LOS SIETE COSMOCRATORES

El ESOTERISMO CRÍSTICO habla de los siete ESPÍRITUS CREADORES ante el trono del cordero y es conveniente aclarar bien esta cuestión y poner de una vez las cartas sobre la mesa. Estos siete COSMOCRATORES son los mismos Dhyanchoanes, que corresponden claramente a loa Elohim Hebreos. El orden cósmico es el siguiente:

LUNA: Regente Gabriel.

MERCURIO: Regente Raphael.

VENUS: Regente Uriel.

SOL: Regente Miguel.

MARTE: Regente Samael.

JÚPITER: Regente Zachariel.

SATURNO: Regente Orifiel.

Es incuestionable que los DHYANIS velan sucesivamente en cada una de las siete rondas, razas raíces de nuestra cadena planetaria. Es ostensible que cada uno de los siete emana de sí mismo su alma humana, es decir, su BODHISATTVA, cuando se hace necesario. Es indubitable qué cualquiera de los siete puede enviar su BODHISATTVA donde quiera. Yo personalmente soy el BODHISATTVA de SAMAEL el quinto de los siete y cualquier esoterista sabe que soy el que más ha sufrido.

Mi real SER intimo es en si mismo OSIRIS, ISIS, HORUS, IOD-HEVE. El corazón del cielo del POPOL VUH Maya, ADAM-KADMON. Brahma-Viraj, etc.

Antes de su desdoblamiento en la DUADA y en la TRÍADA, mi real ser intimo es la Mónada pitagórica, el UNO-ÚNICO, el AUNADAD budista; El AIN-SOPH, En-Soph o Breuma Eikon caldeo, etc. En lo que a mí atañe soy el BODHISATTVA del Señor intimo, no pretendo jamás presumir de perfecto.

Mi deber es enseñar la quinta verdad, el quinto Evangelio, el quinto Veda. No es necesario aguardar que venga la quinta ronda como creen muchos, para que se pueda dar mi enseñanza. Aquí la tenéis y todo aquel que oye mi voz y la sigue, le compararé al hombre prudente que edificó su casa sobre la roca viva y vinieron lluvias y tormentas y no cayó porque estaba edificada sobre fundamento sólido.

Pero aquel que rechaza mi palabra puede ciertamente ser comparado al hombre insensato que edificó su casa sobre la arena, y vinieron ríos y tormentas angustiosas, y su morada cayó al precipicio con gran estruendo porque no tenía base sólida. Jamás podría negar que he estado con la humanidad terrícola desde el alba de la creación.

Mi Padre que está en secreto es perfecto, más es incuestionable que yo su BODHISATTVA no podría ostentar perfecciones de ninguna especie; de ninguna manera, pecaría de inmodesto si afirmo en forma enfática que he sido testigo del anochecer y el amanecer de varios MAHAMVANTARAS, (DÍAS CÓSMICOS). Mi deber es dar testimonio de todo aquello que he visto y oído; la humanidad necesita con urgencia una orientación legitima.

Durante el MAHAMVANTARA de PÁDMA o LOTO DE ORO, cumplí en el mundo lunar una misión muy semejante a la que en estos instantes estoy cumpliendo en el planeta Tierra. Enseñé a los selenitas la quinta verdad y es obvio que fue rechazada por mayoría de votos. Resultado: Muerte de cruz; es ostensible que todo aquel que se mete a redentor muere crucificado.

Algunos pocos selenitas aceptaron el quinto Evangelio; esos después de arduo trabajo se AUTO-REALIZARON a fondo y se convirtieron en ángeles.

Escrito está en el gran libro de la vida, que a finales del Apocalipsis lunar un nuevo grupo aceptó la doctrina; a esos arrepentidos se les dio una morada planetaria donde actualmente se están AUTO-REALIZANDO. Cualquier MAHATMA puede verificar por si mismo con el Ojo abierto de Dagma, que aquellas multitudes selenitas que otrora se pronunciaron contra el quinto evangelio, viven ahora en el mundo soterrado, convertidas en auténticos luciferes.

A fínales de la séptima ronda de la cadena lunar, las CHISPAS VIRGINALES, rayos o centellas divinas se sumergieron entre el ABSOLUTO sin AUTO-REALIZACIÓN alguna, salvo algunas pocas excepciones; las de los HOMBRES-ÁNGELES que si aceptaron la doctrina. Al sumergirse las CHISPAS VIRGINALES entre la luz increada del espacio abstracto absoluto, abandonaron radicalmente a sus expersonalidades tenebrosas las cuales se precipitaron violentamente por el camino involutivo. Tales expersonalidades siniestras o luciferes, continúan involucionando, retrocediendo hacia atrás, descendiendo dentro de los mundos infiernos, bajando lentamente por los escalones animal, vegetal y mineral. Solo la MUERTE SEGUNDA puede liberar esas almas para que REINICIEN el ascenso desde el mineral hasta el hombre.

Resulta pues, absolutamente falso, asegurar que al final de un MAHAMVANTARA (DÍA CÓSMICO), todos los seres vivientes alcancen el estado de PARANISHPANA o perfección absoluta. «YON-GRUB», la perfección radical no es jamás el resultado de la mecánica evolutiva. Revolución de la conciencia es otra cosa, más eso no le gusta a nadie... tú lo sabes.

Jesús el Gran KABIR dijo: Quien quiera venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame. Negarse a sí mismo significa disolver el YO PLURALIZADO. Tomar la cruz —que de por sí es fálica cien por cien—, significa de hecho, cruzamiento sexual, trabajo en la FRAGUA ENCENDIDA DE VULCANO con el evidente propósito de lograr el nacimiento segundo. Seguir al CRISTO INTIMO quiere decir SACRIFICIO; Estar dispuestos a dar hasta la última gota de sangre por toda la humanidad doliente.

El final de un MAHAMVANTARA no incluye AUTO-REALIZACIÓN INTIMA de todas las criaturas. Hablándoos con el corazón en la mano, puedo deciros que es muy difícil encontrar gente AUTO-REALIZADA.

Todos los bípedos humanos somos más o menos demonios; dejar de ser demonios, convertirnos en algo diferente, distinto, es algo que corresponde a los misterios. Empero; ¿por qué habría de dársele a la gente algo que no quiere? Si las multitudes están contentas así como son, si no desean ser diferentes, ninguna mecánica evolutiva, ni siquiera el ocaso del MAHAMVANTARA podría obligarles a ser distintos. El cambio radical, la AUTO-REALIZACIÓN INTIMA, es el resultado incuestionable de una serie de espantosos SUPER-ESFUERZOS realizados en y dentro de nosotros mismos aquí y ahora.

Sólo a base de terribles AUTO-ESFUERZOS es posible lograr un cambio radical, una transformación definitiva. Seria absurdo suponer siquiera por un momento, un cambio de fondo, una auténtica AUTO-REALIZACIÓN INTERIOR en forma involuntaria y mecánica como lo piensan los fanáticos del dogma de la Evolución.

Mientras un hombre no alcance el estado de ANUPADAKA es absolutamente imposible que pueda vivenciar la naturaleza de PARA-NIRVANA. Hasta en los días de la escuela de YOGA-CHARYA, la verdadera naturaleza de Paranirvana se enseñaba públicamente, pero desde entonces esa doctrina se guardó en secreto, pues es ostensible que los HOMÚNCULOS RACIONALES no están preparados para comprenderla.

Publicado en Mi Regreso al Tibet

ImprimirCorreo electrónico

Capitulos Relacionados

Con un click en la publicidad apoyas este proyecto

La Biblioteca Gnóstica es un servicio gratuito
Tu donativo ayuda a mantenerlo activo

Realizalo de manera segura
a traves de PayPal