FOHAT DIVINO

1- Los Astros invisibles que palpitan entre las profundidades del infinito, son llamas inefables.

2- Nosotros somos Chispas desprendidas de esas llamas eternas.

3- Antes de que la chispa se desprenda de la Llama, es llama misma.

4- Nosotros fuimos esas Llamas.

5- Nosotros fuimos esos Logos inefables que en el amanecer de la vida fecundamos el Caos con nuestro Fuego Sagrado, para que brotara de entre las aguas de la vida el semillero del Cosmos.

6- Las aguas supra-celestes son puro Semen.

7- Esas aguas están encerradas en nuestras glándulas sexuales.

8- El aire y el fuego de esas aguas es el Edén inefable que reside dentro de nosotros mismos, en las profundidades de nuestra conciencia.

9- La BIBLIA en el Génesis, capítulo primero, nos habla de esas aguas.

10- DANIEL 3,6 en los Salmos 104,3 nos habla de esas aguas supra-celestes del Caos Universal.

11- Ese Caos es nuestro mismo Semen Cristónico.

12- Ese vidrio líquido, flexible, maleable, es una sustancia inflamada, pero no consumida que constituye la morada de los Ángeles, Serafines, Tronos, Virtudes, Potestades, etc.

13- Esa sustancia Cristónica es el Caos de donde brota la vida.

14- Ese es el Cristo en sustancia, el Cristo líquido que reside dentro de nuestras glándulas sexuales.

15- Las aguas supra-celestes están compenetradas con el aire supra-celeste y por el Fuego Divino donde viven los Dioses del inalterable infinito.

16- Si nosotros derramamos esas aguas durante el trance sexual, derramamos también el aire supra-celeste y el Fuego Divino que vive dentro de esas aguas.

17- Así es como nos hundimos en nuestros propios infiernos atómicos y en mundos de tinieblas donde no se oye sino el llanto y el crujir de dientes.

18- El fuego y el aire son elementos superiores.

19- El fuego en su absoluta simplicidad, es el sumum de todas las perfecciones.

20- El aire por ser menos puro, no logra penetrarlo a fondo ni fusionarse con él, sino únicamente cuando ha sido depurado en forma absoluta.

21- El Fuego elemental está concentrado en las lumbreras del cielo.

22- Estas lumbreras son los Astros inefables, los Logos planetarios que nos envían sus rayo para ayudamos en nuestra evolución cósmica.

23- El Fuego purifica todas las cosas, trasmutándolas en perfecciones inefables.

24- El Fuego actúa en el centro de cada planeta, y en el corazón de toda la vida.

25- El Fuego tiene su habitáculo en el agua y si nosotros derramamos esas aguas, derramamos también el Fuego y quedamos en tinieblas.

26- El movimiento sexual provoca la emoción: la emoción pone en movimiento la respiración: el aire, y el aire insufla la vida sobre el fuego cuando los átomos solares y lunares hacen contacto en el Coxis.

27- Así es como despierta el Kundalini, y nos llegamos a la fusión con el INTIMO.

28- El fuego no puede soportar el agua cruda; sino que tiene que transmutarla en sutilísimos vapores, mediante el calórico.

29- Cuando esos vapores se transmutan en corrientes Solares y lunares, entonces el agua ya está lo suficientemente transmutada y purificada como para fusionarse eternamente con el Fuego del Kundalini.

30- Este trabajo es Alquimia Sexual.

31- El Fuego purifica el aire, el aire purifica el agua, y el agua purifica la tierra, con el movimiento continuo del Fuego.

32- Así es como los elementos unos con otros se van purificando.

33- El agua del semen actúa sobre el fuego, recluyéndolo dentro de nuestros órganos sexuales, para elevarlo luego por nuestra columna espinal.

34- El fuego trabaja sobre nuestros cuatro cuerpos de pecado, para elevarlos a su propio grado de perfección.

35- Por medio del fuego extraemos de nuestros cuatro cuerpos de pecado, el aceite puro del espíritu.

36- Este aceite se enciende despojado de sus impurezas, y arde como llama inefable.

37- Así es como actúa sobre el planeta hombre, quitando la desigualdad de los elementos y llevándolos todos a la perfección para convertirlos en fuego vivo.

38- Así es como el fuego purifica a los elementos antes de asimilárselos en forma total.

39- En la Naturaleza vemos a la Tierra reducirse a agua, el agua transmutarse en aire, en nubes, y por último en fuego, en truenos, en rayos y centellas.

40- Ese fuego del cielo provoca lluvias, y la lluvia vivifica las entrañas de las semillas, para que brote la vida.

41- Esas aspersiones reiteradas trabajan sobre las simientes de la tierra, donde está encerrado el fuego de la vida pujante y activa.

42- El agua del cielo actuando sobre las semillas para hacer brotar el fuego de la vida, es pura alquimia sexual.

43- El Fuego del Kundalini actuando sobre nuestras semillas seminales, hace brotar de la vida interior, un universo atómico interno, lleno de perfecciones inefables.

44- Así es como el planeta hombre, limpio de sus escorias, se consubstancializa con el fuego del Espíritu y se convierte en llama eterna.

45- El viejo Fénix en su nido de águila rebelde, se nutre con el Fuego Sagrado, y sus crías le arrancan los ojos, lo cual produce la blancura inmaculada del espíritu inefable que resplandece en los rincones del universo.

46- Así es como transmutamos todos nuestros metales en el oro puro del Espíritu.

47- Este es el GRAN ARCANO.

48- Todos aquellos INICIADOS que antes de mi quisieron divulgar el Gran Arcano, murieron.

49- En la Edad Media, aquellos Iniciados que intentaban divulgar el Gran Arcano, eran muertos ya por las camisas de Nesus, ya por los ramilletes perfumados, ya por el puñal, o por el cadalso.

50- En el viejo Egipto de los Faraones, aquellos que intentaban divulgar el Gran Arcano eran condenados a muerte.

51- Les cortaban la cabeza, les arrancaban el corazón, y sus cenizas eran arrojadas a los cuatro vientos.

52- Solo ha habido un hombre en la vida que pudo divulgar el Gran Arcano y no murió.

53- Ese hombre soy Yo: AUN WEOR.

Publicado en Tratado de Alquimia Sexual

ImprimirCorreo electrónico

Capitulos Relacionados

Con un click en la publicidad apoyas este proyecto

La Biblioteca Gnóstica es un servicio gratuito
Tu donativo ayuda a mantenerlo activo

Realizalo de manera segura
a traves de PayPal