CURACIÓN DE LAS ENFERMEDADES POR MEDIO DE LA MEDICINA OCULTA

Indice L

LACTANCIA DEFICIENTE 

Cuando las madres no tienen suficiente para alimentar a sus hijos, el siguiente lactógeno les dará resultado.

Redúzcase a polvo 40 gramos de semillas de Algodón, las que se pondrán en 500 gramos de alcohol por espacio de veinte días, al cabo de los cuales estará listo el preparado para utilizarlo, tomando después de las comidas quince gotas.

LA LEPRA 

Una persona que se halle acalorada, sofocada, si se bañare o humedeciere con resfriado puede exponerse a sufrir un resfriado a los vasos capilares de la sangre, y el resultado es la lepra.

La sangre se vuelve purulenta y comienza el desastroso proceso biológico que en vano se ha tratado de detener con el famoso Chalmougra, o con los derivados de las "sulfas" y otros preparados.

Diariamente mueren los leprosos y no hay quien los cure. El famoso científico colombiano doctor Lleras Acosta, clasificó en más de veinte especies los bacilos de Hansen, y a través de sus investigaciones de laboratorio anhelaba conocer la composición química que debía desplazar al bacilo de la lepra y curar la enfermedad.

Pero el doctor Lleras Acosta estaba equivocado. Ni lográndose la descomposición química del bacilo de Hansen, ni siquiera inventando el remedio que lo mate, desaparecerá la lepra. Ninguna enfermedad se cura mientras no desaparezca la causa que la produce. No siendo esta enfermedad originaria de una infección bacilar, mal puede combatirse con antisépticos y profilácticos.

Cúrese el resfriado a la sangre y desaparecerá la lepra como por ensalmo. Es obvio afirmar que los bacilos de Hansen viven en ambiente favorable para ellos. El día que ese ambiente se torne desfavorable, morirán irremediablemente y será solucionado el problema de los leprosorios. Veamos las fórmulas que ofrecemos para curar la lepra:

PRIMERA FÓRMULA

Gualanday, Zarzaparrilla, Zarza de palito, Almácigo, Fique o Maguey, Ajenjo y Salvia. He aquí siete plantas calientes, cuyos elementales viven en el Tatwa Tejas. Cuézanse en conjunto con un litro de agua, y tómese un vaso grande del líquido antes de cada comida. De esta manera se depura la sangre y se pone en actividad normal el hígado, riñones y bazo. Tatwa Tejas eliminará de la sangre el resfriado causante de la lepra. Las ondas etéricas del fuego son las únicas que pueden curar al leproso, y para lograrlo necesitamos manipular los elementales ígneos de las plantas de esta primera fórmula.

PROCEDIMIENTO ELEMENTO-TERÁPICO

Al salir el sol hágase el círculo mágico, de derecha a izquierda, alrededor del Gualanday, y pronúnciese el Mantram del elemental de este árbol: "TISANDO", "TISANDO", "TISANDO".

Como en los casos ya expuestos, bendígase la planta y ordénese al elemental curar al leproso. Hecho esto, con el rostro vuelto hacia el oriente, cójanse las ramas.

Para esta operación, el médico Gnóstico deberá cubrir su cabeza con un manto. Al pronunciar el Mantram "TISANDO", se ordenará mentalmente al elemental penetrar en el organismo del enfermo para sanarlo.

El elemental del Gualanday posee grandes poderes eróticos y viste túnica de color verde oscuro. El procedimiento para la Zarzaparrilla y la Zarza de palito, es idéntico, con la diferencia de que no hay Mantrams que pronunciar.

En el tronco del Almácigo se hace una incisión con un cuchillo, y conforme esa incisión vaya desapareciendo, el enfermo irá sanando. Se cogen las hojas después de haber ordenado al elemental la curación deseada. El círculo y la bendición, se hacen con el mismo ritual que se realiza para el Gualanday, sin pronunciar Mantram.

El Maguey o Fique es Jupiteriano. Tiene tres Mantrams que deben pronunciarse: LIBIB, LENONINAS, LENONON. En lo demás, igual ritual.

El Ajenjo es marciano. La Salvia se coge en la noche; primero se bendice y luego se arranca sorpresivamente de raíz. El elemental de ésta planta tiene túnica de color amarillo pálido.

El enfermo debe procurar obrar personalmente al coger las plantas como al practicar el rito. Si no fuere posible esto, hará en casa lo que debió hacer en el campo, aunque con manifiesta desventaja.

A continuación damos la fórmula número dos, para tomar un vaso después de cada comida. Los elementales de las plantas de esta segunda fórmula, viven en Tatwa Apas y son frías.

SEGUNDA FÓRMULA

Ortiga del buen pastor, Betónica, Verdolaguita, Fucsia, Venturosa. Se cuecen todas en un litro de agua.

Antes de coger cada una de estas plantas, se les hará el rito ya indicado.

Como la fórmula primera es caliente, hay que tomar la fórmula segunda para impedir que el organismo se irrite con el fuego abrasador del Tatwa Tejas. El fuego y el agua crean las formas densas y equilibran la vida orgánica.

Estas dos fórmulas de nuestra Elementoterapia Gnóstica, se tomarán por el tiempo que fuese menester. Un leproso de tercer grado sanará en nueve meses: uno de primer grado en quince días.

Después de curado el leproso deberá enriquecer su sangre y mover sus intestinos para expulsar los gérmenes muertos.

Utilice la siguiente fórmula:

Extracto fluido de Boldo 1 onza
Extracto fluido de Ruibarbo 1 onza
Extracto fluido de Quina 1 onza
Tintura de Acónito 1/2 onza
Sulfato de Quinina 1 gramo
Jarabe simple 1 botella

Esta preparación se tomará por copitas, una antes de cada comida.

Esta fórmula caliente debe equilibrarse con otra fría para después de las comidas. Hela aquí:

Crémor 1 onza
Sal de Vichí 1 onza
Ácido Cítrico 1 onza
Agua 1 botella

Esta fórmula corrige la digestión y refresca el organismo.

Se tomará una copa después de cada comida.

Este tratamiento que aconsejo para la lepra, es tan exacto como una tabla pitagórica. Nunca ha fallado ni jamás fallará, porque es tan antiguo como el mundo, se conoce desde la aurora de nuestra tierra.

El secreto me fue confiado por los sabios indios de la Sierra Nevada de Santa Marta; ellos siempre se han curado de esta terrible enfermedad mediante su aplicación.

Un fuerte resfriado a la sangre produce la lepra. Nada de insuficiente alimentación, de alcoholismo, de hipertrofia del hígado... resfriado, y sólo resfriado.

LEUCORREA O FLUJOS BLANCOS 

Los lavados vaginales con el cocimiento de las hojas de Arrayán y de Nogal dan excelentes resultados, siempre que a las plantas se les haga previamente el ceremonial antes indicado. No se olvide, caro lector, que arrancar las plantas sin este requisito, el beneficio que se obtiene, es débil, además de que se incurre en grave error, traduciéndose el botánico en un simple vivisector.

NINFOMANÍA O FUROR UTERINO 

Hay una planta conocida con el nombre de Manzanilla Silvestre, que es el cuerpo de un elemental solar, íntimamente relacionado con la sabiduría de la Culebra.

Este elemental es pequeño de estatura, de rostro blanco y gracioso, ojos expresivos, de color amarillo, inteligentísimo y poderoso.

Al observarlo clarividentemente, nos acordamos de la "saga" María Pastora, la gran Sacerdotisa de la Culebra. Esta gran Maestra del rayo Maya usa túnica verde y lleva siempre dentro de un tambor una culebra del mismo color de su traje. Todos los grandes iniciados de la Culebra usan túnica verde. La culebra tiene siete secretos. También los tiene la serpiente de nuestro Kundalini, que son los siete días cósmicos del Mahamvantara.

Los grandes curanderos de culebra, suelen enviar una serpiente a sus enemigos para realizar sus venganzas. Y si la culebra lleva orden de morder al enemigo en el corazón, o en la aorta, cumplirá el mandato y el enemigo morirá inevitablemente. El instrumento para esta mágica operación es la "majagua" o líquido del vástago del plátano. Estas cosas son desconocidas en las ciudades.

Concluida esta corta digresión, volvamos al elemental de la Manzanilla.

Es requisito esencial besar y acariciar amorosa y tiernamente la planta antes de arrancarla "sorpresivamente", después de haber ordenado al elemental apagar el furor interno de la ninfomaníaca.

Colóquese luego la planta en un plato y expóngase, por dos horas, a la luz de la luna cuando se halle al Oriente, y por otras dos horas cuando se halle al poniente.

El marido de la enferma llevará consigo esa planta durante algunos días u horas, y en el acto del coito humedecerá la vagina de la mujer con el zumo de la Manzanilla Silvestre. De esta sencilla manera se apagará el exceso de fuego del erotismo sexual.

Esta operación debe practicarse dos o tres veces, y para mayor eficacia y rapidez del tratamiento, dese a tomar a la enferma el cocimiento de la planta.

LOMBRICES 

Tómese el afectado, por espacio de 9 mañanas el zumo de Paico.

LOMBRICES Y PARÁSITOS INTESTINALES 

Cuézanse en leche, hojas de Jayo ( Coca en el interior de Colombia) y hágase tomar al niño un pocillo en ayunas; al día siguiente se purgará con Aceite de Castor o Ricino y arrojará los parásitos intestinales.

LUMBAGO 

Tres vasos diarios del cocimiento de raíz de Romaza y Salvia son suficientes para aliviar esta molesta enfermedad.

Publicado en Tratado de Medicina Oculta y Magia Practica

ImprimirCorreo electrónico

Capitulos Relacionados

Con un click en la publicidad apoyas este proyecto

La Biblioteca Gnóstica es un servicio gratuito
Tu donativo ayuda a mantenerlo activo

Realizalo de manera segura
a traves de PayPal