LA LUNA

Resulta cien por ciento falso decir que la LUNA es el retoño de la tierra. La Leyenda Griega sobre SELENE es muy sugestiva y va mas allá de las explicaciones puramente geológicas.

SELENE, la Raza Lunar, esta raza perversa de Adaro, nació de THELA, la Tierra, y de HIPARIÓN, el Sol, como dador de vida, quien era amado por PAN, el mundo de la Naturaleza.

Dice la Leyenda Griega que la bella y encantadora SELENE estaba enamorada de ENDIMIÓN esta Raza Lunar adormecida por ZEUS en un interminable sueño.

La Leyenda Griega sobre SELENE se refiere a la Raza Lunar y no guarda ninguna relación con esa caprichosa teoría del Siglo XIX que afirma que la LUNA es un fragmento arrancado a la TIERRA aún no formada durante un cataclismo cósmico.

Basada en antiquísimos documentos ARCAICOS y en terribles investigaciones ESOTÉRICAS realizadas en los archivos Akáshicos de la naturaleza, esa gran mártir del siglo pasado llamada H. P. Blavatsky, afirma en forma enfática que la Luna es anterior a la tierra, es la MADRE de la tierra, es un mundo muerto.

Durante el pasado Mahamvantara la LUNA fue un mundo densamente poblado, lleno de SOL y de vida, ahora es un cadáver.

El ANIMA-MUNDI LUNAR se absorbió en el ESPACIO ABSTRACTO ABSOLUTO durante el Gran Pralaya (NOCHE CÓSMICA).

El Anima-Mundi Lunar tomó forma nueva en el Planeta tierra cuando se inició la aurora del nuevo Mahamvantara (DÍA CÓSMICO).

Considerando los acontecimientos; LUNARES y TERRESTRES desde este ángulo cósmico, no se equivoca H. P. B. al afirmar que la LUNA es la MADRE de la TIERRA, la antecesora de nuestro globo, de la que provienen nuestros PADRES O PITRIS.

Ahora bien, en relación con su satélite, la tierra tiene una responsabilidad que parece única en el Sistema Solar. Nuestro afligido mundo parece que soporta diez veces más peso que el Sol.

La masa total de todos los planetas del Sistema Solar es sólo un ochocientos-avo de la masa del Sol, pero la masa de la LUNA; es nada menos que un ochentavo de la de tierra.

No sólo por la masa lunar en si misma está nuestro mundo agobiado, sino, también por la distancia a que debe sostenerla. Sólo el ANCIANO DE LOS CIELOS, el viejo SATURNO con sus resplandecientes anillos sostiene una LUNA grande a distancia semejante, y ésta, comparativamente es una pluma.

Si comparáramos a la TIERRA con un reloj, diríamos que la LUNA es el péndulo, y si la comparáramos con un barco, diríamos que la LUNA es el lastre.

Donde quiera que la energía motriz se aplica a un mecanismo cualquiera, alguna clase de peso es indispensable para suavizar y acentuar la fuerza animadora y para impedir que el todo se precipite en el espacio.

Los mecánicos saben muy bien que el organismo de este pobre ANIMAL INTELECTUAL, está construido con un número definido de elementos, y que es necesario el peso denso del yodo abajo para balancear el principio activante del hidrógeno arriba.

La LUNA actúa como mando mecánico para la tierra, regulando y administrando la energía solar.

Sin la LUNA como poderoso equilibrador de pesos, todos los líquidos de la tierra tenderían inevitablemente a ser arrojados fuera de la superficie terrestre por la atracción magnética del Sol al girar la tierra.

El efecto de la LUNA sobre las mareas es algo que nadie puede negar, hechos son hechos y ante los hechos tenemos que rendirnos.

La LUNA controla toda la mecánica de la naturaleza, la LUNA actúa sobre los líquidos incorpóreos e inorgánicos y también sobre los líquidos incorporados a la materia orgánica; la LUNA controla el crecimiento de las plantas; ejerce influencia sobre los fluidos sexuales; regula el flujo menstrual de la mujer; gobierna la concepción de todas las criaturas, etc.

La LUNA es realmente como la pesa de un reloj de péndulo; la vida orgánica de la tierra es el mecanismo del reloj, que se pone en movimiento debido al vaivén de la pesa.

Todo cuanto sucede en este valle de lágrimas se debe a la influencia LUNAR; todos los múltiples procesos de la vida orgánica son lunares.

Lunares son los variados procesos del pensar, sentir y obrar de todas las gentes; Lunares son todos los vicios y maldades de las muchedumbres; lunares son todas las guerras, odios, adulterios, fornicaciones, envidias, ambiciones, avaricias, degeneraciones y abominaciones de esa GRAN RAMERA cuyo número es 666.

La LUNA como tenebroso vampiro nocturno succiona la sensible película de vida orgánica que cubre el planeta en que vivimos.

Ese pobre BÍPEDO animal llamado equivocadamente HOMBRE, esa pobre bestia INTELECTUAL carga fatalmente la LUNA dentro de sí mismo, la lleva en el Ego y en los Cuerpos Protoplasmáticos Lunares.

Toda la MECÁNICA de la tierra está gobernada por la LUNA y el ANIMAL RACIONAL desgraciadamente no es mas que una máquina.

Únicamente mediante la REVOLUCIÓN DE LA CONCIENCIA podemos liberarnos ABSOLUTAMENTE de la mecánica LUNAR.

La LUNA es la GRAN RAMERA APOCALÍPTICA que toda Bestia Intelectual lleva dentro.

Esta Raza perversa de Adam es Lunar, en un cien por ciento. Esta Raza Lunar odia mortalmente a la Raza Solar, a los HIJOS del SOL, a los PROFETAS, a los MAESTROS de SABIDURÍA.

Las muchedumbres Lunares crucificaron al CRISTO, envenenaron al BUDDHA, encarcelaron y calumniaron a CAGLIOSTRO, dieron veneno al SANTO MILAREPA, quemaron a JUANA DE ARCO, traicionaron al OMNICÓSMICO y SANTÍSIMO AVATARA ASHIATA SHIEMAHS, destruyendo su obra, etc.

La GRAN GUERRA entre las Razas Solar y Lunar en la sumergida Atlántida, fue maravillosamente cantada por los orientales en el Mahabbarata. Dicen las tradiciones que esa guerra duró muchos millares de años.

Esta es la guerra o serie de guerras casi contiguas que duraron siglos desde hace 800.000 años, fecha en que, según la Doctrina Secreta, acaeciera la primera de las tres catástrofes Atlantes, y hace 200.000 años la segunda, hasta la última de la Isla de Poseidonis, frente a Gades, acaecida hace unos 11.000 años y de la cual, como de su Diluvio, guardan confuso recuerdo todos los pueblos.

El Jardín de las Hespérides, el centro Iniciático de la Buena Ley más poderoso de toda la Atlántida fue espantosamente odiado por la Raza Lunar.

LA MALA MAGIA ATLANTE de las ISLAS NEGRAS fue espantosa en gran manera. La LUNA es el negro y humeante espejo. La Magia Negra es Lunar ciento por ciento.

Los adeptos de la MANO IZQUIERDA, los MAGOS NEGROS, viven normalmente en las regiones SUB-LUNARES del Reino Mineral Sumergido en los MUNDOS INFIERNOS.

Las ESCUELAS, SECTAS y ORDENES de tipo LUNAR, odian mortalmente el Tantrismo Blanco.

Las antiquísimas tradiciones KABALÍSTICAS dicen que ADAM tenia dos esposas: LILITH Y NAHEMAH. Ambas ESPOSAS representan la INFRASEXUALIDAD LUNAR.

LILITH es la madre de los ABORTOS, PEDERISMOS, HOMO-SEXUALISMOS, MASTURBACIÓN, ODIO AL SEXO y toda clase de vicios contra natura.

NAHEMAH simboliza el ADULTERIO, EL ABUSO SEXUAL, LA FORNICACIÓN PASIONAL, LA LUJURIA.

La INFRASEXUALIDAD es el fundamento de la perversa Magia Lunar. La INFRASEXUALIDAD reina soberana en las REGIONES SUB-LUNARES del Reino Mineral Sumergido.

En las regiones SUB-LUNARES encontró Dante a la lujuriosa Semiramis, aquella emperatriz que permitió en sus Leyes todo lo que excitaba el placer, y de quien se lee que sucedió a NIÑO y fue su esposa y reinó en la tierra de un antiguo sultán.

En las regiones SUB-LUNARES encontró Dante a aquella mujer que se mató por pasión y quebrantó la FE prometida a las cenizas de Siqueo, y a la bella Elena, y a la lasciva Cleopatra.

A la escasa luz de la luna nueva encontró Dante en los MUNDOS INFIERNOS al famoso BRUNETTO LATINI y a muchos homo-sexuales degenerados, secuaces de LILITH.

Publicado en Los Cuerpos Solares

ImprimirCorreo electrónico

Capitulos Relacionados

Con un click en la publicidad apoyas este proyecto

La Biblioteca Gnóstica es un servicio gratuito
Tu donativo ayuda a mantenerlo activo

Realizalo de manera segura
a traves de PayPal