EL LÁBARO DEL TEMPLO

La materia prima de la Gran Obra, es el Semen Cristónico.

El semen es el agua pura de vida. El semen es, el agua de todo lo que existe, el semen es el agua del Génesis. Una planta sin agua, se seca y muere. El agua de las plantas es semen vegetal. El semen vegetal se transforma en hojas, flores y frutos. Las combinaciones de la sustancia infinita, son maravillosas. El mar es el semen del planeta Tierra. Todo sale del mar, todo vuelve al mar. Nosotros tenemos el mar en nuestras glándulas sexuales.

En nuestras aguas seminales se encierra el misterio de la vida. Los continentes salieron del mar y volverán al mar. Nosotros salimos del semen espermático del primer instante. Los animales de toda especie llevan el secreto de su existencia, en las aguas seminales. Los hombres solo ven las groseras partículas de materia física que forman la corteza material de las aguas puras de la vida.

Nosotros conocemos en el Edem las aguas del mar de la vida.

En el Edem vemos esas aguas, del Génesis resplandeciendo de gloria. De esa materia prima de la Gran Obra ha salido todo lo creado. Las combinaciones de la sustancia infinita son maravillosas. En los recintos sagrados de los templos no falta jamás un vaso sagrado lleno de agua pura de vida. Ese es el Lábaro del Templo. El que bebe de esa agua de vida eterna, nunca jamás tendrá sed, y los ríos de agua pura manarán de su vientre.

Esas son las aguas de AMRITA. Ese es el Mulaprakriti de los orientales. Todo el Universo se reducirá a su semen cuando llegue la Gran Noche. El Universo salió del Agua y volverá al Agua.

El agua pura de vida, es el Lábaro del Templo. Las aguas del Génesis están gobernadas por los rayos de la Luna, y por los Dioses elementales de las aguas.

Publicado en Los Misterios Mayores

ImprimirCorreo electrónico

Capitulos Relacionados

Con un click en la publicidad apoyas este proyecto

La Biblioteca Gnóstica es un servicio gratuito
Tu donativo ayuda a mantenerlo activo

Realizalo de manera segura
a traves de PayPal