LOS MISTERIOS EGIPCIOS

¡Salve oh bendita diosa ATENEA-NEITH! ¡Cuán grandes son tus obras y maravillas!.

Bien saben los dioses y los sabios que tú eres la divina Clitone de la sumergida Atlántida.

Escrito está con caracteres de fuego en el gran libro de la vida que tú ¡Oh diosa!, Supisteis seleccionar inteligentemente lo mejor de la semilla de VULCANO para fundar la augusta ciudad de ATENAS. ¡Oh NEITH! Tu establecisteis a SAIS en el delta del Nilo: El país asoleado de KEM se inclina reverente ante ti. ¡Salve! ¡Salve! ¡Salve!

Aún resuenan en el fondo de los siglos aquellas frases del sacerdote de SAIS:

"¡Oh Solón, Solón, vosotros los griegos no sois sino unos niños!. ¡No hay en Grecia un anciano tan solo!".

"Vosotros sois todos unos jóvenes de alma, por cuanto no atesoráis ninguna opinión verdaderamente antigua y de arcaica tradición venida".

"No poseéis, no, ningún conocimiento blanqueado por el tiempo, y he aquí porque, a lo largo de los siglos las destrucciones de hombres y pueblos enteros se han sucedido en gran número, las mayores de ellas por el fuego y por el agua; las menores, por otras causas diversas".

"Así, existe entre vosotros la vieja tradición de que antaño, Phaetón, el hijo del sol al empeñarse en dirigir el carro de su padre, había incendiado la tierra y que herido por el rayo, había él mismo perecido.

"Semejante relato es de carácter fabuloso y la verdad que tamaña fábula oculta bajo su símbolo es la de que todos cuantos cuerpos celestes se mueven en sus órbitas sufren perturbaciones que determinan en tiempo una destrucción periódica de las cosas terrestres por un gran fuego".

"En tales catástrofes, los que habitan en las montañas y parajes elevados y áridos perecen más pronto que los moradores de las orillas del mar y de los ríos".

"A nosotros, el Nilo, a quien por tantos modos debemos nuestra vida, nos salvó entonces de tamaño desastre, y cuando los dioses purificaron la tierra sumergiéndola, si no todos los boyeros y pastores perecieron sobre las montañas, al menos los habitantes de vuestras ciudades fueron poco a poco llevados hasta el mar siguiendo por la corriente de los ríos".

"Sin embargo en nuestro país, ni entonces ni en otra época alguna, las lluvias han fecundado nuestras campiñas como otras, sino que la naturaleza ha dispuesto que el agua nos viniese de la tierra misma, por el río".

"Esta es la causa de que nuestro País pueda conservar las tradiciones más antiguas, porque ni calores extremados ni lluvias excesivas le han despojado de sus habitantes, además de que si bien, la raza humana puede aumentar ó disminuir en numero de individuos, jamás llega a desaparecer por completo de la faz de la tierra."

"De este modo y por esta razón, todo cuanto se ha hecho de hermoso, de grande o memorable en un aspecto cualquiera, sea en vuestro país, sea en el nuestro o en otro, está escrito desde hace muchos siglos y conservado en nuestros templos, pero entre vosotros y los demás pueblos el uso de la escritura y de cuanto es necesario a un estado civilizado no data de una época muy reciente y súbitamente con determinados intervalos, vienen a caer sobre vosotros como una peste cruel, torrentes que se precipitan del cielo y no dejan subsistir sino hombres extraños a las letras y a las musas, de suerte que recomenzáis, por decirlo así vuestra infancia e ignoráis todo acontecimiento de vuestro país o del nuestro que remonta al tiempo viejo." "Así, Solón, todos estos detalles genealógicos que nos has dado relativos a vuestra patria se parecen a cuentos infantiles." "Desde luego vosotros nos habláis de un diluvio, cuando se han verificado muchos otros anteriormente."

"Además ignoráis que en vuestro país ha existido la raza de hombres más excelente y perfecta, de la que tú y toda la nación descendéis, después que toda ella pereció, a excepción de un pequeño número".

"Vosotros no lo sabéis, porque los primeros descendientes de aquella murieron sin transmitir nada por escrito durante muchas generaciones, porque antaño, Solón, antes de la última gran destrucción por las aguas, esta misma república de Atenas, que a la sazón ya existía, era admirable en la guerra y se distinguía en todo por la prudencia y sabiduría de sus leyes, cuanto por sus generosas acciones y contaba, en fin, con las instituciones mas hermosas de que jamás se ha oído hablar bajo los cielos".

"Solón añadía que se quedó pasmado ante semejante relato y que lleno de infinita curiosidad, rogó a los sacerdotes egipcios que ampliasen sus relatos".

Yo estuve reencarnado en la tierra sagrada de los faraones durante la dinastía del faraón Kefren. Conocí a fondo todos los antiguos misterios del Egipto secreto y en verdad os digo que jamás he podido olvidarlos.

En estos precisos momentos vienen a mi memoria acontecimientos maravillosos.

Una tarde cualquiera, no importa cual, caminando lentamente por las arenas del desierto, bajo los ardientes rayos del sol tropical, atravesé silente como un sonámbulo una calle misteriosa de esfinges milenarias ante la mirada exótica de una tribu nómada que desde sus tiendas me observaba. A la sombra venerada de una antiquísima pirámide, hube de acercarme un momento para descansar brevemente y arreglar con paciencia las correas de una de mis sandalias. Después diligente, busqué con ansia la augusta entrada; anhelaba retornar al camino recto.

El guardián como siempre, estaba en el umbral del misterio. Imposible olvidar aquella figura hierática de rostro de bronce y salientes pómulos. Ese hombre era un coloso... En su diestra empuñaba con heroísmo la terrible espada, su continente era todo formidable y no hay duda de que usaba con pleno derecho el mandil masónico.

El interrogatorio fue muy severo: "¿Quién eres?" — Soy un suplicante que vengo ciego en busca de la luz." ¿Qué deseas? — luz.

(Muy largo seria transcribir aquí dentro del marco de este capítulo, todo el ya consabido examen verbal)

Después en forma que yo califico violenta, se me despojó de todo objeto metálico y hasta de las sandalias y de la túnica.

Lo más interesante fue aquel instante en que aquel hombre hercúleo me tomó por la mano para meterme dentro del santuario; inolvidables fueron aquellos instantes en que la pesada puerta giró sobre sus goznes de acero produciendo ese DO misterioso del viejo Egipto. Lo que sucedió, el encuentro macabro con el "HERMANO TERRIBLE", las pruebas de fuego, aire, agua y tierra, puede ser encontrado por cualquier iluminado en las memorias de la naturaleza.

En la prueba de FUEGO hube de controlarme lo mejor que pude, cuando atravesé un salón en llamas; el piso aquel estaba lleno de vigas de acero encendidas al rojo vivo; muy estrecho era el paso entre aquellos tirantes de hierro ardiente, apenas si había espacio para poner los pies; por aquellos tiempos muchos aspirantes perecieron en este esfuerzo. Todavía recuerdo con horror aquella argolla de acero enclavada en la roca; al fondo solo se veía tenebroso el horroroso precipicio; sin embargo salí victorioso en la prueba de aire; allí donde otros perecieron, yo triunfé.

Han pasado muchos siglos y todavía no he podido olvidar a pesar del polvo de tantos años, aquellos cocodrilos sagrados del lago; si no hubiera sido por las conjuraciones mágicas, habría sido devorado por esos reptiles como siempre sucedió a muchos aspirantes. Innumerables desdichados fueron triturados y quebrantados por las rocas en la prueba de tierra, mas yo triunfé y vi con indiferencia dos moles que amenazaban mi existencia cerrándose sobre mi, como para reducirme a polvareda cósmica.

Ciertamente ya no soy más que un mísero gusano del lodo de la tierra, pero salí victorioso. Así en verdad fue como retorné al sendero de la REVOLUCIÓN DE LA CONCIENCIA después de haber sufrido mucho. Fui recibido en el COLEGIO INICIÁTICO, se me vistió solemnemente con la túnica de lino blanco de los Sacerdotes de ISIS y en el pecho se me colocó la Cruz TAU Egipcia...

"¡Salve, oh Ra! Semejante a TUM" (El Padre), te levantas por encima del horizonte; y semejante a HORUS, (El Intimo), culminas el cielo".

"Tu hermosura regocija mis ojos y tus rayos (solares) iluminan mi cuerpo en la tierra".

"Cuando navegas en tu barca Celeste, (El astro Rey), la paz se extiende por los vastos cielos".

"He aquí que el viento hincha las velas y alegra tu corazón; con marcha rápida atraviesas el cielo".

"Tus enemigos son derribados y la paz reina en torno tuyo. Los genios planetarios recorriendo sus órbitas cantan tu gloria".

"Y cuando desciendes en el horizonte detrás de las montañas del oeste, los genios de las estrellas fijas se prosternan ante ti y te adoran", (porque tú eres el LOGOS SOLAR)

"Grande es tu hermosura al alba y por la tarde, ¡Oh! Tú, Señor de la vida y del orden de los mundos".

"¡Gloria a ti, oh Ra, cuando te levantas en el horizonte y cuando por la tarde, semejante a TUM. (EL Padre), te acuestas!".

"¡Pues en verdad tus rayos (solares)" son hermosos cuando desde lo alto de la bóveda, celeste te muestras en todo tu esplendor!".

"Allí es donde habita NUT (La Madre Divina Kundalini), que te trajo al mundo".

"He aquí que eres coronado Rey de los Dioses". "La diosa del océano celeste NUT, tu Madre, se prosterna en adoración ante ti".

"El orden, el equilibrio de los mundos de ti emana".- "Desde la mañana, cuando partes, hasta la tarde, a la llegada,, a grandes zancadas; recorres el cielo". (Eres el Cristo-Sol)

"Tú corazón se alegra y el lago celeste queda pacificado... Derribado es el demonio’ (El Ego, el Yo pluralizado) Sus miembros son cortados, sus vértebras seccionadas. (Así sucede cuando lo disolvemos)

"Vientos propicios empujan tu barca hasta el puerto". "Las divinidades de las cuatro regiones del espacio te adoran, ¡oh tu sustancia divina de la que proceden todas las formas y todos los seres!".

"He aquí que acabas de pronunciar una palabra y la tierra silenciosa te escucha...".

"Tu divinidad única, (Cristo Solar) Tú reinabas ya en el cielo en una época en que la tierra con sus montañas no existía aún...".

"¡Tú el rápido! ¡Tú, el Señor! ¡Tú, el Único! ¡Tú, el Creador de cuanto existe!".

"¡Al alba de los tiempos Tú modelaste la lengua de las jerarquías divinas! (Él pone la palabra en la laringe de los dioses)

"Tú arrancaste los seres del primer océano (el caos) y los salvaste en una isla del lago de Horus (El Intimo)".

"¡Pueda yo respirar el aire de las ventanas de tu nariz y el viento del norte que envía Nut (la Madre Divina), tú Madre!".

"¡Oh Ra! ¡Dígnate santificar mi espíritu! ¡Oh Osiris!, Devuelve a mi alma su naturaleza divina. ¡Gloria a ti, ¡OH Señor de los dioses! Sea alabado tu nombre".

"¡Oh creador de obras admirables!, Aclara con tus rayos mi cuerpo que reposa en la tierra, para toda la eternidad".

(Esta oración es textual del libro egipcio de la morada oculta).

Publicado en Mi Regreso al Tibet

ImprimirCorreo electrónico

Capitulos Relacionados

Con un click en la publicidad apoyas este proyecto

La Biblioteca Gnóstica es un servicio gratuito
Tu donativo ayuda a mantenerlo activo

Realizalo de manera segura
a traves de PayPal