CRIPTAS SUBTERRÁNEAS

Veo hoy con alegría un grupo muy selecto de visitantes Gnósticos, que vinieron a México después de haber asistido al Congreso Gnóstico Internacional en la República del Salvador...

Vamos a continuar con nuestras pláticas y espero que todos vosotros saquéis de ellas los mayores beneficios.

Después de este preámbulo, vamos a entrar en el tema que hoy nos ocupa.

En la Caldea antigua y en el Egipto existieron catacumbas maravillosas, criptas subterráneas donde se cultivaron los Misterios.

No está de más recordar las Criptas de Tebas y Memphis (incuestionablemente, las primeras fueron todavía más famosas).

Desde el lado occidental del Nilo, existieron en aquellos tiempos largos pasadizos profundos que llegaban hasta el desierto de Libia. En tales criptas, se cultivaron los secretos relacionados con el "Kuklos Anankes", el "Ciclo Inevitable", el "Círculo de la Necesidad".

En instantes en que platicamos esto, me viene a la memoria el Templo de las Serpientes en San Juan de Teotihuacan.

El investigador Esoterista podrá ver allí, en detalle, esculpida en roca, la serpiente cascabel, y lo más asombroso de todo esto es que junto a la Víbora Sacra de los Misterios Aztecas, resalta también labrado en piedra viva el Caracol.

Variados Caracoles, de lado y lado de la Sierpe Divinal, resplandecen hermosamente.

No hay duda de que en las criptas subterráneas de Caldea, Tebas y Memphis se cultivara realmente la Sabiduría de la Serpiente.

Es también muy notorio el estudio trascendental del "Ciclo Inevitable" o "Círculo de la Necesidad", que en forma espiraloide o de caracol se procesa durante la manifestación cósmica.

Vean ustedes, queridos hermanos gnósticos que esta noche me acompañan, la íntima relación que existe siempre entre la Serpiente y el Caracol. Reflexionad por un momento en el profundo significado que ambos, Serpiente y Caracol, poseen intrínsecamente.

Obviamente, la Serpiente es el Poder Sexual Trascendente, el poder maravilloso que nos trae a la existencia, la fuerza que origina toda vida.

Cualquier Esoterista auténtico sabe muy bien que el Poder Serpentino Sexual de todo el Universo, tiene poder sobre los Tatwas, y por ende, sobre los Elementales de la Naturaleza.

El Poder Serpentino Universal origina infinitas creaciones; Devi Kundalini crea el Cuerpo Mental, el Astral, el Etérico y el Físico.

Ahora bien, Maha Kundalini, o en otras palabras, la Madre Cósmica, la Madre Naturaleza, ha creado todo el Universo, ha tomado la forma del mundo. Obviamente ha realizado también todos sus procesos sobre la base de la línea espiraloide, tan vivamente alegorizada por el Caracol.

Cualquier progreso interior, todo desarrollo íntimo se basa en la Espiral de la Vida.

Nosotros, pues, hablando ya en forma personal, podemos decir que cada uno de nos es un mal caracol entre el seno del Padre.

A cada Alma se le otorgan o asignan 108 existencias para su Auto-Realización, y éstas se procesan en espiras, ya más elevadas, ya más bajas. He ahí el Caracol.

Mas ahondemos un poco más, queridos hermanos que esta noche asisten a nuestra plática. Vamos a estudiar el "KUKLOS ANANKES", el "Ciclo Inevitable" o "Círculo de la Necesidad".

Muy interesante resulta el hecho concreto de que tal tema, tan profundo, sólo se estudiara en esas criptas subterráneas.

Indudablemente, esta es la misma doctrina de la Trasmigración de las Almas que más tarde enseñara el Avatara Krishna en el Indostán.

Sin embargo, es notorio que el Kuklos Anankes egipcio fuera todavía más específico... Ya hemos dicho mucho, ya hemos afirmado en estas pláticas lo que es el descenso a los Mundos Infiernos; hemos puesto cierto énfasis al decir que cumplido el ciclo de las 108 vidas que se le asignan a cada Alma, si no nos hemos Auto-Realizado entramos en los Mundos Infiernos.

Obviamente, en esas Regiones Sumergidas involucionamos espantosamente hasta llegar al Noveno Círculo, situado en el corazón del Mundo. Allí se desintegran los perdidos, se reducen a polvareda cósmica.

Después de la Muerte Segunda (y esto es cosa que ya hemos dicho en todas nuestras pasadas pláticas), el Alma o las Almas fracasadas resurgen, salen otra vez a la luz del Sol para recomenzar la jornada, empezando una nueva Evolución que ha de iniciarse, inevitablemente, desde el escalón más bajo que es el Reino Mineral.

Lo interesante del Kuklos Anankes egipcio, son precisamente las especificaciones, los diversos análisis y síntesis.

Es claro que hay que tener en cuenta el Rayo en que se desenvuelve cada Esencia que brota del Abismo, y por ende su línea de desenvolvimiento particular.

Variadas son las familias vegetales, variadas las especies animales, distintos los elementos minerales, etc., etc., etc.

Los Rectores de la Naturaleza no podrán hacer pasar a todas las Esencias que han brotado del Abismo por un mismo elemento mineral, ya sea este hierro, cobre o plata, etc., o por una determinada familia vegetal, o a través de determinada especie animal.

Los Gurú-Devas tienen que distribuir la vida sabiamente, porque algunas Esencias pueden vivir en el hierro, otras en el cobre, otras en la plata, etc.; no todas podrían pasar por el mismo elemento mineral.

Las familias elementales vegetales están muy bien organizadas en el Mundo Etérico y no todos los Elementales podrían ser pinos o hierbabuena de menta; cada familia vegetal es diferente: Hay plantas Lunares, Mercurianas, Venusinas, Solares, Marcianas, Jupiterinas, Saturninas, etc., etc., etc.

Las Esencias, de acuerdo con su Rayo de Creación, cada una tendrán que relacionarse con tal o cual Departamento Vegetal, y solucionar todo esto, saberlo distribuir, es algo que corresponde a los Rectores de la Naturaleza...

Las especies animales son variadísimas, y sería absurdo reincorporar a determinadas Esencias en organismos animales que no se corresponden con su Rayo de Creación. Ciertas Esencias pueden evolucionar en el reino de las aves; otras en los cuadrúpedos; otras entre los peces del inmenso mar. Los Rectores de la Vida deben saber pues, manejar estas corrientes elementales sabiamente, para evitar confusiones, anarquías, destrucciones innecesarias.

Por último, la entrada de las corrientes de vida en el reino de los Humanoides racionales es muy delicada; se necesita mucha Sabiduría para evitar catástrofes.

Vean ustedes pues, lo que es esta doctrina de la Trasmigración de las Almas, estudiada a fondo por los egipcios.

Wotán nos habla también de un "agujero de sierpe", en el cual él tuvo la dicha de haber penetrado.

Es notoria la relación entre este "agujero de sierpe" o culebra mencionada por Wotán, aquí en México, y las criptas de Egipto y Caldea.

Este tal "agujero de culebra" o de sierpe, no es más que una caverna subterránea, una cripta de misterios, donde este Gran Iniciado entró triunfalmente...

Dice Wotán que él pudo penetrar en ese "agujero de sierpe", dentro del interior de la Tierra, y llegar hasta las raíces del Cielo, porque él mismo era una "Sierpe", una "Culebra".

Los Druidas de la región Celta Británica, en Europa también se llamaban a si mismos "Serpientes".

No está de más recordar el KARNAK egipcio y el CARNAC británico, símbolos vivientes del Monte de la Serpiente.

No hay duda que ustedes, mis amigos visitantes, ya saben muy bien lo que es la Serpiente; ya tienen tal información; por eso no me parece pues, que esta noticia sea nueva.

Los Indostaníes hablan claramente sobre la Serpiente; se trata de un Poder Eléctrico Sexual maravilloso, el Fuego Sagrado que se halla oculto en cada uno de nosotros.

Es indudable que este Poder Ígneo o Poder Serpentino, parece una culebra realmente; así la ven los clarividentes.

Desde el punto de vista anatómico oculto, podría afirmarles a ustedes, en forma enfática, que parece una Sierpe de Fuego enroscada tres veces y media dentro del Centro Magnético del Coxis, base fundamental de la Espina Dorsal.

A veces temo que no me han entendido, mas sé que ustedes han leído mis libros y por eso en modo alguno puede extrañarles la enseñanza que esta noche estamos dando...

Primero hay que despertar el Fuego y hacerlo subir por Canal Medular hasta el cerebro; sólo así podremos transformarnos radicalmente.

Después (y esto es lo más tremendo), debemos ser "tragados por la Serpiente"; sólo así podemos convertirnos en "Serpientes". Esta es la enseñanza de Wotán; esta es la Doctrina de los Mayas y de los Aztecas.

Jamás podríamos gozar de los Poderes de la Culebra, sin antes haber sido tragados por ella, y esto es algo que desafortunadamente desconocen muchos escritores pseudo-esoteristas y pseudo-ocultistas.

Sin embargo, quiero que ustedes entiendan que no es posible ser "devorado por la Culebra" sin haber "vencido antes al Dragón".

En mi pasado libro titulado "Las Tres Montañas", cito también al Dragón; mas antes quise hacer referencia a un monstruo abominable que todo ser humano lleva adentro, junto con los Tres Traidores, y que hay que desintegrar en los Infiernos Lunares inevitablemente.

Ahora estoy hablando de un Dragón diferente. Me estoy refiriendo a la Reflexión del Logos dentro de nosotros mismos, aquí y ahora, al auténtico Diablo, al Dragón Sagrado de los Dracontías, que nada tiene de malo ni de perverso como suponen las gentes ignorantes.

Ese Dragón Rojo, esa Sombra del Logos Solar en nosotros, ese Entrenador Psicológico que cada cual lleva en su interior, nos mete en los callejones de la tentación, con el propósito de entrenarnos en el camino de la virtud.

Ya hemos dicho y no me cansaré de repetirlo hasta la saciedad, que sin tentación no hay virtud; mientras más fuertes sean las tentaciones, más grandes serán las virtudes, si logramos salir victoriosos. La tentación es fuego; el triunfo sobre la tentación es luz. No miremos pues con desprecio a Tiphón Baphometo, el Diablo, porque cada cual lo carga dentro de sí mismo, y es la Sombra del Dios Intimo.

Recordad hermanos, que cada Diablo es todo contraste; Diablo es la Sombra del Sol, la sombra de todo árbol a la luz del Astro Rey; la noche, etc., etc., etc.

Mirado desde otro ángulo, vista esta cuestión desde otro aspecto, podríamos decir que como Diablo, es el anverso de toda medalla. Para los tenebrosos, para las gentes que viven en el Abismo, para los demonios, el Diablo son los Ángeles, los Dioses, la Luz, la Bondad, la Belleza, etc., etc.

Si las gentes que viven en la Luz se asustan cuando ven a los demonios, es claro que también los demonios se asustan cuando ven a las gentes que viven en la Luz, cuando ven a los Ángeles, a los Arcángeles.

Estoy hablando de algo que me consta, de algo que he podido vivenciar, experimentar por mí mismo, en forma directa.

Muchas veces, al entrar en los Mundos Infiernos, he visto a los tenebrosos horrorizados, los he escuchado exclamar: "¡Se nos ha entrado un demonio! ¡Defendámonos!" Ellos ciertamente han sentido pavor ante mi presencia. Yo soy un Demonio Blanco para ellos, y ellos son Demonios Negros para mí; así pues el Diablo es cuestión de contrastes, de oposiciones, etc., etc., etc.

En "Las Dracontías" se reverenciaba al Dragón, es decir, a la Sombra del Logos, a la Sombra del Sol Espiritual, a su Reflexión en el Universo y dentro de nosotros mismos.

No olviden ustedes que detrás de este Sol que nos ilumina está el Elon Fenicio, o Elión Judío, el Sol Central de este Universo en el cual vivimos, nos movemos y tenemos nuestro Ser.

Que este Sagrado Sol Absoluto tenga sus contrastes y oposiciones es normal. En todo caso, su sombra en nosotros y dentro de nosotros, es Lucifer, el Gran Entrenador Psicológico que tenemos para nuestro bien.

Pero por favor, ruego aquí a los hermanos que me escuchan, comprender lo que estoy diciendo, no teman...

Las resistencias que hay en alguno de los que me están oyendo en este momento se debe a los prejuicios, al temor, a la información equivocada de algunos sacerdotes dogmáticos.

Todos, de niños, hemos recibido cierta educación, y entonces se nos inculcaron ideas negativas y perjudiciales, erróneas y absurdas.

Se nos dijo que Lucifer era un diablo terrible que mandaba en toda la Tierra, que nos llevaba a un Infierno ortodoxo para torturarnos entre cazos o pailas con fuego, etc., etc., etc.

Quiero amigos míos que de una vez sepan que el Diablo ese de las religiones ortodoxas no existe; el verdadero Diablo lo lleva cada cual en su interior.

En la Edad Media, existió la Comunidad Gnóstica de los Satanianos. También existió la de los Iscariotes. Los Adeptos de tales comunidades fueron quemados vivos en la hoguera de la Inquisición.

Es lástima que la Comunidad de los Satanianos no pueda ahora restaurarse debido al hecho concreto de que la documentación fue destruida.

También causa cierto dolor el hecho concreto de que Judas Iscariote, hasta la fecha actual, es considerado realmente como un discípulo traidor.

Si analizamos juiciosamente lo que es Satán, el Diablo, Lucifer, si comprendemos que es sólo la Reflexión de Dios dentro de nosotros, la Sombra del Sol Intimo dentro de cada cual, ubicado en lo profundo de nuestra Alma para nuestro bien, de hecho y por derecho propio vamos haciendo justicia a tal Comunidad Gnóstica.

Señores y señoras, el satán ortodoxo, dogmático, de las sectas clericales no existe. El auténtico Lucifer está dentro de cada persona y sólo así debe ser entendido.

Judas Iscariote es otro caso muy interesante. Realmente este Apóstol jamás traicionó a Jesús el Cristo; sólo representó un papel, y éste se lo enseñó su Maestro Jesús.

El Drama Cósmico, la vida, pasión y muerte de nuestro Señor el Cristo, fue representada desde los antiguos tiempos por todos los Grandes Avataras.

El Gran Señor de la Atlántida, antes de la segunda catástrofe transapalniana, representó en carne y hueso el mismo Drama de Jesús de Nazaret. En cierta ocasión un misionero católico que llegó a China encontró el mismo Drama Cósmico entre la gente de raza amarilla: "¡Yo creía que nosotros los cristianos éramos los únicos conocedores de este Drama!", exclamó el misionero. Confundido, colgó los hábitos.

Tal Drama fue traído a la Tierra por los Elohim. Cualquier hombre que busca la Auto-Realización Intima del Ser, tendrá que vivirlo y convertirse en el personaje central de la escena cósmica.

Así pues, cada uno de los doce Apóstoles de Jesús de Nazaret, tuvo que representar su papel en la escena. Judas no quería ejecutar el que le tocó; solicitó el de Pedro, mas Jesús ya tenía establecido firmemente la parte que cada discípulo tenía que simbolizar.

El papel que Judas representó tuvo que aprendérselo de memoria, y le fue enseñado por su Maestro.

Judas Iscariote nunca pues traicionó al Maestro. El Evangelio de Judas es la disolución del Ego; sin Judas no es posible el Drama Cósmico. Es pues, este Apóstol el más exaltado Adepto, el más elevado de todos los Apóstoles del Cristo Jesús.

Indubitablemente, cada uno de los doce tuvo su propio Evangelio. No podríamos negar a PATAR, Pedro. Él es el Hierofante del Sexo, aquel que tiene las Llaves del Reino en su diestra, el Gran Iniciador. ¿Y qué diremos de Marcos, quien guardara con tanto amor los Misterios de la Unción Gnóstica? ¿Y qué de Felipe, aquel Gran Iluminado cuyo Evangelio nos enseña a salir en Cuerpo Astral y a viajar con el Cuerpo Físico en Estado de Jinas? ¿Y qué de Juan, con la Doctrina del Verbo? ¿Y qué de Pablo con la Filosofía de los Gnósticos? Sería muy largo narrar aquí todo lo que se relaciona con los doce y el Drama Cósmico.

¡Ha llegado el momento de eliminar de nuestras mentes la ignorancia y los viejos prejuicios religiosos! ¡Ha llegado el instante de estudiar a fondo el Esoterismo Crístico!

P- Maestro, en cuanto a los demonios que dicen que atemorizan o atormentan a las gentes en las carreteras, ¿es eso cierto?

R- Con el mayor gusto daré respuesta a la pregunta que sale del auditorio: Cuando nosotros negamos al diablo de los ortodoxos dogmáticos, no rehusamos al Diablo auténtico que existe dentro de cada persona; tampoco negamos a los demonios tenebrosos del Averno que atormentan a las gentes.

Sin embargo, debemos hacer plena diferenciación entre lo que es la Sombra del Logos dentro de nosotros mismos (Lucifer), y lo que son los Demonios o Agregados Psíquicos, o Ángeles caídos, etc., etc., etc.

Existen demonios por donde quiera, dentro y fuera de nosotros: Demonios son nuestros Agregados Psíquicos; demonios son los Agregados Psíquicos del prójimo; demonios son Bael, Moloch, Belial y muchos millones, billones o trillones más; estos existen inevitablemente y tenemos que pelear contra ellos.

P- Querido Maestro, ¿cuál es la manera eficaz para defendernos de los diablos que nos atacan?

R- Amigos, existen muchas conjuraciones antiquísimas mediante las cuales es posible defendernos de los ataques de los tenebrosos. Recordemos la Conjuración de los Siete, del Sabio Salomón; la Conjuración de los Cuatro; el Pentagrama, etc., etc., etc.

En forma muy especial conviene saber que el Pentagrama con el ángulo superior hacia arriba y los dos ángulos inferiores hacia abajo, hace huir a los tenebrosos.

P- Maestro, quiero que Vuestra Merced me diga si el Quinto Ángel que viene en guerra a dar la Sabiduría Intima del Ser, puede liberar y dar la Gran Enseñanza sobre el Judas Iscariote a la humanidad.

R- Amigos que esta noche me escuchan, distinguida dama gnóstica que ha hecho la pregunta: En la Edad Media, ciertos elementos reaccionarios, comprendiendo que Samael, mi Real Ser Interior, el Quinto de los Siete, enseña la Sabiduría Oculta revolucionaria, dieron a la Sombra del Logos el nombre de Samael; es decir, me trataron a mí de encajar en sus moldes tan tremendamente estrechos.

A mí me toca ahora develar, indicar con claridad el camino; hacer la disección a muchas palabras y conceptos, para ver qué es lo que tienen de verdad.

No soy el único Iniciado que conoce los Misterios del Drama Cósmico, tampoco soy el único que tiene el honor de saber el papel de Judas, pues ya sabemos que existió la Comunidad Gnóstica de los Iscariotes, especializada precisamente en el Evangelio del Gran Maestro Judas, fiel discípulo de nuestro Señor el Cristo.

Los ignorantes ilustrados, los bribones del intelecto, los secuaces de muchas sectas muertas, se lanzaron contra nosotros por el hecho mismo de haber divulgado estas cuestiones.

Empero cumplimos con nuestro deber, y con el mayor placer arrojamos luz en las tinieblas, cueste lo que cueste.

A Judas, repito, no se le ha hecho justicia a pesar de ser el más exaltado de todos los doce.

Lo que sucede es que a la humanidad le desagrada horriblemente eliminar el Ego, y como quiera que la doctrina del Iscariote es precisamente contra el Yo, contra el Mí Mismo, entonces lo más natural es que hasta los mismos eruditos de las diversas escuelas pseudo-esotéricas y pseudo-ocultistas, le odien mortalmente.

En todo caso, los Cuatro Evangelios no se pueden tomar a la letra muerta; están escritos en clave: Han sido precisamente elaborados por Iniciados y para Iniciados.

P- Venerable Maestro, entonces, si el Judas Iscariote fue el más exaltado de los discípulos del Gran Kabir Jesús, entonces, ¿quién fue el traidor?

R- Contesto esta pregunta que sale del auditorio... Amigos y hermanos gnósticos que me escuchan: El verdadero traidor del Cristo está dentro de cada uno de ustedes.

Esto quiere decir que no solamente traicionaron al Cristo, sino que, además, le están traicionando diariamente, de instante en instante, y de momento en momento...

Bien saben los hermanos masones lo que son los Tres Traidores de Hiram Abiff: Judas es el Demonio del Deseo, que traiciona al Cristo Intimo de segundo en segundo; Pilatos es el Demonio de la Mente, que siempre anda disculpándose, justificándose, lavándose las manos, declarándose inocente, etc., etc.; Caifás es el Demonio de la Mala Voluntad (cada cual lo lleva bien adentro), aquel que no sabe hacer la Voluntad del Padre, ese que siempre hace lo que quiere, lo que le viene en gana, sin importarle un comino los mandamientos del Bendito.

Los Tres Traidores asesinaron a Hiram Abiff, el Maestro Secreto.

Jesús, el Gran Kabir, antes de cristalizar en sí mismo las Tres Fuerzas Primarias del Universo, tuvo que eliminar al Judas íntimo, como tenéis que hacerlo cada uno de vosotros.

Entendido todo esto, comprendiendo que el Iscariote sólo cumplió con un deber obedeciendo a su Maestro y representando un papel que se había aprendido de memoria, debemos ahora hacer justicia a ese Adepto, ante el veredicto solemne de la conciencia pública.

P- Maestro, desde los inicios del cristianismo, la Sagrada Biblia, conocida como el libro de la Verdad Divina, no menciona a los Apóstoles como usted los denomina, ni tampoco enseña que Lucifer es la Sombra de Dios. ¿Por qué hemos de dar más crédito a sus palabras que a lo que se lee en los Santos Evangelios?

R- Con el mayor placer voy a dar respuesta a la pregunta que sale del auditorio...

Distinguido caballero, los Cuatro Evangelios fueron escritos 400 años después de Cristo, no por los Apóstoles sino por los discípulos de los Apóstoles, y como ya dije, están escritos en clave. Ciertamente esos son cuatro Tratados de Alquimia y Kábala.

Analizando juiciosamente las palabras del Gran Kabir Jesús, vemos en ellas la Parábola Caldea y Egipcia; la Matemática Pitagórica y la Moral Budhista. Indiscutiblemente, el Gran Kabir viajó por la India, Caldea, Persia, Grecia, Egipto, etc., etc.

Sólo quienes hemos estudiado el Gnosticismo, sólo quienes hemos ahondado en el Esoterismo Cainita, Sataniano, Iscariote, Naacenio, Esenio, Pedaticenio, etc., etc., etc., conocemos ciertamente lo que son los "Misterios de Lucifer" y el papel que Judas realizó, y el que hubieron de hacer cada uno de los Apóstoles del Maestro Jesús en el Drama Cósmico.

No es la Biblia precisamente la que va a explicar el papel de cada uno de los doce.

Empiece usted, distinguido caballero, por conocer a fondo el esoterismo de los doce Signos Zodiacales y luego oriéntese mediante el estudio de las religiones comparadas y las Escrituras Gnósticas.

Mucho podrá usted intuir estudiando la "Pistis Sophia". Es lástima que sólo encontremos ese libro en inglés; sin embargo, espero que algún día sea traducido al español.

En todo caso, no debemos estudiar a la letra muerta la Biblia, pues está escrita en forma simbólica, y sólo la pueden entender los Iniciados.

No soy yo el único que conoce todos estos Misterios, pero sí soy el primero en develarlos, en hacerlos públicos para bien de la humanidad.

P- Maestro, hágame el favor de explicarnos por qué Pedro negó tres veces al Cristo.

Con el mayor gusto daré respuesta a esta pregunta. Se dice que Pedro negó al Cristo tres veces, y conviene conocer su significado. Obviamente, esto es completamente simbólico. Con esto se quiere dar a entender que el Iniciado una y otra vez cae en tentación; ya sea en el Mundo Físico o en los Mundos Internos, y llora y sufre lo indecible, mas si persevera, si es firme, si al fin elimina el Ego y lo reduce a polvareda cósmica; entonces se convierte en Maestro y llega a la Auto-Realización Intima.

Publicado en Si, Hay Infierno; Si, Hay Diablo; Si, Hay Karma

ImprimirCorreo electrónico

Capitulos Relacionados

Con un click en la publicidad apoyas este proyecto

La Biblioteca Gnóstica es un servicio gratuito
Tu donativo ayuda a mantenerlo activo

Realizalo de manera segura
a traves de PayPal