ÚLTIMOS MOMENTOS DE JESÚS EN EGIPTO

Después de haber levantado sus 5 serpientes caídas, el Buddha Jesús resplandecía lleno de gloria; ya no le hacia falta sino la coronación. La corona de Jesús tiene una historia más antigua que el mundo; con verdad dijo: "Antes que Abraham fuese. Yo Soy".

El Apocalipsis dice: "Sé fiel hasta la muerte; y yo te daré la corona de la vida"; La corona de la vida es el Ser de nuestro ser; es el auténtico y legítimo "Yo Soy". Hay necesidad de que muera el yo para que nazca el Ser en nosotros, más tarde el Ser recibe la Corona de la vida que es el resplandeciente y divino Yo Soy. El Yo Soy es tan distinto al yo, como el día a la noche, como el invierno al verano, como Dios y el demonio.

Aquellos que hablan de un yo inferior y otro superior, lo que están es buscando escapatorias para eludir el proceso del yo. Nosotros los gnósticos no buscamos escapatorias porque sabemos que el yo es la larva horrible del umbral y queremos acabar con esa larva para Ser; Sólo así podemos recibir la Corona de la vida, encarnando en nosotros al resplandeciente Yo Soy.

En Egipto el maestro aprendió a salir en cuerpo astral vocalizando el FARAON, así se salía a voluntad en cuerpo astral; el maestro se acostaba en su lecho exactamente en la misma forma con que los Aztecas representaban a Chac Mool dios de la lluvia. Apoyaba su cabeza sobre una almohada y se adormecía vocalizando el mantram FARAON. Al vocalizar este mantram se reparte en tres silabas; la primera es el FA que resuena en toda la naturaleza. La segunda es el RA Egipcio. La tercera es el ON que nos recuerda el famoso mantram OM de los Indostaníes.

El maestro se adormecía vocalizando el mantram, así se salía en cuerpo astral a voluntad; es importante alargar el sonido de cada una de las letras que forman el mantram FARAON.

El cuerpo físico se duerme y el alma se va para los planos internos con la conciencia despierta, así viajamos en cuerpo astral a voluntad. El Faraón de Egipto entregó a Jesús una condecoración sagrada esotérica que consistía en unas pequeñas alas que simbolizan las alas Ígneas, esta condecoración fue puesta sobre su corazón.

Por aquellos tiempos había en el Egipto un iniciado que estaba extraviándose, intentó extraviar a Jesús pero fracasó en su empeño; Jesús amonestó a ese hombre pero fue inútil ya andaba muy mal.

Esta es la sabiduría oculta que nosotros los gnósticos estamos difundiendo para iniciar la Era Acuaria, somos pues los iniciadores de esta nueva era. "Mas hablamos sabiduría de Dios en misterio, la sabiduría oculta, la cual Dios predestinó antes de los siglos para nuestra gloria". "La que ninguno de los príncipes de este siglo conoció; porque si la hubieran conocido, nunca hubieran crucificado al Señor de Gloria". "Empero Dios nos lo reveló a nosotros (los gnósticos) por el Espíritu; porque el Espíritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios" (Vers. 6, 7, 8 y 10, cap. 2 corintios).

Todas las religiones y escuelas de este siglo adoran y explotan la persona humana de Jesús, y rechazan la doctrina secreta del YO SOY; nadie quiere buscar internamente a su resplandeciente y luminoso YO SOY. Esa fue la doctrina que Él nos enseñó pero las gentes rechazan estas enseñanzas porque: "El hombre animal no percibe las cosas del espíritu de Dios porque le son locura; y no las pueden entender porque se han de examinar espiritualmente" (Vers. 14 cap. 12, corintios). "Empero hablamos sabiduría entre perfectos y sabiduría no de este siglo, ni de los príncipes de este siglo que se deshacen" (Vers. 6 cap. 2, Corintios).

Pasadas estas cosas, el maestro Jesús montó en su camello y se alejó de las pirámides; luego estuvo en la tierra sagrada del Indostán; en el Tibet oriental, y entró a las escuelas de misterios.

El maestro hizo grandes profecías en la India y en el Tibet.

En las nevadas cumbres tibetanas el maestro entró en un gran templo de misterios donde hubo grandes reuniones de maestros.

Jesús es un verdadero hierofante de los grandes misterios. Después de esta visita regresó a la tierra santa; por aquel tiempo Herodes ya había muerto.

Publicado en Los Misterios Mayores

ImprimirCorreo electrónico

Capitulos Relacionados

Con un click en la publicidad apoyas este proyecto

La Biblioteca Gnóstica es un servicio gratuito
Tu donativo ayuda a mantenerlo activo

Realizalo de manera segura
a traves de PayPal