EHECATL DIOS DEL VIENTO

Ehecatl Dios del viento entre los Aztecas, intervino en la resurrección del Cristo Jesús; el día 3 entró en la tumba de Jesús y clamó con gran voz: Jesús levántate de entre tu tumba, con tu cuerpo.

Ehecatl indujo en el cuerpo de Jesús la actividad y el movimiento.

Ehecatl es un Ángel precioso, y espíritu del movimiento: los señores del movimiento regulan todas las actividades del movimiento cósmico; Los Aztecas rendían culto a Ehecatl (véase lámina). "Y el primer día de la semana, muy de mañana vinieron al sepulcro las santas mujeres (en cuerpo astral) trayendo las drogas aromáticas que habían aparejado y algunas otras mujeres con ellas".

ehecatl stone

El cuerpo físico de Jesús fue sumergido dentro de los mundos internos, quedó en estado de Jinas; la tumba quedó vacía. "Pedro corrió al sepulcro y como miró dentro, vio solo los lienzos echados y se fue maravillándose de lo que había sucedido". El cuerpo de Jesús fue tratado con las drogas aromáticas y los ungüentos sagrados, luego penetró por la glándula pineal astral del maestro, así quedó resucitado con su cuerpo, que en estado de Jinas pudo hacerse visible y tangible a los discípulos de Emaús. "Y aconteció que estando sentado con ellos a la mesa, tomando el pan, bendijo y partió y dioles". Entonces fueron abiertos los ojos de ellos, y le conocieron; mas él se desapareció de los ojos de ellos". "A los once les parecía imposible que Jesús hubiera resucitado, y cuando él se puso en medio de ellos, y les dijo: Paz a vosotros. Entonces ellos espantados y asombrados pensaban que veían espíritu"; sencillamente porque les parecía imposible que un cadáver pudiera tener vida; "Mas él les dice: ¿por qué estáis turbados y suben pensamientos a vuestros corazones?". "Mirad mis manos y mis pies, que yo mismo soy; palpad y ved; que el espíritu ni tiene carne ni huesos como veis que tengo yo"; "y para acabar de probarles que tenía cuerpo de carne y hueso comió con ellos a la mesa".

Más tarde el maestro se fue para el Tibet oriental.

Él enseñó y demostró a la humanidad la doctrina de la resurrección de los muertos. Practicando magia sexual, adorando a la mujer, sabiendo querer, todo ser humano puede llegar a las elevadísimas cumbres de la resurrección.

Publicado en Los Misterios Mayores

ImprimirCorreo electrónico

Capitulos Relacionados

Con un click en la publicidad apoyas este proyecto

La Biblioteca Gnóstica es un servicio gratuito
Tu donativo ayuda a mantenerlo activo

Realizalo de manera segura
a traves de PayPal