SÉPTIMA INVOCACIÓN

Después de haber investigado todas las precedentes invocaciones de la Gran "CONJURACIÓN DE LOS SIETE", que nos legara en los antiguos tiempos el Gran Rey Salomón, nos propusimos investigar la ultima invocación que a la letra dice:

Por los santos Elohim y en los nombres de los genios Cashiel, Sehaltiel, Aphiel y Zarahiel, al mandato de Orifiel: ¡Retírate Moloch!, Nosotros no te daremos a nuestros hijos para que los devores.

¿Quién sería ese Moloch?. La tradición antigua nos habla de Moloch, un toro de hierro que era calentado al rojo vivo. Cuenta la historia que muchos niños eran arrojados al vientre horrible de ese toro de hierro. Se habla mucho de Moloch y nosotros queríamos investigar el caso.

Fuera del cuerpo físico, llamamos a Moloch con la Gran Llamada de Pedro de Apono. Conforme vocalizábamos los Mantrams, nos hundíamos en los Infiernos Atómicos de la Naturaleza. Entonces vimos inmensas multitudes de seres humanos que viven en los Abismos. De pronto por entre las multitudes vimos un jinete sobre su cabalgadura. El jinete montaba un brioso corcel. Aquel jinete parecía un árabe. Vestía túnica roja y cubría su cabeza un turbante oriental. El rostro de aquel hombre era realmente como el de un árabe. Ojos grandes y negros, penetrantes; espesas cejas; labios fuertes y gruesos; nariz recta; color moreno. El hombre usaba sandalias. Toda su apostura era realmente como la de un jinete de la Arabia Feliz ¡Era Moloch! ¡El terrible Demonio Moloch!... Pronto se dirigió hacia nosotros, en su brioso corcel. Se abrió paso por entre las multitudes y gritándonos con gran voz, se dirigió al director de la Cadena de investigadores y le dijo burlándose y perversamente satisfecho:

-¡ah!... ¡Ya te hacia yo por allá arriba entre los Angelitos! ¡Conque ya volviste!

Entonces el director de la gran Cadena de investigadores, lleno de valor le contestó: -¡Te equivocas, Moloch, yo aquí no estoy sino de visita!. He venido a investigarte. ¡Eso es todo!

Moloch se retiró. Y todos los investigadores retornamos a nuestros cuerpos físicos. Mucho más tarde invocamos a su Antítesis luminosa, Orifiel, el Ángel de Saturno. Ese Ángel gobierna el maravilloso Rayo luminoso de Saturno.

Terminada esta ultima invocación de la "CONJURACIÓN DE LOS SIETE", llegamos a las siguientes:

CONCLUSIONES

1 -La "CONJURACIÓN DE LOS SIETE" del Sabio Salomón es una conjuración Kabalística de inmenso poder para combatir a las legiones tenebrosas.

2 -La "CONJURACIÓN DE LOS SIETE" del Sabio Salomón debiera ser utilizada por todos los estudiantes de Ocultismo antes de sus rituales, o para "limpiar" sus casas, o antes de entregarse al sueño, o antes de realizar todas sus prácticas esotéricas. Así se aleja a los tenebrosos.

3 -Los Demonios son terriblemente fornicarios, eyaculan el Licor Seminal.

4 -Los Ángeles no eyaculan jamás el Licor Seminal.

5 -Cuando el hombre no eyacula su Licor Seminal, despierta el Kundalini, la Serpiente Ígnea de nuestros Mágicos Poderes que se halla encerrada en el Chakra coxígeo (Iglesia de Efeso), base de la médula espinal. Esta Serpiente, entra por el orificio inferior de la médula espinal que en personas comunes y corrientes está cerrado. Los Vapores Seminales abren este orificio para que la Serpiente Ígnea entre por allí. Conforme la Serpiente va subiendo por el canal medular va abriendo todos nuestros Poderes, desarrollando todas nuestras Facultades. Cuando la Serpiente, después de haber pasado por el tope de la cabeza, llega hasta el entrecejo, entonces viene la PRIMERA GRAN INICIACIÓN DE FUEGO. Tenemos que trabajar con los SIETE GRADOS DEL PODER DEL FUEGO. ¡Así es como el Hombre se convierte en un verdadero Ángel lleno de Poder y de Gloria!

6 -Cuando el hombre eyacula el Licor Seminal en Practicas de Magia Negra cuando sigue la doctrina de los Nicolaítas, o sencillamente, cuando no se arrepiente jamás de eyacular el Licor Seminal, entonces la Serpiente Ígnea de nuestros Mágicos poderes en lugar de subir por el canal medular desciende hacia los Infiernos Atómicos del hombre y se convierte en la horrible cola de Satán.

7 -Resulta terriblemente peligroso invocar Demonios. Nosotros nos vimos en muy graves y tremendos peligros, cuando hacíamos la investigación de la "CONJURACIÓN DE LOS SIETE". Si el estudiante no está armado con la Espada de la Justicia, si no es absolutamente casto, si no sigue la Senda de Santificación, fácilmente podría perder la vida en esos trabajos. O bien: podría llegar a la más terrible desesperación, a los más espantosos temores con todas sus consecuencias gravísimas para el cuerpo físico, al arriesgarse a invocar Demonios.

8 -La Alta Teurgia sólo debe ser utilizada para invocar Ángeles. Por medio de la Alta Teurgia podemos estudiar a los pies de los Grandes Maestros de Sabiduría, conversar con los Ángeles, hablar con los Constructores del Universo, platicar con nuestro Dios Interior, cara a cara, en los Mundos Superiores.

9 -Debemos sublimar todas nuestras Energías Sexuales hacia el corazón. Debemos hollar la Senda de la Absoluta Santidad.

10 -Después de haber conocido el Abismo, llegamos a la conclusión de que los Demonios, entre los sufrimientos más espantosos y horribles, se van desintegrando en ese Abismo. ¡Esa es la Muerte Segunda!

ÚLTIMA CONCLUSIÓN

Los investigadores, en cuerpo astral, llegamos a una casa donde solamente se veía: lodo..., miseria..., indigencia..., hambre..., y lo peor del caso ¡terrible fornicación!.

Vimos una habitación horrible, asqueante. En esa habitación vivió una mujer terriblemente FORNICARIA. ¡Esa mujer ya entró al Abismo!... Ya desencarno y en esa habitación inmunda, donde vivió, sólo se ven trapos, lodo, indigencia, miseria, sufrimiento, suciedad. Cuando nosotros estábamos investigando, pudimos ver intuitivamente la íntima relación que existe entre las POTENCIAS TENEBROSAS QUE FIGURAN EN LA "CONJURACIÓN DE LOS SIETE" Y LA GENTE fornicaria. Todo eso es una sola cosa: ¡Magia Negra! ¡Fornicación! ¡Asqueante Miseria!. Nosotros, los investigadores, pudimos evidenciar que los fornicarios irredentos, en sus últimas Reencarnaciones, pagan el Karma de la miseria más atroz, de la miseria más desconcertante y horrible. Todo aquel que eyacula su Licor Seminal, aunque sea casado, es un violador de la Ley, ¡es un Fornicador!.

Así, pues, la última reencarnación de todo Fornicario que ingresa al Abismo, es la más espantosa y terrible miseria. En el Oriente, el Abismo, es decir, los Infiernos Atómicos de la Naturaleza, son conocidos con el término de Avitchi, en esas tenebrosas regiones se hunden los Fornicarios después de su última Reencarnación llena de la más asqueante indigencia conocida por el Genero Humano. Todo pecado será perdonado: ¡Menos el pecado contra el Espíritu Santo!. La Fuerza Sexual es la Energía Creadora del Tercer Logos. El Tercer Logos es el Espíritu Santo. El Tercer Logos irradia su Energía en el vórtice fundamental de toda Nebulosa, en el centro de ultérrimo Átomo y en todo aquello que viene a la vida.

En el Ser humano, la Energía del Tercer Logos es el Poder Creador del Sexo. Cuando el Ser humano se entrega a la fornicación, entonces esa Energía, exteriorizada hacia afuera y hacia abajo, lo liga a las Potencias Tenebrosas y al Avitchi... Nosotros debemos trabajar en el Laboratorio del Espíritu Santo (el Sexo), para transmutar la Potencia Creadora en Luz y Fuego. Nosotros debemos hacer retornar la Energía del Tercer Logos hacia dentro y hacia arriba, para despertar nuestros Poderes Creadores divinos e inefables. ¡Ese es el OPUS MÁGNUM!, Los Fornicarios se convierten en sombras indigentes y miserables, ¡luego se hunden en el espantoso Abismo!...

Publicado en Tratado Esotérico de Teurgia

ImprimirCorreo electrónico

Capitulos Relacionados

Con un click en la publicidad apoyas este proyecto

La Biblioteca Gnóstica es un servicio gratuito
Tu donativo ayuda a mantenerlo activo

Realizalo de manera segura
a traves de PayPal