EL YO PLURALIZADO

El organismo de ese BÍPEDO TRICEREBRADO equivocadamente llamado HOMBRE, es una "Máquina" preciosa, con cinco CENTROS PSICO-FISIOLÓGICOS maravillosos.

El orden de dichos centros es el siguiente: INTELECTO, EMOCIÓN, MOVIMIENTO, INSTINTO Y SEXO.

Cuando uno se auto-observa profundamente, llega a la conclusión lógica de que aunque cada uno de los cinco CENTROS penetra todo el organismo, tiene sin embargo, su punto básico capital en algún lugar de la máquina orgánica.

El centro de gravedad del INTELECTO se encuentra en el CEREBRO; el centro de gravedad de las EMOCIONES radica en el PLEXO SOLAR; el centro de gravedad del MOVIMIENTO está situado en la parte superior de la ESPINA, DORSAL; el centro de gravedad del INSTINTO hay que buscarlo en la parte inferior de la ESPINA DORSAL; el centro de gravedad del SEXO es claro que tiene sus raíces en los órganos SEXUALES.

Cada uno de los cinco centros PSICO-FISIOLÓGICOS de la Maquina, tiene funciones especificas absolutamente definidas.

Un estudio de fondo sobre los cinco centros, nos permite comprender que existe diferencia de velocidades entre estos, y eso está ya comprobado.

Los estudiantes de tipo PSEUDO-OCULTISTA y PSEUDO-ESOTERISTA creen que el centro del PENSAMIENTO es extraordinariamente rápido y se equivocan lamentablemente porque los centros MOTOR E INSTINTIVO son 30.000 veces más rápidos.

Se nos ha dicho que el Centro Emocional es todavía mucho más veloz que los Centros Motor e Instintivo; grandes sabios afirman que el CENTRO EMOCIONAL es realmente 30.000 veces más rápido que los centros del Movimiento y del Instinto.

EL DUALISMO de la mente con el incesante batallar de las ANTÍTESIS que dividen al pensamiento, las EMOCIONES agradables y desagradables, las sensaciones instintivas de placer y dolor, la atracción o repugnancia sexual, etc., indican, señalan cierto DUALISMO en las FUNCIONES ESPECIFICAS de cada centro; no cabe duda alguna de que cada uno de los cinco CENTROS es positivo y negativo a la vez.

Todos los cinco CILINDROS de la máquina humana son fundamentales en la vida, pero fuera de toda duda el Centro SEXUAL, el Quinto Centro, es realmente el más importante y el más rápido, en este último se encuentran las raíces mismas de nuestra existencia.

El Centro Sexual es extraordinariamente sutil y veloz, merced a su fina energía; la mayor parte de sus manifestaciones tienen lugar en un nivel molecular, donde los impulsos son transmitidos miles de veces más rápidos que los de la mente.

La idea del AMOR a primera vista, de ocurrir realmente, está basada en el hecho concreto de que en ciertos casos la FUNCIÓN SEXUAL, puede saber instantáneamente si existe o no existe afinidad sexual, con una persona determinada del sexo opuesto en un instante dado.

La búsqueda del COMPLEMENTO SEXUAL ocurre ciertamente en cada función del organismo humano y el sentido de atracción, indiferencia, repulsión, entre un hombre y una mujer, es el resultado de un cálculo altamente complicado del factor de reciprocidad existente en cada función y del promedio o total de todos esos factores juntos. Afortunadamente ese cálculo tan abstruso y difícil jamás tiene que ser hecho por el Centro Intelectual, sino mediante el Centro Sexual, que puede obtener un resultado correcto en un segundo o aún menos.

Dentro del CENTRO SEXUAL existen infinitas posibilidades que desarrolladas pueden convertirnos en ÁNGELES o en DIABLOS.

El Quinto CENTRO posee cierto fuego ELECTRÓNICO SOLAR que sabiamente despertado puede transformarnos radicalmente.

En los antiguos tiempos debido a cierta equivocación de algunos individuos sagrados, la humanidad desarrolló el lado negativo del Centro Sexual, el aspecto LUCIFÉRICO tenebroso.

El fuego electrónico sexual dirigido hacia abajo, hacia los Infiernos Atómicos del hombre, es el ABOMINABLE ÓRGANO KUNDARTIGUADOR, la COLA de SATÁN. La humanidad afortunadamente perdió ese ÓRGANO LUCIFÉRICO después de haberlo desarrollado, pero le quedaron las consecuencias fatales.

Es urgente saber que el desastroso resultado del Abominable Órgano Kundartiguador quedó depositado en los cinco cilindros de la MAQUINA.

Es indispensable saber que las malas consecuencias del Abominable Órgano Kundartiguador constituyen el EGO LUNAR, el YO pluralizado.

Es lamentable que los cinco Centros Psico-Fisiológicos de la Bestia Intelectual equivocadamente llamada hombre, estén absolutamente controlados por esa legión de YOES-DIABLOS que toda persona lleva dentro.

Causa dolor saber que el ALMA, el BUDDHATA, la ESENCIA que llevamos dentro, está embotellada entre el Ego Lunar.

El incorrecto funcionamiento de los cinco centros PSICO-FISIOLÓGICOS de la máquina humana se debe a las actividades perniciosas del YO PLURALIZADO, es decir, a las malas consecuencias del Abominable Órgano Kundartiguador.

Es urgente disolver el yo pluralizado para liberar la ESENCIA, el BUDDHATA, el ALMA embrionaria, el material PSÍQUICO.

Aquellos que no se preocupan en ninguna de sus vidas por DISOLVER EL YO PLURALIZADO, aquellos que de ninguna manera quieren acabar jamás con las malas consecuencias del ABOMINABLE ÓRGANO KUNDARTIGUADOR, vencido su ciclo del tiempo tienen que ingresar al fin de la jornada, a los MUNDOS INFIERNOS.

La entrada de los FRACASADOS en el Reino Mineral Sumergido es indispensable para desintegrar el YO pluralizado, dentro del cual desafortunadamente se encuentra embotellada la Esencia, el Alma.

El Ego Lunar, ese conjunto de ENTIDADES distintas, diversas, que viajan en forma auto-independiente por los mundos suprasensibles, se oculta dentro de los Cuerpos Lunares.

La INVOLUCIÓN dolorosa y terrible del YO PLURALIZADO y sus vehículos protoplasmáticos lunares en los Mundos-Infiernos es un caer hacia atrás, hacia el caos original primitivo.

La INVOLUCIÓN desciende por los escalones ANIMAL, VEGETAL Y MINERAL. En el último peldaño de la escala los EGOS LUNARES fosilizados, se reducen a polvareda cósmica, esa es la muerte segunda.

La destrucción absoluta del YO PLURALIZADO y de sus vehículos lunares, es indispensable para liberar la Esencia.

La RAZA LUNAR, esta RAZA perversa de ADÁN, está ya entrando en la INVOLUCIÓN INFERNAL, a través de sucesivos cataclismos.

Las guerras, los ciclones, las enfermedades, el fuego, las inundaciones y los terremotos, acabarán con la Raza Lunar.

Publicado en Los Cuerpos Solares

ImprimirCorreo electrónico

Capitulos Relacionados

Con un click en la publicidad apoyas este proyecto

La Biblioteca Gnóstica es un servicio gratuito
Tu donativo ayuda a mantenerlo activo

Realizalo de manera segura
a traves de PayPal