; Samael traedme mi cuerpo". Repetid muchísimas veces esta plegaria, y yo Samael vuestro humilde servidor, concurriré a vuestro llamado para llevaros vuestro cuerpo en estado de Jinas. Así os serviré amados discípulos a condición de una conducta recta. Nosotros los maestros estamos dispuestos a ayudar a los seres humanos a entrar en los mundos internos nuevamente. "Pedid y se os dará", "golpead y se os abrirá".

Los discípulos que quieran aprender a salir a voluntad en cuerpo astral recibirán nuestra ayuda si invocan a este humilde siervo Samael autor de este libro. A tiempo de hacer vuestra práctica orad así; oración; Creo en Dios, creo en Cristo, y creo en Samael; Samael sacadme de mi cuerpo. Orad repetidamente esta oración a tiempo de estaros adormeciendo. Cuando ya sintáis cierta lasitud, es decir debilidad y sueño, es porque yo Samael os estoy ayudando.

Entonces haced un supremo esfuerzo de voluntad y levantaos de vuestra cama. Yo Samael Aun Weor os llevaré a la Iglesia Gnóstica.

Pedid y se os dará, golpead y se os abrirá. En estos momentos la evolución está de retorno hacia la Gran Luz y nosotros los humildes servidores de la pobre humanidad estamos resueltos a ayudar a todos los seres humanos a penetrar nuevamente en los mundos internos.

Publicado en Los Misterios Mayores

ImprimirCorreo electrónico

Capitulos Relacionados

Con un click en la publicidad apoyas este proyecto

La Biblioteca Gnóstica es un servicio gratuito
Tu donativo ayuda a mantenerlo activo

Realizalo de manera segura
a traves de PayPal