LAS 7 COLUMNAS DOBLES DEL TEMPLO

Las 7 columnas del templo de la sabiduría son dobles y son fuego ardiente. Esos son los 7 grados de poder del fuego, las 7 serpientes. Después de recibir la Corona tenemos que levantar el doble de cada columna, que son las 7 serpientes de Luz del Yo Soy.

Necesitamos convertirnos en moradas del Señor encendiendo nuestro candelero de 7 brazos. Nace Cristo en nuestro corazón como un niño de Belén, ese niño Dios. Inútilmente habrá nacido Cristo en Belén si no nace en nuestro corazón también. Inútilmente habrá sido crucificado, muerto y resucitado al tercer día de entre los muertos, si no es crucificado, muerto y resucitado en cada uno de nosotros. El Yo Soy nace en nosotros como un niño pequeño y tiene que ir creciendo poco a poco, porque la naturaleza no hace saltos.

El nacimiento de Cristo en nosotros, es la navidad del corazón.

Antes de Jesús muchos iniciados lo encarnaron, después de Él algunos lo hemos encarnado y muchos lo encarnarán en el futuro.

El espíritu de sabiduría nace constantemente en el pesebre del mundo, para salvar a la humanidad.

Jesús el Cristo tuvo que levantar pacientemente cada una de sus 7 serpientes de Luz; existen 7 serpientes de fuego y 7 de Luz.

El ascenso de cada una de las serpientes de Luz es muy arduo y difícil, verdaderamente es terror de santidad, de amor y de Ley.

Jesús empezó por levantar la primera serpiente de Luz o sea la del cuerpo físico; cada vértebra exige difíciles virtudes y santidades espantosas; esta serpiente nos hace reyes del abismo que es uno de los 7 secretos Indecibles.

Conforme la primera serpiente de Luz va llegando a cada vértebra vamos entrando en cada una de las 33 cámaras sagradas del templo; terminado el ascenso de esta serpiente viene la primera iniciación en los misterios de la Fe y de la naturaleza, a estos misterios pertenecen las 7 serpientes de Luz. Estos son los 7 calvarios eternos.

Cuando el iniciado despierta la segunda serpiente de Luz, entonces solo puede practicar magia sexual una sola vez cada semana; Muchísimo más tarde el iniciado se vuelve sexual, es decir ya entra a gozar de las delicias del amor sin contacto sexual, entonces ya somos Dioses omnipotentes; Estas son leyes inviolables. Viernes es el día de la magia sexual. Con esta segunda serpiente se cristifica absolutamente el cuerpo etérico y regresamos al Edem, donde nos recibe el Señor Jehová y así nos convertimos en habitantes del Edem.

El cuerpo etérico Cristificado es el cuerpo de oro, el traje de bodas del alma, con este traje podemos entrar en cualquier departamento de la naturaleza, y podemos viajar para servir en la Gran Obra.

El traje de bodas del alma es cristalino como el agua, este es el Soma Puchicon, parece hecho de vidrio puro y nos confiere la conciencia continua, está gobernado por los rayos de la luna y parece una niña inefable.

La tercera serpiente transfiguró el cuerpo astral de Jesús, y resplandeció como el sol, en el monte de la transfiguración, con la majestad del Yo Soy.

La cuarta serpiente de Luz Cristifica absolutamente la mente, entonces tenemos la mente del Señor y cuando El se expresa a través de esta mente somos Dioses inefables, resplandecemos como El Cristo.

La quinta serpiente convierte el alma voluntad, en un Cristo inefable, entonces tenemos la voluntad del Señor.

La sexta serpiente de Luz Cristifica la conciencia, entonces tenemos la conciencia del Señor. La séptima serpiente de Luz Cristifica absolutamente al Intimo, entonces decimos: Padre mío, en tus manos encomiendo mi Espíritu, esa es la séptima palabra, entonces somos el Cristo, inefable, poderoso y divino; estos son los 7 gólgotas terriblemente Divinos. A estas cumbres se llega amando a la mujer, queriéndola.

Los hombres y mujeres tenemos los mismos derechos.

Estas 7 serpientes de Luz son los 7 sellos del Apocalipsis, que solo el Cordero, el Yo Soy, puede desatar. El amor es la dicha más grande del Universo; el amor nos convierte en el Cristo. Los hogares gnósticos son llenos de castidad, amor y belleza.

En los patios de los templos Aztecas, hombres y mujeres permanecían meses enteros amándose y conectándose sexualmente sin llegar a eyacular el semen, así era como los hombres y mujeres se realizaban. Esta es la doctrina que Cristo enseñó en secreto a sus 70 discípulos, esta es la santa doctrina del Yo Soy. "Yo Soy el pan de vida. Yo Soy el pan vivo; "El que come mi carne y bebe mi sangre, en mi mora y Yo en él"; "El que come mi carne y bebe mi sangre, tendrá la vida eterna y Yo le resucitaré".

Tenemos que comer la carne y la sangre del Yo Soy para convertirnos en Dioses.

Nosotros conocemos a todos esos Super trascendidos del espiritismo, teosofismo, Rosacrucismo, etc.; sabemos que toda esa gente tiene mucho orgullo y creen que todo en la vida es como soplar y hacer botellas. No nos extraña que este libro venga a ser profano, pues ahora esos Super trascendidos resultaran dizque recibiendo la corona de la vida; ahora aumentarán los abusadores por todas partes y aparecerán los cristos a montones y cosecha de Super coronados; mucho cuidado, "porque se levantarán falsos cristos y falsos profetas, y darán señales de prodigios para engañar si se pudiere hacer, aún a los escogidos" (vers. 22 cap. 13, Marcos).

Sed vigilantes, "Porque vendrán muchos en mi nombre diciendo, yo soy el cristo, y engañarán a muchos" (Vers. 6 cap. 13, Marcos).

Inclusive dentro del movimiento gnóstico aparecerán falsos Cristos.

No habrá médium espiritista que no le de la manía de haber recibido la corona de la vida.

Nosotros los habitantes de la Isla Sagrada, os hacemos estas advertencias para que no os dejéis engañar de los anticristos. "Entonces si alguno os dijere: he aquí está el Cristo, u allí no creáis" (vers. 23 cap. 24, Mateo).

Con este libro iniciamos la era de Acuario, pero sabemos que todavía la humanidad no está preparada para entender este libro, por lo tanto advertimos el peligro para que no caigáis en el abismo de perdición. Con este libro abusarán peor que con la Biblia. Buscad a vuestro resplandeciente y luminoso Yo Soy, practicad magia sexual y santificaos totalmente.

"El cielo y la tierra pasarán, más mis palabras no pasarán".

Ahora los dos testigos están muertos por la fornicación y vosotros debéis resucitarlos; los cuerpos de los dos testigos están echados en las plazas de esta Sodoma. Cuando vuestros dos testigos resuciten con la magia sexual, se espantarán los tenebrosos, "Y si alguno les quisiere dañar, sale fuego de la boca de ellos y devora a sus enemigos".

Tened cuidado ahora porque como los dos testigos están muertos, no disponéis todavía de vuestros poderes Crísticos, y por lo tanto los tenebrosos pueden engañaros fácilmente, cuidaos de los falsos cristos. Cuidaos de los teosofistas, rosacrucistas, acuarianistas, espiritistas, etc, esas gentes dicen que siguen al cristo, pero en realidad siguen es a los "divinos" impostores, ni siquiera saben qué cosa es Cristo, ninguno de esos tenebrosos saben que es el Yo Soy.

El divino maestro dijo: "Yo Soy el camino, la verdad y la vida", pero esas gentes no entienden eso, y en lugar de buscar adentro de sí mismos a su resplandeciente y luminoso Yo Soy, prefieren andar detrás de sus sublimes impostores, y ¡dizque siguen al Cristo!, ¡qué cínicos!, ¡qué cochinos!, Dios mío.

Abandonan a su resplandeciente Yo Soy y luego nos salen con el sofisma de que hay muchos caminos, y que por cualquier camino se llega, ¡qué cínicos! El Maestro no nos habló de tantos caminos, El solo nos dijo: "Yo Soy el camino, la verdad y la vida".

Publicado en Los Misterios Mayores

ImprimirCorreo electrónico

Capitulos Relacionados

Con un click en la publicidad apoyas este proyecto

La Biblioteca Gnóstica es un servicio gratuito
Tu donativo ayuda a mantenerlo activo

Realizalo de manera segura
a traves de PayPal