ELIXIR BLANCO Y ELIXIR ROJO

1- El Elixir Blanco y el Elixir Rojo, son el árbol de la Ciencia del Bien y del Mal, y el Árbol de la Vida.

2- El Elixir Rojo es el Oro puro del Espíritu, el Árbol de la Vida.

3- El Elixir Blanco es la Fuerza Sexual del Edén.

4- El Elixir Rojo transforma el plomo en oro, y convierte en amarilla toda cosa.

5- El Elixir Blanco, blanquea los metales, dándoles una blancura inmaculada.

6- Aunque todos los metales son llevados a la perfección por el Elixir, no hay duda que los metales más perfectos son los que son llevados más rápidamente a la perfección.

7- Los metales menos perfectos van llegando a la perfección, conforme los más perfectos se van perfeccionando.

8- Este es el magisterio bendito de la Gran Obra del PADRE.

9- Lo importante es aprender a proyectar los elixires blanco y rojo sobre los metales, para trasmutarlos en oro puro.

10- La fórmula consiste en mezclar una parte del Elixir con mil del metal mas próximo a la perfección.

11- Se encierra todo el contenido entre el recipiente, y luego se pone en el hornillo para que el fuego, después de tres días, haga una perfecta unión.

12- Luego se vuelve a repetir la operación con otro de los metales más próximos, y así poco a poco vamos logrando la transmutación de los metales en oro puro.

13- Este oro es mas puro que todo el oro de las minas de la Tierra.

14- Los metales son nuestros cuerpos internos que deben Cristificarse con los Elíxires Blanco y Rojo.

15- El primer metal que transmutamos en oro es el cuerpo de la Conciencia.

16- Sobre ese metal proyectamos nuestros Elíxires blanco y rojo, para transmutarlo en oro puro del Espíritu.

17- Este trabajo se realiza cuando ya hemos levantado nuestra primera culebra sobre la vara.

18- Después de tres días, es decir, después que la primera Serpiente ha atravesado las tres cámaras altas de la cabeza, el cuerpo Buddhico o cuerpo de la Conciencia se fusiona integralmente con el INTIMO.

19- Así es como el metal mas próximo se transforma en oro puro, al lograrse la fusión integral con el real SER.

20- De esta fusión resulta el nuevo Maestro, que surge de entre las profundidades vivas de la conciencia.

21- Este Maestro interno es el auténtico Maestro de transmutaciones metálicas.

22- Después el Maestro de transmutaciones metálicas debe hacer la proyección sobre sus demás metales para transmutarlos, extrayendo de ellos el oro puro.

23- Hay que cocer, cocer, y recocer, y no cansarse de ello.

24- El Fuego del hornillo al principio puede ser lento, pero después debe ser muy intenso para lograr la transmutación total y la unión perfecta.

25- El segundo metal que hay que transmutar es el cuerpo Etérico.

26- Este trabajo lo realizamos proyectando nuestros Elixires Blanco y Rojo sobre este cuerpo.

27- El Espíritu y el Fuego de la segunda Serpiente, es decir, los dos Elíxires transmutan el cuerpo Etérico en el Soma Puchicon, el cuerpo de Oro.

28- El tercer metal que tenemos que transmutar es el cuerpo Astral.

29- Este trabajo lo realizamos con la tercera Serpiente, que pertenece al cuerpo Astral.

30- Del cuerpo Astral extraemos un Astral superior, que es el YO-CRISTO.

31- Este Niño de Oro es Horus.

32- Luego transmutamos el cuerpo-Mental, para extraer de este metal la Mente-Cristo.

33- Así nos entramos en la sala de la doble Maatí, y nos libertamos de los cuatro cuerpos del pecado.

34- Los cuatro cuerpos del pecado nos dan cuatro cuerpos de Oro, cuando logramos una transmutación metálica perfecta.

35- Los cuatro cuerpos del pecado son remplazados por cuatro cuerpos celestiales, que sirven de templo al Espíritu Triuno e inmortal.

36- Del cuerpo físico extraemos el cuerpo de la Liberación.

37- Este cuerpo es hecho de carne, pero carne que no viene de Adán.

38- Es un cuerpo lleno de milenarias perfecciones, es elaborado con los átomos más evolucionados de nuestro cuerpo físico.

39- Del cuerpo Etérico extraemos el cuerpo de Oro, que viene a compenetrar al cuerpo de la Liberación.

40- Del cuerpo Astral extraemos el Niño de Oro de la Alquimia, que viene a reemplazar al cuerpo Astral.

41- Y del cuerpo Mental extraemos la Mente-Cristo, que viene a reemplazar al cuerpo Mental.

42- Así es como logramos la transmutación metálica.

43- Así es como los cuatro cuerpos de pecado son reemplazados por cuatro cuerpos de gloria.

44- Así es como transmutamos los metales con los Elíxires blanco y rojo.

45- Así es como el cuaternario inferior viene a reforzar a la Divina Tríada.

46- Los Dioses del Nirvana están vestidos con cuatro cuerpos de gloria.

47- Los Dioses del Nirvana no usan los cuatro cuerpos de pecado.

48- Solo los Maestros del Nirvana que estamos cumpliendo misión aquí en el mundo físico, necesitamos retener nuestros cuatro cuerpos de pecado para expresarnos a través de ellos.

49- Empero como estamos libertados de los cuatro cuerpos de pecado, los animamos en forma de hipóstasis o por hipostasía.

50- La misma TRÍADA eternal y espiritual debe pasar por gigantescas transmutaciones alquímicas, para lograr la unión con el UNO, con la LEY, con el PADRE.

51- Son siete Serpientes que tenemos que levantar sobre la vara, para convertirnos en el Rey coronado con la Diadema Roja.

52- La quinta nos da la Voluntad-Cristo. La sexta serpiente nos da la Conciencia-Cristo, la séptima Serpiente nos une con el UNO, con la LEY, con el PADRE.

53- Hay que cocer, cocer y recocer, y no cansarse de ello.

54- El recipiente debe estar tapado herméticamente para impedir que la materia prima de la Gran Obra se derrame.

55- En este trabajo de alquimia, las substancias espirituales se vuelven corpóreas, y las substancias corpóreas se vuelven espirituales.

56- Este es nuestro sagrado magisterio de Fuego.


Hay 372 invitados y ningún miembro en línea

La Biblioteca Gnóstica es un servicio gratuito
Tu donativo ayuda a mantenerlo activo

Realizalo de manera segura
a traves de PayPal