LA DIVINA MADRE KUNDALINI

¡Oh Musa!... Inspírame a fin de que mi estilo no desdiga de la naturaleza del asunto.

¡Oh DIVINA MADRE KUNDALINI!... Tú eres VENUS, Señora mía, eres HEVA, ISIS, SOPHIA ACHAMOTH, PARVATI, UMA, TONANTZIN, REA, CIBELES, MARÍA o, mejor dijéramos: RAM-IO.

¡Oh DEVI-KUNDALINI!, tú eres ADSHANTI, RAJESWARI, ADONÍA, INSOBERTA, TRIPURUSNDARI, MAHA LAKCHMI, MAHA SARASWATI.

Sin ti ¡OH MADRE ADORABLE!, Sería a todas luces algo más que imposible la manifestación del PRANA, la ELECTRICIDAD, la FUERZA MAGNÉTICA, la COHESIÓN MOLECULAR y la GRAVITACIÓN CÓSMICA.

¡Tú eres la MATRIPADMA, la DEVAMATRI!, ADITI o ESPACIO CÓSMICO, la MADRE de los DIOSES.

¡Oh eterna MADRE-ESPACIO!, Tienes tres aspectos luminosos durante la manifestación cósmica y dos antítesis.

¡Qué me escuchen los hombres!. Dicho está que cada viviente tiene su propio DEVI-KUNDALINI, su Divina Madre particular.

Sería absolutamente imposible eliminar de verdad el AHAMKRITA BHAVA, la condición EGOICA de nuestra CONCIENCIA, si cometemos el crimen de olvidarnos de nuestra DIVINA MADRE KUNDALINI.

El ANIMAL INTELECTUAL equivocadamente llamado hombre, no es más que un compuesto de agregados que tarde o temprano deben volverse polvareda cósmica.

Lo único eterno en nosotros es el BUDDHA INTIMO y en verdad este se encuentra más allá del cuerpo, la mente y los afectos.

Eliminar los agregados vanos y perecederos, es algo cardinal y definitivo para DESPERTAR CONCIENCIA.

Esos agregados son ciertamente esas entidades o YOES tenebrosos que habitan en los cinco centros de la máquina.

En nuestros pasados «Mensajes de Navidad» ya explicamos, ya dijimos con entera claridad que los cinco cilindros de la máquina son: INTELECTO, EMOCIÓN, MOVIMIENTO, INSTINTO y SEXO.

CONCRETEMOS: Los YOES DIABLOS constituyen el EGO (YO PLURALIZADO) y dentro de cada uno de ellos duerme la CONCIENCIA.

Eliminar esos YOES, esas entidades, esos agregados, que personifican nuestros defectos, es vital para DESPERTAR CONCIENCIA y lograr el ATMAN-VIDYA, la completa ILUMINACIÓN.

COMPRENSIÓN de fondo, hacer CONCIENCIA clara del defecto que queremos extirpar, es fundamental pero no es todo; se necesita ELIMINAR y esto sólo es posible con ayuda de la KUNDALINI.

La mente no puede alterar fundamentalmente nada; lo único que hace es rotular, esconder defectos, pasarlos a otros niveles, etc.

Eliminar errores es otra cosa y eso seria absolutamente imposible sin DEVI KUNDALINI, la SERPIENTE ÍGNEA DE NUESTROS MÁGICOS PODERES.

Una noche cualquiera, no importa el día ni la hora, viajando en CUERPO ASTRAL por el UNIVERSO PARALELO de la QUINTA DIMENSIÓN, embriagado por cierta voluptuosidad espiritual, me llegué extático ante el umbral misterioso de aquel templo maravilloso de los dos veces nacidos.

El Guardián de los Grandes Misterios, hierático y terrible como siempre, estaba a la puerta y cuando quise entrar, sucedió algo insólito. Mirándome fijamente dijo con voz severa: "De entre un grupo de hermanos que trabajaron en la NOVENA ESFERA y que después de haber trabajado en esa región, se presentaron en este templo, tú eres el más adelantado, pero ahora estáis estancado en el progreso".

Aquellas palabras del Guardián pronunciadas con tanta severidad en el umbral del Misterio, ciertamente me dejaron perplejo, confundido, indeciso, y no se me ocurrió más que preguntar: ¿Por qué?. El Jerarca respondiendo a mi pregunta dijo: "Porque te falta amor". ¿Cómo? Repliqué: amo a la humanidad, estoy trabajando por todos los seres humanos, no entiendo lo que me dices ¿En qué consiste esa falta de amor?.

"Te habéis olvidado de tu madre, eres un hijo ingrato" explicó el Guardián y la forma con que entonó tales palabras, además de dolor confieso que me produjeron pavor.

Pero es que no sé dónde está ella, hace tiempo que no la veo, dije así creyendo que se refería a mi genitora terrenal de la cual tuve que alejarme estando muy joven todavía.

"Cómo va ser posible que un hijo no sepa dónde está su madre" refutó el Guardián, y luego continuó diciendo: "Te lo digo para tu bien, tú te estáis perjudicando".

Confieso en verdad que sólo después de varios días y de inútiles pesquisas para localizar en el mundo a mi madre terrenal, pude al fin entender las enigmáticas palabras del Guardián del Templo.

¡Ah!... pero es que la literatura de tipo PSEUDO-ESOTÉRICO y hasta PSEUDO-OCULTISTA, que tanto abunda en el mercado nada dice sobre eso. ¿Si lo hubiera sabido antes?. En fin, pensé tantas cosas y oré.

Orar es platicar con Dios y yo, oré en secreto al eterno femenino, a Dios Madre.

Entonces supe que cada criatura tiene su propia Madre Divina particular y hasta conocí el nombre secreto de la mía.

Es claro, que por aquella época sufría lo indecible disolviendo el EGO, luchando por reducirlo a polvareda cósmica.

Lo más terrible de todo es que había llegado al nacimiento segundo y comprendía muy bien que si no lograba morir en MI MISMO fracasaría, me convertiría en un aborto de la MADRE CÓSMICA, en un HANASMUSSEN (la H se pronuncia como jota), con doble centro de gravedad.

Mis esfuerzos parecían inútiles, fracasaba en las pruebas y de haber continuado así, es claro, que el fracaso habría sido inevitable.

Afortunadamente ¡Gracias a Dios! el Guardián del Templo supo advertirme y aconsejarme.

El trabajo fue terrible, los fracasos me indicaron con exactitud donde estaban las fallas.

Cada prueba era suficiente para indicarme, señalarme el defecto básico, el error.

La meditación sobre cada error fue suficiente para la comprensión, aunque pude evidenciar claramente que existen en el entendimiento grados y grados.

En esto de COMPRENSIÓN hay mucho de elástico y dúctil, muchas veces creemos haber comprendido en forma integra cualquier defecto de tipo psicológico y sólo mas tarde venimos a descubrir que realmente no habíamos comprendido.

Eliminar es otra cosa, alguien puede comprender un defecto cualquiera sin que por esto logre extirparlo.

Si excluimos a la DIVINA MADRE KUNDALINI, el trabajo resulta incompleto, sería entonces imposible eliminar defectos.

Yo francamente me convertí en un enemigo de MÍ MISMO, resolví equilibrar la comprensión y la eliminación.

Cada defecto comprendido fue eliminado con el poder de la DIVINA MADRE KUNDALINI.

Al fin un día cualquiera revisé mi trabajo en el TÁRTARO, en el AVERNO, en el reino mineral sumergido, en esas regiones INFRA-DIMENSIONALES o UNIVERSOS PARALELOS SUMERGIDOS.

Y navegando entre las aguas del AQUERONTE, metido entre la barca de CARÓN, llegué a la otra orilla para revisar el trabajo y vi entonces millares de YOES-DIABLOS, mis agregados, partes de mí mismo viviendo en esas regiones.

Quise resucitar algo, una efigie que simbolizaba a mi propio ADAM de pecado que yacía como un cadáver entre las cenagosas aguas del río.

Entonces mi Madre Divina vestida de luto como una dolorosa, me dijo con una voz llena de infinito amor: "eso está ya bien muerto, nada tengo ya que sacarle".

Ciertamente mi madre había extraído de mí toda esa legión de YOES DIABLOS, todo ese conjunto de entidades tenebrosas que personifican nuestros defectos y que constituyen el EGO.

Así fue como logré la disolución del YO PLURALIZADO, así fue como logré reducir a polvo todos esos agregados que forman el MI MISMO.

Publicado en Tratado Esotérico de Magia Rúnica

ImprimirCorreo electrónico

Capitulos Relacionados

Con un click en la publicidad apoyas este proyecto

La Biblioteca Gnóstica es un servicio gratuito
Tu donativo ayuda a mantenerlo activo

Realizalo de manera segura
a traves de PayPal