EL ÉXTASIS

Isan envió al maestro Koysen un espejo. Koysen lo mostró a sus monjes y dijo: Este es el espejo de Isan o el mío?

"¿Si dicen que es de Isan, cómo puede ser que se encuentre en mis manos?" "¿Si dices que es mío, acaso no le he recibido de las manos de Isan? Habla, habla, si no lo haré pedazos".

Los monjes no pudieron pasar entre esos dos opuestos y el maestro volvió pedazos el espejo.

Es imposible el éxtasis mientras la Esencia esté embotellada entre los opuestos.

En tiempos de Babilonia vino al mundo el Bodhisattva del Santísimo Ashiata-Shiemash, un gran Avatara.

El Bodhisattva no estaba caído y como todo Bodhisattva tenía normalmente desarrollados los cuerpos existenciales superiores del Ser.

Cuando llegó a la edad responsable llegó al monte Veziniana y se metió en una caverna.

Cuenta la tradición que hizo tres tremendos ayunos de cuarenta días cada uno acompañado de sufrimiento intencional y voluntario.

El primer ayuno él lo dedicó a la oración y a la meditación.

El segunda ayuno fue dedicado a revisar toda su vida y las vidas pasadas. El tercer ayuno fue el definitivo, fue dedicado a acabar con la asociación mecánica de la mente, no comió y solo bebió agua y cada media hora se arrancaba dos pelos del pecho.

Existen dos tipos de asociación mecánica que vienen a hacer la base de los opuestos:

a) Asociación mecánica por ideas, palabras, frases, etc.

b) Asociación mecánica por imágenes, formas, cosas, personas, etc.

Una idea se asocia a otra, una palabra a otra, una frase a otra y viene el batallar de los opuestos.

Una persona se asocia a otra, el recuerdo de alguien viene a la mente, una imagen se asocia a otra, una forma a otra y continúa el batallar de los opuestos.

El Bodhisattva del Avatara Ashiata-Shiemash sufriendo lo indecible, y ayunando cuarenta días, mortificándose espantosamente, sumido en profunda meditación intima, logró la disociación de la mecánica mental y su mente quedó solemnemente quieta y en imponente silencio.

El resultado fue el éxtasis con encarnación de su real Ser. Ashiba-Shiemash hizo en Asia una gran obra fundando monasterios y estableciendo por dondequiera gobernantes de conciencia despierta; este Bodhisattva pudo encarnar a su Real Ser durante la meditación debido a que tenia los cuerpos existenciales superiores del Ser.

Aquellos que no tienen los cuerpos existenciales superiores del Ser no pueden lograr que la Divinidad o el Ser operen dentro de ellos o se encarnen pero sí pueden liberar la Esencia para que se fusione con el Ser y participe de su éxtasis.

En estado de éxtasis podemos estudiar los grandes misterios de la vida y de la muerte.

Hay que estudiar el ritual de la vida y de la muerte, mientras llega el Oficiante (el Intimo, el Ser).

Solo en ausencia del Yo se puede experimentar la dicha del Ser. Solo en ausencia del Yo, adviene el éxtasis.

Cuando se logra la disociación de la mecánica mental, viene eso que los Orientales llaman: estallido de la bolsa, irrupción del vacío; entonces hay un grito de júbilo porque la Esencia (el Buddhata) se ha escapado de entre la batalla de los opuestos y ahora participa de la comunión de los Santos.

Solo experimentando el éxtasis, se sabe lo que es la verdad y la vida. Solo en ausencia del Yo gozamos la dicha de la vida en su movimiento.

Solo en estado de éxtasis podemos descubrir el hondo significado de la navidad que esta noche celebramos con júbilo en nuestro corazón.

Cuando en estado de éxtasis estudiamos la vida del Cristo, descubrimos que gran parte del drama cósmico representado por el Señor, se quedó sin escribir.

Debemos practicar diariamente la meditación gnóstica, se puede practicar solos o acompañados.

La técnica de la meditación enseñada en este mensaje, debe establecerse en todos los Lumisiales Gnósticos, como una obligación, convirtiendo dichos Lumisiales, en centros de meditación. Todos los hermanos gnósticos en grupos, deben sentarse a meditar.

Todo grupo gnóstico debe practicar esta técnica de la meditación antes o después de los rituales,

También se puede y se debe practicar la técnica de la meditación en la casa, diariamente; quienes puedan salir de paseo al campo deben hacerlo para meditar en el silencio del bosque.

Basados en este mensaje y con estas enseñanzas se necesita incluir dentro del orden de los Lumisiales Gnósticos, la técnica de la meditación. Entregamos a los Lumisiales, la única técnica que debe ser aceptada por todos los Lumisiales.

Es falso asegurar que la gran realidad pueda operar dentro de un individuo que no posea los cuerpos existenciales del Ser.

Es estúpido afirmar que la Gran Realidad penetre dentro de alguien (como lo pretenden los tenebrosos del Subub) dizque para arrojar fuera de nosotros las entidades animales instintivas sumergidas que constituyen el Yo pluralizado.

Repetimos: LA GRAN REALIDAD NO PUEDE PENETRAR DENTRO DE AQUELLOS QUE NO POSEAN LOS CUERPOS EXISTENCIALES SUPERIORES DEL SER. SOLO CON EL MAITHUNA (MAGIA SEXUAL) PODEMOS CREAR LOS CUERPOS SUPERIORES EXISTENCIALES DEL SER.

El gran Avatara Ashiata Shiemash pudo encarnarse en su Bodhisattva cuando este último se hallaba con la mente en absoluta quietud y silencio; debido al hecho concreto de que ya poseía los cuerpos existenciales superiores del Ser, desde antiguas reencarnaciones.

Es necesario también aclarar que después del éxtasis a pesar de recibirse un tremendo potencial de energía, no por ello queda disuelto el Yo, como creen equivocadamente muchos estudiantes de ocultismo.

La disolución del Yo solo es posible a base de profunda comprensión e incesante trabajo diario en nosotros mismos de instante en instante.

Explicamos todo esto para que no se confunda la meditación gnóstica con las practicas tenebrosas del Subub y muchas otras escuelas de magia negra.

Cuando un místico alcanza el éxtasis, siente al regresar al cuerpo físico la necesidad urgente de crearse los cuerpos existenciales superior del Ser y el indescriptible anhelo de disolver el Yo.

El éxtasis no es un estado nebuloso sino: un estado de asombro trascendente asociado a una perfecta claridad mental.

Hermanos míos; Os deseo Feliz Navidad y Próspero Año Nuevo.

Que la estrella de Belén resplandezca en vuestro camino.

Paz Inverencial.

SAMAEL AUN WEOR

Publicado en La Liberación de la conciencia (Mensaje de Navidad 1964-1965)

ImprimirCorreo electrónico

Capitulos Relacionados

Con un click en la publicidad apoyas este proyecto

La Biblioteca Gnóstica es un servicio gratuito
Tu donativo ayuda a mantenerlo activo

Realizalo de manera segura
a traves de PayPal