LOS TRES FACTORES

Los Tres Factores de la Revolución de la Conciencia, son los siguientes: 1º Nacer. 2º Morir. 3º Sacrificio por la humanidad.

Resulta a todas luces imposible celebrar la Navidad del Corazón si no nace en nosotros el Cristo. Quien quiera celebrar con júbilo la Navidad del Corazón, debe fabricar los Cuerpos Existenciales Superiores del Ser. Sólo fabricando los Cuerpos Existenciales Superiores del Ser podemos encarnar al Cristo Intimo.

Ya en todos nuestros pasados mensajes dijimos que los actuales Cuerpos Internos mencionados por las escuelas pseudo-esotéricas y pseudo-ocultistas, no sirven para nuestra Auto-Realización Intima porque son Cuerpos Lunares. Nosotros necesitamos con urgencia fabricar los Cuerpos Solares, los Cuerpos Existenciales Superiores del Ser. La fabricación de dichos Cuerpos Solares sólo es posible practicando el Maithuna (Magia Sexual), con el objeto de transmutar el famoso Hidrógeno Sexual SI-12. Sólo con el Hidrógeno Sexual SI-12 podemos fabricar los Cuerpos Existenciales Superiores del Ser.

Resulta totalmente imposible encarnar al Ser si no poseemos los Cuerpos Solares, si no los fabricamos por medio del Maithuna (Magia sexual). La clave del Maithuna ya la hemos dicho muchísimas veces pero tenemos que repetirla en este «Mensaje de 1965-1966» para aquellos que no la conocen: conexión sexual del Lingam-Yoni, sin derramar jamás el Ens-Seminis y durante toda la vida.

Mucho hemos aclarado, mucho hemos dicho también en pasados Mensajes sobre la necesidad de saber morir. Es urgente la Muerte Mística, la muerte del Yo, del Mí mismo, del Sí mismo. Hemos explicado demasiado que el Yo es legión de diablos. Es urgente desintegrar ese Yo, reducirlo a polvo, con el único propósito de que dentro de nosotros sólo exista el Ser. Es claro que para desintegrar el Yo se necesita de una ética revolucionaria basada en la Psicología. Nosotros hemos enseñado esa ética, nosotros hemos enseñado esa Psicología. La disolución del Yo es revolución radical, total y definitiva.

El tercer factor básico de la Revolución de la Conciencia consiste en sacrificarse por la humanidad, en mostrarles el camino a otros, eso es caridad bien entendida, eso es Amor.

Mucho hemos explicado y mucho hemos dicho en nuestros pasados Mensajes sobre los Tres Factores básicos de la Revolución de la Conciencia, pero la gente es tibia y Cristo dijo: "Sed fríos o calientes pero no tibios porque a los tibios los vomitaré de mi boca".

Los pseudo-esoteristas y pseudo-ocultistas reaccionan ante los Tres Factores de nuestro Quinto Evangelio, cada cual según su edad, condicionamiento mental, prejuicios, pasiones, debilidades, etc.

Las personas llenas de potencia sexual prefieren empezar el trabajo con el Maithuna pero echan al olvido la Muerte del Yo y el Sacrificio por la Humanidad.

Los pobres viejos decrépitos, ancianos y ancianas, así como los enfermos e impotentes, prefieren empezar el trabajo con la disolución del Yo, pero cometen el error de confundir nuestra ética revolucionaria con esa falsa moral tibia, subjetiva, insípida, incoherente, absurda, tan cacareada por todos los hermanitos de las distintas escuelas pseudo-esoteristas y pseudo-ocultistas. Por último existen algunos hermanitos de las escuelas antes citadas, que prefieren empezar el trabajo sacrificándose por la humanidad, haciendo algo por sus semejantes, pero cometen el error de olvidar la disolución del Yo y el Maithuna.

Existen también muchísimos casos de personas sexualmente potentes y llenas de vida que prefieren empezar el trabajo con la disolución del Yo, pero no son revolucionarias, quieren disolver el Yo con esa falsa moral de los mentecatos, con esa moral anticuada anteriormente citada y que abunda como ya dijimos entre los hermanitos de todas las escuelas pseudo-esotéricas y pseudo-ocultistas.

Por lo común dichas personas suelen decir con cierto aire de santurronería: "Lo primero que necesitamos es la moral, porque sin ésta no hay nada, todo lo demás que venga después". Y así se escapan huyendo para refugiarse en esa inercia pesada y horrible de la falsa moral.

Es claro que toda esa gente fracasa inevitablemente y aun cuando tengan en este mundo millones de vidas, al fin dejan de nacer para entrar en el Reino Mineral. El Abismo está lleno de equivocados sinceros y de personas llenas de muy buenas intenciones.

Es correcto que un anciano impotente aplace el Maithuna para su futura vida y que empiece el trabajo disolviendo el Yo, pero no es correcto querer disolver el Yo basándose en santurronerías. Es correcto que las personas llenas de potencia sexual comiencen ahora mismo a trabajar con el Maithuna para fabricar sus cuerpos solares, pero no es correcto que dichas personas no se preocupen por la disolución del Yo ni por el sacrificio por la humanidad. Es correcto que nos sacrifiquemos por la humanidad, pero no es correcto olvidar la disolución del Yo y la fabricación de los Cuerpos Existenciales Superiores del Ser. La Auto Realización Intima solo es posible trabajando con los tres factores básicos de la Revolución de la Conciencia.

Publicado en Mensaje de Navidad 1965-1966

ImprimirCorreo electrónico

Capitulos Relacionados

Con un click en la publicidad apoyas este proyecto

La Biblioteca Gnóstica es un servicio gratuito
Tu donativo ayuda a mantenerlo activo

Realizalo de manera segura
a traves de PayPal