EL DEMONIO HAI

Ha mucho tiempo, en un viejo palacio encontré un calabozo. Dentro estaba un venerable anciano. Su barba aureolada tenia trece mechones; su blanca cabellera tenía treinta y un bucles. Este era el anciano de los días, la bondad de las bondades, lo oculto de lo oculto, la misericordia de las misericordias. Su cuello era como torre de marfil; sus ojos como los estanques de Hesbón junto a la puerta de Bat-ra-bím su nariz, como la torre del Líbano, mirando siempre hacia Damasco...

¡Caí de hinojos mordiendo el polvo de la tierra!. ¡Grité angustiado y con el puñal en la mano!... ¡Exclamé diciendo con todas las fuerzas de mi alma!... ¡Yo lo maté! ¡Yo lo maté!.

Extraña visión... pasaron los años, se fueron los días de la loca juventud y al fin entendí. Escrito está con letras de fuego en el libro de la ley, que los BODHISATTVAS caídos ingresan al ciclo de la terrible necesidad acusados por tres delitos: Primero, haber asesinado a BUDDHA. Segundo, haber deshonrado a los dioses. Tercero, muchos otros variados delitos comunes y corrientes. Yo era un Bodhisattva caído ¡Sí! ¡Sí!. Es incuestionable que si no me hubiera arrepentido habría tenido que ingresar a la INVOLUCIÓN sumergida del REINO MINERAL...

¿Habéis oído hablar sobre el conde ZANONI?. Yo también tuve un cuerpo físico inmortal. En el viejo continente MU después de la salida del EDEM, reingresé a los misterios con el corazón contrito... ¡Yo tragué tierra!... ¡Sí! ¡Sí! Mi cuerpo fue sepultado; eso lo saben los dioses... Después de tres días vino la resurrección Iniciática; utilicé la cuarta dimensión para escaparme del sepulcro... Las santas mujeres trataron de mi cuerpo lemur con muchas drogas y ungüentos aromáticos...

A través de más de diez mil años de incesantes terremotos y volcanes en erupción se fue sumergiendo el viejo continente Mu entre las tormentosas aguas del Pacífico.. Yo continué existiendo con mi cuerpo inmortal en el continente Atlante; encabecé muchas peregrinaciones místicas que se dirigían a veces a Yucatán o a Teotihuacan, etc.

A las personas no versadas en Gnosticismo Revolucionario, podría parecerles algo más que imposible lograr la inmortalización del organismo humano; los sabios actuales quieren precisamente eso; mas es obvio que no conocen nuestras fórmulas. Confieso que en aquella época me gustaba, morar muy especialmente en un precioso valle cubierto ahora por las procelosas aguas del golfo de Méjico.

La cuarta raza raíz o de los atlantes, evolucionó notablemente hasta su meta y luego se precipitó por el camino involutivo, descendente. Es ostensible que a todo ascenso le sucede un descenso; a toda subida le sigue una bajada. Al sumergirse entre el océano Atlántico el continente que se conoció con el nombre de Atlántida, continuaron existiendo en las tierras actuales algunos sobrevivientes como empiezan ya a presentir los estudios paleontológicos.

Quiero referirme en forma enfática a dos tipos de gentes; los primeros, los famosos TROGLODITAS, atlantes decididamente en estado INVOLUTIVO, sumidos como es obvio, en la más espantosa barbarie, tal como la ciencia occidental ha sorprendido sus restos inconfundibles entre las profundas cavernas de la tierra.

Los segundos, atlantes en estado evolutivo; los históricos pelasgos; gentes muy cultas quienes desde las primeras manifestaciones ígneas de la segunda catástrofe TRANSAPALNIANA, iniciaron su regreso hacia las regiones orientales de las que eran originarios.

Es ostensible que de aquí salió la tradición universal del éxodo de IO, desde el JARDÍN DE LAS HESPÉRIDES, (POSEIDÓN), a través de toda Europa meridional y por el BÓSFORO hacia la Cólquide y Armenia donde dice la tradición que se detuvo el ARCA de Noé, o sea el santo culto iniciático del AR-AR-AT o de las montañas arias, donde nacen con otros ríos el Tigris y el Eufrates.

Un sabio autor esoterista dice; Estos Pelasgos o ARIO-ATLANTES de Occidente reciben un nombre diferente en cada una de las regiones del mundo por las que se extendieron. Al tener aún abierto el ojo de la intuición como depositarios que eran más o menos de las verdades Iniciáticas, se les llamaron cíclopes, y edificios ciclópeos a las gigantescas construcciones que levantaron. Es claro que desde la Pensilvania norteamericana hasta Oxus y el Aral, a través de Europa y África, se ven aún pasmosos restos de tales construcciones.

Tirios y Titanes, del Dios It o Ti, el Hércules que les comandaba y sobre él que hay bastantes más datos de los que se cree. Kalcas o caldeos o calcidios, tanto por su origen ante-atlante del país de Kalcas, al que así retornaban, como por conocer el cobre (Calcas) y como por desarrollarse en una edad de franca decadencia. Arcadios por conocer la navegación y haber pasado el mar con sus caudillos redentores. Arcadios, por corrupción de Accadios, o por el Arca o nave simbólica que los recuerda.

Cólquidos o Colchidos, como corrupción de la palabra calcis conocimiento de la numeración, de la escritura jeroglífica-hierática y simbólica, Kábala, etc. Arameos u hombres arios. Druidas por sus sacerdotes iniciados y por su culto al fuego, es decir, al sol, a la pureza, a la verdad sepultada en la catástrofe. JANOS por su Inca, connos, de Brig, la radical aria de la que brilla, la que luce, o sea siempre ductor o sacerdote rey (IAO, TAO, IANUS etc.): bretones o britanos de Brit, la radical Aria de la que brilla la que luce, o sea siempre y por siempre el sol.

MENFIRES o MENHIRES, por ser hombres occidentales o más bien por su culto al fuego, llamándose MEN-HIRES aún a las piedras de sus sepulcros.

NAHOAS, NAHUALES en Méjico y en ciertas partes de Arabia, Siria, etc., Nebo, la sabiduría Iniciática. TUATHAS de DANAND, por las mismas o parecidas razones, ya dadas en otra parte. SUMERIANOS (de Suria el Sol), en Babilonia y Nínive; TI HUAN ASCOS o HUANACOS en el Perú.

TESALIENSES primitivos, acaso por el expresado retroceso de sus peregrinaciones. Mineanos, por su colonización en la isla de Creta, y micenianos, por otras semejantes en Asia menor y Grecia. Germanos, por su sabiduría en las cosas celestes como en las terrestres.

HEMIARITAS u HOMERITAS, por su doble carácter ario (de origen) y atlante (de su época y país de colonización.)

CAMITAS, por su instructor Cam, Jan o Jano; hiperbóreos por las regiones en que los conocieron los griegos y por la ISLA BLANCA más allá del Bóreas, de sus más excelsas tradiciones Iniciáticas de la primera raza raíz.

Axinos o inaccesibles en el concepto JINA; FRIGIOS de la Diosa FRIHA, JUNO o DIANA-LUNUS escandinava. MISIOS o enviados para salvar a la humanidad TROGLODITA de su ruina moral y física definitiva. TAURIDOS, por su culto MITHRAICO, que pasó a dar nombre a la célebre cordillera Armenia.

PHALEGIOS, como eternos cometas humanos, peregrinos o errantes. Caretas y quirites por sus hechos quiritarios (Kyries, lanza, rayo de sol) y por sus caurias o curias; enios o aonios, por su Eneas. Ennos, Enoch, Jano o Noé etc.

Es incuestionable que fue precisamente en el mundo oriental durante aquella brillante época ARIO-ATLANTE, cuando cometí un error muy semejante a la del conde ZANONI. Es indubitable que dicho conde se enamoró de una bella artista napolitana; el resultado fue espantoso; murió en la guillotina durante la revolución francesa.

El conde Zanoni era un inmortal caldeo; recibió el ELIXIR de larga vida en los antiguos tiempos y resulta claro comprender que ya el sexo le estaba prohibido. Mi caso fue semejante; yo, un antiguo LEMUR, con cuerpo inmortal, caí también en brazos de KUNDRY, la Eva de la mitología hebraica, la mujer por antonomasia, y el resultado fue la pérdida fatal de mi precioso vehículo lemur.

Escrito está con caracteres de fuego en el libro de la vida, que ningún maestro Resurrecto debe volver al sexo. Esto lo saben los divinos y los humanos. La violación de esta gran ley significa Muerte.

Es evidente que mi error mayúsculo fue haber aceptado el regalo de Cupido en plena juventud. Yo les digo a los hombres y a los dioses que eviten inmortalizar el cuerpo joven. Cuando floreció la civilización de la primera SUB-RAZA aria en la meseta central del Asia, intenté resurgir; entonces ingresé, con mucha humildad a la ORDEN SAGRADA DEL TÍBET y me convertí en un auténtico LAMA. Es incuestionable que tuve que volver a fabricar los CUERPOS SOLARES mediante el SAHAJA MAITHUNA.

Escrito está en los archivos AKÁSHICOS de la naturaleza, que reconquisté entonces el NACIMIENTO SEGUNDO. Desgraciadamente cometí ciertos errores demasiado graves queriendo ayudar con la CLAVE SAGRADA IT a la reina de mi país. Debido a eso fui expulsado de la veneranda orden y continué metido dentro del SAMSARA. Durante la dinastía del faraón Kefren, retorné al Egipto y mucho logré, mas no todo.

Hoy, después de haber sufrido mucho, he vuelto al camino recto; ahora estoy de pie nuevamente. Conozco a fondo el sendero de la REVOLUCIÓN de la CONCIENCIA y por ello soy el AVATARA de la NUEVA ERA ACUARIA. Todos los homúnculos intelectuales llamados equivocadamente hombres, desean únicamente librarse de la muerte; pero no saben librarse de la vida.

Bienaventurados los dignificados por la belleza glacial de la bendita diosa madre muerte. Bienaventurados los que destruyeron el mundo ilusorio de la existencia vana los que disolvieron el YO y estuvieron en todos los abismos. ¡La Muerte! Lo que ayer fue nuestro todo, hoy solo es nuestra Nada... ¡Eternidad! Belleza sepulcral...

Lloré mucho; bajé a la forja de los cíclopes; grité con todas las fuerzas de mi alma: ¡Oye mi imploradora voz, oh ISIS, desgarra tu capuz!... y tu lucero ignoto por piedad, hazme un signo de luz... Eternidad: Devuélveme lo que me quitasteis; mi túnica de púrpura mi traje de bodas...

Abismo del misterio profundo: ¡Restitúyeme lo que sorbió tu hondura! Esfinge del desierto de Egipto: ¡Abre tu oído!, compadécete ya, noche oscura... ¡Que mares sin playas, que noche infinita, qué pozos tan hondos, que fieras estigias, encontré dentro del interior de mí mismo...

Y volví al NACIMIENTO SEGUNDO vestido con el traje de bodas del alma; y aprendí a morir en mí mismo... Vivo y sin embargo estoy muerto... ¡Ah!... Si las gentes entendieran todo esto...

La noche que regresé a la orden sagrada, del Tibet, fui feliz; en los hondos abismos dejé el cadáver del terrible demonio APOPI...

¡Señor, Señor! Cuánto sufro al ver a las pobres gentes tan equivocadas; piensan que ya tienen el cuerpo astral. ¡Mas solo poseen en verdad el cuerpo de deseos el abominable demonio APOPI!.

¡Bello trabajo de mi Madre Kundalini!... Redujo al espantoso demonio del deseo... ¿Pero y la mente qué? ¡Ay, ay! Y tan orgulloso que me sentía con mi demonio mental; Con el espantoso diablo mental; con el espantoso diablo Hai... Yo también creía que ese era el auténtico vehículo intelectual.

¡Oh Dios! Fue la lujuria la causa causorum de mi vehículo mental lunar... Así lo comprendí... Si lo hubiera sabido antes... Si, si, lo sabía, pero se me había olvidado.

Abro el libro egipcio de la "MORADA OCULTA" y estudio el capítulo que a la letra dice:

"¡Atrás, oh Demonio Hai! (Demonio de la mente), horror de OSIRIS. Tu cabeza, (El vehículo mental lunar) ha sido cortada por THOTH. (El Buddha Intimo) Las crueldades, (el trabajo de desintegración mental) que yo he ejercido en tu persona me han sido ordenadas por las Jerarquías del cielo".

"Atrás pues, oh Demonio Hai, tú, hacia quien Osiris siente horror. Aléjate de mi barca (el propio navío de mi vida) empujada por vientos propicios. Dioses del cielo que habéis derribado a los enemigos de Osiris (esas entidades o Yoes-Diablos que constituyen el EGO) ¡vigilad! Los dioses de la vasta tierra están atraillados. Vete Demonio AM-AAU, (HAI), el Dios, Señor de la región de los muertos (Iniciados), te detesta. ¡Te conozco! Te conozco. Vete Demonio (De la mente animal), no me ataques pues soy puro y me acomodo a los ritmos cósmicos".

"No te acerques, (no me tientes) tú qué vienes sin ser llamado!. A mi no me conoces, Demonio (que piensas que lo sabes todo) e ignoras que conservo el dominio sobre los encantamientos de tu boca, (que nos habla grandezas y nada sabe.")

"Pues bien, sábelo, así como que estoy al abrigo de tus garras. En cuanto a ti, ¡oh Demonio Has-as! (El mismo demonio de la mente), he aquí a Horus (El espíritu divino de cada persona) que corta tus uñas, (el tiempo). En verdad has sido destruido en PE y en Dep, (los mundos del deseo y de la mente), con tus legiones de demonios (yoes - diablos), en orden de batalla. Es el ojo de Horus (La clarividencia), quien estudiándote y viéndote te ha vencido, (pero con ayuda de ISIS.) A medida que avanzas. Demonio, yo te rechazo. A ti que torturas a los pecadores y los devoras, (Mente perversa.)

"Devuélveme pues mi tableta de escritura con todas las acusaciones que contiene, (mente blasfema y acusadora.) Yo no he cometido pecados contra los dioses, por consiguiente no me ataques. Toma tan solo lo que te doy yo mismo. (La muerte que mereces) (el abismo.)

"No me lleves contigo. ¡No me devores! Pues yo soy el señor de la vida, soberano del horizonte. (Un ser ya sacrificado).

Y así trabajando intensamente y suplicando a ISIS mi Divina Madre Kundalini, logré al fin desintegrar, reducir a polvareda cósmica al terrible demonio Hai de los misterios egipcios. Es incuestionable que tal demonio perverso es el mismo cuerpo mental del cual hablan innumerables autores tales como Leadbeater, Annie Besant, Max Heindel, Arturo Power, etc. Yo francamente no critico a esos autores; ellos hicieron lo que pudieron; pobrecitos... sufrieron mucho.

Empero, es indubitable que nosotros los hermanos del Movimiento Gnóstico, tenemos que ir a la raíz de todas estas cosas y es obvio que eso no es un delito.

JESÚS el gran KABIR dijo: "Dejad a los niños venir a mí y no se lo impidáis; Porque de tales es el reino de los cielos".

Es urgente reconquistar la infancia en la mente, en el corazón y en el sexo. Sería absurdo intentar tal reconquista sin una previa eliminación del cuerpo mental lunar. (El demonio Hai) No puedo negar que tuve que pasar por sufrimientos espantosos antes de poder eliminar al demonio mental. Tal vehículo intelectual, animal, es fuego luciférico granulado; resulta ostensible que el origen de la mente animal fue la lujuria. La prueba más tremenda fue también la decisiva. Una noche cualquiera mi propio Dios Intimo, poniendo en el suelo un crisol lleno de mercurio líquido, intentó verificar una transmutación alquímica, mas como no había fuego debajo del crisol, es obvio que fracasó en su intento.

Me dio luego a entender que necesitaba realizar tal operación alquímica con el propósito de cristalizar un nuevo organismo demasiado sutil. Creí pues que posiblemente podría tratarse de crear el famoso SAMBOGAKAYA que según algunos altos Iniciados, se dice; que tiene tres perfecciones más que el vehículo inefable de los NIRMANAKAYAS. Bueno, yo soy un NIRMANAKAYA, y es claro que eso de llegar a poseer él vehículo precioso de los SAMBOGAKAYAS, fue algo para mí demasiado tentador. "He fracasado por falta de fuego" me dijo mi real ser; luego añadió, préstame un cerillo, (chispa, fósforo o candela). Entendí que debía hacer un trabajo de MAGIA SEXUAL.

Es incuestionable que esto me dejó perplejo, confundido, asombrado.

¿Pero acaso es licito a un dos veces nacido volver a la FRAGUA ENCENDIDA DE VULCANO? ¿Qué es esto? ¿Qué? Es claro que no caí en la prueba; algunos cayeron, otros no cayeron.

Que el mismo Dios interno lo someta a uno a pruebas, es ciertamente raro y asombroso. A todas luces resalta que el BIENAMADO quiere estar seguro de los que tiene; Él necesita ALMA-DIAMANTE (VAJRASATTVA). La recepción en el templo fue formidable el venerable ANCIANO DE LOS DÍAS, (MI MONADA), y yo pobre alma sufrida, empuñamos cada uno con la diestra, Él el cetro y yo la cruz. Ambos entramos al santuario revestidos con nuestras sagradas vestiduras. Yo sabia que había asesinado al ANCIANO pero este había resucitado en mi. "El Rey ha muerto; viva el Rey" Y sin embargo no era yo. Infeliz alma del dolor quien había asesinado al ANCIANO DE LOS DÍAS. Los tres traidores Judas; Pilatos y Caifás le dieron muerte. Sí. Empero es obvio que Pilatos siempre se lava las manos: qué horrible es Hai, el demonio de la Mente.

Dentro del templo y ante el altar, el viejo de todas las edades y yo, oramos. El anciano puso junto una escudilla Buddhica llena de monedas. Estas en si mismas son capital de buenas obras.

Es claro que mis buenas obras fueron suficientes para pagar lo viejo y lograr el perdón. El anfitrión fue un glorioso Maestro de la BLANCA HERMANDAD. Algunos árboles dentro de aquel precioso recinto fueron coronados con laureles. Aquellos pequeños arbustos se veían muy hermosos entre sus macetas; lucían en el recinto.

Los convidados llegaron todos vestidos de luto y con muchísimo respeto; es obvio que debían celebrar la fiesta del difunto. El horrible demonio Hai, había muerto y esto merecía un festejo; pronto se lleno de gente aquel salón. Yo recibí a muchos invitados... el Maestro anfitrión dio la bienvenida a otros tantos.

La música deliciosa y las mesas llenas de gentes, dieron al lugar una nota muy especial de alegría cósmica. He sentí dichoso platicando con el gran hierofante. Ahora ya no tengo mente lunar, sin embargo puedo pensar; uso mi MENTE SOLAR, aquella que fabriqué en la FORJA DE LOS CÍCLOPES. (EL SEXO).

Publicado en Mi Regreso al Tibet

ImprimirCorreo electrónico

Capitulos Relacionados

Con un click en la publicidad apoyas este proyecto

La Biblioteca Gnóstica es un servicio gratuito
Tu donativo ayuda a mantenerlo activo

Realizalo de manera segura
a traves de PayPal