LA MEDITACIÓN

Existen muchos discípulos que a pesar de haber conocido nuestras claves para salir en cuerpo astral, no lograron aprender a salir a voluntad. El fracaso de esos estudiantes se debe a que ya perdieron los poderes del cuerpo astral, a estos estudiantes no les queda más remedio que someterse a la disciplina de la meditación para recobrar los poderes perdidos. La meditación es una técnica para recibir información. Cuando el sabio se sumerge en meditación interna, lo que busca es información. Los chacras entran en actividad con la meditación.

La meditación reviste tres fases: primera, concentración; segunda, meditación; tercera, Shamadi.

Antes de empezar nuestra práctica de concentración debemos sentarnos cómodamente. También podemos hacer esta práctica entre el lecho. Hay que retirar de la mente toda clase de pensamientos terrenales, estos pensamientos deben caer muertos a las puertas del templo. Antes de concentrarnos debemos poner nuestra mente en blanco, no pensar en nada. Llenados estos requisitos entonces empezamos nuestra practica de concentración interna. Apartamos nuestra mente de las cosas del mundo físico y la dirigimos hacia adentro, hacia el Intimo. "Recordad que vuestros cuerpos son el templo del Dios vivo, que el Altísimo mora en vosotros". El Altísimo dentro de nosotros es el Intimo. Hay que amar al Intimo. Hay qué adorar al Intimo. Hay que rendirle culto al Intimo. Hay que meditar en el Intimo profundamente.

Sumidos en profunda meditación debemos provocar el sueño, este sueño profundo nos llevará al estado de Shamadi. Entonces nos saldremos del cuerpo sin saber como, ni a que horas. Así entramos en los mundos internos.

Los sueños son legitimas experiencias internas. Si queremos estudiar una planta, nos concentramos en ella, meditamos en ella, provocamos el sueño y nos dormimos. Entonces en visión de sueños vemos que la planta se convierte en un hermoso niño, o en una bella criatura. Esa criatura es el Elemental de la planta. Podemos conversar con ese Elemental vegetal. Podemos informarnos sobre las propiedades de esa planta, sobre sus poderes mágicos, etc.

El Elemental vegetal contestará estas preguntas y así recibiremos información. La meditación despertará nuestros poderes ocultos. La meditación provoca cambios fundamentales en el cuerpo astral. Entonces durante el sueño normal habrán instantes en que estaremos conscientes, y más tarde podremos decir, estoy fuera del cuerpo físico, estoy en cuerpo astral. Así iremos adquiriendo poco a poco la "Conciencia continua"; Al fin llegará el día en que ya podrá el estudiante utilizar nuestras claves para salirse a voluntad del cuerpo astral. Habrá reconquistado sus poderes perdidos.

Durante las horas de sueño todos los seres humanos viajan en cuerpo astral. Los sueños son las experiencias astrales. Debemos aprender a recordar las experiencias astrales. Al despertar del sueño practicaremos un ejercicio retrospectivo para recordar todas aquellas cosas que hicimos durante el sueño. Durante el sueño nuestros discípulos se transportan a las Logias Blancas. Durante el sueño nuestros discípulos viajan a remotos lugares.

Todos nuestros discípulos deben aprender a interpretar los sueños. Aún los sueños más absurdos son absolutamente simbólicos.

Las experiencias internas se interpretan basándonos en la ley de las analogías filosóficas; en la ley de las analogías de los contrarios en la ley de las correspondencias y en la numerología. El que quiera avanzar en estos estudios debe estudiar incansablemente el libro de Daniel en la Biblia. El sistema de Daniel nos enseña a interpretar las experiencias internas.

Publicado en Los Misterios Mayores

ImprimirCorreo electrónico

Capitulos Relacionados

Con un click en la publicidad apoyas este proyecto

La Biblioteca Gnóstica es un servicio gratuito
Tu donativo ayuda a mantenerlo activo

Realizalo de manera segura
a traves de PayPal