LA SAGRADA FAMILIA HUYE A EGIPTO

Habiendo nacido Jesús en Belén de Judá, tal como lo habían dicho los profetas, se reunió el colegio de iniciados en el palacio de Herodes, en un gran salón del palacio con el objeto de comunicarle al monarca el nacimiento espiritual del Salvador del mundo.

Herodes era un hombre de mediana estatura, cuerpo delgado y esbelto, rostro sonrosado y juvenil, vestía con túnica a la usanza de la época y cubría su cabeza con brillante casco de guerrero.

Herodes sentado ante su mesa de trabajo, escuchó el informe de los iniciados del templo, pero no creyó en él, no admitió que Jesús fuese el Mesías prometido y lleno de argumentos rechazó indignado el informe de los iniciados.

Jesús dijo a Herodes; "Tú eres Justiniano; tú eres justo; lo que pasa es que nunca has gustado de mí". Entonces Herodes lleno de ira habló al congreso diciendo: "No os comáis la Luna". Con esto quiso decir Herodes que no se debería abandonar el culto lunar.

Todas las religiones de raza son lunares, la religión judía es lunar.

Herodes era totalmente conservador y como tal defendía la tradición conservadora judía. Herodes defendía la vieja casta sacerdotal del pueblo de Judá. Herodes rechazó al salvador del mundo.

Esta reunión en el palacio de Herodes fue trascendental, en ese congreso iniciático, se anunció el nuevo periodo de desenvolvimiento Solar Crístico del mundo. Herodes siendo manifiestamente conservador se aferró al pasado lunar y a los prejuicios de raza, y no quiso aceptar que Jesús era el Salvador del mundo. Este congreso de iniciadores resultó un fracaso. Entonces Herodes mandó matar a los iniciados, ordenó a sus soldados matar a los niños; a los iniciados se les llama esotéricamente niños, así pues los niños son los iniciados que hizo matar Herodes. Los soldados anduvieron por las calles de Belén matando a los iniciados; así se cumplió la profecía de Jeremías, que dijo: "Voz fue oída en Rama, grande lamentación, lloro y gemido; Rachel que llora a sus hijos; y no quiso ser consolada porque perecieron". Jesús logró salvarse y entonces huyó a la tierra de Egipto, esto fue en el invierno y llovía mucho; Jesús tubo que soportar heroicamente las inclemencias del tiempo. Cuando esto sucedía ya José y Maria eran ancianos, ellos sufrieron mucho por su hijo Jesús. La Sagrada Familia viajó por tierra y agua para llegar a Egipto.

Publicado en Los Misterios Mayores

ImprimirCorreo electrónico

Capitulos Relacionados

Con un click en la publicidad apoyas este proyecto

La Biblioteca Gnóstica es un servicio gratuito
Tu donativo ayuda a mantenerlo activo

Realizalo de manera segura
a traves de PayPal