LA GLÁNDULA PITUITARIA

La glándula pituitaria es muy pequeña. La Biología afirma que esta glándula es tan sólo del tamaño de un guisante y pende maravillosamente de la base misma del cerebro descansando armoniosamente sobre el hueso esfenoides. En esta glándula encontramos una trinidad maravillosa. La ley del triángulo rige todo lo creado.

Ciertamente la glándula pituitaria consta de tres partes: dos lóbulos y una parte media. He aquí el triángulo. Ley maravillosa de toda creación. Sin el lóbulo frontal o lóbulo anterior de la glándula pituitaria, creen los biólogos que la vida es absolutamente imposible.

pineal

El lóbulo frontal de esta glándula está encargado de fiscalizar el tamaño de la estructura de la comunidad celular. Ahora bien: debemos saber que en esto de fiscalizar existe también regularización y control. Sólo así podemos explicarnos que la vida se haga imposible sin el lóbulo anterior de la glándula pituitaria.

El hiper-funcionamiento del lóbulo anterior de la pituitaria, da origen a seres humanos gigantes. Cuando el funcionamiento del lóbulo frontal es insuficiente, entonces tenemos los enanos. Así pues, es lógico suponer que sin el lóbulo frontal de la glándula pituitaria la vida seria imposible, puesto que ella regula el tamaño de la estructura de la comunidad celular.

Ciertas formas de idiotez y ceguera se deben también a algunas anormalidades del lóbulo frontal de la pituitaria.

La función del lóbulo posterior de la glándula pituitaria es también tonificar maravillosamente los músculos involuntarios del organismo. La secreción de la pituitaria afecta también a la excreción de agua de los riñones.

Los médicos utilizan la pituitaria para ayudar en los partos difíciles. La maestra H. P. B. dice que la glándula pituitaria es el paje y portaluz de la glándula pineal. El Doctor Krumm Heller, profesor de medicina de la Universidad de Berlín, decía que entre las glándulas pineal y pituitaria existe un canalillo o capilar muy sutil ya desaparecido en los cadáveres. Así pues, estas dos glándulas se hallan conectadas por ese fino canal. No existe duda alguna sobre la electrobiología, y sobre las fuerzas bio-electromagnéticas. ¿Por qué no aceptar entonces, un intercambio bio-electromagnético entre las glándulas pituitaria y pineal? Ha llegado la hora de analizar todas las posibilidades de lo místico sensorial y de lo psico-somático, sin fanatismos, sin prejuicios, y sin dogmatismo.

Los Yoguis del Indostán dicen que de la glándula pituitaria nace la flor de loto de dos pétalos. Los científicos occidentales en vez de reír ante estas afirmaciones, debieran estudiarlas profundamente. Reír de lo que ignoramos no es científico. Esa flor de loto se halla situada en el cuerpo astral exactamente entre las dos cejas. Los sabios del Indostán dan a estas flores de loto el nombre de chacras. Los Yoguis aseguran que el chacra pituitario nos hace clarividentes. En la tierra sagrada de los vedas, existen muchas prácticas secretas para desarrollar la clarividencia. Dicen los Indostaníes que el chacra frontal tiene ocho poderes mayores, y treinta y seis menores.

El clarividente puede percibir el ultra de la naturaleza. El clarividente puede ver el cuerpo astral dentro del cual están todos los principios anímicos y espirituales del hombre. El clarividente percibe la cuarta dimensión.

El energetismo glandular no puede ser despreciado por el biólogo. El intercambio bio-electromagnético de las glándulas pituitaria y pineal nos hace clarividentes.

Parece existir cierta relación entre el átomo del cobre y la glándula pituitaria. Algunos sabios utilizaron el cobre para desarrollar la clarividencia. Nostradamus permanecía horas enteras mirando fijamente las aguas contenidas entre un recipiente de cobre puro. Eso sabio médico hizo profecías que se han cumplido con toda exactitud a través del tiempo. Los astrólogos afirman que la glándula pituitaria está influenciada por Venus, y que el cobre también está influenciado por Venus. Sólo así podemos comprender la íntima relación que existe entre el cobre y la glándula pituitaria.

Cuando los sacerdotes Católicos venidos de España durante la conquista llegaron a un grupo de sacerdotes aztecas, les sucedió algo interesante. Cuenta la tradición que los sacerdotes católicos catequizando a los indios, les hablaron de ángeles, arcángeles, etc. Después de todo, los sacerdotes indios invitaron a los sacerdotes católicos a comer. Dicen que los sacerdotes católicos comieron entre los alimentos un cactus muy sabroso. Ese cactus despertó momentáneamente la clarividencia de los sacerdotes españoles. Entonces estos vieron ángeles, arcángeles, etc. etc. El asombro fue terrible, y no hallaban los sacerdotes católicos que hacer. Entre tanto los indios sonriendo decían: ¡Estos Ángeles y Arcángeles de los cuales nos habláis, hace mucho tiempo los conocemos!

Cuenta la tradición que los sacerdotes católicos hicieron matar a los sacerdotes aztecas considerándolos brujos o hechiceros. No existe duda sobre ese cactus que tiene el poder de despertar instantáneamente la clarividencia a quien lo come. Ese cactus es el PEYOLT. En el estado de México no se consigue el PEYOLT utilizable para la clarividencia. Quien quisiera conseguirlo debe buscarlo en Chihuahua o en San Luis Potosí. Se debe mascar, sólo sirve el Peyolt maduro, cuando está seco no sirve.

La Biología no puede subestimar el Peyolt, ni asegurar en forma dogmática e intransigente que las percepciones clarividentes sean alucinaciones. Así los primeros sabios que pudieron ver los microbios con el microscopio hubieran asegurado que esos microbios no existían y que lo que veían a través del lente eran alucinaciones, entonces todavía a estas horas de la vida ignoraríamos la existencia de los microbios. Necesitamos ser menos dogmáticos, necesitamos ser más estudiosos, más eclécticos, más didácticos. La glándula pituitaria secreta siete clases de hormonas. El valor de la glándula pituitaria en obstetricia es también incalculable.

El insigne escritor Doctor Jorge Adoum, insigne escritor Gnóstico y gran maestro de Misterios Mayores de la Logia Blanca, dijo que el átomo del Cristo Cósmico se halla en la glándula pituitaria, mientras el átomo del Padre se encuentra en el campo magnético de la raíz de la nariz.

La Biología analiza y estudia los conceptos científicos de todos los sabios. Ya la Biología salió del horrible materialismo del siglo dieciocho, y actualmente comienza a estudiar todas las potencialidades físicas, anímicas y espirituales de las glándulas de secreción interna.

Publicado en Nociones Fundamentales de Endocrinologia y Criminologia

ImprimirCorreo electrónico

Capitulos Relacionados

Con un click en la publicidad apoyas este proyecto

La Biblioteca Gnóstica es un servicio gratuito
Tu donativo ayuda a mantenerlo activo

Realizalo de manera segura
a traves de PayPal