EL DIOS MURCIÉLAGO

En el edificio de bellas artes en México D. F., encontramos una escultura Azteca del Dios Murciélago, (véase lámina) vamos a hablar de él aunque los tenebrosos nos calumnien y califiquen de magos negros. Esta escultura es un precioso símbolo Azteca de uno de los principales jerarcas de la muerte. Los Ángeles de la muerte, trabajan bajo la influencia de Saturno y desencarnan las almas de acuerdo con la ley del Karma, tienen como símbolos al murciélago, la lechuza y la hoz; ellos sacan el alma del cuerpo y rompen el cordón plateado que une el alma al cuerpo.

camazot

Las almas durante el sueño pueden viajar a cualquier parte y volver al cuerpo gracias al cordón plateado. Los Ángeles de la muerte cuando están oficiando asumen la apariencia esquelética, después de su trabajo asumen hermosa presencia, realmente son Ángeles.

El Dios Murciélago mora en el centro del Edem. Es un Ángel de la muerte, así como tiene poder para matar, también para sanar.

Los Aztecas formaban una cadena en forma de herradura para invocarlo; los eslabones de esa cadena eran sueltos, nadie se tocaba las manos ni el cuerpo y se abrían por los lados del altar, los asistentes al rito permanecían llenos de respeto, en cuclillas, acurrucados.

El mantram ISIS era vocalizado por todos en dos sílabas y alargando el sonido de cada letra así: Iiiii Ssssss Iiiii Sssss, sosteniendo el sonido de cada letra lo más posible; la S suena como el grillo (chapulín), ó como los cascabeles de la serpiente, tan sagrada entre los Aztecas, esa es la sutil voz con que pueden hacerse maravillas y prodigios; el mantram era vocalizado muchas veces seguidas. El sacerdote echaba entre un bracero un sahumerio de caracoles marinos reducidos a polvo blanco; los caracoles y el fuego sagrado se hallaban asociados internamente. Los bracerillos se colocaban sobre una mesa, en el altar ardían dos lumbres símbolos de la vida y de la muerte; el sacerdote vuelto el rostro hacia los asistentes bendecía con un afilado cuchillo, y con su corazón llamaba al Dios Murciélago; así asistía el terrible Jerarca de la muerte: este rito puede practicarse hoy en los santuarios gnósticos.

El Dios murciélago puede sanar a los enfermos si la ley del Karma lo permite, cualquier grupo de personas puede practicar este rito para sanar enfermos graves. Este rito lo practicaban los Aztecas en un templo de oro macizo el cual existe aun en Jinas.

A las pruebas funerales del arcano 13 asiste el Dios murciélago; cuando Jesús llegó al arcano 13 vagó entre los sepulcros de los muertos, los terribles espectros de la muerte lo asediaron entre los terrores de la noche horrible, los cadavéricos fantasmas de la muerte le recordaron cosas horribles del pasado. Jesús tuvo que vencer al supremo consejo de los Ángeles de la muerte, la lucha fue terrible pero Él venció, no tuvo temor; Entonces el Anciano de los Días como un soplo terrible entró en Él, así el Hijo y el Padre son uno, esto se realiza en el arcano 13; este proceso siempre es igual en todo aquel que recibe la Corona, esto pertenece a la segunda iniciación de los misterios de la Fe y de la naturaleza.

"Te alabo Padre, Señor del cielo y de la tierra, que hayas escondido estas cosas de los sabios y de los entendidos y las hayas revelado a los niños". "Así Padre, pues que así agradó en tus ojos".

"Todas las cosas me son entregadas de mi Padre; y nadie conoció al Hijo sino el Padre; ni al Padre conoció alguno sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo lo quiere revelar".

Publicado en Los Misterios Mayores

ImprimirCorreo electrónico

Capitulos Relacionados

Con un click en la publicidad apoyas este proyecto

La Biblioteca Gnóstica es un servicio gratuito
Tu donativo ayuda a mantenerlo activo

Realizalo de manera segura
a traves de PayPal