EL CADUCEO DE MERCURIO

La COLUMNA VERTEBRAL o RAQUIS está armoniosamente formada por la perfecta superposición de treinta y tres vértebras que forman un precioso estuche a la MEDULA ESPINAL, situada con precisión absoluta en la parte posterior y media del tronco; con entera claridad se distingue en ella cinco partes o regiones: Cervical, Dorsal, Lumbar, Sacra y Coxígea.

Del total de vértebras, PIRÁMIDES o CAÑONES como se dice en Ciencia Oculta, siete son CERVICALES; doce DORSALES; cinco LUMBARES; cinco SACRAS; y cuatro COXIGEAS.

Los Doctores en Medicina saben muy bien que las vértebras CERVICALES, DORSALES, y LUMBARES, permanecen independientes unas de otras y las SACRAS y COXIGEAS se unen con una EURITMIA sorprendente para formar respectivamente el SACRO el COXIS.

Un estudio cuidadoso sobre la COLUMNA VERTEBRAL, nos permite comprender que todas las vértebras tienen una serie de caracteres comunes, en tanto que otros de los caracteres que presentan son particulares a las de cada región.

Una vértebra está en si misma constituida por una masa ósea o cuerpo más o menos cilíndrico, que ocupa su parte anterior, de esa parte se desprenden en las partes laterales de su cara posterior dos columnas ANTERO-POSTERIORES llamadas PEDICULOS, los que sabiamente comunican el cuerpo con una serie de salientes llamados APÓFISIS TRANSVERSAS, APÓFISIS ARTICULARES, APÓFISIS ESPINOSAS y LAMINAS VERTEBRALES.

Entre estos últimos y el cuerpo vertebral queda un amplio orificio que en unión de las otras vértebras, forma un conducto aproximadamente cilíndrico o conducto vertebral, plenamente conocido por los hombres de ciencia. Dentro de ese tubo se aloja en forma extraordinaria y maravillosa la MEDULA ESPINAL.

El CUERPO VERTEBRAL es más o menos cilíndrico, con su superficie excavada en sentido vertical en sus caras laterales y anterior, en tanto que su cara posterior está ligeramente excavada transversalmente, constituyendo el maravilloso tubo raquídeo.

Las bases del CILINDRO, o caras superior e inferior del cuerpo, son horizontales y algo cóncavas pues su periferia, resulta claro que es más saliente que el centro; Presentan múltiples y maravillosos orificios hacia esta última parte, mientras la periferia, está extraordinariamente constituida por tejido compacto.

Según los Yoguis del Indostán, existen en la columna vertebral dos corrientes nerviosas llamadas PINGALÁ e Idá y un canal profundo llamado SUSHUMNÁ, que corre dentro y a lo largo de la MEDULA ESPINAL.

En la extremidad inferior de este canal está lo que los Yoguis del Indostán llaman el LOTO del KUNDALINI, dicen los sabios indostaníes que dicho LOTO es triangular.

Dentro de dicho Loto o Centro Magnético del COXIS, se encuentra enrollada esa fuerza ELECTRÓNICA SOLAR de tipo SEXUAL llamada KUNDALINI.

Cuando en forma verdaderamente positiva se despierta el Fuego Electrónico Solar rompe la bolsa membranosa en que está encerrado y penetra por el orificio inferior de la MEDULA ESPINAL, que en personas comunes y corrientes está herméticamente cerrado; los vapores seminales abren dicho orificio para que el fuego Solar penetre por allí.

A medida que se eleva el FUEGO ELECTRÓNICO SOLAR grado por grado, a lo largo, del canal de Sushumná, las capas sucesivas del ESPÍRITU devienen abiertas una tras otra, y el Iniciado adquiere todas las diferentes visiones y poderes maravillosos de los Santos.

Guando el fuego Electrónico Solar llega al cerebro, se esta completamente desprendido del Cuerpo Físico y de las percepciones sensoriales externas.

Sabemos que la forma de la MEDULA ESPINAL es bastante especial. Si tomamos el signo del infinito, el santo ocho horizontalmente colocado, vemos en él dos partes que se reúnen en el centro.

Suponed querido lector, que acumuláis unos sobre otros, cantidades de OCHOS HORIZONTALES colocados a raíz: eso os dará una figuración de la MEDULA ESPINAL.

La Sabiduría Antigua, enseña que existe un par de cordones nerviosos simpáticos, que se enroscan en la MEDULA ESPINAL formando el SANTO OCHO.

Muchos autores pseudo-esoteristas y pseudo-ocultistas suponen equivocadamente, que dichos cordones, parten de la región COXÍGEA; pero Sivananda va mas lejos en su libro sobre KUNDALINI YOGA, y afirma que tienen su origen en los mismos órganos sexuales.

La Raíz de ese par de cordones nerviosos hay que buscarla en los TESTÍCULOS del varón y en los OVARIOS de la mujer.

El lado Izquierdo es el Idá y el lado derecho es el Pingalá. El canal profundo que corre dentro de la MEDULA ESPINAL es el Sushumná.

En la mujer el orden de Idá y Pingalá se encuentra invertido quedando el Pingalá a la izquierda y el Idá a la derecha.

La Doctrina Secreta enseña a sus discípulos que Idá es de naturaleza LUNAR y que Pingalá es de tipo SOLAR.

Los YOGUIS INDOSTANES afirman que Idá se encuentra íntimamente relacionado con la fosa nasal izquierda, y que Pingalá se halla relacionado con la fosa nasal derecha.

Este orden como ya dijimos y volvemos ahora a repetirlo esta invertido en la mujer, pero el orden de los factores no altera el producto.

El Movimiento Gnóstico enseña a sus Discípulos, que por el canal nervioso de IDÁ ascienden los ÁTOMOS LUNARES del SISTEMA SEMINAL, durante las practicas ESOTÉRICAS de TRANSMUTACIÓN SEXUAL, y que por el PINGALÁ ascienden victoriosos los ÁTOMOS SOLARES.

Ida y Pingalá son los DOS TESTIGOS del APOCALIPSIS, los dos OLIVOS y los dos CANDELEROS que están en pie delante del DIOS de la tierra.

Investigaciones de fondo nos han permitido comprender que Idá y Pingalá terminan en ésa región frontal situada entre las dos cejas, formando un nudo gracioso y luego se continúan en ciertos conductos sutiles, que parten de la raíz de la nariz a través de unos finísimos canales óseos por donde son estimuladas las terminaciones de unos nervios, que a su vez, reciben estímulos durante ciertas prácticas ESOTÉRICAS.

Dichos canales en última síntesis, vienen a conectar a Idá y Pingalá con el CORAZÓN ESOTÉRICO, o centro magnético maravilloso situado en la región del Tallamus.

El corazón esotérico es el CENTRO CAPITAL que controla al corazón físico. El CHACRA del corazón tranquilo, está controlado por el CHACRA CAPITAL situado en el TALLAMUS.

Dicen los sabios ESOTERISTAS del LAYA YOGA que en la citada región del Tallamus se encuentra aquel MISTERIOSO canal nervioso llamado AMRITA NADI que cumple la misión especifica de conectar al corazón ESOTÉRICO con el famoso CHACRA ANAHATA, el LOTO MAGNÉTICO del corazón físico.

Idá y Pingalá continuados hasta el corazón mediante todo este misterioso juego de sutiles canales, conectan de hecho a los órganos sexuales con el CARDIAS.

Mediante la TRANSMUTACIÓN SEXUAL podemos y debemos llevar la Energía Sexual hasta el corazón.

Ulteriores investigaciones de fondo nos han permitido también comprender que el AMRITA NADI tiene además, entre otras funciones, una muy singular cual es la de conectar al CORAZÓN ESOTÉRICO DEL TALLAMUS con ese LOTO de los MIL PÉTALOS, situado en la GLÁNDULA PINEAL, en la parte superior del cerebro.

La Espina Dorsal es aquella caña semejante a una VARA de medir de que nos habla el Apocalipsis, el Bastón de Brahma la Vara de Aarón, el Caduceo de Mercurio con sus dos serpientes enroscadas.

La Medula Espinal termina en una especie de hinchazón, el BULBO RAQUÍDEO que no está fijado al cerebro, sino que flota en un medio liquido, de suerte que si la cabeza recibe un choque, la fuerza del choque queda amortiguada por el líquido y el Bulbo no recibe daño alguno.

La SALVACIÓN DEL HOMBRE reside exclusivamente en la MEDULA y en el SEMEN, y todo lo que no sea por allí es perder lamentablemente el tiempo.

Publicado en Los Cuerpos Solares

ImprimirCorreo electrónico

Capitulos Relacionados

Con un click en la publicidad apoyas este proyecto

La Biblioteca Gnóstica es un servicio gratuito
Tu donativo ayuda a mantenerlo activo

Realizalo de manera segura
a traves de PayPal