LOS HOMBRES PECES

Muy amigos míos, en nuestra reunión de hoy vamos a platicar un poco sobre los Hombres Peces. Os suena esto un poco extraño, ¿verdad?

Ante todo quiero recordarles que nosotros, los gnósticos, tenemos métodos y medios especiales para investigar todo esto en forma, dijéramos, espiritual.

¿Habéis oído hablar alguna vez sobre el desdoblamiento? El Alma de cualquier persona puede desdoblarse, es decir, salir del cuerpo y trasladarse a cualquier rincón del universo con el propósito de ver, oír, tocar y palpar aquello que más le interese. Séame pues permitido decirles que conocemos el secreto, las claves, para realizar tales viajes incorpóreos.

Yo siempre presentía que existían en el fondo de los océanos Hombres Peces, criaturas inteligentes y hasta me parece que esto está relacionado en alguna forma con el famoso PEZ OANES de los caldeos. No quiero quitarle al tal pez otras alegorías más profundas; sólo quiero enfatizar la idea de que tal símbolo se corresponde también con el misterio profundo de los Hombres Peces.

Dejando este pequeño preámbulo, vamos al grano, a los hechos.

En profunda meditación mi esposa sacerdotisa y yo resolvimos hacer un Viaje Anímico, Espiritual, con el propósito de investigar todo lo relacionado con los Hombres Peces; es obvio que lo logramos y que al confrontar las percepciones de tipo metafísico dieron evidentemente idénticos resultados.

Fuera de la forma densa, nuestras almas se sumergieron profundamente en el océano Atlántico, muy lejos de toda tierra firme. En nombre de la verdad debo decir que ciertamente entramos en contacto directo con los Hombres Peces.

Si me preguntáis qué clase de figura tienen dichos Hombres, habría de contestar claramente que poseen forma de peces con tamaños muy semejantes a la de cualquier persona humana, unos más grandes, otros más chicos, otros medianos, etc., etc., etc.

Hasta esta parte de mi relato creo que vosotros todavía no veis bien claro esto de los Hombres Peces; seguidme con paciencia, por favor, escuchad mi relato.

Hallamos en el fondo vivo del océano la ciudad de los Hombres Peces. ¿Enigma? Me temo que si ponéis atención no entenderéis mi relato. Es obvio que la citada ciudad no es de tipo físico, ni corresponde al mundo de tres dimensiones, se trata de una población situada en la Dimensión Desconocida.

Las casas, los templos, las tiendas, los restaurantes, calles y cosas, etc., han sido creados por los Hombres Peces en la Cuarta Dimensión; en eso que podríamos llamar Espacio Etérico.

Los animales intelectuales que viven en este mundo físico han degenerado tanto su vista que realmente ya no son capaces de ver la Cuarta Dimensión, empero los Hombres Peces son diferentes, distintos; poseen la Vista Etérica y por ello, la Dimensión Desconocida resulta para ellos tan familiar como el aire que nosotros respiramos o los alimentos que comemos.

Ciertamente esas criaturas no se han degenerado y por ello es ostensible que poseen la Vista Etérica.

En nombre de la verdad hemos de decir que ellos viven simultáneamente en el mundo físico y en la Región Etérica.

Es claro que el Alma de los Hombres Peces sabe que tiene cuerpo de pez, más como quiera que también viven en la Dimensión Desconocida, no ignoran que son Hombres, pudiendo vivir como tales en la Cuarta Dimensión a tiempo que se mueven simultáneamente entre las aguas como simples peces.

Hay, pues, en ellos una doble vida: la primera como peces, la segunda como Hombres; empero se combinan ambas, se procesan en forma simultánea y armoniosa, bellamente coordinadas.

Un rey muy sabio gobierna a estas criaturas; se trata de un Hombre Pez muy venerable. Es claro que ese anciano rey es amado por todos sus súbditos y que no necesita de ejércitos ni de policía para hacerse obedecer. Es un ser inefable de las Dinastías Solares.

Al hacer la exposición que ustedes, mis amigos, están escuchando, quiero que por momento siquiera en la vida se identifiquen con esta clase de criaturas tridimensionales y tetradimensionales. Voy hablando en forma íntegra, unitotal, coordinando íntimamente lo físico con lo metafísico.

Mi esposa sacerdotisa pasó el umbral de una de esas tiendas etéricas del misterioso pueblo ubicado en la Dimensión Desconocida; yo la observé, mas no entré; algo vio ella o miró en la profundidad; al salir le pregunté interrogándole sobre aquello que hubiese visto; la respuesta fue: “vi un grupo de Hombres Peces sentados ante las mesas de un hermoso restaurante; platicaban sobre diversos temas”, explicó. Almas de Hombres Peces viven como hombres realmente en una ciudad etérica, invisible para las gentes degeneradas de nuestro mundo, pero visibles para los hermosos sentidos de esas criaturas.

Sin embargo, asombra que al mismo tiempo tengan cuerpos físicos y de peces; vean ustedes esta extraña combinación de hombres y peces.

1. - ¿Estos seres tienen la cara de hombres o de peces?

R.- Distinguida señorita, permítaseme responderle que en ese Mundo Etérico del que estoy hablando, dichas criaturas tienen fisonomías de hombres, pero en el mundo meramente físico, material, su rostro y su cuerpo todo es de peces.

2. - ¿Podríamos entender, Maestro, que estos hombres tienen forma exclusivamente de pez o tienen aspecto humano?

R.- Buen amigo, con el mayor gusto daré respuesta a su pregunta. En el mundo meramente físico, material, estas criaturas poseen forma exclusiva de peces; cualquiera podría confundirlos; afortunadamente son muy inteligentes y por tal motivo resulta palmario y manifiesto que jamás se dejarían pescar. Repito, solamente en la Dimensión Desconocida asumen humanas formas; es precisamente en la Cuarta Dimensión donde viven vida de hombres; no es exagerado decir que también tienen sus negocios, etc., etc., etc.; esto es claro que parece imposible a cualquiera que no haya ahondado en nuestros estudios.

3. - ¿Y son felices, Maestro, viviendo esa doble vida?

R.- ¡Oh!, Mi estimada señorita, puedo asegurarle a usted que ellos son infinitamente más dichosos que nosotros; no llevan dentro el “yo pecador”; Son puros en pensamiento, palabra y obra; en ellos está el recto sentir y el recto obrar. En ellos hallamos el pensamiento justo, la palabra justa, la acción justa.

4. - Estimado Maestro, ¿Podría decirnos si estos hombres tienen relaciones con los Hombres Glaciales, los Hombres Azules y los extraterrestres que nos ha mencionado antes?

R.- Noble caballero, gran amigo, séame permitido informarle que los Hombres Peces, como quiera que sea están limpios del pecado original, se hallan en íntima relación con los Hombres Glaciales, con los hombres venidos de la Galaxia Azul, y con las humanidades de otros mundos.

Quiero decirle a usted con gran énfasis que los Hombres Peces vivieron entre los mares profundos del planeta Venus; fueron traídos a la Tierra en naves cósmicas por los venusinos y depositados en el fondo de nuestros mares. Empero muy pronto serán rescatados por los navieros de Venus y regresados a su mundo de origen. Le diré que este acontecimiento sucederá antes de la Tercera Guerra Mundial. Es evidente que las explosiones nucleares contaminarán las aguas y pondrán en peligro sus vidas, si no se les regresa a las aguas marítimas del planeta Venus.

Con el Sexto Sentido me adelanté en el tiempo para ver tal acontecimiento, y entonces percibí naves anfibias de origen venusino, sumergiéndose entre el océano Atlántico para rescatar a los Hombres Peces; a mis oídos llegaron en ese instante lamentos psíquicos, llanto y congoja de esas misteriosa criaturas; se les llevó lejos de este planeta Tierra porque esta raza de animales intelectuales que pueblan la faz de nuestro mundo no está preparado realmente para entender a tan sublimes seres; en otras palabras debo decir que nosotros no los merecemos.

Ellos tienen algunos objetos muy extraños en la Dimensión Desconocida; contemplé algo parecido a un círculo, una especie de brazalete tan misterioso que francamente no pude entender.

Uno de ellos, uno de esos hombres maravillosos, dirigiéndose a mi esposa sacerdotisa le dijo lo siguiente: “dichosa tú que estás siempre cerca del Maestro”; Es obvio que quedé conmovido.

En su pueblo metafísico, etérico, se respira la paz solemne en las grandes profundidades oceánicas; se siente uno limpio, puro infinitamente feliz. ¡Cuán lejos están las gentes de comprender todo esto! Amigos míos, después de haceros este relato no estoy seguro de que me hayáis entendido; sé que tenéis la Conciencia completamente dormida y por ello eso es obvio que estáis muy lejos de captar la honda significación de mi relato.

5. - En la Dimensión Desconocida, cuando asumen la figura de hombres, ¿no viven entre el agua?

R.- Distinguida señorita, debo decirle o mejor dijera repetirle que la hermosa ciudad de estos Hombres Peces, vista por nosotros en forma anímica, está ubicada en el fondo profundo del océano Atlántico; así pues, el ambiente en que estos seres se mueven es esencialmente etérico y acuático.

6. - ¿Cuál fue el objeto de que los hayan traído del planeta Venus para habitar aquí en la Tierra?

R.- Distinguida dama, nuestros hermanos del espacio quieren siempre lo mejor para nosotros, y es obvio que se les trajo para nuestro bien; se les colocó en el fondo de los mares para que un día nos ayudaran e instruyeran; desgraciadamente, las gentes de nuestro mundo se degeneraron tanto, y por ese motivo no llegaron al contacto psíquico con tan hermosas criaturas.

Una bella oportunidad. Las gentes ni remotamente sospechan lo que perdieron; muchos hubieran podido ingresar a esa especie de las delicias por las puertas de la reencarnación. Dentro de poco tiempo, los mares mostrarán a las gentes muchas cosas secretas, y se descubrirá una especie de peces extraordinarios y muy inteligentes; mas quiero que me escuchéis: no os confundáis, esos no serán los Hombres Peces, pues aquellos, como ya dije, serán llevados de regreso a los mares profundos del planeta Venus.

7. - ¿Podría existir otra clase de hombres como éstos en el reino animal, vegetal o mineral, Maestro?

R.- Bien amigo, me permito informarle para su bien que los Hombres Peces son una excepción, y por cierto traídos del planeta Venus; fuera de esta clase de criaturas tan singulares, sabemos que en nuestro mundo las piedras son piedras, las plantas son lo que son, y los animales, incluyendo a los que tienen intelecto, son lo que son y nada más de lo que son.

Los Hombres Peces son Hombres en el sentido más completo de la palabra, porque tienen dentro al Ser, porque lo tienen encarnado y saben que lo tienen.

Publicado en Mirando al Misterio

ImprimirCorreo electrónico

Capitulos Relacionados

Con un click en la publicidad apoyas este proyecto

La Biblioteca Gnóstica es un servicio gratuito
Tu donativo ayuda a mantenerlo activo

Realizalo de manera segura
a traves de PayPal